UN FRENTE PARA BANCAR LA PATRIADA

Construir el contrapoder necesario para derrotar al modelo neoliberal de Mauricio Macri

 

Alguna vez Martin Luther King dijo que a pesar de las dificultades del momento tenía un sueño. Y las dificultades no eran chicas en aquel año de 1963, cuando los negros luchaban por obtener los derechos civiles en Estados Unidos. No sólo sufrían discriminación sino que eran reprimidos y judicializados por su color de piel.

Cuando parecía que los derechos adquiridos no podían ser violentados, vimos que el neoliberalismo en esta fase superior intenta no sólo borrar los derechos ciudadanos sino que desconoce la humanidad de los pobres, las personas con discapacidad, los pueblos originarios, los desocupados, los trabajadores.

El año pasado, cuando finalmente pudimos salir de la absurda y mamarrachesca intervención del gremio de Canillitas, tomamos prestada otra frase que amplificaría Hugo Moyano en el acto multisectorial del 21 de febrero de este año: “Toda victoria es relativa y toda derrota es transitoria”. Nuestro sindicato vivió la experiencia del trato inhumano del gobierno y sus jueces adictos.

Los trabajadores y el pueblo necesitan construir una salida de este conflicto social y político provocado intencionalmente por el gobierno de Mauricio Macri y los empresarios que lo acompañan. Ya suma tres años destruyendo el Estado democrático y atacando los derechos y garantías conquistados por el pueblo desde la colonización española hasta nuestros días.

Tal vez algunos no recuerden que en cuanto Macri echó a andar el nuevo ciclo neoliberal, el sindicalismo no se quedó en silencio. En medio de una confusión bastante generalizada y aún atado con alambre, el movimiento obrero hizo oír su voz en el multitudinario acto del 29 de abril de 2016.

Algunos dirigentes creyeron que el nuevo gobierno había venido para quedarse por lo menos 8 años. Nosotros no compartimos ese pronóstico y lo que es más importante: no estábamos ni estamos dispuestos a resignarnos.

Hoy la gran mayoría de la dirigencia coincide en que este gobierno es un desastre. La diferencia está en que algunos creen que es posible transitar por una Avenida del Medio, cuando la realidad y el poder económico con el liderazgo del FMI van definiendo que sólo hay dos opciones: la del pueblo o la de las empresas transnacionales que quieren retrotraernos a la época de la colonia, de la esclavitud. Este es un gobierno antiderechos —en toda la línea— y si no lo paramos nos va a dejar desnudos y a los gritos. Pero para los que todavía tienen dudas, Brasil acaba de confirmar que sólo hay dos caminos. Y no había ni hay lugar para la confusión es: Fernando Haddad o Jair Bolsonaro.

Bolsonaro es el resultado de muchas y diferentes circunstancias. Este nuevo engendro fascista-neoliberal surge como resultado de los sucesivos golpes blandos, como el que derrocó a Dilma Rousseff, de una concentración mediática aliada con jueces venales como Sergio Moro que encarceló a Lula, los que están dispuestos a violentar todo derecho constitucional con tal de que no haya un gobierno popular en Brasil. Esta realidad nos compromete a trabajar por la unidad. Yo lo tomo como mandato personal y por eso desde hace varios meses asumimos la tarea del tendido de puentes.

Después del 21F muchas cosas han cambiado en el país. El dólar estaba en 20 pesos y las sucesivas devaluaciones acorralaron el salario en paritarias que dejaron de ser libres porque el gobierno busca precisamente eso, depreciar los ingresos. Ellos saben que en la Argentina es imposible hacer votar una Reforma Laboral como hicieron en Brasil y para lograrlo apelan a la devaluación y la dolarización de las tarifas.

Frente a esta situación es que lanzamos el Frente Sindical por el Modelo Nacional. Algunos medios periodísticos quieren bajarle el precio hablando de que es sólo una interna de la CGT. En el FSMN hay gremios estratégicos que interpelan estructuralmente el modelo neoliberal como los camioneros, el SMATA o los bancarios y saben que para semejante confrontación la opción sindical no alcanza.

Desde el Frente estamos discutiendo Poder. Dialogando e interactuando con las CTA, las organizaciones sociales, los partidos políticos opositores, con organismos de derechos humanos, intelectuales que se acercan. Estamos convencidos que juntos somos el contrapoder que se necesita para derrotar al modelo neoliberal de Mauricio Macri.

No es un sueño pensar que estamos construyendo un ordenador de todo el
campo nacional y popular. El Frente, hoy integrado por 70 organizaciones, nació para trascender la pelea sindical, articulando la lucha en la calle, las movilizaciones, los paros y las acciones de resistencia social con la política. Juntos tenemos que protagonizar el triunfo electoral de 2019. Queremos demostrarle y proponerle a la sociedad que hay otra posibilidad, otra alternativa, a este desastre que hizo la Alianza Cambiemos.

La etapa exige de la dirigencia política, social, cultural, empresarial y sindical un esfuerzo patriótico y quienes integramos el Frente estamos dispuestos a sostenerlo en el tiempo trabajando para ampliar el espacio. El peronismo, con el que me identifico, tiene que ser capaz de armar un gran Frente Pluricultural, Político y Social con el kirchnerismo liderado por Cristina Fernandez en la alianza más ancha que podamos concretar, sin dejar atrás nuestras convicciones y compromiso con el pueblo. Por eso será el Frente más ancho posible, el de los que se banquen la patriada.

Estamos convencidos que estamos ante un desafío, que requiere convicción, coherencia, paciencia y perseverancia porque lo que hemos emprendido es una gesta histórica. Derrotar al sistema neoliberal no es una causa cualquiera. Somos conscientes que al modelo macrista lo enfrentamos, sumando voluntades sin abandonar la resistencia y la calle, desmontando la cooptación del poder judicial; construyendo soberanía en el manejo de las nuevas tecnologías de la comunicación y enfrentando con nuestras herramientas comunicacionales las viejas técnicas de manipulación mediática con las cuales pretende hacernos creer que la mentira es la verdad, que la fuga de divisas no es corrupción y que la entrega del país no es traición a la patria.

 

*Secretario General del SIVENDIA, CANILLITAS.

14 Comentarios
  1. Alberpico dice

    Omar:Sé que es difícil y hasta contradictorio dar la pelea hacia adentro´pero es el camino necesario para terminar con los Gordos y no tanto,que impiden devolverle al movimiento obrero organizado,el rol histórico que le señaló Peron.La lucha codo a codo en la calle, es determinante y todo mi apoyo,como ex dirigente del MTA.Fuerza hacia afuera e impiedad hacia adentro.Abrazo enorme.

  2. Ramona ramo flores dice

    El que OYÓ las enseñanzas recibidas de Jesús hoy mas que nunca nos sentimos revolucionarios para el desandar y evolución, con sú Venia.

  3. Diego dice

    ….ojo con la parte cultural-religiosa. El poder de las iglesias evangélicas y pentecostales brasileras en la Argentina viene in crescendo. Los no confesionales dentro del campo popular han dejado de lado este importantísimo componente ideológico. Las villas, los barrios, en definitiva, las familias, están siendo bombardeadas con la propaganda fascista pro-norteamericana de estas iglesias. La cúpula del Episcopado sigue fiel a su estilo gatopardista y la jerarquía católica sigue teniendo un fuerte porcentaje de contenido ideológico de derecha, cuando no de extrema derecha. El sindicalismo es sin duda el gran vaso comunicante con esta problemática. ¿A dónde va el obrero desocupado a rezar cuando se queda sin trabajo? ¿Puede crecer dentro de la clase obrera un progresismo resistente al pensamiento mágico? Problema a resolver, compañeros.

  4. DANIEL dice

    Exacto,Marta…!! Debemos ganar las calles,losbarrios,las Instituciones y presionar a los cobardes dirigentes que aun no toman debidamente una postura de lucha frontal contra los VENDEPATRIA ….

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.