Cabeza hueca

Una cabeza enorme y un ejército de seres diminutos

 

Estaba boca arriba tirada en el piso del patio. Tenía las extremidades cruzadas sobre el pecho y un gesto solemne alargado, como de conde Drácula. Una imagen mortal. Pensé en mandársela al Malvado, que otra vez no respondía. Era algo que él odiaba y yo quería molestarlo. Por dolerme, por no quererme como yo quería. Llamar su atención, devolverle las agujas, los golpes bajos. Habían entrado a su casa cuando era chico, fue una invasión. Su madre gritaba mientras de pronto trataba de cerrar las ventanas, en medio de la nube desesperada que lo tapaba todo. Millones de manchas cubrían al instante los vidrios y el caos metido en los ojos bloqueaba para siempre la visión. Me hizo acordar a esas escenas donde nada de lo terrorífico es sobrenatural. Lo común fuera de control. Ese miedo y la sensación perdurable en el cuerpo. El espanto encarnado. Igual que el amor. La evocación del amor, o su contracara. El cuerpo muerto. Una cáscara morada, ahí en el suelo, irresistible. Fui a preparar los elementos y por un rato me distraje. Hasta que vi de nuevo su nombre conectado en la grilla y el palpitar acelerado revolvió la pulsión por las venas. Volví al patio por venganza, decidida, armada. Pero no pude. Lo que fui a buscar ya no estaba, el cuerpo había desaparecido. Sólo quedaban desprendidas las alasperdidas por el camino como un deseo y, más allá, entre las plantas, un ejército de seres diminutos arrastrando la cabeza enorme, recorriéndola por dentro, devorándola hasta vaciarla.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

4 Comentarios
  1. irene frydenberg dice

    ¡¡impresionante!! imperdible

  2. Esposo de Mabel dice

    Voy a ser sincero: No lo entendí pero me gustó mucho.

  3. Jorge Arroñade dice

    Falta que se explique el autor de la pintura

    1. Ana María Valiente dice

      Qué texto Ángela Urondo!!!!… bellamente escalofriante..sos una genia…pero qué me sorprendo si corre x tus venas .

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.