Yo te lo dije

Una burguesía predatoria que quería colonizar el sistema político y la amenaza de plagas aterradoras

A raíz de la pandemia y de la situación política del país, recordé un seminario convocado en 1999 por la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional (ACDI) en la sede de la CEPAL en Santiago de Chile, al que fui invitado como presidente del CELS. Para mi sorpresa, dos décadas después puedo suscribir punto por punto lo que planteé entonces, en especial lo referido a la colonización del sistema político por una burguesía predatoria, el abandono de los valores colectivos como la educación y la salud, la degradación de las condiciones de vida de la población, la reaparición de pestes y plagas medievales y el surgimiento de enfermedades nuevas. Con la transcripción textual de las preguntas enviadas por la agencia canadiense y de mis respuestas escritas, dejamos inaugurada en El Cohete la modesta sección Yo te lo dije.

 

 

¿Cuáles son las decisiones críticas que deben enfrentar los gobiernos de América del Sur en los próximos cinco años y a largo plazo?

En los próximos cinco años:

– adoptar políticas fiscales y de gasto público progresivas que reduzcan la brecha social entre una minoría con niveles de consumo sofisticado y la mayoría que se debate en torno de la línea de subsistencia.

– condicionar todo emprendimiento económico, público o privado, a la creación de empleo y la reconversión de la mano de obra desplazada por las políticas de ajuste del sector público y la incorporación de tecnología en el privado.

– abstenerse de responder con medidas penales a la problemática social.

– coordinar entre los países de la región la despenalización del consumo de sustancias estupefacientes, de modo que un problema de salud pública de Norteamérica y Europa no se convierta en un problema de seguridad en América del Sur.

– combatir las prácticas corruptas en la relación del poder económico con el sistema político.

– controlar la prestación de los servicios públicos de gestión privada.

– propender a una más completa separación e independencia de los poderes y a un desenvolvimiento más eficiente del sistema institucional en su conjunto.

 

A largo plazo:

– conciliar políticas que tiendan a la prosecución de metas macroeconómicas con otras que impliquen grados crecientes de homogeneidad social.

– garantizar que las políticas de integración no impliquen un deterioro adicional de los niveles de empleo y remuneraciones.

– reasignar recursos privilegiando la inversión en desarrollo humano (educación, salud pública, vivienda).

– elaborar una estrategia propia para enfrentar el problema de la drogadependencia, concebida como un asunto de salud pública y no de seguridad nacional, que incluya inversión en el entorno social afectado. Legalización gradual del comercio de sustancias estupefacientes: regulación en lugar de prohibición.

– mantener a las fuerzas armadas lejos de toda tarea de seguridad interior y control social.

¿Cuál es el modelo de desarrollo actual que caracteriza a la América del Sur y cuáles han sido las experiencias positivas y negativas que han producido?

El modelo de desarrollo predominante es la democracia de mercado. Se caracteriza por la elección de los gobernantes por el voto popular y la liberalización económica. Ostensibles mejoras en los indicadores macroeconómicos coexisten con un inocultable agravamiento de la crisis social.

Las experiencias positivas han sido:

–  conclusión de las dictaduras militares violadoras de los derechos humanos,

– funcionamiento continuado de las instituciones republicanas

– establecimiento de un ambiente de libertad,

– control de los procesos inflacionarios,

– reanudación del crecimiento medido por indicadores macroeconómicos.

Las experiencias negativas han sido:

– destrucción de industrias y puestos de trabajo por la apertura indiscriminada, con su correlato de desempleo y patologías sociales asociadas: crisis familiar, violencia urbana, drogadependencia, guetización,

– dependencia creciente de las inversiones externas de corto plazo e incremento del endeudamiento externo pese a las renegociaciones globales y la enajenación de activos públicos a cambio de deuda antigua,

– deterioro de los servicios públicos de educación y salud,

– corrupción en los procesos de privatización y en el financiamiento de la actividad política,

– notable incremento de la concentración económica, con impacto regresivo sobre la distribución del ingreso,

– insuficiente separación de los poderes,

– planteamiento de un problema de salud pública (como el consumo de sustancias estupefacientes) en términos de seguridad nacional y con recursos propios de un conflicto bélico, lo cual tiende a la militarización de la sociedad y la relativización de los derechos individuales.

En su opinión, ¿cuáles son los tres obstáculos más importantes que confronta el desarrollo actual de América del Sur y la realización de su potencial de desarrollo futuro?

– el agudizamiento de la polarización social, con el consiguiente despilfarro de recursos humanos.

– la existencia de una burguesía de rapiña, inconsciente de sus responsabilidades sociales y decidida a colonizar el sistema político.

 

 

Esto fue escrito tres años antes de que Maurizio Macri iniciara su carrera política.

 

– la creciente militarización de la sociedad, en favor y en contra del comercio de sustancias estupefacientes y como forma de control social.

Si estos obstáculos fueran enfrentados con acciones (políticas y programas) eficaces, ¿cómo describiría el impacto en la situación económica, política, social, de medio ambiente, y cultural actual?

indicadores macroeconómicos más modestos pero mejoramiento de la homogeneidad social y los indicadores de desarrollo humano (empleo, educación, salud pública),

– perfeccionamiento de la capacidad de arbitraje del sistema político entre actores sociales,

– democratización de la democracia, mayor separación e independencia de los poderes,

– fortalecimiento de los derechos políticos y las garantías individuales,

Si estos obstáculos no fueran enfrentados en forma eficaz, ¿cómo describiría el impacto en la situación económica, política, social, de medio ambiente, y cultural actual?

La agudización extrema del cuadro actual produciría una situación de fracturas múltiples, de una profundidad hasta ahora desconocida:

– concentración económica extrema, transnacionalización, reprimarización, primacía de los servicios y decaimiento de la industria, con unas pocas unidades productivas de elevado nivel tecnológico dirigidas a la exportación o a mercados internos reducidos y de alta capacidad de consumo y sofisticación, y destrucción de las unidades dirigidas a la producción de bienes de consumo masivo esencial,

– colonización del sistema político por los capitales más concentrados y desvanecimiento de su capacidad de arbitraje entre sectores sociales. Funcionamiento de la democracia representativa como una mera fachada;

– desempleo, analfabetismo y delictividad masivos, reaparición de pestes y plagas medievales y surgimiento de enfermedades nuevas;

 

 

Peter Brueghel, El triunfo de la muerte. Fragmento, 1562 – 1563.

 

 

– ciudades fortaleza, con hipertrofia de las funciones de seguridad, en detrimento de las libertades públicas y los derechos individuales;

– poblaciones cautivas de los carteles de la droga y de las organizaciones internacionales erigidas con el alegado propósito de combatirlos; masacres frecuentes en unidades penitenciarias superpobladas; aniquilamiento del derecho liberal.

Si tomamos en cuenta estos dos posibles resultados, ¿qué cambio de orientación daría usted al modelo de desarrollo actual en América del Sur?

La respuesta está implícita en las contestaciones a los cinco puntos anteriores.

Desde su punto de vista, ¿cuál es el papel que el ACDI puede desempeñar en América del Sur para ayudar a sobreponer los tres obstáculos que usted identificó en la pregunta 3.0 y cómo podría también ayudar a que los gobiernos de América del Sur enfrenten estos problemas en forma eficaz?

Mi desconocimiento de las actividades del ACDI dificultan la respuesta. Con esta salvedad, pienso que todos sus programas en América del Sur deberían incluir asistencia específica a casos tipo y difusión masiva de los principios que los inspiran. Por ejemplo:

– programas que tiendan a la capacitación y reconversión de mano de obra desplazada y a la salud pública, y simultánea divulgación de la importancia económica asignada a la preservación y aprovechamiento de los recursos humanos;

– programas que tiendan a la capacitación y reconversión de la clase empresarial, con acento en sus responsabilidades sociales y simultánea divulgación de la importancia asignada a la supremacía de la representación política sobre los intereses corporativos

– programas de asistencia que contemplen la drogadependencia como un problema de salud pública y no de control social y simultánea divulgación de la importancia asignada al enfrentamiento de las patologías sociales con inversiones en desarrollo humano;

programas de derechos humanos, civiles, políticos y sociales, y simultánea divulgación de la importancia asignada a su respeto.

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí