Y TU MAMÁ TAMBIÉN

Los papeles del fideicomiso de Alicia Blanco Villegas

 

Alicia Blanco Villegas tiene 85 años. Y un nuevo abogado llamado Ricardo Lifsic, un ex directivo de Socma amigo de su hijo, el ex Presidente Mauricio Macri. En agosto de 2021 presentó en la Agencia Federal de Ingresos Públicos (AFIP) un escrito espontáneo para blanquear la titularidad de un fondo fiduciario de 25 millones de dólares en el Principado de Liechtenstein, presentado como propio por su hijo Gianfranco en diciembre de 2016 durante el sinceramiento de capitales impulsado por el entonces gobierno, como respuesta oficial al escándalo de los Panamá Papers. El escrito fue la última pieza de la documentación que incorporó la AFIP en una investigación de veinte meses que presentó en la Justicia penal económica. Alicia Blanco Villegas quedó en las puertas de una imputación por evasión agravada con penas previstas de tres años y medio a nueve años de prisión. Por esas razones, una parte de la familia cree que, mal asesorada legalmente, la última movida responde a intereses del ex Presidente.

 

 

Un trust

Un trust es un fideicomiso. Para la Real Academia Española, un fideicomiso es una disposición por la cual el testador deja su hacienda, o parte de ella, encomendada a la buena fe de alguien para que la transmita a otra persona o la invierta del modo que se le señala. Quiñel Trust Reg es un fondo fiduciario alojado en el Principado de Liechtenstein desde el año 2000. Alicia Beatriz Blanco Villegas es la beneficiaria titular. Es la primera esposa de Francisco Macri y madre de Mauricio, Sandra (ya fallecida), Gianfranco y Mariano. La AFIP develó dos cuentas asociadas al trust con depósitos de 24.935.494,34 dólares. También descubrió que, en diciembre de 2016, Gianfranco Macri los declaró como propios en el marco del blanqueo de capitales, promovido por la ley 27.260, sancionada bajo el gobierno de su hermano. La ley permitía el blanqueo a hermanos de funcionarios públicos, pero se lo prohibió a los progenitores.

La investigación resumida en un dictamen de 44 páginas fue presentada el 9 de septiembre en el juzgado penal económico de Diego Amarante. El organismo sostiene allí que “a raíz de lo fiscalizado, se vislumbra que Gianfranco Macri habría blanqueado cuentas en el exterior, de un fideicomiso, del cual la señora Blanco Villegas era titular beneficiaria, que por ser madre de un funcionario, se encontraba impedida de acceder al régimen de exteriorización”. La noticia se conoció esta semana a raíz de la publicación del periodista Gabriel Morini, activó una denuncia penal de Rodolfo Tailhade y el costado tuitero de la Vicepresidenta Cristina Fernández: “Era tu papá, eras vos y tu mamá también”, escribió.

 

 

 

El Cohete muestra en esta edición los papeles de la investigación de la AFIP, la letra chica de la ley que explica por qué la famiglia no usó como alternativa el decreto posterior que extendió el blanqueo a los progenitores. Y da cuenta de la causa de origen que permitió llegar hasta aquí. En ella, Mariano Macri declaró, en septiembre de 2020, que los fondos blanqueados en un caso paralelo no eran ni de él ni de su hermano Gianfranco, sino que habían sido desviados ilegalmente desde Socma. La declaración evitó el cierre del expediente, activó el pedido de información a la AFIP y la elaboración de una hipótesis según la cual el juez sostiene que a la luz de las declaraciones del hermano menor de los Macri debe investigarse no sólo la evasión no declarada, sino también el procedimiento de blanqueo para determinar si se buscó ocultar la figura de Francisco Macri u otras personas humanas o jurídicas relacionadas con él. El caso de Alicia Blanco Villegas, detrás del nombre de un fondo reconocido por Gianfranco como propio, prueba que no estaba equivocado.

 

 

Franco y los tres.

 

 

 

El hallazgo

Liechtenstein es un principado minúsculo con paisajes de montañas ubicado entre Suiza y Austria. Y es una guarida fiscal. La AFIP comenzó a mirarlo el 31 de enero de 2020, poco después del cambio de gobierno. Para entonces, la Agencia detectó que Alicia Blanco Villegas no había declarado una cuenta radicada allí. La investigación pasó por diversas áreas del organismo, pero la primera información importante parece haber sido aportada por un apoderado de la contribuyente. Cerca de la fecha del vencimiento de un primer requerimiento, el apoderado Juan Manuel Coya reveló que el trust había sido declarado, pero no por ella, sino por Gianfranco Macri. En la presentación, sostuvo que Quiñel Trust Reg operaba a través de una sociedad llamada Reata Pacific Ltd., titular de dos cuentas de inversión: Credit Suisse y Pershing LLC USA. También que todos sus bienes y saldos, en un cien por ciento, habían sido incorporados en las declaraciones de Bienes Personales e Impuesto a las Ganancias de Gianfranco Macri durante el año fiscal 2017. Agregó que se trataba del hijo de la beneficiaria, Alicia Beatriz Blanco Villegas. Y que todo había ocurrido en el contexto de las normas vigentes.

Los Macri tienen un curioso sentido del humor. En español, “reata” es la mula que se añade al carro para tirar delante. En italiano significa, lisa y llanamente, delito.

 

 

 

 

A continuación, la Dirección de Control Grandes Contribuyentes Nacionales del organismo comprobó que, efectivamente, Gianfranco Macri había incorporado datos de esas compañías en su declaración, pero sin precisiones y sin mencionar siquiera el monto total sincerado. En ese contexto, el organismo convenió una cooperación con el Principado de Liechtenstein. El 3 de octubre de 2020 obtuvo la respuesta.

De acuerdo al informe de Liechtenstein, Quiñel Trust Reg existe desde el año 2000. Según el estatuto de 2011, la única e ilimitada beneficiaria de capital y de las rentas “durante toda su vida” era Alicia Beatriz Blanco Villegas. El informe también señaló que el trust tenía segundos y terceros beneficiarios, pero sólo podían acceder al capital en caso de fallecimiento o incapacidad definitiva y constatada de la beneficiaria principal. En ese sentido, el informe indicó dos cosas: que Alicia no era propietaria, sino beneficiaria y que era la única beneficiaria posible mientras estuviera con vida o no fuera incapaz. También señaló que el trust no tuvo cambios de beneficiarios para el período 2017, un dato central porque la ley blanqueaba bienes para atrás.

 

 

Letra chica

En agosto de 2017, Horacio Verbitsky escribió que el blanqueo de capitales fue una respuesta del gobierno de Macri a los Panamá Papers. La nota revelaba la lista de familiares, socios y amigos del Presidente que se habían acogido al beneficio, encabezada por Gianfranco con un capital blanqueado de 35 millones de dólares. Hoy es posible pensar que no sólo era una respuesta a los Panamá Papers, sino una llave para trabar investigaciones posteriores a partir de una serie de excepciones en sus artículos, ahora evocados por la defensa de Gianfranco.

La ley fue objetada por el entonces Frente para la Victoria, que pedía que no alcanzara a familiares hasta el cuarto grado de consanguinidad. La posición no prosperó. La norma aceptó el blanqueo de hermanos, aunque excluyó a los funcionarios, sus cónyuges, hijos y progenitores. En una entrevista con El Cohete Radio, Sergio Massa recordó aquel debate y la desesperación de Mauricio Macri. Para entonces, Felipe Solá era vicepresidente de la Cámara de Diputados. Y advirtió a sus compañeros de bancada: “Ojo con los parientes”. Hubo una reunión de varios diputados. El día de la sanción se juntaron Mario Negri, Axel Kicillof y Graciela Camaño. Axel les dijo lo mismo: “Ojo que esto es esconder un elefante en una manada de elefantes”. En ese contexto se da una situación particular, contó Massa. “Empiezan a venir los ministros y Rogelio (Frigerio) me dice que Mauricio Macri quería hablar conmigo. En la charla había varios. Para mí el tema era pasa-no-pasa, no íbamos a ceder. Le dije que ese era nuestro aporte en la discusión de la ley. Y me vuelve a llamar a la noche para que cambie de opinión. Le dije que de ninguna manera. Y a partir de ahí, obviamente, empieza la descalificación personal”.

 

 

“Ojo con los parientes”, advirtió Felipe Solá.

 

 

Luego de la sanción, Mauricio Macri firmó el decreto 1.206 del 29 de noviembre, mediante el cual amplió el beneficio a familiares de los funcionarios públicos que habían quedado excluidos. La constitucionalidad del decreto se discute desde entonces. Camaño presentó un proyecto de ley para revocarlo. Felipe Solá, una denuncia penal que aún está en la Corte. La vía del decreto no fue usada por la familia. Optaron hacerlo a través de Gianfranco. ¿Por qué?

La ley 27.260 incluyó dos párrafos en el artículo 38 que ahora esgrime Gianfranco en su defensa. El artículo dice que las personas excluidas del beneficio, como padres o esposas, podían acceder al blanqueo en cabeza de un pariente si el titular del bien prestaba su conformidad. A criterio de Gianfranco, eso justificaría el blanqueo del fideicomiso de su madre. Pero la AFIP sostiene lo contrario: Alicia Blanco Villegas no era titular del fondo, sino beneficiaria o administradora. Esa diferencia que parece sólo semántica es importante porque significa que tampoco podía autorizarlo.

Lo dicen así: “En resumen, se puede concluir que la responsable poseía el carácter de fiduciante y beneficiaria del patrimonio fideicomitido constituido bajo Quiñel Trust Reg, manteniendo plenas facultades para administrar los bienes a través de las instrucciones impartidas al fiduciario. Por lo tanto, esta Asesoría Letrada entiende que, en el presente caso, correspondía que las cuentas cuya titularidad ostentaba el mencionado fondo fiduciario fueran exteriorizadas por la contribuyente, ello con arreglo a las disposiciones expresamente contempladas por el artículo 39 de la Ley de Sinceramiento Fiscal”.

¿Ella podía hacerlo? No. Y también lo responden. “Cabe tener en cuenta que el artículo 82 del citado plexo legal excluía del régimen, entre otros, al Presidente de la Nación y al jefe de gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en tanto que el artículo 83 extendía dicha limitación a los padres de los citados funcionarios. (…) En consecuencia, puede inferirse que la señora Blanco Villegas se encontraba impedida de acceder a los beneficios del régimen de sinceramiento fiscal, en atención a verificar la condición de familiar –madre– de un funcionario público”.

 

 

El residente

En agosto de 2021, con la investigación de la AFIP avanzada, Alicia Blanco Villegas se presentó de manera espontánea en el expediente. Gianfranco había cambiado su residencia a Uruguay. Y ella reclamaba la propiedad de los fondos. Fue una de las últimas pruebas recogidas por la AFIP antes de presentar el escrito en el juzgado de Amarante. “Dado que el Sr. Gianfranco Macri ha perdido la condición de residente argentino en el ejercicio fiscal 2020 y que poseo la administración y control de los activos del Trust en la actualidad, he incorporado:

  1. en mi declaración jurada del Impuesto a las Ganancias correspondiente al período fiscal 2020, las rentas netas de fuente extranjera generadas por los activos que integran el fideicomiso del exterior objeto de análisis, y
  2. en mi declaración jurada de Bienes Personales, los activos que integran el mencionado Trust”.

Agregó que lo hacía dado que “se produjo únicamente un cambio en el contribuyente que declara los bienes a fines impositivos en Argentina”. Entre los bienes describió: dinero y depósitos Pershing Quiñel Trust Reata Pacific Ltd., Credit Suisse Quiñel Trust Reata Pacific Ltd., y Títulos, Acciones, Cuotas o Participaciones y Otros. Títulos valores: Quiñel Trust y Reata Pacific Ltd.

 

 

 

Mariano

La causa del juzgado de Amarante es un desprendimiento de los Panamá Papers, llamado Paradise Papers, de diciembre de 2016. La fiscalía de Hamburgo detectó dos sociedades offshore vinculadas a los Macri que no habían sido declaradas: BF Corporation S.A. y EQT S.A. La Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC) investigó y presentó una denuncia en el juzgado federal de Sebastián Casanello. BF Corporation estaba a nombre de Gianfranco y Mariano Macri, y ambos quedaron imputados en la causa por el giro de dinero no declarado a una cuenta suiza del banco Safra, cuya titularidad era de la compañía. La investigación pasó luego al juzgado penal económico por un delito menor de evasión y no de lavado. Y desde entonces, la fiscalía pidió dos veces el sobreseimiento. No sólo porque el dinero no declarado había sido exteriorizado vía la ley de blanqueo, sino porque, como hermanos ,tampoco estaban impedidos de hacerlo. El juez demoró en pronunciarse, pidió nuevas medidas de prueba y finalmente no hizo lugar al sobreseimiento. En medio había escuchado una declaración de Mariano Macri. Tal vez su primera declaración judicial.

Mariano se presentó por primera vez en el expediente en febrero de 2020 y declaró en septiembre de ese año. “Se me pretende otorgar un perdón legal por un hecho en el que no he participado –dijo– y que para peor no es más que un paso en un fraude cometido en mi perjuicio”. Pidió una investigación. Y agregó que el sobreseimiento de Gianfranco “tiene una lógica en el marco de su interés: la tenencia que invoca es simulada y se trata de utilizar el régimen de sinceramiento para encubrir y legalizar fondos desviados de la compañía que integro como accionista, Socma. Cuanto antes termine el caso y sin investigación de fondo, mejor para quienes desviaron fondos de la sociedad”.

 

 

Mariano con su primera esposa, Marie France Peña Luque, con su hermano y con su primo Jorge. Foto: Perfil.

 

 

En la declaración también explicó que “no fue esa la única cuenta utilizada mediante la interposición de personas. También sinceró una suma millonaria en dólares… (Leonardo) Maffioli”, dijo sobre uno de los directivos históricos de Socma. “Un dependiente de Socma –agregó– que nunca pudo haber generado fondos que no fueran desviados de su empleadora, ya que ella proveía su única fuente de ingresos. Y eso ocurrió también con otras personas interpuestas que tenían cuentas que sólo podían ser alimentadas por su empleadora, Socma”.

Además, reiteró que los administradores de Socma utilizaron a sus directores y dependientes para mantener en el exterior dinero desviado del patrimonio societario, luego blanqueado a partir del sinceramiento. Desde entonces, Mariano Macri repite esto en diversos espacios. Lo dijo en el libro de Santiago O’Donnell, en una entrevista reciente con Jorge Fontevecchia. Y esta semana se presentó en búsqueda de estas respuestas en la causa por la condonación de la deuda del Correo, donde pidió ser querellante. Ahora está representado por nuevos abogados, Maximiliano Rusconi y Gabriel Palmeiro. “Yo también quiero saber qué es lo que hicieron y que quede claro que soy un perjudicado en todo esto”, suele decir.

 

 

Lo que viene

El juez pidió en ese expediente información a la AFIP de blanqueo y patrimonio. Y ahora deberá analizar qué hace con el dictamen del organismo. El futuro de la causa también estará cruzado por la denuncia que presentó el viernes pasado Rodolfo Tailhade en el juzgado de Ariel Lijo, en este caso, contra Blanco Villegas, Mauricio y Gianfranco Macri por lavado y evasión tributaria agravada. El juzgado también tiene la denuncia del decreto de blanqueo. Lijo se dispone a tomar alguna medida para documentar la denuncia, pero hasta que la Corte no diga algo sobre el decreto, el juzgado entiende que no puede avanzar más que en medidas simbólicas. Estas no son todas los novedades que introdujo el informe de la AFIP. También encontraron el nombre de Francisco Macri en otra de las sociedades blanqueadas por Gianfranco, en ese caso, llamada Wanama Capital Inc. También allí descubrieron que el hermano del ex Presidente omitió declarar la compañía que estaba por detrás, JRI Company de Antillas Holandesas. Otra de las matrioskas o naves nodrizas. Pero eso es para otra edición.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí