Cronología de un absurdo

La secuencia de la injerencia del macrismo en la causa Memorándum

 

En una línea de tiempo que se inicia el 14 de diciembre de 2015, el abogado Alejandro Rúa marcó la sucesión de recursos judiciales, reuniones políticas, declaraciones públicas y fallos favorables a los intereses del gobierno de Cambiemos que tuvieron lugar solamente en el lapso que va entre esa fecha y el mismo mes de 2016 en relación con la causa del Memorándum de Entendimiento con Irán. Hasta ese primer lunes después de la asunción de Mauricio Macri, todas las instancias judiciales que habían intervenido en el expediente acordaban en que no hubo delito.

La intervención de Rúa fue el pasado miércoles en la segunda audiencia pública ante los jueces del Tribunal Oral Federal 8, María Gabriela López Iñíguez, Daniel Obligado y José Michilini, quienes deben resolver si llevan adelante o no el juicio. Ese día hablaron tres de los imputados: Carlos Zannini, Oscar Parrilli y Angelina Abbona, y sus abogados. Todos pidieron la nulidad de la causa, como lo había hecho la ex Presidenta Cristina Fernández de Kirchner en la primera audiencia pública, el viernes 16 de julio. En uno de los tramos más emotivos de su alocución, Zannini –que pasó 107 días detenido por esta causa– dijo que “la falta de esclarecimiento de los atentados de la AMIA y la Embajada de Israel, junto con los 30.000 desaparecidos, constituye un muro de impunidad de la política argentina”.

La presentación de Rúa retrotrajo la secuencia al 14 de enero de 2015. Ese día, en plena feria judicial, el fiscal Alberto Nisman había presentado su sonada denuncia contra CFK y sus funcionarios por el presunto encubrimiento del atentado a la AMIA. La jueza que lo subrogaba, María Servini de Cubría, no habilitó la feria porque consideró que “no se han acompañado las pruebas que le otorgan sustento”. A partir del 15 de enero, consideró Rúa, la “repercusión de la denuncia de Nisman desencadenó una serie de nuevas presentaciones a cargo de asiduos denunciantes en Comodoro Py”: Daniel Sarwer, Graciela Ocaña, Juan Mussa, Enrique Piragini y Santiago Dupuy de Lome. Mussa y Dupuy de Lome consideraron, como Nisman, que se había configurado el delito de “traición a la patria”. Así, para enero de 2015, ya se habían abierto dos expedientes distintos por una misma denuncia. Dupuy de Lome es un denunciante habitual del oficialismo, con casi 100 presentaciones en contra de Cristina, sus ministros y referentes políticos del Frente de Todos, según contó Alejandro Marinelli en la nota “Un muchacho como yo”, publicada en El Cohete a la Luna.

 

Santiago Dupuy de Lome.

 

 

 

La decisión de Rafecas

El 26 de febrero de 2015, el juez Daniel Rafecas decidió dos cosas: desestimar la denuncia de Nisman por inexistencia de delito y acumular a su nueva causa 777/2015 la denuncia de Dupuy de Lome “toda vez que se trata del mismo hecho denunciado en el marco de esta causa”. La sentencia de Rafecas provocó una serie de presentaciones judiciales de los dirigentes de Cambiemos, Juntos por el Cambio o Juntos (según el momento y el devenir de las alianzas electorales), Elisa Carrió, Federico Pinedo, Patricia Bullrich y Laura Alonso, quienes insistían en abrir el caso.

Hasta ese momento, la sala de Casación que intervenía en el trámite del Memorándum era la II, integrada por Ángela Ledesma, Juan Carlos Gemignani y el conjuez Luis Cabral. Rúa recuerda que, ante una licencia de Ledesma, la tuvo que reemplazar la jueza Ana María Figueroa porque todo el resto de los integrantes del máximo tribunal penal del país estaban “inhibidos de intervenir en la causa AMIA como en sus conexas o vinculadas”. Antes, el pleno de Casación había definido que en todas las cuestiones vinculadas a la investigación del atentado a la AMIA interviniera la Sala II. El fiscal Germán Moldes apeló, pero la Sala I sostuvo la postura de inexistencia de delito y así continuó hasta el 10 de diciembre de 2015.

 

 

Un diciembre frenético

Ese día Macri asumió y bailó desde el balcón de la Casa Rosada con su pareja Juliana Awada. Cinco días después, el 15 de ese mes, el viceministro de Justicia Juan Bautista Mahiques se presentó en el despacho de la jueza Figueroa, que ese año ocupaba la presidencia de la Cámara de Casación. Figueroa contó que Mahiques le preguntó “cuánto iba en demorar en sacar una sentencia en particular: la de ‘inconstitucionalidad del Memorándum de Entendimiento con Irán’”. Figueroa detalló a El Cohete escenas y diálogos de esa visita en la nota “Una intensa sospecha de parcialidad”. La magistrada, que por este episodio es testigo en la causa “Mesa judicial M”, juzgó este hecho como el primer caso del lawfare del gobierno que condujo Macri.

El 17 de diciembre, una acordada de Casación estableció que los jueces Gustavo Hornos y Mariano Borinsky integren las Salas I y IV en 2016. El lunes 21, siempre según la cronología de Rúa, se duplicó la denuncia y se abrió la causa 14.305/2015, originada en la presentación de Dupuy de Lome, con el mismo objeto que la presentada en enero de ese mismo año, pero con un nuevo elemento: la grabación de una conversación de 2013 entre el ex canciller Héctor Timerman y el presidente de la AMIA Guillermo Borger, difundida por un diario ese fin de semana. La denuncia de Dupuy de Lome se radicó ante el juzgado de Claudio Bonadío. En una entrevista con El Cohete, en octubre del año pasado, el abogado definió al fallecido juez federal como un “lobo solitario en Comodoro Py”. “Conmigo era uno de los pocos con los que se llevaba bien”, añadió.

El martes 22, la Sala II –sin la firma de Figueroa– dio por desistido el recurso, tal como solicitaba el recién asumido gobierno. Ese mismo día, Hornos visitó a Macri en la Casa Rosada (según la línea 1.340 del listado general). También ese mismo martes, el fiscal ante Casación Raúl Plee (organizador de la marcha del 18F por Nisman) remitió a su par Gerardo Pollicita la causa 777/2015 para que considere la “reapertura”. Pollicita le mandó la causa a Rafecas, que por segunda vez se opuso a la apertura de la investigación por “inexistencia de delito”.

 

 

2016

El 1 de febrero de 2016, Pollicita pidió la apertura de la causa. Un mes y medio después, el lunes 14 de marzo, el entonces presidente de la DAIA, Ariel Cohen Sabban, se reunió con la ministra de Seguridad Patricia Bullrich. Lo haría seis veces más durante ese año: sólo en el mes de julio, se vieron en tres oportunidades, los días 4, 11 y 25. El 31 de marzo Rafecas rechazó la apertura y Pollicita no apeló.

Al inicio de la audiencia del pasado miércoles, Mariano Fragueiro Frías, abogado de Carlos Zannini, mostró a través del Zoom el acta del 16 de mayo de 2016 por la que el Consejo Directivo de DAIA aprobó que la entidad se presente como querellante en la continuidad de la denuncia de Nisman “así como también (en) la causa contra Timerman”, según consta en dicho texto.

El viernes 24 de junio, Cohen Sabban se reunió con Macri en Olivos. El lunes siguiente, 27, Borinsky fue a Olivos. Ese día se reuniría la comisión directiva de DAIA. El abogado Santiago Kaplun, apoderado de la entidad –y socio de Ramiro Rubinska, cuñado de Borinsky– contó en el encuentro que en la reunión con Macri se charló sobre el Memorándum y las “causas judiciales atentado y colaterales”. También se conversó “respecto al avance de los escritos a ser presentados en la causa de la denuncia del fiscal Nisman” que en ese momento se encontraban “en instancia de preparación”. El 7 de julio, el apoderado de DAIA se presentó ante el juzgado de Bonadío para considerarse “particular ofendido”. Pero faltó un papel: Kaplun sólo tenía un poder general judicial. Y Bonadío le tuvo que pedir que cumpliera con el artículo 83 del Código Procesal Penal que incluye “la acreditación de los extremos de personería”. “No volvieron más”, reconstruyó Rúa.

Ante la ausencia del poder, y pasada la feria judicial de julio, el 2 de agosto de 2016, el presidente de la DAIA Cohen Sabban solicitó “ser tenido como querellante” en el caso 777/2015. Exigió la apertura invocando “un nuevo elemento fundamental”: el audio de la llamada entre Borger y Timerman.

 

Ariel Cohen Sabban.

 

 

El viernes 5 de agosto, el juez Rafecas rechazó por tercera vez abrir la investigación. Entre sus argumentos dijo que carecía de “asidero” la reapertura y ratificó que la “postura oficial” de la Argentina fue la misma “antes, durante y después de la firma del Memorando”. Las alertas rojas de Interpol de los acusados iraníes siempre se mantuvieron vigentes. Ese mismo 5 de agosto, Bonadío le pidió a Rafecas la causa 777/2015. El lunes 8, Rúa y su socia Graciana Peñafort presentaron, en defensa de Timerman, la excepción de falta de acción en “rechazo a otra maniobra de forum shopping en el caso”. Advirtieron que “el sistema jurídico-judicial debe repudiar esta maniobra”. El mismo 8 de agosto, Hornos volvió a visitar a Macri en la Casa Rosada (línea 32.225). Al día siguiente, el ex mandatario se reunió con Borinsky (línea 32.479).

El 11 de agosto, en Comodoro Py, el fiscal Pollicita y el presidente de la DAIA apelaron la desestimación del juez Rafecas. Y en Olivos Borinsky visitó a Macri. Volvería allí el 24 de ese mes, el 7 y 15 de septiembre y el 7 de octubre.

Las actuaciones llegaron a Casación los primeros días de noviembre: el 1° de ese mes ingresó a la Sala IV la causa 14.305/2015 (la originada por Dupuy de Lome) y el 4 a la Sala I (la 777/2015). “Para ese entonces, los jueces Hornos y Borinsky habían mantenido ya 10 encuentros con Macri, tanto en Casa Rosada como en la Residencia Presidencial”, subrayó la defensa encabezada por Rúa. Al día siguiente, el 2 de noviembre, la defensa de Timerman recusó a Hornos y Borinsky en la Sala IV, algo que ellos mismos rechazaron in limine. También recusaron a Hornos y Borinsky como integrantes de la Sala I.

El 8 de noviembre se dio el desistimiento del recurso por el fiscal Javier De Luca. Sostuvo que se estaría incurriendo en la violación a la garantía del ne bis in ídem y habló sobre forum shopping. Explicó que “es la posibilidad de elegir el órgano jurisdiccional que intervendrá en un proceso penal, en busca de la respuesta jurídica más favorable a sus intereses, con la consiguiente sospecha que genera sobre la imparcialidad del magistrado elegido”. El 9, Hornos visitó a Macri en Olivos. El 14, los jueces Hornos y Borinsky volvieron a rechazar la recusación de Rúa y Peñafort. En la reciente audiencia, Rúa sostuvo que las resoluciones de ambos jueces “se concretaron en violación de las garantías de juez natural e imparcialidad”.

En ese momento, el fiscal De Luca manifestó: “Nada de esto estaría ocurriendo si hubiera un solo juzgado de primera instancia, una Sala de la Cámara de Apelaciones y una Sala de la Cámara Federal de Casación (…) Es decir, por un asunto de diversificación del trabajo judicial, se ha generado la posibilidad del dictado de resoluciones contradictorias, con menoscabo para todos los interesados, no sólo para los imputados y sus defensas, sino para la sociedad toda. Con el agravante de que dos de los magistrados que suscribieron aquella desestimación son llamados a decidir en la presente (…) La causa de todo este desaguisado está a la vista (…) Entiendo que ahora nos encontramos frente a una buena oportunidad para que (…) el Poder Judicial, a través de esta Cámara Federal de Casación Penal, ponga fin a esta situación de incertidumbre y de lesión de garantías constitucionales”.

“Nada de eso pasó”, dice ahora, a cinco años de los hechos, Alejandro Rúa, que ahora representa a la ex procuradora del Tesoro Angelina Abbona, imputada.

 

 

Otro diciembre frenético

El 1° de diciembre de 2016, el presidente de la DAIA distinguió a Bullrich. La vio nuevamente en el Ministerio el 12 de ese mes. El 15, Hornos y Borinsky rechazaron recusaciones como integrantes de la Sala I. El lunes 19 hubo una “audiencia de informes” ante los jueces Hornos, Borinsky y Figueroa en el trámite del recurso CFP 777/2015. El 23, Borinsky visitó a Macri en Olivos (línea 13 de la lista). Y el jueves 29, último día hábil del año 2016, en el que terminaba la subrogancia que hacían de la Sala I, Hornos y Borinsky, finalmente, hicieron lugar a la apertura del caso y desplazaron a todos los jueces que sostenían la inexistencia de delito. Rúa pidió que sea anulada esa resolución “y todo lo actuado en consecuencia”. En una entrevista desde sus vacaciones en la Patagonia, Macri habló del “coraje” de Hornos y Borinksy por reabrir la causa de Nisman. Rúa recordó que él advirtió ese mismo 29: “Por lo pronto dejaron todo listo para que Bonadío haga su carnicería”. Este miércoles, Rúa pidió la nulidad ante la inexistencia de delito y para “poner fin al desgraciado absurdo de este trámite”. El próximo miércoles 11 tendrá lugar la tercera audiencia pública: hablarán el resto de los imputados y sus defensores. Y después tendrá que definir el Tribunal.

 

 

Los acusados y abogados defensores

Mariano Fragueiro Frías, abogado de Carlos Zannini:

  • “Esta audiencia pública es perfectamente válida. La audiencia oral que se está sustanciando frente al abandono de la parte acusadora (no se presentaron las querellas de la DAIA ni la de dos familiares de víctimas) es perfectamente legal y es inaceptable que la tilden de ilegal”.
  • “Quien hoy abandonó el juicio (la DAIA)] en ese momento no tenía poder. Había llegado hasta la Casación sin poder”.
  • “En esta causa intervinieron jueces que no eran los naturales”.

 

Carlos Zannini:

  • “Néstor Kirchner asumió la presidencia el 25 de mayo de 2003. Me indicó que me involucre con los familiares de las víctimas del atentado a la AMIA para abrir los archivos secretos, algo que hicimos a través de los decretos 291 y 249, todos del año 2003. El primero es del 30 de junio de ese año”.
  • “A 27 años de un hecho (el atentado a la AMIA) y 29 del otro (la voladura de la Embajada de Israel)] el Poder Judicial no pudo poner fin a la impunidad”.
  • “Esta causa es un disparate y payasesca, sigue libretos de fuera del Poder Judicial”.
  • “Esta causa se inició para proscribir a la entonces Presidenta CFK, quisieron influir en las elecciones de 2017. Eran tiempos de las visitas del juez brasileño Sergio Moro (que ordenó la detención de Lula Da Silva)».
  • “Mi voluntad fue siempre estar a derecho. Evitaron detenerme cuando me presenté en una delegación de Río Gallegos y me detuvieron en situación de nocturnidad. Pasé 107 días detenido. Comprobé personalmente que la prisión preventiva es un adelanto de la pena. El sistema está hecho para destruir a los presos y su familia”.
  • “El calvario no terminó en la excarcelación, la propia continuidad de la causa es un calvario”.
  • “Entre 2015 y 2019 hubo un apagón institucional, que no hubiera sido posible sin la debilidad de unos pocos integrantes del Poder Judicial, pero estratégicamente ubicados”.
  • “Señores jueces, sean valientes. Apliquen la ley sin temor al ruido mediático y a las presiones nacionales e internacionales”.

 

Aníbal Ibarra, abogado defensor de Oscar Parrilli:

  • “Acá lo que está en discusión en la injerencia prohibida del Poder Ejecutivo en una causa judicial”.
  • “La estrategia fue la reapertura (de la causa) y la persecución. Esto requería que Hornos y Borinsky estuvieran al frente de este expediente, pese a que en el pasado se habían excusado de intervenir en todo lo vinculado al atentado a la AMIA”.
  • “Si había un testigo para citar era Ronald Noble (entonces jefe de Interpol) y no lo citaron. ¿Fue una cuestión de criterio? No. Si declaraba Ronald Noble se le caía la causa como un castillo de naipes”.
  • “En esta causa se violaron tres principios: el juez natural; no tenían que intervenir Bonadío, ni Hornos ni Borinsky. El de ne bis in ídem, porque se armó una causa melliza, y el principio de imparcialidad de los jueces”.

 

Oscar Parrilli:

  • “Señores jueces y fiscal: ustedes tienen la oportunidad de demostrar que son distintos, que no todos son la cloaca o los sótanos de Comodoro Py, que tienen la intención de aplicar el derecho a todos por igual. Señores jueces: hay gente que los está mirando. A ver si la Justicia empieza a ser vista no como una amenaza, sino como una respuesta”.

 

Angelina Abbona:

  • “Es una causa armada con fines espurios. Se obvia la activa participación que tuvo Macri a través de su ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano”.

 

Eduardo Barcesat:

  • “Esto es la lógica del como sí”.
  • “Esta causa se tramó por fuera del espacio constitucional”.
  • “El fracaso de la investigación de la AMIA no es por el Memorándum, es de responsabilidad del Poder Judicial y de la interferencia que hubo en ambos episodios del Poder Ejecutivo”.
  • “Es tiempo de que este tribunal decida’’.

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí