Una bofetada contra el ejército más poderoso

Una adolescente palestina juzgada por un tribunal militar israelí, o el mundo del revés

 

El 15 de diciembre pasado, durante una protesta, soldados israelíes balearon en la cabeza a un adolescente palestino de quince años, Mohammed Tamimi. La bala de acero, recubierta de goma, le produjo una herida de gravedad. Horas después los uniformados ingresaron en el patio de la casa de Ahed Tamimi, su prima de 16 años quien, cegada por el dolor y la indignación, los empujó y abofeteó. El episodio fue registrado por la madre de Ahed y se viralizó de inmediato.

Estas trifulcas contra niños palestinos exasperados son cotidianas en el pequeño poblado de seiscientos habitantes Nabi Saleh, ubicado en Cisjordania, apenas a veinte kilómetros al norte de Ramallah. Las protestas se deben a la contínua presencia de soldados apostados para proteger la expansión del asentamiento judío de Halamish que, desde su fundación en 1977, se apropió de las áreas cultivables, del agua y de la tierra de los palestinos de la región. El poblado ha sido declarado «zona militar cerrada» y, aunque sus habitantes pueden salir a trabajar, están prácticamente a disposición de las fuerzas militares. El artífice de esta medida es el ministro de Defensa Avigdor Lieberman, uno de los halcones del gabinete de Benjamín Netanyahu. Además de cerrar el pueblo, se han retirado los permisos de entrada en Israel y de trabajo a una veintena de parientes del clan Tamimi.

 

¿Quiénes son los Tamimi?

El padre de la niña que se hizo famosa a través de innumerables videos donde se la ve insultar furiosa a soldados israelíes es Bassem Tamimi, quien, junto con su mujer Nariman, vive en Nabi Saleh con sus cuatro hijos tal como lo han hecho sus padres y sus abuelos. Bassem Tamimi fue encarcelado en 2011 por liderar una marcha en contra de la ocupación y arrojar piedras a los uniformados. En la cárcel fue torturado, estuvo diez días en coma hasta que en 2012 un juicio lo condenó a diez meses de prisión. Su hermana, Bassama Tamimi, fue muerta por un intérprete israelí durante un juicio en 1993 durante un confuso episodio, aparentemente por tropezar y caerse de una escalera. Su primo, Mustafa Tamimi, murió cuando un soldado le arrojó una granada durante una manifestación. En noviembre de 2012 su cuñado, Rushdi Tamimi, fue alcanzado por un proyectil israelí y murió de inmediato.

Durante las frecuentes redadas a los palestinos de Nabi Saleh, los soldados israelíes suelen reprimir con esa brutalidad que, aquí en casa, nuestra gendarmería está copiando a rajatabla. En Nabi Saleh las fuerzas represoras de Israel han recurrido con empecinamiento a carros hidrantes, gas pimienta, balas de goma y balas de plomo. De los 600 habitantes hay más de 150 que pasaron por la prisión, con y sin juicios. Con y sin torturas. Por manifestarse, por tirar piedras.

Ahed Tamini, que acaba de cumplir 17 años hace pocos días en una cárcel israelí, es una recia representante de esta familia que adhiere a Gandhi y por eso prefiere expresar su indignación a lo sumo con piedras o gritos, jamás con armas. Se hizo famosa a los 9 años cuando un video suyo recorrió el mundo. Muy rubia, de ojos azules, se la veía alzar sus bracitos contra un grupo de soldados apostados en la entrada de su casa. «Salgan de aquí», les gritaba. «Fuera de mi calle, ustedes no nos defienden de los colonos que nos amenazan con sus grupos armados; ustedes están aquí para defenderlos a ellos», los insultaba. A partir de ese momento su familia, en especial su madre, comenzó a filmarla. La vimos crecer, siempre iracunda, siempre envuelta en su eterno pañuelo palestino, enarbolando sus puños delante de las narices de los soldados. Esas imágenes recorrieron el universo de las redes hasta que el gobierno israelí dijo basta: esta chica está insultando impunemente al ejército de nuestro país, nos hace quedar mal ante el mundo. Israel pareció despertar de su bizarro letargo de tolerancia con los insultos y decidió arremeter contra la niña. La preocupación de Israel no es el gatillo fácil de su ejército, no es el número de niños palestinos que en sus cárceles oscila entre 200 y 400. No quiere darse por aludido de que hay ya una tercera generación de infantes que crece en territorios ocupados, cada vez más reducidos, custodiados, convertidos en un laberinto infranqueable de muros, vallas, alambres de púa y alarmas. No importa porque la gran mayoría de los medios del mundo están de su lado y obedecen a la misma premisa: todos los palestinos son terroristas y merecen la cárcel. También una menor de edad. Lo que sí importa es la cachetada de Ahed Tamini contra un soldado del sacrosanto Estado de Israel. Que esos mismos soldados arremetan a diario de manera brutal contra las víctimas de una de las peores ocupaciones del mundo moderno, eso no les mueve un pelo.

Ahed debe ser castigada porque atentó contra las reglas de la sumisión. Ella es la verdadera provocación, no el soldado que ingresa ilegítimamente el umbral de su casa, el que coarta su paso dentro del hábitat reducido, el que le indica qué camino tomar para ir a la escuela, el que mató a sus familiares. Una bofetada es más importante que el oprobio. La niña rubia de Nabi Saleh, sobre quien el ministro de educación israelí Naftali Bennet dijo que «debería terminar su vida en la cárcel», quiebra no solo las reglas sino también varios mitos de la imagen simbólica de los palestinos. Una chica vestida como cualquier púber de la escena occidental, que calza jeans, zapatillas, lleva su ensortijado pelo rubio al viento y despotrica desde sus increíbles ojos celestes, lesiona brutalmente la masculinidad israelí, algo nunca visto. Una adolescente, sin chador, jamás vestida de negro, que podría integrar cualquier equipo de hockey de los Estados Unidos, increpa solamente con sus puños al sacrificado soldado israelí que vela por ella. Y así, de un plumazo, Ahed echa por tierra la imagen demonizada y deshumanizada del palestino terrorista, ese oscuro personaje que propagan los medios cuyo emblema, en el mejor de los casos, es un grupo de madres y padres ululantes que llevan a cuestas el féretro de sus hijos al cementerio. De pronto, el enemigo no es el otro, es una otra que tiene la misma cara que su represor.

Sin embargo, la maquinaria mediática y su propaganda de lavado de cerebros sigue su curso. Palestinian Girl in viral video arrested for making the occupation look bad, sostuvo el diario Haaretz. El mismo medio propaga la noción de que la chica rubia de pelo ensortijado usa ex profeso su apariencia nórdica para conmover a todos los occidentales del mundo, convirtiendo así a Ahed Tamimi en una especie de astuta Durán Barba de sí misma…

El 15 de diciembre pasado Ahed Tamimi integró una manifestación contra la expansión de varios asentamientos israelíes cercanos a la localidad de Nabi Saleh. Los doscientos integrantes de la protesta provocaron una escalada de piedras contra los soldados quienes se organizaron para sofocar los disturbios y entraron en la casa de los Tamimi porque, según opinión del ejército, las piedras venían del interior de la vivienda.

Fue precisamente allí donde el primo de Ahed (Mohammed, de 15 años) recibió el disparo en la cara a corta distancia con una bala de acero recubierta de goma, hiriéndolo gravemente. La adolescente, junto con su madre y su prima Nour, increparon a dos soldados apostados fuera de la casa con golpes, patadas y empujones mientras se registraba un video que de inmediato se viralizó en todo el planeta. Cuatro días después, durante la noche del 19 de diciembre de 2017, las fuerzas israelíes ingresaron en la vivienda de los Tamimi, incautaron todos los materiales grabados y arrestaron a Ahed, a su madre y a su prima Nour. El ministro de defensa Avigdor Lieberman festejó: «El que se atreve al salvajismo diurno bien merece un arresto nocturno».

Trece días después, siendo menor de edad, Tamimi fue acusada por una corte militar israelí de agresión e incitación a la violencia. El arresto de Ahed provocó un amplio debate en los Estados Unidos y Europa sobre la actuación de los militares israelíes en la represión palestina.

El martes 13 de febrero comenzó el juicio contra Ahed a puertas cerradas «para proteger la integridad de la menor», como sentenció el juez, con exclusión de prensa y diplomacia. Se la juzgará por doce cargos. «La corte usa ahora el falso pretexto de proteger estos derechos para protegerse a sí misma de las críticas que genera este caso», sostuvo Gabi Lasky, abogada defensora de Ahed Tamimi. Se dice que Lasky, quien fuera secretaria general del movimiento pacifista Shalom Ajsav (Paz Ahora), intentará convertir el juicio de Ahed en el paradigma de un gran juicio legal y político contra la ocupación israelí en Palestina. «El control israelí de los territorios palestinos constituye una ocupación ilegal», sostuvo, poniendo en cuestión tanto la jurisdicción como la legitimidad de una corte de justicia militar que juzga a civiles y menores. «Cincuenta años después de la ocupación israelí del territorio palestino, ya no se puede considerar como una situación temporal, derivada de las necesidades militares», sostiene Lasky, considerando injusto que civiles palestinos sean juzgados por una corte militar israelí. «En ningún otro país los niños son sistemáticamente juzgados por tribunales militares lo que, por definición, está lejos de proporcionar las garantías necesarias que aseguren el respeto a sus derechos». Este aspecto resulta especialmente relevante cuando Israel se jacta de ser la única democracia de corte occidental en el cercano Oriente.

La próxima instancia del juicio, en la que se espera que las acusadas sean declaradas culpables, tendrá lugar ante el mismo tribunal el próximo 11 de marzo. Todo apunta a que las Tamimi recibirán una condena ejemplificadora… a menos que haya una masiva protesta internacional. En el caso de la Argentina, con sus actuales relaciones carnales con Israel, cabe temer que ese apoyo será ciertamente nulo.

7 Comentarios
  1. Susana dice

    Pobre Brunito…Ni él se cree sus descaradas mentiras acerca del usurpador ¿estado? (¿dónde figuran sus límites geográficos?)criminal y genocida sionista israelí. Mejor sería que lea «La Industria del Holocausto» escrito por el profesor doctor Norman Finkelstein, cuyos padres eran sobrevivientes del Ghetto de Varsovia y sus familia paterna exterminada en Auschwitz. Y los inventos del mentiroso y despreciable Theodor Herzl.
    ¡¡Excelente nota!!

  2. Bruno dice

    Artículo tendencioso y anti-israel. Se omiten datos importantes. Si uno ve los videos, los soldados israelíes no se les mueve un pelo. Y todavía la autora o compara con gendarmería. Deberíamos hablar de los israelíes detenidos en cárceles palestinas: no los hay, porque los asesinan y/o desaparecen mientras esta joven hasta tiene una abogada israelí que la defiende (Gaby Laky). Y la familia de esta chica simrpe se dedicó a denigrar y filmar a los soldados israelíes. Es cierto, no mató a nadie, pero no imita a «Gandhi» como dice la autora. El problema ya es odiar,matar viene después.
    El artículo es profundamente parcial y aborrecible.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.