Un tango siciliano

La música que escuché mientras escribía

 

En diciembre de 2021 se filmó el último de los 37 episodios de la serie El comisario Montalbano, que la RAI estrenó a lo largo de dos décadas. Los últimos episodios fueron dirigidos por el propio Salvo Montalbano. Mejor dicho, por Luca Zingaretti, el actor que encarnó al detective siciliano. En lugar de esa serie de culto, la RAI lanzó otra policial, Las investigaciones de Lolita Lobosco, también con mucho humor y con un contemporáneo enfoque de género. La protagonista es Luisa Ranieri, la esposa de Zingaretti.  También siguen las huellas de Montalbano El comisario Ricciardi, ambientada en la década de 1930 y Los bastardos de Pizzofalcone, cuyo comisario protagonista es un hijo de Vittorio Gassman, Alessandro. Canas hasta por las orejas. Canas buenos, con problemas familiares, sexo, dilemas morales, que a menudo chocan con jueces, fiscales y políticos que no quieren líos con el poder. Me parece que es muy distinto de lo que se ve en los policiales estadounidenses, pero no me animo a asegurarlo porque los conozco poco y me atraen menos. Sobre eso que opine Figueras, que se las sabe todas.

Ninguna de estas series italianas transcurre en Roma (que en cambio fue el escenario de la impresionante Suburra). Montalbano opera en Sicilia, Lolita en Bari, los bastardos en Nápoles, lo cual es un atractivo fuerte. El personaje de Montalbano fue concebido por el novelista siciliano Andrea Camilleri, que lo bautizó en homenaje a su colega español Manuel Vázquez Montalbán, el autor del detective gourmet Pepe Carvalho.  Zingaretti se hizo cargo de la dirección luego de la muerte de Camilleri y del director Alberto Sironi.

Cada capítulo transpira historia y cultura. Se filmó en Porto Empedocle, una ciudad de la provincia de Agrigento en homenaje al filósofo y político nacido allí cinco siglos antes de la era cristiana y su ciudadano más famoso antes de Pirandello. La repercusión de la serie es tan grande que hoy el nombre oficial de la ciudad es Porto Empedocle Vigata, porque Vigata es la ciudad ficticia del comisario Montalbano, en la también imaginada provincia de Montelusa.

No he leído a Camilleri, pero conozco bien los maravillosos cuentos de Pirandello, cuya impronta se siente aunque sólo en algunos capítulos se lo mencione en forma explícita. Famoso por sus obras de teatro, Pirandello escribió sus Cuentos para un año, que no me canso de leer y releer. Traducidos hace pocos años al castellano, ocupan dos tomazos de un millar de páginas. Los hermanos Vittorio y Paolo Taviani agruparon varios de ellos como argumento para dos películas bellisimas, Kaos (que no es lo que parece sino el nombre de una antigua ciudad griega) y Tu ríes. Cine del mejor que se hizo en Italia en el siglo XX.

Nada de esto se ve en la serie de Montalbano, y sin embargo está presente, es el bagaje cultural que sostiene la trama, lo mismo que el paisaje siciliano, cuya áspera belleza es omnipresente en la serie. La casa de Montalbano en Punta Secca, a metros del mar, que le  permite meditar sus dudas con las patas en la arena, es motivo de envidia mundial.

Y además está la banda sonora. Compuesta y dirigida por el bajista Franco Piersanti, quien durante años fue el asistente de Nino Rota, el gran compositor del cine italiano, tiene reminiscencias tangueras, que quiero compartir.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí