¿Y si primero defaultea el FMI?

“¡Por favor, hagan algo!”, dicen hoy quienes ayer exaltaban las políticas de Macri

 

La parálisis y el mutismo que aquejan a Mauricio Macri y a su gobierno mientras el dólar se dispara y la inflación se espiraliza han logrado que los economistas profesionales afines, que hasta anteayer exaltaban sus políticas, hoy coreen el reclamo de aquel obrero de la construcción que, al final de un acto en Parque Patricios, le reclamó al presidente “¡por favor, hagan algo!”

La mayoría de ellos le demanda a Macri que convenza al Fondo Monetario Internacional de que le permita al Banco Central vender todos los dólares necesarios para frenar la corrida cambiaria, aunque el precio del dólar todavía no haya alcanzado los $51,44 del techo de la banda de no intervención acordada con el organismo. Si ese es el plan, más vale que se apuren. Bastarían otros diez días de furia como los que acabamos de padecer para que la cotización del dólar superara ese tope y el planteo deviniera abstracto.

Los más exaltados no titubean en recomendarle que se ahorre esa negociación, probablemente estéril, con los burócratas del Fondo, e incumpla lo pactado sin aviso previo. El analista económico Guillermo “Willy” Kohan lo expuso francamente en su columna de El Cronista, el miércoles pasado: “Lo que busca saber el mercado es si el Gobierno va a esperar –como lo obliga el FMI– a que el dólar llegue a 51 pesos para intervenir y salir a frenarlo; o si las circunstancias políticas más la recomendación de algunos allegados a la conducción económica determinarán que Mauricio Macri decida utilizar más libremente las reservas para conjurar una corrida en serio”. En una sola frase, Kohan se las ingenió para promover la violación de tres mandamientos cardinales del credo liberal que supuestamente profesa: la fuerza de ley de los pactos, la independencia del Banco Central y el profesionalismo apartidario de la gestión económica.

El último que intentó un subterfugio parecido fue Luis Caputo, después de reemplazar a Federico Sturzenegger en la presidencia del Banco Central. Durante su breve mandato, Caputo aplicó una lectura creativa de la excepción general prevista en la versión inicial del acuerdo stand-by con el Fondo, que le dejaba vender dólares si ocurría un evento inusualmente disruptivo que alteraba el normal funcionamiento del mercado. Apelando a ese argumento, en apenas tres meses se patinó U$D 14.000 millones de los 15.000 que había prestado el Fondo. La travesura de Caputo concluyó cuando la cotización del dólar saltó de $ 32 a $ 40 en 48 horas y un Macri despavorido tuvo que implorarle a Lagarde un nuevo rescate. La cabeza de Caputo fue una de las condiciones que Lagarde le exigió antes de concederle la ampliación del préstamo y el adelanto de sus desembolsos, sin los cuales su gobierno hubiese colapsado. Las autoridades del Fondo no tolerarían otra avivada similar, más cuando en este caso implicaría violar una regla explícita y cuantificada. Lo mismo sucedería si el gobierno incumpliera su compromiso de “no realizar ventas de divisas a través de bancos estatales”, incluido en la Carta de Intención que Sandleris y Nicolás Dujovne firmaron en octubre del año pasado.

Si la tormenta perfecta de inflación, recesión e inestabilidad cambiaria no amaina pronto, el Fondo podría propinarle al gobierno un disgusto más desagradable que esa restricción de comprar dólares cuando sus técnicos vuelvan a auditar la sustentabilidad de la deuda pública en junio y septiembre.

Los reglamentos del Fondo le permiten asistir a un país con financiación de “acceso excepcional” que supera el tope normal de sus préstamos, como la concedida a la Argentina, si determina que su deuda es “sustentable, con un alto grado de probabilidad”. Por el contrario, si concluye que la deuda es “insustentable”, sólo puede prestarle esa cantidad si el país reestructura lo que le debe a sus acreedores privados, por ejemplo, mediante quitas de capital o rebajas de interés. Existe una alternativa intermedia entre esos dos extremos: si el Fondo considera que la deuda es “sustentable, pero no con un alto grado de probabilidad”, sólo puede hacerlo si el país deudor satisface por lo menos una de tres condiciones concebidas para asegurarle al Fondo que recuperará su préstamo: el país todavía puede financiarse en el mercado de capitales privado, los gobiernos de otros países le prestan fondos adicionales, o el país consigue postergar los plazos de una porción suficiente de la deuda con acreedores privados que vence durante la vigencia del préstamo del Fondo.

En las cuatro revisiones trimestrales del acuerdo stand-by argentino ya realizadas, los técnicos del Fondo concluyeron que la deuda pública de nuestro país encuadraba dentro de esa alternativa intermedia –es sustentable, pero no con un alto grado de probabilidad– y podía seguir recibiendo los desembolsos excepcionales acordados sin necesidad de reestructurar ni reprogramar la deuda con acreedores privados porque todavía podía obtener financiamiento del mercado. Esto último puede sonar extraño dado que el gobierno logró vender bonos en dólares fuera del país por última vez en enero de 2018, pero al Fondo parece bastarle con que “inversores institucionales residentes y no residentes siguen participando en las colocaciones de bonos denominados en pesos y dólares” que se realizan en el mercado doméstico. Por ahora, tampoco ha conmovido esa caracterización el aumento constante del volumen de la deuda, que representaba un 86% del producto interno bruto al final de 2018, en lugar del 65% que había proyectado el Fondo inicialmente. Pero no se trata de un índice que pueda seguir creciendo mucho más sin consecuencias indeseables. En la página 56 de la primera versión del stand-by, que se firmó en junio del año pasado y ya nadie lee, el Fondo ofrece una pista del posible límite: “Un shock macro-fiscal combinado que causara que la deuda aumentase hasta cerca del 103% del PIB, probablemente dispararía una crisis”.

Otro ejemplo de los malabares retóricos a los que necesita recurrir el staff del Fondo para justificar la sustentabilidad de la deuda argentina se detecta en la desconexión entre la realidad observable por cualquier habitante de este suelo y la conclusión idéntica que repiten los cuatro informes: “El ajuste fiscal, la recuperación económica y las tasas de interés reales más bajas (a medida que el Banco Central recupera credibilidad) se combinarán para colocar a la relación de deuda pública contra PIB en una trayectoria descendente constante a partir de 2019”. El ajuste es innegable; la recuperación económica y las tasas bajas nos las siguen debiendo.

En el último informe, aprobado por el directorio del Fondo y difundido el 5 de abril, el staff del organismo sostiene que “la apreciación real del peso proyectada para 2019 mejorará la dinámica de la deuda” y espera que la deuda decline este año como resultado de esa apreciación y la corrección del “overshooting” del tipo de cambio en 2018. Desde que arriesgó ese pronóstico, el único apreciado ha sido el dólar (siete por ciento en lo que va de abril).

Si la tendencia no se revierte, el Fondo habrá perdido otro argumento fundamental para respaldar su expectativa optimista sobre la evolución futura de la deuda argentina. En ese caso, tal vez los representantes de los fondos de inversión que por estos días han peregrinado hasta Buenos Aires para auscultar los planes de la oposición respecto del pago de la deuda, deberían reservar pasaje a Washington para asegurarse que no sea el propio Fondo quien plantee primero que los vencimientos de sus bonos necesitan prorrogarse.

 

9 Comentarios
  1. Luis Juan dice

    Estimado Sebastián:

    Me permito incorporar a su análisis algunos párrafos que Noam Chomsky escribe en su libro: “Las intenciones del Tío Sam”.

    Para no abusar de la posibilidad que ofrece este prestigioso medio, a los que de alguna manera queremos participar con aportes que seguramente sabrán mejor que el suscripto interpretar, a favor del mejor entendimiento de los lectores; es que los distribuyo entre los distintos especialistas económicos que participan como columnistas.

    “- Hablar de ello es una cosa, ¿pero de verdad saben qué hacer?”

    “- Sí creo que tienen una pista. Si se escucha a economistas listos como Bob Solow, que comenzó el debate en litfle Rock, te das cuenta de que tiene un puñado de bonitas ideas.”

    “Lo que quieren hacer lo hacen abiertamente Japón y Alemania y cualquier economía funcional; básicamente confiar en las iniciativas gubernamentales que proporcionan las bases del beneficio privado.”

    “En la periferia de Japón, Corea del Sur y Taiwan por ejemplo, estamos asistiendo a una salida del modelo del Tercer Mundo, y una entrada en un modelo de sociedad industrializada a través de una intervención estatal masiva.”

    “No solamente el Estado es suficientemente poderoso para controlar a los trabajadores, también es capaz de controlar al capital. Durante los años ochenta América latina tuvo un gran problema de evasión de capitales porque estaba abierta a los mercados internacionales de capital. Corea del Sur no tiene ese problema, existe la pena de muerte para ese delito. Como cualquier analista con sentido común, usan el mercado para atraer capitales, pero controlados por una dirección central.”

    “Estados Unidos lo ha estado haciendo indirectamente a través del sistema del Pentágono, que es el paradigma de la ineficacia. Ya no va a funcionar tan bien como antes, de manera que a nuestros gobernantes les gustaría ahora mantenerlo sin tapujos. La cuestión es si se va a poder hacer. Un problema es el enorme déficit que nos ha legado la administración Reagan, federal, a nivel de Estado, local e incluso a nivel de ama de casa, lo que hace extremadamente difícil implementar programas constructivos.”

    “- No hay capital disponible.”

    “- En efecto. Probablemente eso formó parte intencionadamente del programa de Reagan de endeudarse y gastar.”

    “- ¿Eliminar el capital?”

    “- Recuerdo hace 10 años, cuando David Stockman, director de la Oficina del Presupuesto en los primeros años de Reagan, fue despedido y mantuvo algunas entrevistas con el periodista económico William Greider.”

    “Entonces Stockman sostuvo que se trataba de poner coto a los gastos sociales, por el camino de la deuda.”

    “Pero siempre habría suficiente para subsidiar a los ricos. Aunque no se podía ayudar a las madres con hijos a su cargo; el dinero sólo para los ejecutivos de las grandes empresas.”

    “De cualquier forma el problema de la deuda, en lo que a su volumen se refiere, no debería ser un gran obstáculo. Ya hemos tenido déficits mucho mayores, no en valores absolutos, pero sí comparados con el Producto Interior Bruto. El monto total de la deuda esta sujeto a sus diferentes formulaciones estadísticas.”

    “Se la puede revestir de distintos ropajes según se formule. En cualquier caso no supone algo que no pueda ser solucionado.”

    “La cuestión es ¿qué se ha hecho con todo ese dinero? Si todo lo que se ha gastado en los últimos 10 años hubiese sido destinado a propósitos constructivos, infraestructuras o inversiones productivas por ejemplo, estaríamos de acuerdo. Pero, de hecho, los gastos han ido a parar al bolsillo de los ricos, o han estado destinados al consumo, lo que significa incrementar las importaciones, y por lo tanto el déficit comercial. A la manipulación financiera o a pura especulación. Todos, objetivos dañinos para la economía.”

  2. eduardo valcarce dice

    Si para contraer la deuda el pais deudor no cumplio con los requisitos normativos internos ,y el acreedor incumplio con sus reglamentaciones internas , juridicamente se puede reclamar su pago .-
    Si el credito fue mal solicitado , y el que lo concede no cumple con sus estatutos ,no corresponde plantear sus nulidades .-

  3. apico dice

    Dije hace un tiempo,y lo vuelvo a reiterar,que la suma de tres irresponsables,Banon,Lagarde y Macri,conduce directamente al default de ARGENTINA,QUE CUAL FICHA DE DOMINÓ SE ESPARCIRÁ POR EL CAPITALISMO MUNDIAL PROVOCANDO UNA NUEVA CRISIS MONETARIA INTERNACIONAL.lA PREGUNTA ES ¿SERÀ JUSTICIA POÉTICA COMO ME ANIMÉ A DECIR LA PRIMERA VEZ,O SERÁ QUE EL SECTOR FINANCIERO MUNDIAL NECESITA DE UNA NUEVA CRISIS MUNDIAL PARA NUEVAMENTE RECAPITALIZAR SUS BANCOS?…EN POCO TIEMPO LO VAMOS A SABER.

  4. Ricardo Alberto Comeglio dice

    Con el diario del lunes y las nuevas medidas del BCRA apadrinadas por el FMI, está claro que ya no hay pacto, contrato, regla, norma o política económica que sea respetada ni por el Gobierno argentino ni por el FMI. Esto es un viva la pepa y sálvese el que pueda. Está agotada la teoría económica y ya no saben más qué hacer, tanto a nivel gubernamental argentino como a nivel del FMI, presionado éste por el Tesoro de USA que quiere mantener viva la esperanza de un segundo mandato de Macri pero no por lo que Macri representa, sino por lo que está en juego en la geopolítica regional.
    Venezuela es el asunto, no Macri o la Argentina y Macri es el títere ideal para mantener la posibilidad de seguir asfixiando al pueblo de Venezuela.
    Saben que si gana Cristina inmediatamente llegará el acuerdo con Venezuela para afrontar en paralelo el embate de los sicarios del mundo financiero.
    Pero visto el nuevo escenario otorgado por el FMI estamos en clara presencia de una timba y rifa de todo lo prestado con el fin de que gane Macri y luego se verá quién le ayuda para levantar este muerto que a partir de hoy lunes 29 de abril acaban de tirarle a la Argentina al permitir pagar con dólares prestados el festival de fuga de capitales.
    Si pierde Macri se aseguran con esto que no habrá un puto dólar para nada y que será obligatorio entrar en default, quedando entonces mansillado el «populismo» porque a él le enrostrarán el haber defaulteado, dado que estos neoliberales tienen la misma característica en todo el mundo: SON INMADUROS y no asumen nunca lo que hacen.

  5. Mario Rodríguez dice

    Lagarde se juega sus últimas fichas para sostener el rancho, que se le está volando. Es perfectamente consciente de que si se cae su acuerdo con Argentina, será ejectada de su cargo en el FMI mediante un «shot in the ass». Se la nota bastante desesperada.

    1. Pablo Grigera dice

      Excelente intercambio de comentarios. Viene bien leer cosas elaboradas y no clichés, aun (pseudo) progres, que abundan por ahi .

  6. JOE AUBERGINE dice

    Sabe el gauchaje local
    que al que galopa sin silla
    le queda la rabadilla
    como el tujes muy muy mal.
    El que hincha su morral
    con piedras pa presumir
    tambien debe de asumir
    que al final de la jornada
    de comer no tendrá nada
    antes de ir a dormir.

    1. Carlos Isa dice

      Buenisimp!!

    2. Ernesto Oscar dice

      Gracias Joe Aubergine por el poema, tan certero como el Martín Fierro.
      Pa’ que lo entienda el de alpargatas
      Y salga a espantar las ratas.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.