UNA LIANA

El futuro del espionaje prohibido en manos de la Cámara de Casación

La puja de Cambiemos por llevarse la causa de Marcelo D´Alessio a Comodoro Py a partir del verano del 2019 les dejó lecciones que ya no repiten. Para jalar de la causa de espionaje político prohibido de Lomas de Zamora ya no discuten la competencia de los jueces dentro del expediente como hicieron en Dolores donde tenían un fiscal alineado. En este caso, fiscalía, juzgado y Cámara de La Plata dieron señales de avanzar en el mismo sentido. Por eso, comenzaron a usar el mecanismo denominado de inhibitoria para discutir lo mismo pero por afuera del expediente, con presentaciones en Comodoro Py. Con esa dinámica el viernes consiguieron otra victoria. El camarista Mariano Llorens en tiempo express –que ya había enviado a Casación el tramo del Instituto Patria una semana antes–, envió los otros dos tramos de la causa: la Super Mario Bross y la que investiga el espionaje en la cárcel del Servicio Penitenciario Federal de Ezeiza, a partir de una apelación de la defensa de Dario Nieto a un fallo él mismo dejó picando. La jugada que deja ahora la decisión de la competencia de toda la causa en cabeza de la Sala I de Casación no impide a fiscales de Lomas y juzgado continuar con la investigación, pero dejó fuera de juego las espaldas de la Cámara de La Plata. La carambola se completó esta semana con otro avance: Gustavo Arribas recusó a Ana María Figueroa, una de las tres integrantes de la Sala I de Casación a cargo de definir el futuro de uno de los expedientes de época más importantes del país.

“Analizados los fundamentos expresados por el letrado –señaló Llorens en la decisión del viernes– se advierte que si bien la resolución puesta en crisis no constituye sentencia definitiva ni auto equiparable a ese género, por lo que la vía casatoria intentada no sería en principio admisible frente a las previsiones del artículo 457 del Código Procesal Penal de la Nación, corresponde tener por satisfecho el requisito de impugnabilidad objetiva, en virtud de las particularidades en las que se desarrolló la impugnación, observada en función del caso en estudio y toda vez que se alude a la garantía del juez natural”.

 

 

Llorens

 

Así las cosas, ahora la Sala I quedará con el análisis de competencia sobre los tres tramos de la causa, y además evalúa un pedido de nulidad por tres allanamientos presentados por Dario Nieto, en ese caso enviados vía la Cámara de La Plata hace una semana.

La resolución del viernes es consecuencia del fallo del miércoles 21. Llorens había dicho que el juez natural no era Lomas sino Comodoro Py porque los hechos, víctimas e imputados tenían como lugar de residencia la Ciudad de Buenos Aires. Es la misma posición que había sostenido en el tramo del Instituto Patria. Y es contraria a la que sostiene Lomas de Zamora pero también la jueza de instrucción porteña, María Eugenia Capuchetti. Todos dijeron que la causa debe quedar en manos del juez que previno. Llorens dijo que no. Pero en ese caso, exceptuó el tramo del Servicio Penitenciario porque aún no estaba probada la conexión ni analizada una posible imputación al juez de Lomas Federico Villenas con territorio en Lomas de Zamora.

Hasta allí todo hacía suponer que la causa iba a seguir el camino que había seguido el tramo anterior del Instituto Patria. Llorens había dicho lo mismo. Capuchetti pidió la causa a Lomas. El juez de Lomas Pablo Auge lo rechazó, puso la decisión a consideración de la Cámara de La Plata. La Plata primero estudió si podía decidir, dijo que sí, y cuando debía resolver la cuestión de fondo por la competencia, ya era tarde. Con la primera resolución de Cámara, Gustavo Arribas acudió a Comodoro Py. El viernes 23 presentó un pronto despacho. Llorens dijo lo que ya había dicho. Trabó la competencia. Avisó a La Plata. Y envió la causa a Casación. La Plata se quedó afuera del juego.

Eso era lo que podía haber ocurrido con el segundo y tercer tramo. Super Mario Bross y SPF. Pero no. Cambiemos creció en ingenio. Nieto encontró un anillo en la excepción de Llorens y colgó una liana para pedir el pase a Casación.

Lo voy a explicar sencillo, dijo su defensor Gervasio Fraga. Nosotros dijimos que toda la causa debía pasar a Comodoro Py, y no sólo una parte. Llorens dejó afuera al Servicio Penitenciario Federal, y por eso presentamos una queja para discutirlo en Casación.

Eso explica la decisión del magistrado. El otro capítulo son los jueces. La sala I está integrada por Ana María Figueroa, Diego Barroetaveña y Daniel Petrone. Arribas que no es Arribas sino el abogado de Mauricio Macri, Alejandro Pérez Chada, recusó este miércoles a la jueza. Pidió que se abstenga de resolver por «temor fundado» de pérdida de imparcialidad porque declaró como «testigo de cargo» en otra investigación en la que Arribas está imputado.

 

 

Perez Chada y Arribas

 

Figueroa es la jueza que denunció aprietes de un ex funcionario de Cambiemos en una controversia en la causa sobre el Memorándum con Irán. El caso se conoció a raíz de una entrevista que mantuvo en radio. Dijo sin dar nombres que había sufrido presiones durante la gestión del gobierno anterior y mencionó como ejemplo el Memorándum. No ella, sino Cristina Fernández reveló que los aprietes habían provenido del entonces Subsecretario de Asuntos Penitenciarios y representante del Ejecutivo en el Consejo de la Magistratura, Juan Bautista Mahiques. Las declaraciones de la jueza dieron lugar a una investigación. El fiscal Ramiro González la citó como testigo de cargo para que precise nombres y circunstancias. Figueroa denunció a Mahiques en ese contexto. Pero cómo lo hizo y en qué condiciones son esenciales para entender si puede ser apartada.

Ella al declarar dio el nombre de una sola persona. No se presentó como querellante en la causa. No mencionó a Arribas ni al resto de los funcionarios que se investigaban en un expediente paralelo y luego fue anexado, conocido como la causa de la Mesa Judicial. Su apartamiento estaría a derecho, sólo si hubiese nombrado a Arribas. O si Mahiques por ejemplo formara parte de los imputados en la causa de Lomas de Zamora, lo que no sucedió. O, en términos mas técnicos pero importantes: si ella se hubiese presentado como víctima, pero no lo hizo: acudió a declarar en su carácter de funcionaria pública y obligada como una carga legal. En situaciones como esas, la ley garantiza a los funcionarios judiciales la posibilidad de seguir frente a las causas. Es decir, no deben apartarse.

“Una cosa es a quién mencionó y otra determinar cuáles son los hechos de los que ella misma dijo que fue víctima o denuncia. Si esos hechos estuvieran incluidos en la causa de espionaje habría motivos para que se excuse o para recusarla. Pero todo hace suponer que los hechos son otros”, señala un especialista.

Si todo es como debe ser, Arribas no debería encontrar eco a su pedido. Pero es una apuesta. Pérez Chada no busca salvar a Arribas solamente sino al expresidente. Lomas investiga una organización criminal en cabeza del antiguo jefe de la Agencia Federal de Inteligencia con imputación más grave para la jefatura que para los cargos medios. El maridaje que hasta ahora los mantiene atados también son un salvavidas para Macri. Que tiene más chances de funcionar si el expediente pasa de Lomas al territorio autónomo de Comodoro Py.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.