Urgente, trabajo

Agenda Urgente para una Sociedad de Trabajo, un documento fundamental para lo que vendrá

 

Este martes en el Hotel Castelar se presentó la “Agenda Urgente para una Sociedad de Trabajo”. Este documento fue realizado por un grupo de investigadores y especialistas en relaciones laborales y el mundo del trabajo, junto a la Fundación Friedrich Ebert perteneciente al partido socialdemócrata alemán. El objetivo fue elaborar un diagnóstico sobre el escenario que hoy se observa en el mercado de trabajo; y desarrollar, a partir de esa evaluación, un conjunto de trece propuestas concretas que contribuyan a solucionar sus principales dificultades. El encuentro encabezado por Carlos Tomada y Dörte Wollrad contó con la participación de Mercedes Marcó del Pont, Hugo Yasky, Sergio Palazzo, Mariana González, Mara Ruiz Malec y Marina Salzmann.

El trabajo fue presentado por Carlos Tomada, ex Ministro de Trabajo y director del CETyD, y la representante de la FES Argentina, Dörte Wollrad. La agenda “viene a debatir, confrontar y proponer, una suerte de sentido común que se pretende instalar en dirección a lo que puede ser o debe ser una reforma laboral o el tratamiento de las cuestiones del trabajo y el empleo” dijo Tomada y aseguró que “no hay un sólo camino” y que quieren “dar testimonio de esto”, porque “nos vienen a hacer creer que las instituciones y sindicatos son un obstáculo para el crecimiento del empleo y la economía, y nosotros creemos que son imprescindibles”. Por su parte, Wollrad dijo que “el producto a presentar ofrece insumo y diagnóstico propositivo para discutir y reflexionar” y luego de una descripción sobre la situación del trabajo actual en Alemania, se diferenció del discurso que el neoliberalismo pretende instalar, en donde “las políticas no tienen alternativas”. 

 

 

 

 

En la mesa también se encontraban algunas de las investigadoras que expusieron sobre algunos de los puntos de la agenda. “No podríamos pensar en los trece puntos sin pensar, al mismo tiempo, en otro proyecto de país. El aporte es una parte de una transformación radical que estamos necesitando y esperemos, podamos comenzar próximamente” dijo Mariana González de CIFRA/CTA. Así introdujo una aproximación al diagnóstico sobre las políticas implementadas por Cambiemos en el mercado laboral, que arrojan: caída del empleo, fuerte pérdida de capacidad de compra, menores salarios, más trabajo precario, más brecha de género, menos protección social, más concentración económica y mayor desigualdad que se refleja en el aumento de la tasa de pobreza. Además, del texto del documento se desprende una profunda preocupación sobre la reducción de las prestaciones del sistema de seguridad social y el debilitamiento de su sustentabilidad. “La desigualdad es la batalla que venimos a dar porque atenta contra nuestra democracia, es un impedimento económico para llegar a una sociedad de bienestar. Por eso, una de las propuestas es derogar la reforma previsional de diciembre de 2017 y sobre eso trabajar en ampliar el beneficio, retomar una fórmula previsional que vuelva a contemplar los salarios cuando crezcan en términos reales, pero que tenga un piso que pueda sostener el sistema adquisitivo cuando esto no suceda” manifestó la economista, Mara Ruiz Malec de ITE-GA.

En el marco de estas discusiones, la problemática de la desigualdad de género también fue protagonista. “La desigualdad de género es la contracara del uso del tiempo al interior de los hogares. Las mujeres realizamos las tareas de cuidado y domésticas sin que las mismas sean reconocidas como un trabajo. Este es un tema político que exige una respuesta política” aseveró Marina Salzmann del Centro de Estudios ATENEA.

Al finalizar sus ponencias, las oradoras les cedieron sus lugares a Mercedes Marcó del Pont, ex Presidenta del Banco Central;  Sergio Palazzo, Secretario General de la Asociación Bancaria y Hugo Yasky, Secretario General de la CTA. “Todo lo que nosotros conocemos como esta fase de globalización neoliberal en términos de apertura comercial, de regulación, de apertura de las cuentas capitales de las economías centrales y subdesarrolladas, de flexibilización laboral, de desmantelamiento de los mercados de trabajo, de agresión y ofensiva deliberada sobre las organizaciones sindicales y podría seguir… fueron todos frutos de decisiones políticas. En última instancia, de decisiones políticas que no hicieron más que transferir la capacidad soberana de los Estados nacionales hacia el mercado, hacia el capital. Ha habido en todas estas décadas desde fines de los ’80 hasta ahora, un desplazamiento enorme de la distribución de la riqueza del trabajo hacia el capital y diría que al capital más perverso, que es el capital financiero” comenzó Marcó del Pont y reivindicó que durante doce años en la Argentina hubo una decisión política de ir en contra de las lógicas perversas de la financiarización.

Pero también se negó a ignorar o tener visiones autocomplacientes sobre las dificultades que se manifestaron hacia fines del 2015, ya que hubo condicionantes asociados a un cambio muy grande de las tendencias de la economía mundial que pusieron en cuestión las posibilidades de creación de empleo de calidad y de crecimiento económico. Y destacó que “ya entonces nos desafiaban a la hora de pensar cómo seguir”, pero enfatizó que “hoy nos desafían mucho más” porque el gobierno de Cambiemos profundizó, amplió y acentuó los problemas estructurales vinculados a la desindustrialización, a la precarización en las condiciones de empleo, a la vulnerabilidad externa y a la reaparición de todos los frentes de la restricción externa. En consecuencia, llamó a buscar nuevas herramientas, a actualizar los diagnósticos y plantear propuestas “consistentes y articuladas en todos los frentes”. También a  “discutir la necesaria modernización de lo que son muchas de las regulaciones laborales” que hay que actualizarlas, pero en el marco de “ampliar derechos y no cercenarlos”.  

Sergio Palazzo criticó el lugar donde el gobierno quiere ubicar al sindicalismo, como si no quisiera discutir la modernidad, la productividad y el avance tecnológico. “Nada más alejado de la realidad. Los trabajadores somos los primeros que queremos discutir el avance tecnológico porque somos los primeros que sufrimos su impacto  cuando perdemos empleo y calidad del empleo” dijo y estableció que acepta discutir, pero no en las condiciones de precarización y eliminación de derechos sino desde la generación de nuevos derechos. Con respecto a la productividad, señaló que entiende su importancia pero que también hay que discutir cómo se distribuyen los resultados de la productividad, de modo que no sean sólo para un sector. En este sentido celebró que el documento ponga la centralidad, en el caso del empleo, dentro de la negociación colectiva. También en línea con lo planteado en la agenda, convocó a recuperar el Ministerio de Trabajo de la Nación.

“Marcos Galperín dijo que había que buscar un esquema de flexibilidad laboral donde se pueda contratar y despedir más rápido, Crivelli responsable del sector de la construcción dijo exactamente lo mismo, que podamos despedir más fácil; Cabrales que no se priva de nada, dijo eso y que se queden tranquilos que tienen asegurado el asado y el choripán, y después tenemos a Rattazzi que dijo lo mismo, una flexibilidad laboral que permita despedir con mayor facilidad. Estas son absolutas mentiras porque el artículo 241 de la Ley de Contrato de Trabajo prevé la extinción del contrato de mutuo acuerdo e inclusive se pacta una cifra dineraria que en el Servicio de conciliación laboral obligatorio (SECLO) con una homologación o ante un escribano público. El artículo 245 de la LCT establece la extinción del contrato de trabajo sin causa, esto quiere decir que despedir fácil pueden hacerlo pero tienen que pagar, lo que están buscando con la flexibilización laboral es echarlos sin un peso” agregó sobre el modelo de trabajo que desea el gobierno y los sectores aliados.

Hugo Yasky fue el designado para el cierre de la presentación. “Acá llegamos porque se aplicó el programa neoliberal, no hubo error, no hubo daño colateral, hubo lo que ellos premeditaron. Cuando nos dicen que lo mejor está por venir, nosotros ya sabemos qué pasaría si vuelve a ganar el próximo mandato Macri. Y acá es un tema que nos compete a todos, porque están en juego las conquistas que el movimiento obrero argentino obtuvo en estos últimos 70 años. Lo que dice Mauricio Macri cuando dice que hay que revisar todo lo que hizo en los últimos 70 años, es porque ellos quieren llegar a la Argentina preperonista, la Argentina donde no había Ministerio de Trabajo, como no lo hay ahora. A eso pretenden llegar. Y para llegar a esa Argentina tienen que liquidar al factor que fue determinante para que existiera ese proceso de recuperación y de construcción de conquistas, que fue el peronismo” declaró.

Sobre el porvenir afirmó que hay un “desafío enorme: llegar a octubre con una propuesta que sea absolutamente representativa de esta voluntad y avanzar con un proyecto que nos devuelva la posibilidad de una Argentina productiva, con empleo digno, con discusión de productividad, del papel que juega el capital financiero, con la discusión de la restricción externa”. Y agregó que para esos fines “necesitamos un movimiento sindical que tenga predisposición, que tenga voluntad de lucha, de transformación, no podemos tener un movimiento sindical al que le de lo mismo que gane este gobierno o el otro, que ponga en modo pausa para decidir después de que hayan pasado las elecciones cuál va a ser al gobierno al que va a apoyar. El movimiento sindical no puede ser prescindente tiene que decir claramente que en octubre la única opción que tiene la clase trabajadora es el triunfo de la fórmula de Fernández-Fernández” haciendo referencia a las próximas elecciones del once de agosto.

Estas son las trece propuestas de la «Agenda Urgente para una Sociedad de Trabajo»: 

  1. Institucionalizar el diálogo social tripartito sobre el futuro del trabajo.
  2. Reducir la brecha de género en el mundo del trabajo mediante una estrategia que promueva la participación de las mujeres en el trabajo remunerado y la equidad en las condiciones laborales.
  3. Consolidar un sistema de formación continua, con criterios de innovación e inclusión social.
  4. Constituir una trayectoria formativo-laboral para las y los trabajadores en situación de elevada vulnerabilidad.
  5. Implementar un esquema de coordinación de precios y salarios que proteja los ingresos de las y los trabajadores.
  6. Promover la renovación de los contenidos de los convenios colectivos de trabajo en defensa de las y los trabajadores.
  7. Ampliar la capacidad de la inspección laboral para la detección de relaciones de dependencia encubiertas y la fiscalización de condiciones de trabajo.
  8. Regular el trabajo en las plataformas digitales a partir del reconocimiento de derechos individuales y colectivos, y de la existencia de relaciones de empleo.
  9. Ampliar la regulación de la tercerización laboral.
  10. Desarrollar una institucionalidad laboral para la economía popular.
  11. Jerarquizar el empleo público como parte del fortalecimiento del Estado.
  12. Establecer un nuevo esquema de contribuciones patronales que recupere la sustentabilidad del sistema de seguridad social y concentre los beneficios en las empresas de menor tamaño.
  13. Derogar la Reforma Previsional y establecer un nuevo índice de movilidad jubilatoria que proteja el poder adquisitivo de las prestaciones y, en circunstancias que lo permitan, lo incremente.

Accedé al documento completo acá

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

1 comentario
  1. Esther dice

    Hola. No encuentro el link al documento. No aparece en la nota. Sera mi celular o no esta? Muchas gracias

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.