«Un poquito sacados»

Durante las marchas del 14 y 18 de diciembre contra la reforma previsional, las fuerzas de seguridad hirieron con balas de goma a más de 20 reporteros gráficos. El cercenamiento a la prensa que en septiembre comenzó con detenidos al voleo entre quienes tomaban imágenes en la marcha por Santiago Maldonado, también abarcó en este caso a un número aún no preciso de trabajadores de prensa.

 

 

 

El 27 de diciembre a mediodía la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (ARGRA) realizó un «camarazo» frente al Congreso Nacional, bajo la consigna No disparen contra la prensa. ARGRA denunció que los trabajadores que cubren la protesta social son asimilados a “objetivos a reprimir” por parte de las fuerzas de seguridad, razón por la cual exigieron el cese inmediato de la represión y responsabilizaron de modo directo al gobierno por la seguridad de los periodistas en el ejercicio de su labor. Las imágenes que siguen a continuación son elocuentes: subrayan la idea de que los únicos violentos no están entre quienes se movilizaron, ni entre quienes agitaron bandera, ni entre aquellos que pusieron el cuerpo a las balas con sus cámaras.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.