DEFAULT y FMI

Ya revolotean los buitres para comprar una vez más papeles impagos en litigio

 

Antes de las PASO y de las medidas tomadas unilateralmente por el gobierno de Cambiemos  el 28 de agosto, se fugaron de la Argentina 73.170 millones de dólares entre el 1° de enero de 2016 y el 31 de julio de 2019 [1]; los niveles de desinversión bruta fija eran alarmantes, perforando este año el piso del 13% del PIB (no alcanza a generar fondos para la amortización de las máquinas y equipos); el consumo descendió fuertemente fruto de la desocupación y los bajos salarios y se incrementaron sideralmente la pobreza y la indigencia, que hace que hasta la misma Iglesia Católica llame a una “Emergencia Alimentaria” para asistir con un plato de comida a la población. El resultado de las PASO fue el fiel reflejo de la situación, el 68% de los sufragantes votaron contra la política del gobierno de Cambiemos.

Tras las PASO, las reservas internacionales del BCRA cayeron desde 66.039 millones de dólares al 9 de agosto a 56.713 millones de dólares a fin de mes. Es cierto que se pagaron REPO (seguros) por 2.639 millones de dólares para rescatar BONAR dados en garantía, pero 6.687 millones se fueron en tan solo en 15 días hábiles por compra de divisas, lo que significa, día tras día, un drenaje imposible de soportar hasta el fin del gobierno de Macri.

A eso se le suma que el total de títulos públicos en pesos y en divisas que vencen de agosto a diciembre de este año rondaban el equivalente a 23.500 millones de dólares, de los cuales eran LETES (Letras del Tesoro) en dólares 11.807 millones, que vencían y daban lugar a tres licitaciones por mes. Antes de las PASO, el rollover (cambio de deuda vieja por nueva) rondaba el 88% del total, en la licitación del 16 de agosto 2019 solo se renovó el 5% de la licitación (obviamente fue una repartición estatal) y el 28 de agosto la licitación de LETES en dólares se declaró desierta.

En ese marco de pérdida de reservas y sin poder pagar los vencimientos (al no renovarse), adoptaron el miércoles 28 de agosto de 2019 medidas unilaterales que llamaron “reperfilamiento” pero que es default técnico, al reprogramar los pagos y no respetar la  forma establecida en el contrato  de emisión de la deuda.

Ese día el ministro Hernán Lacunza anunció que el 90% del stock de deuda (en pesos y en divisas) que está en poder de bancos, fondos de inversión y organismos institucionales y vence en los próximos cuatro meses (como dijimos, por el equivalente a unos 23.500 millones de dólares) serán cancelados 15% al vencimiento, 25% a los 90 días y el 60% restante a los 180 días, respetando las demás condiciones originales del crédito y el capital [2].

Para el gobierno de Cambiemos no es default porque no hay cesación sino reprogramación de pago, y solo comprende la la deuda de corto plazo (Letes, Lecap, etcétera) y con inversores institucionales.  Sin embargo, al no poder cumplir en forma y plazo se deben pagar los contratos CDS (Credit Default Swaps) por incumplimiento que, siempre al 28 de agosto de 2019, alcanzaban los 3.517,7 millones de dólares. Si se activa el seguro contra default es difícil argumentar que no se trata de un default.

El nuevo ministro anunció que la propuesta de reprogramación (reperfilamiento, en su lenguaje) de deuda de largo plazo emitida bajo jurisdicción argentina (regida por las leyes locales) será enviada al Congreso para fijar por ley una extensión de los plazos. La deuda de largo plazo emitida bajo jurisdicción extranjera será sometida a una negociación con acreedores internacionales [3], lo mismo que la deuda con el FMI. Los últimos datos de Hacienda, correspondientes al 31 de marzo de 2019, exhiben que el 50 % de la deuda está emitida bajo jurisdicción extranjera.

Los anuncios intentan ordenar el caos financiero causado por el propio gobierno, pero no pueden evitar la catarata de juicios por incumplimiento de contrato y, otra vez, que aparezcan fondos buitres para comprar esos papeles en litigio, que serán uno de los problemas de la administración de Alberto Fernández.

El mismo 28 de agosto 2019, tras los anuncios del ministro Lacunza, el BCRA con la firma de su presidente Guido Sandleris emitió un comunicado en el que admite que las decisiones fueron una “rápida respuesta” a la falta de renovación de la deuda de corto plazo. Sostuvo además que de esa manera se limita el uso de las reservas internacionales para preservar la estabilidad monetaria y financiera, en desmedro de los grandes inversores en deuda pública.

Esto es, no ponen límite a la compra y fuga de divisas, cuando es obvio, como sucedió en los días subsiguientes, que los que pueden comprar dólares lo hacen acelerando la conversión de plazos fijos en pesos a divisas y retiran de los bancos los depósitos en dólares (eran solo 31.683 millones el viernes 9 de agosto de 2019 y 3.546 millones menos el 26 de agosto de 2019), ante la pasividad del Banco Central.

A última hora del viernes 30 de agosto, el BCRA dio a conocer la Comunicación “A” 6768 que dispone que desde ese día, la banca extranjera deberá pedir autorización al BCRA para la distribución de sus utilidades, con lo que trata de limitar el giro de divisas. La medida tuvo inmediata respuesta: en ventas realizadas después del cierre del mercado cambiario local, el dólar contado con liqui se transó a $ 65,22.

Es claro que no adoptan ninguna otra medida de control cambiario para facilitar la fuga de capitales. Ese debe ser el acuerdo con los grandes fondos de inversión como Goldman Sachs y Franklin Templeton que están posicionados en títulos públicos  y privados argentinos en pesos, y deben esperar a venderlos para comprar dólares y fugarlos.

Y es la razón por la que son tan cuidadosos de mencionar la palabra “default”, porque implica que grandes bancos y fondos de inversión por su propia carta orgánica y/o reglamento interno, deben desprenderse de las acciones y títulos en esa condición, lo que hará que descienda más aún el precio de los mismos. Valga como ejemplo que las acciones de seguro de YPF (ADR de NYSE) cotizaban el viernes 30 de agosto 2019 en Wall Street a 8,68 dólares, la mitad del valor que en diciembre de 2015. Y lo mismo sucede, en mayor o menor medida, con todas las empresas argentinas que cotizan en los mercados externos.

Que la calificadora de riesgos Standard & Poor haya bajado la calificación de los títulos públicos argentinos a “default selectivo” el jueves 29 y el viernes 30 corregido dicha calificación; que otra agencia, Fitch, ese día bajara la nota de la Argentina y la ubicara en “default restringido” o que la tasa de Riesgo País de JP Morgan alcanzara los 2.533 puntos (25,33% por encima de la tasa de los EE.UU.), son todas muestras de que la situación es grave y de que afuera le “bajaron el pulgar” al gobierno.

 

El FMI

Si hay una razón por la que el gobierno de Cambiemos no está peor, es por el apoyo del FMI, pero no de su staff técnico, que el 30 de agosto 2019 afirmó en un comunicado  que “el caso argentino está en proceso de elaboración y análisis”. Lo que queda claro es que los tiempos no son los que necesita el gobierno para cubrir los vencimientos, aún con la “reperfilación” anunciada.

A la Argentina se le destinó el mayor préstamo de la historia del organismo. (Unos 57.000 millones de dólares, de los que ya ingresaron 44.068 millones.) El jefe de la misión del FMI, Roberto Cardarelli, al reunirse el mismo 30 de agosto 2019 con el board (consejo de administración del FMI), presentó el pedido de reformulación del actual plan stand-by, que incluso alcanza al nuevo gobierno que asuma en el país.

Los técnicos del FMI esperan para los próximos 100 días de gobierno de Mauricio Macri una dolarización potencial de 16.000 millones de dólares, equivalente a más del 100% de las reservas de libre disponibilidad del BCRA. Además infieren que el stock de LELIQs (al 27 de agosto de 2019 de $ 1.316.469 millones, que supera a la Base Monetaria que ese día fue de $ 1.242.570 millones) y el descenso de la demanda de dinero (nadie quiere pesos argentinos) sean fuentes potenciales de vulnerabilidad para el sistema bancario. Por lo tanto es probable que el gobierno argentino deba aplicar restricciones para retirar dinero y divisas de los bancos.

El fracaso del gobierno de Macri es evidente, sin que a Macri y al FMI les importe la población argentina. Esto no da para más. Primero se debe instrumentar ya un plan de emergencia social, segundo un estricto control de cambio y tercero, reestructurar la deuda.

Macri se aferra a Donald Trump que ya debe estar hastiado de él y de su gobierno. El Departamento de Estado, sin nombrarlo, dijo tras las PASO que “Estados Unidos espera continuar nuestra sólida asociación con el pueblo argentino y su liderazgo electo, sea cual sea el candidato que el pueblo argentino elija como su próximo Presidente”.

Y si no le sueltan la mano del todo (como han hecho otras veces con otras administraciones amigas) es porque reconocerían su propio fracaso y porque quieren utilizar el endeudamiento con el FMI para reconvertirlo en un crédito de facilidades extendidas, con plazos de devolución más largos, pero con compromisos de reformas estructurales en temas laborales, tributarios y previsionales.

El futuro Presidente Alberto Fernández aseveró que el FMI es copartícipe de la catástrofe social” argentina y señaló que el programa que ahora se quiere renegociar “fue el desembolso más caro de la historia de la humanidad para financiar una campaña electoral”.

La mayoría de los jubilados y pensionados perciben un ingreso de apenas $ 15.000 por mes, pero como son siete millones implica el mayor gasto presupuestario de la administración nacional (aproximadamente el 40%), a lo que se le suma el resto de los gastos sociales. Pero el sistema no se financia  ajustando tan magros haberes, sino creciendo y generando puestos de trabajos en blanco con aportes previsionales. La relación entre trabajadores en actividad con aportes y jubilados y pensionados es de 1,6 a 1.  Si se aumentan los puestos de trabajo, mejora el coeficiente.

Tampoco es flexibilizando las condiciones de trabajo, sino aumentando la demanda para que se produzca y se venda más.

Ambas variables se solucionan aumentando los ingresos de los trabajadores, jubilados y pensionados, congelando las tarifas de combustibles, luz y gas, acordando con los grandes formadores de precios en una economía “cartelizada” como la argentina y bajando drásticamente la tasa de interés que no debe pujar contra el dólar.

Y por reforma tributaria, que se adopten medidas para que paguen los ricos, no aumentando el IVA o persiguiendo a los monotributistas. Para ello se debe aplicar correctamente un impuesto a la renta financiera y a la compra y venta de divisas, como tiene por ejemplo la Unión Europea. El BCRA sabe qué bancos compraron divisas desde el 10 de diciembre de 2015 a la fecha, y esos bancos saben qué clientes se lo pidieron.  Deberán justificar si pagaron impuestos y desde ya decimos que no lo hicieron porque la compra supera los 100.000 millones de dólares y las contribuciones al fisco no alcanzan a ser el 5% de esa suma.

 

 

 

 

[1] En el Balance Cambiario del BCRA se denomina FAE – Formación de Activos Externos de residentes argentinos en el exterior. Obviamente nuestra burguesía se benefició de dichas compras, lo que hasta ahora no se puede saber porque el BCRA se niega a decir quienes compraron amparándose en el secreto bancario.
[2] El 10% restante está en poder de personas humanas y se le respeta las condiciones acordadas. Se definió que las personas humanas que invirtieron en Fondos Comunes de Inversión que tenían en sus carteras títulos públicos de corto plazo alcanzados por la medida, tendrán el mismo derecho que se otorga a las personas humanas que invirtieron directamente en estos activos, afirmaron.
[3] La Secretaría de Finanzas tratará de acordar con bancos y fondos internacionales para recibir propuestas de diagramación y ejecución de un “reperfilamiento”, como denominan la nueva reestructuración de vencimientos y de pagos, de los títulos públicos regidos por jurisdicciones externas que vencen en los próximos 10 años.
--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

20 Comentarios
  1. Horacio Rovelli dice

    El Impuesto a la Renta Financiera grava los intereses o rendimientos de títulos públicos, bonos, Lebac, Letes, Lecap, títulos de deuda, cuotapartes de fondos comunes de inversión, obligaciones negociables y plazos fijos. Y los resultados por la venta de títulos públicos, bonos, Lebac, Letes, Lecap, títulos de deuda, obligaciones negociables y monedas digitales. La ley también fijó la carga tributaria sobre las personas por los dividendos distribuidos por sociedades (7% por el año 2018) y sobre la venta o cesión de derechos sobre bienes inmuebles (de 15% para las propiedades adquiridas a partir del año pasado) pero la recaudación fue solo de $ 5.000 millones y alcanzó a 150.000 contribuyentes, cuando la recaudación del Impuesto a las Ganancias acumulada al 31 de agosto fue de $ 741.802,2 millones (representa solo el 0,47% de la recaudación), de la que los asalariados pagan aproximadamente un 16% de la misma y fueron 1.919.289 trabajadores los que pagaron el tributo.
    En Italia el impuesto por comprar dólares es del 19%. Compras 1.000 dólares y te dan 810

  2. Eduardo dice

    NÚMEROS.
    Viernes 6 de setiembre.
    Bono AY24 ley argentina + 25 %, luego de + 8 % el miércoles y + 9 % el jueves.
    Aún así están por debajo de los valores previos a las PASO.
    Hipótesis a comprobar:
    ME JUEGO QUE LE AFANARON LOS BONITOS A LA ANSSES.
    ( a los valores de lunes y martes, por supuesto )
    Y si lo verificamos ???
    CONTINUARÁ …

  3. Ariel dice

    Horacio, ¿podrías dar mas detalles sobre este item?

    «Para ello se debe aplicar correctamente un impuesto a la renta financiera y a la compra y venta de divisas, como tiene por ejemplo la Unión Europea. »

    ¿Que impuesto tienen a la compra venta de divisas en la Unión Europea? También sería interesante una nota sobre que restricciones a la compra/venta de divisas tienen los distintos países del mundo.

    Saludos

  4. Luis Juan dice

    Estimado Horacio:
    Impecable crónica.
    Una digresión.
    Eric Toussaint refería:
    El 12 de abril de 1961, mientras Estados Unidos preparaba una expedición militar contra Cuba desde territorio nicaragüense, que lanzaría cinco días más tarde, la dirección del Banco Mundial decidió conceder un préstamo a Nicaragua sabiendo perfectamente que el dinero serviría para reforzar el poder económico del dictador. Fue parte del precio que se debía pagar por su apoyo a la agresión contra Cuba. A continuación se transcribe un extracto del informe oficial interno de la discusión entre dirigentes del Banco, durante aquel mismo día:
    «Mr. [Aron] Broches: He sabido que la familia Somoza está en casi todo, y que sería difícil encontrar algo en Nicaragua que no nos cause este problema.
    Mr. [Robert] Cavanagh: Me preocupa que parezca que promovemos un acuerdo que presione a la gente para vender las tierras que el presidente desea.
    Mr. [Simon] Cargill: Ya que el propio proyecto es satisfactorio, no creo que el interés del presidente sea un problema de tal magnitud que tengamos que abandonarlo…
    Mr. Rucinski: Estoy de acuerdo en que es demasiado tarde para dar marcha atrás.
    Mr. Aldewereld: El problema de la propiedad de la tierra y la familia Somoza es desafortunado, pero nosotros lo sabíamos desde el principio y pienso que es demasiado tarde para discutir ahora la cuestión».
    En cuanto a la actitud del Banco con respecto al régimen sandinista en los años 1980 y la influencia ejercida sobre la institución por el gobierno de Estados Unidos, citemos aquí un párrafo del trabajo de Catherine Gwin: «La Nicaragua de los años 1980 constituye el ejemplo más reciente que demuestra que la negativa del Banco a prestarle coincide claramente con la política de Estados Unidos. La razón invocada para suspender los préstamos era la acumulación de atrasos. No obstante, el gobierno nicaragüense propuso formalmente, en 1984, una solución a este problema». La autora detalla las propuestas concretas formuladas por Nicaragua y explica cómo, aunque fueran procedentes, el Banco no hizo ningún esfuerzo para ayudar al régimen sandinista. Señala que eso contrasta con la flexibilidad mostrada por el Banco con respecto a otros regímenes, aliados de Estados Unidos.
    Pequeño recordatorio: El clan de los Somoza se mantuvo en el poder en Nicaragua desde los años 30, gracias a la intervención militar de Estados Unidos; sin embargo, el 19 de junio de 1979, un poderoso movimiento popular triunfó sobre la dictadura y provocó la huida del dictador Anastasio Somoza. Los Somoza, detestados por el pueblo, habían acaparado una parte muy grande de las riquezas del país y favorecieron la implantación de grandes empresas extranjeras, sobre todo estadounidenses. Su dictadura se benefició de numerosos préstamos del Banco Mundial. Tras el derrocamiento, ocupó el gobierno una alianza de la oposición democrática tradicional (representando la fracción «liberal» de la burguesía y dirigida por jefes de empresa) y los revolucionarios sandinistas. Éstos no ocultaban ni su simpatía por Cuba ni su disposición a emprender ciertas reformas (reforma agraria, nacionalización de algunas empresas extranjeras, confiscación de tierras pertenecientes al clan Somoza, programas de alfabetización…)
    Washington, que había apoyado a Somoza hasta el último momento, consideraba que este nuevo gobierno constituía una amenaza de contagio comunista en América Central. Empero, Carter, presidente en el momento de la caída de la dictadura, no adoptó de momento ninguna actitud agresiva. Pero las cosas cambiaron en cuanto Ronald Reagan llegó a la Casa Blanca. En 1981, anunció su decisión de desalojar a los sandinistas, apoyando financiera y militarmente una rebelión encabezada por ex miembros de la guardia nacional —los «contrarrevolucionarios» o simplemente «contras»—. Incluso la aviación estadounidense minó varios puertos nicaragüenses. (Véase el recuadro sobre la condena de Estados Unidos por el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya). Ante esa hostilidad, la política del gobierno, de mayoría sandinista, se radicalizó. En las elecciones de 1984, desarrolladas de manera democrática por primera vez en medio siglo, Daniel Ortega fue elegido presidente con el 67 % de los votos. Al año siguiente, Estados Unidos decretó un embargo comercial contra Nicaragua, que aisló al país de los inversores extranjeros. Por su parte, el Banco Mundial cortó los préstamos a partir de la victoria sandinista en las elecciones presidenciales. Los sandinistas intentaron activamente convencer al Banco Mundial de que reanudara los préstamos. Incluso estaban dispuestos a aplicar un plan de ajuste estructural draconiano, lo que hicieron a partir de 1988. A pesar de eso, el Banco resolvió no continuar los préstamos, y sólo los reanudó después de la derrota de los sandinistas en las elecciones de febrero de 1990. Esas elecciones dieron la victoria a Violeta Barrios de Chamorro, candidata conservadora, apoyada por Estados Unidos.
    Cuando Daniel Ortega fue elegido presidente de Nicaragua en 2006, y asume la presidencia a comienzos de 2007, la actitud del Banco Mundial y del FMI contrasta fundamentalmente en relación a los años 1980, así como la actitud de las autoridades de Washington. El régimen de Daniel Ortega es considerado como recomendable. Los acuerdos firmados entre los gobiernos de derecha durante el período 1990-2006 y las dos instituciones financieras de Bretton Woods, BM y FMI, se renovaron. El gobierno de Ortega recibe créditos mientras que prosigue las reformas neoliberales comenzadas por los gobiernos precedentes. En febrero de 2018, el FMI felicitó al gobierno de Ortega. Y éste decidió aplicar una contrarreforma del sistema de pensiones y de la seguridad social que provocó las primeras grandes manifestaciones de abril de de 2018, que fueron fuertemente reprimidas. Ortega decidió retirar esas medidas para tratar de acabar con las manifestaciones, pero dada la represión que provocó numerosos muertos entre los manifestantes, el movimiento de protesta ha continuado hasta ahora. Por su lado, el Banco Mundial, al mismo tiempo que el gobierno acababa de anunciar las medidas neoliberales que afectaban a la seguridad social, felicitaba en abril de 2018 la seriedad de las políticas económicas seguidas por Ortega. Debemos estar atentos a lo que pueda pasar próximamente.
    http://www.cadtm.org/Breve-historia-de-las-relaciones-del-Banco-Mundial-el-Fondo-Monetario

  5. Eduardo dice

    Tratando de desentender …
    Esta peli se llamaba …
    » El regreso del último sabio progre americano » o …
    » Haciéndonos los dobolus » … o …
    Es una cuestión de memoria, nada más.

    https://www.pagina12.com.ar/216185-krugman-estoy-tratando-de-entender-el-desastre

  6. Alberto Niebylski dice

    Aunque suene elitista y antidemocrático, la frase «El resultado de las PASO fue el fiel reflejo de la situación, el 68% de los sufragantes votaron contra la política del gobierno de Cambiemos.» nos indica que en Argentina hay un 32% que parece irrecuperable…

    1. Eduardo dice

      AFTER PASO : Les va cayendo la ficha ?
      Bueno … , hoy martes 3 de septiembre, camino a la Primavera, están hablando de menos de 30% ( en sitios filomacristas, no los nuestros )
      ( Los 30 puntos ya serían de diferencia aproximada …, recordemos que empezó con 25 …)
      Esperemos, a no dormirse.

  7. Carlos E. Scirica dice

    En este momento, donde nadie sabe cuánto costará el dólar la semana que viene, es iluso pensar que una apertura pueda frenar la estampida inflacionaria. ¿Cómo un pequeño comerciante o industrial va a comprometerse a hacer una compra en dólares de mercadería que difícilmente pueda vender? En este momento, la inmensa mayoría de quienes tienen excedentes de ingresos o económicos, lo destinarán a la fuga o a la compra de divisas, que macroeconómicamente son casi equivalentes. Lo más probable es que el aumento del dólar sea de tal magnitud que los precios no puedan seguirlo. Por lo tanto los precios locales en dólares disminuirían. Ese debate se puede hacer en un momento de mayor estabilidad, no en éste.

    1. Carlos E. Scirica dice

      Era una respuesta al primer comentario de Alcides, no al artículo de Robelli

  8. Eduardo dice

    Para reírse a carcajadas !
    En el cronista edición digital, remiten a la columna de Cavallo que predijo la crisis…
    AJ JAH JAH JAH !
    AJ JAH JAH JAH !
    AJ JAH JAH JAH !
    La colaboracionista Camaño con Maurito Viale en A24 …
    AJ JAH JAH JAH !
    AJ JAH JAH JAH !
    AJ JAH JAH JAH !
    MIRTA la manducante le dice FRACASADO …
    AJ JAH JAH JAH !
    AJ JAH JAH JAH !
    AJ JAH JAH JAH !

  9. gustavo piazza dice

    pero aparte, alcides acevedo, te has pasado todo el gobierno kirchnerista denostándolo, pronosticando horribles consecuencias para la economía, y los últimos cuatro defendiendo a capa y espada al macrismo. me podés explicar desde qué ciencia infusa seguís opinando si todo lo que has dicho siempre fueron mentiras, y hoy como nunca éso está al desnudo? qué ganas de seguir molestando con pavadas, lo tuyo!

    1. Alcides Acevedo dice

      ¿Yo defendí Macri? mamita, nunca caí tan bajo, claramente para seres elementales como son los kirchneristas sólo caben las visiones polares, pero darle con un caño a los K no implica necesariamente ser macrista…. en todo caso vamos a ver con qué clase de magia populista nos sorprenden los K en el próximo nuevo episodio del «Regreso de los muertos vivos»

  10. Héctor de Troya dice

    La derecha se ha manejado siempre generando cortinas de humo para enrarecer la visión sobre sus saqueos.
    Creo que, por lo menos para mí, recién ahora puedo ver para quiénes trabajan todos estos «carteristas», que preparan el campo para sus verdaderos patrones (los fondos buitre internacionales), los que comprando los títulos argentinos por monedas hoy, obligarán al gobierno popular como intentaron con CFK a pagarles el valor total.
    Para ésto se realizó la fuga de capitales más violenta y delictiva de nuestra historia. No es casual que el FMI lo haya acompañado hasta hoy y que intente que Alberto le firme, lo que sería definitivamente nuestra defunción como Nación.
    Prudencia, no entrar en el juego Macri-FMI, nadie puede exigirle nada a Alberto, que olo es un candidato.
    Luego, asegurarnos que se inicien juicios contra esta mafia en toda su extensión, con el objeto que los jueces puedan impedir su salida del país luego de la asunción de FF.

  11. Eduardo dice

    LA SOLUCIÓN.
    ES NECESARIO IMPONER UN BRUTAL AJUSTE…
    Dado que la operacion de rescate de inversores/usureros fraguado entre Mauricio Macri, Christine Lagarde, Lipton y el Board del FMI es una maniobra delictiva y criminal, la solución es la siguiente:
    1) PLANTEAR UN BRUTAL AJUSTE DEL SISTEMA OFFSHORE ARGENTINO COMPROMETIENDO A ORGANISMOS INTERNACIONALES COMPETENTES.
    2) EXIGIR EL RECUPERO DE LOS 80000 / 100000 MILLONES DE DOLARES FUGADOS DURANTE ESTE MANDATO O QUE LAS DEUDAS SEAN COBRADAS DE LOS DEPOSITOS ARGENTOS EN EL EXTERIOR ACUMULADOS DURANTE LOS ULTIMOS 40 / 45 AÑOS.
    3) INICIAR JUICIO POLITICO INMEDIATO A MAURICIO MACRI, POR ATENTADO GRAVISIMO CONTRA LA ECONOMÍA Y LA INSTITUCIONALIDAD ARGENTINAS.
    4) ORDENAR LA DETENCIÓN DE TODOS LOS MINISTROS DE ECONOMIA Y PRESIDENTES DEL BCRA DE LA PRESENTE GESTIÓN.
    5) INICIAR INVESTIGACION DE TODAS LAS CONSULTORÍAS ECONOMICAS LOCALES.
    6) PHOHIBIR CONSTITUCIONALMENTE LA IDEOLOGIA LIBERAL, ASI COMO EN ALEMANIA SE PROHIBELA IDEOLOGÍA NAZI.

    REPITO, URGENTE Y BRUTAL AJUSTE AL SISTEMA OFFSHORE ARGENTO, EN COLABORACIÓN CON ORGANISMOS INTERNACIONALES !!!

    1. Carlos E. Scirica dice

      Respecto a los primeros dos puntos, no sé cuanto pueden ayudar los datos que ingresaron mediante el blanqueo que hubo entre 2016 y 2017 (tendría que revisar los números, pero creo recordar que se blanquearon más de U$$100 mil millones

  12. JOE AUBERGINE dice

    Maurizio ¡Kikirikí!
    gallito en su gallinero
    hoy se ha reducido a un mero
    mugricio piripipí.
    Le pidió al FMI
    y a DON Trump la escupidera
    y a un año la cagadera
    rebalza por todos lados
    estamos todos cagados
    y Brandoni no se entera.

  13. Sergio dice

    Una perfecta y clara descripción..
    Con respecto a las propuestas….por supuesto se puede discutir mucho……
    No es un tema técnico y de ninguna manera se puede responder con la sarasa liberal….que alucina desde hace décadas afirmando que la realidad está equivocada

  14. Alcides Acevedo dice

    Dice Rovelli:

    «acordando con los grandes formadores de precios en una economía “cartelizada” »

    No me parece la solución, mejor abrir la economía, ahí se termina la cartelización ya que estas «empresas» abusan porque pueden vender muy por encima del precio internacional por falta de competencia… esa competencia solamente puede provenir de la oferta internacional ya que la diminuta escala local no permite la pluralidad de oferentes, o sea, las empresas locales cartelizadas dejan de abusar o se funden

    1. Andrés dice

      Vos mismo lo estás diciendo, Acevedo: La diminuta escala local no permite la pluralidad de oferentes, los cuales requieren de una inversión mínima para operar y además tienen que «arreglar» con varios eslabones de la cadena productiva y comercial para poder colocar sus productos, eslabones que muchas veces pertenecen a sus competidores.

      La apertura del mercado intensifica la cartelización en vez de terminarla.

      1. Alcides Acevedo dice

        No entendí… ¿por qué aumentaría la cartelización? cualquier industria (por pequeña que sea) podría comprar a proveedores internacionales «insumos difundidos» (que son en realidad commodities), vale aclarar que aquí se pagan valores muy por encima de los precios internacionales y eso condena a nuestra «industria» a una falta de competitividad crónica.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.