DESAFIOS

La salida de la emergencia debiera incluir el cambio de matriz productiva, dos caras de un mismo problema.

A poco mas de diez días del cambio de gobierno ecos de un pasado tumultuoso salen a la luz. Diversos sectores sociales cuestionan las políticas anunciadas por el nuevo gobierno pues consideran que las mismas los perjudican. Este ruido se suma a la amenaza de una inminente especulación con precios y tipo de cambio, fenómeno que en el pasado ha puesto en jaque a diversos gobiernos elegidos en democracia. Estas turbulencias ocurren a pesar de que el plan anunciado por el gobierno ha sido bien recibido por el mercado financiero internacional. Esta semana el riesgo país bajo a los niveles que tenia en el mes de octubre y los precios de los bonos de la deuda argentina mejoraron sustancialmente. Pareciera que los acreedores internacionales consideran que la búsqueda de “equilibrio macroeconómico” y crecimiento propuestos por el nuevo gobierno aleja el peligro de insolvencia y muestra que el país esta dispuesto a negociar. El Presidente ha delineado un plan de emergencia para salir de la catástrofe económica y social heredada. Sin financiación disponible, acude a un cambio en la orientación del Ajuste aplicado durante los últimos cuatro años: “no les podemos pedir mas ..a los sectores de mayor vulnerabilidad,” otros deberán aportar recursos para que la economía vuelva a crecer.

 

El Presidente busca lograr un equilibrio macroeconómico sin acudir a la emisión monetaria y reduciendo el déficit fiscal. Al mismo tiempo, se propone reactivar la economía para volver a generar los dólares que le permitan equilibrar el balance de pagos y saldar la deuda. Lo prioritario, sin embargo es “tranquilizar a la economía” para que“ deje de caer.” Esto se lograra reasignando recursos hacia los sectores que han caído en “el pozo de la pobreza”. Dado el alto grado de capacidad ociosa instalada en la economía, se considera que el estimulo al consumo de estos sectores sociales empezar+a a encender la actividad económica poniendo gradualmente en marcha al conjunto del país.

 

El gobierno impusló un rápido tratamiento por el Congreso de la ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva para poner inmediatamente en marcha las políticas delineadas en su plan de emergencia. La ley contempla una serie de cambios en las facultades que tiene el Poder Ejecutivo para administrar y aplicar políticas en materia económica, financiera, fiscal, administrativa, previsional, tarifaria, energética, sanitaria y social. A agrandes rasgos el proyecto propone: un cambio de la formula de la movilidad de los haberes jubilatorios a realizarse en los próximo 180 días. Mientras esto ocurre se pagara un bono de $2000 para los beneficiarios de AUH, otro bono de $5000 en diciembre y otro idéntico en enero para las jubilaciones y haberes mínimos. Esto implica que, de un total cercano a los 6.800.000 jubilados, unos 4.712.000 que cobran haberes que no superan los $19.000 mensuales recibirán compensación por el deterioro de sus ingresos y estarán protegidos durante el tiempo que dura la revisión del régimen jubilatorio. A esto se suman otras medidas destinadas a proteger a los mas vulnerables, entre otras: disminución del 8% en el precio de los medicamentos, doble indemnización por desempleo, incremento por decreto de los niveles salariales mas bajos en la actividad privada, congelamiento por 180 días y revisión de las tarifas de gas y electricidad. Asimismo se incluye una moratoria impositiva para las pymes y entidades sin fines de lucro y se disponen gravámenes a la tenencia de activos financieros en el exterior y aumentos en la alícuota del impuesto a los bienes personales. Se eliminan además impuestos que gravan el ahorro en pesos y se introduce un gravamen del 30% a la compra de divisas para atesoramiento, turismo y gastos en moneda extrajera. El 70% de lo que se recaudará por este concepto irá a financiar a la seguridad social y el 30% restante financiará la obra publica. A esto se suma un aumento de las retenciones a las exportaciones del agro, minería e hidrocarburos. En el caso del agro se cambian los topes: para la soja del 30 al 33% mientras que para el maíz y el trigo el aumento pasara del 12 al 15%.

 

El anuncio de estas medidas provocó el inmediato rugido del “campo”, que “una vez mas se sintió discriminado” y acusó al gobierno de maltrato por no haber sido convocado a discutir las medidas antes de que las mismas fuesen anunciadas. Esta reacción era esperable. Desde que el FdT ganó las elecciones las entidades gremiales del campo han vociferado su oposición a todo aumento de las retenciones y los productores han vendido en forma adelantada buena parte de la cosecha del 2020 para disminuir precisamente el impacto de un posible aumento de retenciones. A esto se sumó en las últimas semanas la convocatoria de grupos de productores independientes a movilizarse a la vera de las rutas, como ocurriera en el conflicto contra las retenciones impuestas en 2008. La actualización de las retenciones de acuerdo a la inflación ocurrida el ultimo año, sin previa discusión con los involucrados, brindó la oportunidad para el enfrentamiento con un sector que apoya masivamente a Macri.

 

La protesta del campo no se limita, sin embargo, al aumento de las retenciones. Apunta también a la política cambiaria que a juicio del vicepresidente de CRA contribuye a armar, junto con las retenciones, una “tormenta perfecta”: los costos del sector “están absolutamente dolarizados y dependen de la evolución del tipo de cambio libre o blue.” Como este dólar tiene un valor superior al dólar oficial, genera “una inflación en dólares que termina impactando sobre los costos de producción” (lanacion.com 17 12 2019) Aludía así a un doble problema: el valor de las cosechas se rige por el valor del dólar oficial al que se le descuentan las retenciones a la exportación (hoy :$41) . Este valor es menor que el que rige para las importaciones de insumos utilizados en la producción ($63 ) Esta brecha entre lo que reciben por lo que producen y lo que cuestan los insumos que utilizan afecta su rentabilidad, problema que se agranda, según sea la evolución de la brecha cambiaria entre el tipo de cambio oficial y el que rige en el mercado paralelo. Esto último apunta a una realidad generalmente ignorada: la enorme concentración del capital y la capacidad de formar precios que existe en la economía argentina se hace sentir en todos los sectores económicos, incluido el agro y las importaciones. Esta formación de precios, tiene como valor de referencia al dólar blue.

 

La brecha cambiaria y la posibilidad de transferirla a los precios es una realidad que amenaza la rentabilidad de todos los sectores empresarios que no tienen capacidad de determinar precios. Esto también ocurre en el campo donde coexisten actores con poderes, situaciones y costos muy distintos, con distinto tamaño de empresas y distinto tipo de acceso a la tierra, siendo esta ultima mas o menos productiva y ubicada en regiones muy diferentes, más o menos alejados de los puertos etc. Esta estructura de producción estratificada y polarizada no debiera ser gravada por un mismo coeficiente de retenciones. Asimismo, el impacto de la brecha cambiaria sobre los costos, tampoco es el mismo. A excepción de 2015 en que se implementaron reintegros de retenciones según la escala de producción, los periodos de gobierno de CFK descuidaron estos problemas. Las consecuencias políticas fueron inmensas. A ultimo momento y antes de la discusión de la ley, el gobierno introdujo esta semana modificaciones, introduciendo  retenciones segmentadas.

 

Por otra parte, el gravamen del 30% a la compra de dólares para el turismo, uso de tarjeta para compra en dólares y “actividades no especificadas” propuesto por este proyecto de ley, ha dado lugar al nacimiento de un nuevo tipo de cambio “alternativo”.  Su mera posibilidad , sin embargo, ha provocado la estampida del dólar blue en el mercado paralelo. A mitad de esta semana este tipo de cambio alternativo, alcanzaba los $82. Así, el mercado de cambios se ha vuelto mas complejo y el impuesto del 30% a la compra de dólares implica una devaluación implícita que si se transfiere a precios, provocará mayores niveles de inflación futura.

Hay sin embargo, algo más : este desfasaje actual de los tipos de cambio en el mercado paralelo en relación al tipo de cambio oficial no ocurre en el vacío. Se da en una economía con una matriz productiva altamente concentrada y dominada por empresas transnacionales (locales y extranjeras) con dominio tecnológico de las cadenas de valor global de los bienes que producen y en mercados propensos a las transacciones “en negro” donde la sobrefacturación de importaciones florece incontenible e incontrolable. Si no se toman los recaudos pertinentes, el dólar alternativo o el dólar blue pueden convertirse en valor de referencia para los precios de las importaciones, a pesar de que las regulaciones estipulen que estas ultimas deben regirse por el valor del dólar oficial. Si esto ocurre, como ha ocurrido en el pasado, se profundizará el problema de la restricción externa al intensificar el desfasaje entre las divisas que se necesitan para importar y las que el país genera con sus exportaciones. Este fue uno de los grandes problemas de la política industrial aplicada durante los gobiernos K cuando estímulos al desarrollo de determinados sectores industriales derivaron en aumentos sobredimensionados de las importaciones en relación a los dólares generados por las exportaciones del país.

 

Estos problemas no parecen preocupar al gobierno. El Ministro de Economía ha dicho en su conferencia de prensa del 17 de diciembre que la transferencia del dólar “alternativo” a los precios no ocurrirá porque las importaciones se van a regir por el tipo de cambio oficial. También dijo que la capacidad instalada ociosa en la industria permite esperar que se crecerá sin aumentar precios. Asimismo, el presidente del Banco Central  confía en que el equilibrio macroeconómico y el Acuerdo de Precios y Salarios a ser suscripto con empresas y sindicatos, impedirá que la inflación se desmadre (brotes verdes, youtube.com 17 12 2019) Pareciera que se minimiza o ignora el carácter monopólico de la formación de precios en la Argentina, donde la inflación es crónica y los Acuerdos de precios y salarios han sido insostenible a lo largo del tiempo. La intervención del Estado en las ultimas décadas para aplicar leyes que impidan el abuso de la posición dominante y para imponer sanciones a los desvíos de lo que estipula la ley, ha sido prácticamente nula.

 

Esta semana se presento un “Acuerdo social y productivo,” entre sindicatos y empresas del sector automotor. El objetivo del mismo es reactivar la producción de esta rama industrial, de gran importancia para el desarrollo industrial argentino. Sin embargo, como hemos visto en el pasado, los problemas que aquejan a la industria automotriz local no solo son consecuencia del Ajuste y la recesión local sino que están estrechamente relacionados con las necesidades y la racionalidad de las decisiones de un complejo empresario multinacional que nada tiene que ver con las necesidades o la racionalidad de las decisiones del país. Hoy la industria automotriz global está sumida en una profunda recesión acompañada por un cambio tecnológico de enorme repercusión sobre los productos y sobre los mercados de trabajo. Este Acuerdo local debería tener en cuenta estos problemas globales, para no profundizar errores que vienen de lejos.

 

 

 

Guerra comercial y tecnológica

 

El gobierno busca expandir las exportaciones para crecer y conseguir las divisas que el país necesita. Esto ocurre en un contexto internacional signado por una militarización creciente de la política económica norteamericana. Esto ha derivado en los últimos tiempos en un guerra comercial entre China y los Estados Unidos que es solo un aspecto de una competencia mas profunda por el dominio geopolítico y el control de la tecnología de guerra (zerohedge.com 5 11 2019).

 

El conflicto comercial entre Estados Unidos y China ha provocado cimbronazos en las cadenas de valor global, especialmente en la producción de materias primas, alimentos y bienes de consumo. Asimismo, el conflicto arancelario empieza a desbordar la relación China/Estados Unidos para extenderse a las relaciones comerciales entre los Estados Unidos y otros países aliados. El Presidente Trump ha amenazado recientemente a la Comunidad Europea con la posible imposición de aranceles del 100% a productos provenientes esta región (zerohedge.com 13 12 2019).También ha colocado aranceles a importaciones de acero provenientes de la Argentina y Brasil.

Estas tensiones en un contexto de inminente crisis de la producción global contribuyen a la aparición de tendencias proteccionistas y a la dislocación de las relaciones comerciales y de los precios de los bienes y servicios intercambiados. Esto coexiste, sin embargo, con la persistencia de una fuerte interpenetración de las cadenas de valor global de grandes corporaciones tecnológicas chinas y norteamericanas. Esto es particularmente relevante en el ámbito de tecnologías de espionaje y guerra aplicadas al control del espacio y del ciberespacio (wsj.com 26 11 201; zerohedge.com 17 7; 28 11 2019) En estos ámbitos, el desacople de las cadenas de valor global es mas complejo y difícil de lograr. Esto reverbera en la dificultad de desacople total también existente en las cadenas de valor global vinculadas a la producción de bienes utilizados en la vida cotidiana que incorporan tecnologías relacionadas con el espionaje y la guerra.

 

En los Estados Unidos, esta interpenetración, directa e indirecta, de las cadenas de valor global de corporaciones chinas y norteamericanas genera conflictos y contradicciones entre la política de seguridad nacional del gobierno norteamericano y la constante puja de grandes corporaciones tecnológicas norteamericanas por ampliar su poder económico y político.(defense.gov executive order 13806 september 2018; timesunion.com 17 11 018; zerohedge.com 1 6 2019, 12 9 2019). Todos estos fenómenos se reflejan en el área de la política exterior norteamericana, donde distintos grupos pugnan por imponer políticas que se relacionan con la expansión de sus propios intereses. En este sentido, el Rusiagate contra Trump, posteriormente seguido del Ucraniagate y el pedido de juicio político al Presidente promovido esta semana por los representantes del partido demócrata expresan en parte la temperatura política que alcanzan estas contradicciones.

 

En un mundo plagado de conflictos, existe la posibilidad de establecer alianzas regionales que permitan un desarrollo local mas integrado. Al mismo tiempo, la desarticulación de la producción y del comercio global y el surgimiento de tendencias proteccionistas afectara a nuestros mercados y a nuestras exportaciones. Paradójicamente, esta situación brinda la oportunidad de promover políticas para salir de la recesión actual al mismo tiempo que se tiende a reconvertir la matriz productiva según las necesidades de un crecimiento integrado, nacional e inclusivo. Esto implica, por un lado “vivir con lo nuestro” utilizando plenamente los recursos humanos y naturales buscando la integración del campo con la industria y desarrollando actividades industriales tradicionales, mano de obra intensivas, con fuerte participación del estado, las pymes y cooperativas auto gestionadas. Por el otro lado, esto también significa poner el conocimiento científico y tecnológico acumulado en el país a impulsar el desarrollo de áreas de importancia estratégicas, tanto desde el punto de vista territorial como espacial. Esto implica, entre otras cosas, impulsar el desarrollo de la energía nuclear, y energías renovables y no convencionales, (producción, equipamiento y valor agregado), la industria aeroespacial (satélites radares etc.) las telecomunicaciones, la biotecnología etc.

Todas las ilustraciones corresponden al artista sudafricano William Kentridge

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

11 Comentarios
  1. Roberto Pintos dice

    Mónica, si yo fuera Alberto Fernández, de inmediato te ofrezco un puesto relevante en el Ministerio de Economía.

  2. Maximiliano dice

    Empezando por la nota de la señora Monica, muy buenos todos los comentarios.
    Pareciera haber quedado atrás la convicción del actual Presidente en relación a la corresponsabilidad del FMI en el proceso de endeudamiento Argentino de los últimos dos años. Ese ¨nuevo paradigma¨ (tan falso como el Cambiemos) que busca instalar el gobierno no es mas que la continuidad del ya fracasado ¨Nuevo orden mundial¨. Orden sometido al sistema de pagos SWIFT articulado con el Banco de pagos internacionales en Suiza, el Banco Mundial, FMI, la corporatocracia (transnacionales), la media, el Vaticano. los gobiernos etc. Los niveles de endeudamiento en USA y China hacen al sistema colapsado. Lo del nuevo paradigma desde Argentina es totalmente posible y complejo a la vez. En mi opinión Argentina debe saltar de la pirámide de control del nuevo orden mundial a pesar de la imposibilidad de abandonarla debido al apego al endeudamiento que es el motor del sistema. Seguir comerciando con divisas FIAT de manera bilateral. Hoy buena parte del comercio internacional entre China. Rusia. India etc. se realiza entre sus monedas sin la intermediación del dolar. Hoy esto es posible por el grado de desarrollo del sistema de defensa Ruso en los últimos 15 años. La historia revela la reacción de USA ante países que osaron evitar al dolar en sus transacciones internacionales. Iraq y Libya por nombrar dos casos entre otros, Y ahora viene lo complejo. Imaginarse la reacción de America ante un país de América Latina que pretende comerciar con otros países sin la intermediación del dolar. La política de defensa y la estrategia de alianzas geopolíticas militares no puede fallar. Tampoco la política económica y monetaria con la activación de procesos de industrialización, fortalecimiento de la moneda etc. El momento histórico lo amerita.

  3. Luis Juan dice

    Estimada Mónica:
    Impecable análisis.
    Una digresión, si me permite.
    “…el licenciado Matías Kulfas es reconocido como un estudioso de la problemática industrial…” refiere el artículo publicado por (informeindustrial.com.ar) bajo el título “Una nueva matriz productiva para una nueva matriz distributiva (I)”
    Allí, entre otras cosas, decía:
    “…Desde esta perspectiva, la política industrial es una pieza fundamental para pensar un proyecto de país. Y en esta mirada entran en juego cuestiones valorativas que van más allá de la supuesta racionalidad de mercado como, por ejemplo, generar empleos que permitan ofrecer ingresos dignos a los más de diez millones de hogares existentes en nuestro país, estimular el desarrollo y la integración regional, apostar a la innovación tecnológica de modo tal de generar empresas más tecnificadas y empleos de mayor calidad y, como base central, apuntar a una más justa distribución del ingreso. He aquí el meollo del asunto: una nueva matriz distributiva requiere una nueva matriz productiva.”
    “Las experiencias internacionales más exitosas nos muestran que las opciones para el desarrollo son sumamente distintas a las que la Argentina adoptó durante la oscura fase del neoliberalismo. Para no alejarnos demasiado en términos históricos vale hacer referencia a las recientes experiencias de desarrollo de las economías del este asiático. En la década del ’50, Corea sólo producía competitivamente unos pocos productos primarios y era una economía atrasada. Algunas décadas más tarde, desarrolló un sector industrial de alta tecnología integrada al mercado mundial a través de un sólido complejo exportador, y sus resultados redundaron en un proceso de mejora en el bienestar de la población y en una distribución del ingreso más equitativa. La brecha existente entre nuestro país y Corea es notable. Pero algún desprevenido puede pensar que esto siempre fue así. Nada más alejado de la realidad. A comienzos de los años ’70, el producto por habitante de la Argentina era cuatro veces más elevado que el de Corea. A partir de entonces el contraste es notorio: el producto por habitante de nuestro país se estancó gracias a las recetas neoliberales y los experimentos monetaristas que se inician en 1976 mientras que el de Corea prosiguió su marcha ascendente. En el año 1989, Corea alcanzó el mismo nivel de producto por habitante de la Argentina y en la actualidad lo supera en casi un 60%. ¿Cómo se explica semejante contraste? ¿Qué epidemia, guerra o conjunción de armas de destrucción masiva azotaron a la Argentina durante estas tres décadas para pasar de ser un país cuatro veces más rico a otro 60% más pobre que Corea? La respuesta es una sola: la epidemia de la ideología neoliberal, una verdadera máquina de destrucción masiva de fábricas, emprendimientos productivos, empleos y laboratorios de investigación y desarrollo.”
    Es un análisis que vale la pena leer, porque si uno de los responsables elegidos para estos temas tiene la claridad de reconocer de donde venimos y hacia donde queremos ir, seguramente, parafraseando la reedición que el propio Duhalde hiciera de su famosa frase: “estamos condenados al éxito”. Eso sí, también dependerá de que los intereses imperiales y los poderes fácticos locales, no se opongan a ello.
    “Es preciso desmontar pieza a pieza el andamiaje neoliberal y la falsa idea de la impotencia intrínseca del país.” (Aldo Ferrer)
    “El arte de nuestros enemigos es desmoralizar, entristecer a los pueblos. Los pueblos deprimidos no vencen. Por eso venimos a combatir por el país alegremente. Nada grande se puede hacer con la tristeza”, decía Arturo Jauretche
    Martín Raposo (http://gestar.org.ar), bajo el título “Industrialización: condenados a encontrar nuestro propio camino”, refería entre otras reflexiones interesantes:
    “…Existen ciertos íconos en la historia argentina de la industria que aparecen una y otra vez cuando hablamos de futuro como queriéndonos recordar nuestras potencialidades. La Argentina fue capaz de construir el Pulqui, un avión a chorro con tecnología de vanguardia para la época a niveles internacionales; logró tener una empresa como Fate Electrónica, cuyos diseños de computadoras personales fueron contemporáneos a los de los líderes mundiales (IBM). Sin embargo, no supimos, no pudimos o tal vez no fuimos capaces de que toda esa potencialidad se constituyera en la base de una estructura industrial.”
    “Estos descarríos, errores o aprendizajes deben sernos útiles para construir el futuro. A lo largo de los últimos doce años, si bien se retomaron muchas líneas de trabajo y se crearon nuevas, algunos sectores siguieron distraídos haciendo una modernización de escaparate, un lujo que como sociedad no deberíamos permitirnos.”
    “…Se trata de un proceso de experimentación que deberá atender principalmente a dos objetivos: crecimiento y creatividad. Mientras que el primero es de relativamente fácil medición, el segundo constituye un desafío en sí mismo, pues no se trata de trasplantar modelos exitosos de otras latitudes y ajustarlos para su funcionamiento, sino que por el contrario, sobre la base de los recursos con los que cuenta nuestra economía, tanto naturales como de infraestructura y humanos, debemos construir un modelo de crecimiento sustentable que tenga la habilidad de incorporar a grandes franjas de población hoy excluidas.”
    “Todo este proceso debe ocurrir en un mundo que no se detendrá a esperar nuestros logros. Seguirá girando y continuará señalándonos con el dedo, cuestionando cada medida soberana que atente contra sus intereses y contra el estatus quo reinante…”
    “…Estado, empresarios, trabajadores, técnicos, académicos y demandantes de tecnología constituyen un “hexágono virtuoso” que permite el desarrollo industrial con justicia social. Organizada por el Foro para una Nueva Política Industrial, esta nueva metodología de diálogo apunta al desarrollo sustentable de la matriz productiva argentina…”
    “…Tras la dicotomía de Estado sí, Estado no, esconden secretos intereses. La pregunta realmente importante pasa a ser Estado para quién…”
    “…El Estado está siempre presente, es siempre un jugador relevante, por acción o por omisión, y para este proyecto nacional y popular la única variable que nos interesa usar para medir la efectividad de sus políticas es en términos de distribución del ingreso y de cantidad de gente incluida. ¿Para qué nos sirve un Estado eficiente y una matriz industrial líder mundial con altísima productividad si nos encontramos con un nivel elevado de desempleo y con una sociedad desigual?”
    “…Como lo menciona a menudo Aldo Ferrer: “El objetivo fundamental del crédito externo tiene que ser siempre y únicamente generar divisas”.”

  4. apico dice

    Salvo en las consideraciones que Monica hace respecto al acuerdo con la mas inútil delas cadenas industriales, que es la Automotriz, con las cuales acuerdo, no hace mención alguna a las relaciones del actual gobierno con el FMI…¿casualidad?…no hay casualidades y menos en economía.Si afirma que los mercados Financieros acogieron de buen talante la nueva política económica que habilita la Ley innombrable. La ecuación de tirar unos pesos a los sectores mas vulnerables de nuestra población,y el cuasi acuerdo con los sectores monopólicos de nuestro Pais, es mas sopa. Se denomina «nuevo paradigma» de acuerdos Light que formula el Fondo ante sus fracasos de acuerdos Duros, pero que en fondo persiguen los mismos objetivos, «pero con mas tiempo». Este nuevo esquema lo trajo «llave en mano el economista estrella del FMI, un tal Guzman, y el Alberto,lo compró con el objeto supongo de afianzar el «acuerdo» con el FMI. La nueva triada, Kristalina-Stiglitz-Guzman, serán,como ya se vió con la sanción de la nueva Ley, los encargados de domar «la fiera»,en este caso ,el gobierno presuntamente POPULISTA electo. Y repito presunto, porque se propone continuar con el ajuste, está vez disfrazado de caridad con los mas necesitados. En mi modesta opinión, así como lo proponen, no van a lograr encender ni el piloto de nuestra economía.Ojalá me equivoque, pero las alternativas, Social Demócratas, han fracasado en todo el mundo, y peor será acá donde el pueblo le tiene alergia, por no decir otra cosa. Soy desde siempre, orgullosamente peronista, y poco adepto a la pérdida de derechos de los sectores trabajadores, porque sin derechos,solamente beneficiamos a los sectores del poder. A los cros periodistas, les sugiero acordarse, que tenemos memoria, y por mas que intenten cubrir y darle tiempo al nuevo gobierno, les marquen sus errores e inconsistencias, porque al obviarlo, le hacen un flaco favor, porque mas temprano que tarde somos capaces de entender los engaños. No confundir,siempre estamos mejor que con el Macrismo, sobre todo en el área institucional y judicial, pero en economía empezamos mal. Un saludo peronista.

  5. Carlos Matemático dice

    Hola Gabriel. Creo que tanto la afirmación que los precios se forman con la referencia al blue como al oficial son relativas. La puja distributiva es bastante salvaje y el grueso de los formadores de precios prefieren la confrontación a la negociación. Entonces si pueden aumentar sus precios lo van a hacer, aún en la eventualidad que bajaran tanto el blue como el oficial.
    Saludos

  6. Pancho dice

    Veo al leer los comentarios que aparentemente mis dudas sobre algunas afirmaciones de la nota son las mismas que las de todos. Por que se afirma que el valor de dolar blue rige la formación de precios? Sabemos por la experiencia cepo-prat gay que esto no es así. Pienso, que es posible que la afirmación que hace Mónica Peralta Ramos tiene que ver con que el alto grado de concentración en las cadenas de formación de valor determinan que estas operan con el precio dolar de referencia que decide establecer este sector concentrado con prescindencia de lo que realmente paga por esas importaciones. Dicho de otro modo: Estos sectores concentrados, no sujetos al control de ninguna competencia (por eso son concentrados) y demostrada la incapacidad del estado para controlarlos elijen o deciden arbitrariamente establecer el dolar blue como precio de referencia y lo pueden hacer porque son monopólicos. Mañana podrían decidir fijar los precios con el valor de euro o del yean o del precio del azucar en Ruanda, no es importante. Es arbitrario, no obedece a ninguna transacción real

  7. Pancho dice

    Esto último apunta a una realidad generalmente ignorada: la enorme concentración del capital y la capacidad de formar precios que existe en la economía argentina se hace sentir en todos los sectores económicos, incluido el agro y las importaciones. Esta formación de precios, tiene como valor de referencia al dólar blue.

    Cuántas veces ya lei y escuche este argumento? la ultima vez en boca de Prat Gay recuerdan? llevar el valor del dolar oficial al del blue no va a trasladarse a precios porque estos están determinados por el dolar blue. FALSO.

  8. Pancho dice

    » los costos del sector “están absolutamente dolarizados y dependen de la evolución del tipo de cambio libre o blue.” Por qué? Compran en negro?

  9. Juan dice

    SI el «campo» habla de formaciòn de precios en base a dolar blue significa que reconoce descaradamene ACTIVIDAD EN NEGRO.
    Y YA LO SABEMOS: en el mundo agro-EXPORTADOR se contrabandea produccion, se subfactura exportaciones y sobrefactura importaciones, y se descarga todo sobre «productores». BIEN , es tambièn un problemita que tienen que discutir entre ellos primero, y con el Estado despuès.

    Desde el Estado se impone CONTROL TRIPLE: fìsico de producciòn y circulaciòn, de informaciòn (facturaciòn y costos), y monetario (liquidacion de exportaciones y cobros).

  10. Graciela Álvarez Agudo dice

    Brillante !!!

  11. Gabriel Méraud dice

    No le encuentro fundamentos a la afirmación de que los precios locales se forman con la referencia del blue. Era la creencia de la oposición durante el gobierno de Cristina y ya en el gobierno, llevó a Prat Gay al blooper de levantar el cepo unificando ambas cotizaciones en el guarismo de la anterior cotización del blue, pronosticando alegremente que su devaluación no iba a generar inflación alguna porque el dólar, ya estaba a 15 y los precios estaban ya formados a la cotización del blue. (Su devaluación sólo era un sinceramiento ). El inmediato traslado de esa primer devaluación a precios, entiendo, dejó demostrado lo contrario. Que los precios locales se forman con la referencia del dólar oficial que es, fácticamente, el que se usa en las operaciones de importación y exportación.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.