Unidad, para pasar al frente

El gesto de la CTA para (re)incorporarse a la CGT cambia el paso del movimiento obrero y lo pone a la vanguardia

 

Casi tres décadas después del encuentro de Burzaco que marcó el nacimiento de la CTA, el microestadio de Lanús fue el marco del Congreso Nacional donde los delegados votaron por unanimidad facultar a la Mesa Nacional para empezar el proceso de unidad con la CGT. La decisión fue el fruto de un camino de resistencia activa con paros y movilizaciones en alianza con el Frente Sindical para el Modelo Nacional y la Corriente Federal de Trabajadores, que coronó en la decisión colectiva de marchar hacia la unidad orgánica.

La presencia de los camioneros Hugo y Pablo Moyano, Omar Plaini de los canillitas, del bancario Sergio Palazzo, del gráfico Héctor Amichetti y del mecánico Mario Manrique, entre otros dirigentes cegetistas, da cuenta de una convocatoria nacida el 21F en los años de Macri que coronó ficha el jueves en Lanús. Se habló de “jornada histórica”, de “decisión política generosa” para lograr una vez más la unidad del movimiento obrero. La presencia de Alberto Fernández cerrando una serie de discursos (Máximo Kirchner, Verónica Magario, Edgardo Depetri, fundador de CTA), le puso el marco y dio el contexto histórico al congreso de la CTA. En ese horario una cincuentena de dirigentes de “los Gordos” se reunía con la gente de Luis Barrionuevo en el camping de SUTECBA, empezando a levantar algunos muros ante la amenaza migratoria de los trabajadores nucleados en la CTA. Tiempos difíciles y nuevos desafíos.

Reconocidas figuras de la política como Jorge Taiana y Carlos Tomada fueron incorporados al escenario cuando se hicieron presentes acompañando a Felipe Solá. El ex ministro de Trabajo de todo el período kirchnerista celebraba la decisión con euforia mal disimulada. Por lo bajo y antes del cierre, el virtual Presidente Alberto Fernández afirmó que “el gesto de la CTA es estratégicamente y políticamente tan grande como el gesto de Cristina. Tiene razón Carlitos (Tomada)”. Luego dio dos discursos, uno frente a los congresales e invitados internacionales y otro fuera del estadio ante el nutrido público. El contenido de la alocución constituye una pieza política de obligada referencia. En defensa de la educación pública unió a Alberdi y Sarmiento con Perón para llegar al presente reivindicando el rol de los maestros y profesores. Puso el énfasis en el armado a la convocatoria a todos los sectores para acordar un proyecto que permita encender la economía y poner en marcha el aparato productivo y el consumo. Pisó un terreno firme frente a miles de militantes comprometidos y asumió su papel de conductor mostrando la voluntad política como motor fundamental para remontar el cráter heredado. Seguramente el contagioso estilo que mostraba Néstor Kirchner le penetró a la hora de expresarlo. Habló poco de Macri pero fue contundente. Denunció el neoliberalismo como repetición de políticas reiteradas en la dictadura, en los ’90 y en estos últimos cuatro años. Y terminó convocando al protagonismo colectivo para ponerse la Argentina al hombro.

La unidad del movimiento obrero reconoce antecedentes en la estrecha vinculación lograda por las mujeres sindicalistas de los distintos sindicatos y centrales en diversas actividades, son las emergentes actoras políticas más relevantes de los últimos tiempos. La ausente presencia de Cristina cobró vida cuando su hijo Máximo usó la palabra. El clamor de la tribuna subió el volumen como cuando Alberto señaló su lúcida generosidad para construir la unidad necesaria para ganar y para gobernar. La desconcentración del estadio respiraba un clima de alegría y compromiso. La decisión está tomada: al decir de Hugo Yasky, la flecha está vibrando en el aire.

La vida no vale nada

En la vida cotidiana que sigue pese a todo, el gesto de Macri hacia los trabajadores con el decreto que recorta haberes indemnizatorios es de un maltrato pocas veces visto. Un decreto de necesidad y urgencia (DNU) que reduce el monto que deben abonar las ART como consecuencia de accidentes y muertes sucedidos en el trabajo, se conoció apenas sucedido el fallecimiento de un trabajador en el obrador de la empresa Caputo en Ezeiza. La maniobra se consuma al modificar la tasa de interés que se aplica en la actualización de las indemnizaciones que promedian entre uno y dos años, en caso de solucionarse por la vía administrativa, y hasta cinco si el reclamo se judicializa. Esto es una clara convocatoria a no invertir en prevenciones ya que el solo transcurso del tiempo con una actualización salarial por debajo de la tasa activa del Banco Nación termina pulverizando las indemnizaciones. A pocas horas de conocido, el DNU fue declarado inconstitucional por el juez Alejandro Aníbal Segura, quien falló que la iniciativa es contraria a la Carta Magna y el Derecho Internacional.

Poco tiempo antes de morir, el emblemático capomafia Alfredo Yabrán redondeaba en su ideario el pensamiento de que el poder no es tal si no está acompañado de una “impunidad manifiesta”. Mauricio Macri y su mejor equipo están empeñados en demostrar que todos los pecados del capitalismo les son afines. La avaricia por la ganancia, la soberbia del gobernante, la ira contra quien lo contradiga. No es loco, no está enfermo, está en su propia idiosincrasia mentir y hacer lo opuesto a lo que dice en sus discursos. No pasará.

Durante la reconstrucción del hecho se conoció que una testigo consiguió que bajaran varias personas del andamio tubular mortal al mostrarles la fragilidad de esa estructura. La cifra de muertos y heridos fue más benévola gracias a esa intervención y quedó desmentida la versión inicial de la empresa sobre una grúa que habría enganchado la estructura. La realidad es que el peso de los materiales y demasiada gente trabajando a 18 metros de altura doblaban irremediablemente los tubos del soporte. En la construcción como resultado de la precariedad laboral se producen mal llamados accidentes de trabajo y cientos de muertes evitables. Para los empresarios, la vida obrera es apenas un costo a presupuestar. Hubo un repudio unánime de hombres del derecho, la política y el sindicalismo al DNU.

 

Pacto Social y participación

También hubo fuerte polémica sobre la oportunidad e incumbencia del pedido del candidato y virtual Presidente de la Nación realizado desde San Juan con el fin de que se levantaran las medidas de fuerza proyectadas por los pilotos para este fin de semana. El candidato del Frente de Todos, en el marco de sus llamados a la paz social, había dicho “si mi palabra pesa, les pido que no tomen esas medidas, no es un buen momento”. Para ser precisos en los dichos textuales y oportunidades, Alberto aprovechó para destacar la labor de los trabajadores de la línea de bandera y pedirles el levantamiento: “Les pido, siempre se los pido y no sólo ahora, que no provoquen este estado de las cosas. Sé que tienen razón, porque son víctimas del descuido del Gobierno, que hace mucho tiempo no convoca a una paritaria y vive postergando a los que trabajan”. Un alerta en campaña: tamaño acuerdo no lo pudo sostener ni el mismísimo Juan Domingo Perón. Eso significa que debe haber una participación activa de los trabajadores en todas las negociaciones y si no los acuerdos se transformarán en meramente declamatorios. Otra vez Alberto le pidió a los gremios que “paren la mano”, como hizo con los movimientos sociales. Con un Pacto Social trata de sentar a empresarios y sindicalistas en busca de estabilidad para su futuro gobierno. Los dirigentes gremiales no quieren que el pacto termine siendo apenas una tregua de manos vacías sin reglas claras sobre el punto de partida de la distribución desigual de la riqueza.

Genaro Trucco (UALA, Austral) agradeció el gesto de Alberto pero ratificó la decisión de su gremio y explicitó que “no vamos a acatar la conciliación obligatoria”. Aclaró además que para que se levante el paro tiene que llegar una propuesta del gobierno. Pablo Biró, secretario general de la Asociación de Pilotos de Líneas Áreas (APLA) afirmó que el paro es la última instancia y se trata de un circunstancia forzada por la empresa que plantea una negociación sin oferta alguna. Tal vez los cuestionamientos de la fracción de LatAm dentro de los pilotos lo lleven a verbalizar con incontinencia no habitual su actitud. El conflicto de los pilotos de LatAm con Biró comenzó con un petitorio dirigido a APLA, con la firma de 164 pilotos, donde le pidieron a la conducción que les dejara en libertad para decidir las cuestiones internas de la empresa ellos mismos. Finalmente la reunión se concretó a última hora del viernes y la mesa de negociación convocada para el lunes. El paro finalmente se levantó y queda abierta la discusión sobre el desgobierno de esta transición.

 

 

Patota y policía unidas

La policía de Tucumán reprimió salvajemente una manifestación de trabajadores rurales frente a la sede de UATRE para protestar contra un fraude electoral en cabeza de Ricardo Ferreyra (secretario general del gremio en esa provincia que responde a Ramón Ayala, el heredero del Momo Venegas), un destacado macrista en el universo sindical, ejemplo del gremialismo de jefes capitalistas y trabajadores esclavos que pregona el neoliberalismo. En Tucumán los sectores opositores acusaron al oficialismo de haber conformado “Juntas Electorales fantasmas” en diferentes seccionales. El fraude se centró en impedir la presentación de listas opositoras y expulsar a dirigentes de la organización sindical, hecho que fue denunciado ante la gerencia de empleo de la Secretaría de Trabajo de la Nación en Tucumán,  a cargo de Tobías Gordillo, quien viene guardando silencio de radio desde hace más de dos meses. Los centenares de peones que se manifestaron frente a las sedes de Concepción y Alberdi se toparon con un nutrido cordón donde se hermanaban policías y matones del sindicato. El hecho desató la bronca de los manifestantes, y la represión dejó un saldo de 25 heridos (varias de ellas valerosas mujeres, una de las cuales debió ser intervenida quirúrgicamente).

Por qué la policía del gobernador Juan Manzur está al servicio de estas patotas que son parte del gobierno de Macri es un secreto mal guardado. Cuando el actual Presidente se vaya a vivir a Europa estos dispositivos seguirán vigentes, por lo que la democratización de los sindicatos deberá ser fundante de la nueva etapa de unidad que se persigue.

 

Del puerto a los hospitales

La federación marítima y portuaria busca frenar el plan del gobierno sobre el futuro del Puerto de Buenos Aires, a partir de “la situación que se ha planteado por la información pública de que el Estado estaría analizando transferir el manejo del Puerto de Buenos Aires a la Ciudad a través de un DNU y no de un Proyecto de Ley que debiera debatirse en el Congreso Nacional”, señaló Juan Carlos Schmid, a cargo de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT).

Los emblemáticos hospitales nacionales (Garrahan, El Cruce, Posadas y otros) no pagan los sueldos a sus residentes. Los profesionales de la salud se movilizaron desde el Hospital Garrahan en Constitución hasta la devaluada secretaría del área para reclamar el pago de los sueldos atrasados de hasta cuatro meses y una recomposición salarial. Además de “no cobrar el salario, los residentes no tienen obra social y sus ingresos se ubican por debajo del valor de la canasta básica total, devaluados y atrasados respecto de la inflación y las remuneraciones de otros pares de hospitales”. La situación afecta a médicos, enfermeros, kinesiólogos, nutricionistas, obstétricos, odontólogos, bioquímicos, farmacéuticos, terapistas ocupacionales, trabajadores sociales y psicólogos. Todo un catálogo del abandono de la Salud Pública.

 

 

La presión de los tiempos electorales muestra un gobierno que tropieza a cada rato, una oposición que se consolida en las encuestas y en la calle y un pueblo sufriente que no logra llegar a fin del día.  El desafío para el nuevo gobierno es empezar ahora, al día siguiente de la primera vuelta a convocar a los actores sociales para ganarle tiempo a la urgencia. La transición hasta el 10 de diciembre, que le servirá a Macri para recoger sus petates, debe llenarse de presencia comprometida de la gente del trabajo y la producción construyendo políticas concretas para arrancar.

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

4 Comentarios
  1. Luis Juan dice

    Estimado Victorio:
    Una digresión, si me permite.
    Tal vez esté equivocado, pero el último referente sindical que me resultó un ejemplo en tal sentido fue Agustín Tosco. Después de él me cuesta confiar plenamente en el sindicalismo.
    Hay, naturalmente, personas muy honestas y comprometidas, no todos son lo mismo; pero sin hacer nombres, después de Tosco -me parece- el sindicalismo fue muy distinto y se arriaron muchas banderas.
    Una película de 1978: F.I.S.T. de Norman Jewison, siempre me pareció una síntesis perfecta de una historia que se continúa escribiendo.
    Sobre la unidad de los trabajadores y el movimiento obrero, hice un recordatorio del propio Juan Domingo Perón, en mi comentario del artículo de Horacio “El Plan F”, al que me remito para no repetirme.
    Ojalá se esté a la altura de las circunstancias y dure en el tiempo.

  2. tati dice

    Seria bueno recordar que Ayala,el «amigo presidencial», fue beneficiado por Macri con fondos del FET (Fondo Especial del Tabaco) sacánbdole recursos genuinos a las OOSS del Tabaco para dárselo a la UATRE … (RES 22/2019)

  3. Carlos dice

    A pesar de lo auspicioso del título y de la necesidad de los trabajadores, especialmente en estos momentos para que así sea, se percibe una escasa consistencia en el anuncio de días pasados.
    La fortaleza en la unidad de los trabajadores no se logra con un acto y definiciones de cúpula. Máxime si se tiene en cuenta que retornar a una unidad bajo el paraguas cgtista, sería quedar bajo la conducción de dirigentes que no representaron los intereses de los trabajadores cuando era estratégico y necesario, es decir cuando este esperpento gubernativo puso en marcha este plan de saqueo, del que hoy padecemos sus consecuencias.
    ¿qué confianza podemos tener los trabajadores, en una dirigencia que en su silencio y pasividad nos condenó a la desocupación, pobreza y toda clase de vejámenes liberales?, ¿qué liderazgo puede encarnar el líder de la CTA, cuando por una elección que perdió, fracturó una central de la mano del ministro de trabajo de entonces? , ¿qué se puede inferir, si años después, ese mismo dirigente de la CTA y ese ex ministro coinciden en el mismo lugar para anunciar la unificación con la central de trabajadores que se caracterizó por la entrega pasiva de la lucha, en la etapa más feróz de despojo obrero?, ¿qué será de los sectores de trabajadores desocupados, que eran parte de la CTA y que en la acción representativa de la CGT son inexistente?. Algo se puede colegir, que seguro poco ha de cambiar, y en esta misma nota hay un botón de esa muestra, ¿qué acción iniciaron los dirigentes de las centrales para atacar el DNU del macrismo sobre las indemnizaciones? Ninguna, el juez Segura declara inconstitucional el Decreto en el marco de la causa iniciada por una trabajadora despedida.
    ¿Que es necesario la unidad de los trabajadores, ocupados y desocupados? Es una realidad insoslayable, pero, ¿que con esta dirigencia será pisible? es poco creíble. Esto mas bien parece el puntapie inicial para reincidir en las prácticas de cúpulas dirigenciales partidistas, que fueron la causa de la fragmentación sindical y que no es actual como el columnista sabe, sino el producto posicionamientos antagónicos respecto las práctica sindical y sus formas democráticas.
    Es decir, es necesario más unidad, más acción, más inclusión del universo trabajador, más democracia sindical, es necesario fortalecer las convicciones y cultivar la esperanzas. Un rosario utópico distante en la acción de los perfiles dirigenciales vigentes.

  4. Anibal del Prado dice

    Da mucha pena ver en que se convirtieron. El «grito de Burzaco» no era para esto. A los que más les conviene este paso es a los dirigentes, los trabajadores sabemos bien que para que haya lucha por nuestros derechos, la CGT » con todos» nunca sirvió para nada, siempre que hemos peleado ha sido a partir de fracciones de la CGT. Es útil sólo para el acuerdo social que plantea Fernández, cuya eficacia es bastante dudosa, de acuerdo a la experiencia de los últimos 50 años. Participé de la CTA desde su fundación como Congreso de los Trabajadores, duele verlos encharcados en este acuerdo. Que pena.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.