«Vinieron directamente a pegar»

Nuevos apremios ilegales y detenciones arbitrarias en Jujuy

La Infantería de Jujuy entró a la casa de una de las integrantes de la Tupac Amaru sin tocar la puerta. Ingresaron por el fondo y entraron a una habitación donde dormía su hijo de 9 años con el padre. Mientras Tiziano dormía, la uniformados saltaron sobre la cama y tiraron al piso a David Lonzayes: “¡Maricón!», gritaron mientras le pegaban. «¿Qué te haces el malo?”. El niño lloraba desconsolado y corría descalzo de un lado al otro cuando la policía subió a David a un móvil, esposado. Adentro del móvil continuaron los gritos. Le preguntaron a David por supuestos papeles y camiones. De la casa se llevaron la computadora de Tiziano y 2.000 pesos, el ahorro para comprar plantillas para Tiziano del que no dejaron registros en la actas.

Ese fue uno de los 21 allanamientos realizados ayer por la justicia de Gerardo Morales, en el contexto de una nueva causa contra Milagro Sala. En esta ocasión el allanamiento se hizo en la casa de Mirta Rosa Guerrero, una de las fundadoras de la Tupac Amaru, conocida como Shakira, privada de su libertad hace año y medio, en condiciones muy delicadas de salud y madre de Tiziano. “Vinieron directamente a pegar», explicó el padre de su hijo. «Se burlaban de nosotros. En el patio tenemos un sapo y se pusieron a jugar mientras se reían”.

Este fue el cuarto allanamiento a la casa de Shakira, ubicada en el barrio de la organización en Alto Comedero. Una hora después y ante los gritos de Tiziano, llegó un funcionario y ordenó que liberen a su padre. Mientras tanto, la policía se llevó detenido sin orden de arresto a Adriel, otro de los hijos de Shakira, de 21 años. Adriel dormía con su novia, estaban casi desnudos cuando la policía entró, los tiró al piso, patearon al joven y los subieron al movil de policía. La novia de Adriel tuvo que pedir permiso para ponerse algo de ropa ante la urgencia. Cuando pidieron que les aflojaran un poco las esposas porque los estaban lastimando, los dieron vuelta y los esposaron por la espalda, ajustando los grillos todavía más.

Shakira, Milagro Sala y otros integrantes de la organización Tupac Amaru son objeto en este caso de una persecución en el marco de una nueva causa promovida por la justicia provincial bajo la figura de lavado de activos, pese a que se trata de un delito de competencia federal. La causa es de febrero de 2017 pero se activó en el mes de diciembre luego de los pronunciamientos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y de la Corte Suprema argentina. En ese contexto y en plena feria judicial, como suele ocurrir en Jujuy, el juez Isidoro Cruz promovió una serie de allanamientos a pedido del fiscal Diego Cussel. Y también ordenó la excavación en el dique La Ciénaga, en una extraordinaria puesta en escena que concluyó el jueves a la tarde sin ninguno de los resultados anunciados.

Cuando David Lonzayes, el padre de Tiziano, preguntó en la Brigada por qué razón lo tenían detenido, le negaron todo tipo de información. A su abogado, el fiscal Cussel le confirmó que no pesaba ninguna orden de detención.

La organización que denunció apremios ilegales durante los operativos señaló una de las contradicciones de los procedimientos: la cédula de allanamiento tenía un párrafo que previene sobre el derecho a la intimidad en el marco de lo dispuesto en la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, en el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos como en la Convención Americana de Derechos Humanos. Tras mencionar esos instrumentos, la cédula recuerda que: “Nadie puede ser objeto de injerencias arbitrarias o abusivas en su vida privada, en la de su familia, en su domicilio o en su correspondencia, por lo que es menester tener presente dichas disposiciones a la hora de realizar el procedimiento”. Al parecer ninguno de los oficiales tomó en cuenta ese párrafo, explicaron. Otra muestra del cinismo que habita en la provincia en la cual el Estado de derecho se suspendió el 16 de enero de 2016 con la detención de Milagro.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.