CUESTIÓN DE PIEL

El neofascismo explícito del jefe de policía de Chubut

 

El 11 de junio Alex de catorce años, había salido a comprar pan al “Pulpito”, un almacén que queda a tres cuadras de su casa, en la ciudad de Trelew. Al doblar la esquina lo interceptan tres camionetas de la policía provincial. En una de ellas, circulaba el Ministro de Seguridad de Chubut, Federico Massoni. Al encontrar a Alex, el propio funcionario se baja de la camioneta y le pregunta cuál era su apellido. Hacía un año, el papá de Alex, Gabriel Fredes, había denunciado a la policía porque le dispararon balas de goma en la cara en un hecho que se viralizó. “A vos te gusta hacer denuncias, negro olor a patas sucias, tira piedras”, le dijo el Ministro y sin más le pegó una trompada en el ojo derecho. Luego lo esposaron y lo subieron a la camioneta para trasladarlo al Centro de Detención de Menores. “Ya corté la filmación, ahora sí, pegale”, fue lo último que escuchó Alex antes de sentir las cachiporras en sus costillas y los golpes en el resto de su cuerpo.

Esta semana en un video oficial difundido por la prensa de la policía de Chubut se vió como desfilaban al canto de: “piquetero, piquetero, ten cuidado, ten cuidado, en una noche muy oscura a tu villa entraré”. La rápida viralización causó que los propios aspirantes al cuerpo de Infantería decidieran bajar el video de Facebook. Sin embargo Massoni le restó gravedad y ordenó volver a publicarlo. “Para mi un piquetero es un delincuente. Yo estoy convencido que fomentamos mal los conceptos para el futuro y por eso llegamos a niveles extremos en la provincia. Esto es parte del folklore”, dijo en diálogo con Radio Chubut y agregó que “se naturalizó tanto no criminalizar la protesta que llegamos a los extremos”. 

 

 

 

El Ministerio de Seguridad de la Nación no tardó en fijar su posición. En la noche del miércoles Sabina Frederic le indicó al secretario de Articulación Federal, Gabriel Fuks, que enviara una nota formal dirigida al gobernador Mariano Arcioni ante los hechos vinculados “con prácticas antidemocráticas” de la policía provincial. Allí expresó la que la situación “transmite un mensaje absolutamente opuesto a una política de seguridad democrática y al respeto de los Derechos Humanos” y que además constituye un “hecho flagrante de discriminación y estigmatización de los sectores vulnerables”. También remarcó que “la imagen de una policía violenta enemiga de su comunidad de la que forma parte o la intencionalidad de sembrar el terror no se condice, en modo alguno, con un régimen democrático de gobierno”.

 

 

Massoni está en campaña. En las próximas elecciones legislativas se presenta como precandidato a senador por el partido Chubut Somos Todos y en la fórmula estará acompañado por la actual diputada nacional Rosa Rosario Muñoz. Durante la pandemia su gestión en Seguridad se caracterizó por una larga lista de hechos de violencia institucional entre las cuales se destacan detenciones ilegales, persecuciones a activistas, torturas a menores y falsificación de actas. 

Hace un año la Secretaría de Derechos Humanos de La Nación interpuso un hábeas corpus colectivo y preventivo “por los graves hechos” de excesos policiales denunciados a partir de la aplicación del decreto que establecía el aislamiento en Chubut. El escrito indicaba que: “la Secretaría viene recibiendo numerosas denuncias sobre detenciones ilegales a ciudadanos que realizan actividades habilitadas por el Decreto 297/2020; apremios ilegales por parte de agentes de la policía al momento de las detenciones; secuestros de vehículos que estaban habilitados para circular; amenazas; hostigamientos; propagación del Covid-19 a raíz de las detenciones ilegales; y hasta incluso la orden de una autoridad policial solicitando a sus subordinados que salieran ‘a detener gente’ porque así se lo pedían sus superiores políticos”.

Gabriel Fredes había vuelto de trabajar cuando le pidió a Alex que fuera a comprar pan. Después de una hora empezó a preocuparse porque su hijo aún no había vuelto a la casa. En ese momento salió a la vereda y unos vecinos le dijeron que la policía se lo había llevado a la comisaría. Cuando llegó allí lo encontró esposado, muy golpeado y nervioso. “La policía dijo que lo trajo Massoni y lo entregó acá”, relató Gabriel en una entrevista con Radio Escuela Namunkurá. 

 

 

 

Antes de golpear al menor de edad, el Ministro expresó: “a vos te gusta hacer denuncias, negro olor a patas sucias, tira piedras”. Hace un año la Revista Cítrica publicó que su papá había recibido diez disparos de la policía, dos de ellos directos en la cara sin ningún motivo. Massoni estuvo presente en este operativo desarrollado en el barrio Inta donde vive la familia Fredes.

 

 

 

 

“Escuché disparos y fui a ver cómo estaba el perro y a cerrar el portón. Pero en ese momento, vi que se acercaba una camioneta trafic blanca de la Policía y de repente escuché una detonación de arma. Levanté la mano y le dije: ‘Por favor hermano, dejame descansar’. Cuando terminé de decir eso, miré para la camioneta -que la tenía enfrente a dos metros más o menos- y un policía me disparó en la cara, dos veces. Recibí diez perdigones, en la frente, en la cara, en los labios y en el brazo”, contó Fredes. En marzo de este año, el Ministerio Público Fiscal provincial imputó a seis efectivos policiales por los hechos ocurridos.

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí