DESDOLARIZACIÓN

Cheque cancelatorio y moneda no convertible: dos propuestas nacionales para escapar de la trampa del dólar

 

Corría el mes de mayo del año 1973 y mientras el pueblo argentino en la calle gritaba “se van, se van y nunca volverán”, en una casona de la calle Azcuénaga 1.673, propiedad de la familia Blaquier-Arrieta —los dueños del Ingenio Ledesma en Jujuy— iniciaban las primeras reuniones para conspirar y hacer fracasar al nuevo gobierno los generales Guillermo Suárez Mason, Albano Harguindeguy, Alcides López Aufranc, Federico de Álzaga y Omar Riveros, asesores del futuro gobierno militar como Jaime Perriaux y Hugo Miatello (jefe de la SIDE entre 1971-1973), José Alfredo Martínez de Hoz, junto a Mario Cadenas Madariaga, dirigente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Horacio García Belsunce y Ricardo Mansueto Zinn por el Grupo FIAT, Guillermo Zubarán (que fuera Secretario de Energía de Videla), Enrique Loncan (Barrick Gold y Banco General de Negocios), Armando Braun (La Anónima SA) y Juan Etchebarne. (Con Videla fue presidente de la Comisión Nacional de Valores.) A la vez elaboraban el plan económico que iba a implementar la última dictadura cívico-militar, cuyos vectores principales pasaban por quebrar la alianza que de hecho existía entre trabajadores y empresarios ligados al mercado interno —donde ambos crecían si aumentaba el poder adquisitivo del salario— por un lado, y deteriorar el rol del dinero argentino como medio de ahorro, por el otro.

Es con la dictadura militar que la compra de bienes importantes, sobre todo inmuebles y campos, se hace en dólares, generando de hecho un sistema bimonetario, que fue el objetivo perseguido para conferirle a los exportadores y a los que ingresaban divisas cualquiera sea el concepto, la potestad de generar ahorro, así como el poder de veto de todo otro proyecto que no cumpliera con lo dispuesto por el sector beneficiado.

No fue un problema cultural, psicológico, práctico, de confianza o desconfianza que se recurra a la divisa norteamericana. Fue planificado y diseñado por la sociedad cívico-militar que se apropió por asalto del Estado y que con brutal represión mediante disciplinó al resto de la sociedad. El objetivo era que nuestra moneda fuese un mero instrumento de cambio, pero que el medio de ahorro fuese el dólar. A su vez, ellos serían los principales proveedores de las divisas mediante exportaciones, toma de deuda o venta de activos en el país.

Obviamente, además de los sectores con acceso a la moneda norteamericana, el otro beneficiado fue y es EE.UU., a quien se le asegura la demanda de su dinero, causa principal de la desavenencia de esa Nación con Europa y su Unión, del acuerdo Japón-China de intercambiar con su propia moneda y con la URSS, y hasta potencialmente con el BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) que tenía como propuesta la de usar su propio dinero para el comercio entre ellos.

Pasó el tiempo y en noviembre de 2010 el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner implementó el cheque cancelatorio que, desde el punto de vista legal, es un medio de pago asimilable a la entrega de dinero en efectivo. Los cheques cancelatorios son emitidos por el BCRA. Cuando se autorizó su implementación, tenían un rango que iba de 5.000 a 400.000 pesos o de 2.500 a 100.000 dólares y solo podían utilizarse para operaciones inmobiliarias.

Bien sobre esa base, dos investigadores de la Universidad de Buenos Aires, Adrián Rojze y Martín González Samartín, van a proponer nuevamente el cheque cancelatorio, pero esta vez sola y exclusivamente en pesos y para comprar todo tipo de bienes registrables.

Este es el hilo argumentativo central que orienta la exposición de Rojze y de González Samartín en la presentación conjunta de su ponencia titulada “Para recuperar la soberanía monetaria” durante las XIII Jornadas de Sociología de la Facultad de Ciencias Sociales – UBA que tuvieron lugar en los últimos días del mes de agosto.

La implementación del cheque cancelatorio tiene como objetivo dotar a la economía nacional de un instrumento que cumpla la función que cumple el dólar en la compra de activos durables, bienes de capital y transacciones financieras, de modo de reemplazar al dólar como medio cancelatorio de dichas transacciones. Al estar nominado en pesos, hace que la moneda nacional se refuerce más en lo atinente a la función de reserva de valor, íntimamente relacionada con este tipo particular de transacciones. El cheque cancelatorio será emitido y garantizado por el Banco Central en la moneda local y canalizado por las entidades financieras, pudiendo intercambiarse entre particulares por un determinado período de tiempo al cabo del cual deberá ser depositado en una entidad financiera. Esta transitoriedad tiene como objetivo, precisamente, no desvalorizar a la moneda nacional circulante.

Pero lo más importante es que se crea el cheque cancelatorio como instrumento de uso obligatorio en las transacciones de bienes registrables en el mercado interno tanto muebles como inmuebles, así como para la suscripción de títulos valores emitidos por agentes económicos destinados a su colocación en el mercado de capitales internos. De otra manera, queda invalidada la operación.

Todas las compras y ventas de propiedades en el país debe ser realizadas por el cheque cancelatorio creado por el BCRA y con número correlativo del BCRA. El titular depositará pesos o dólares en la cuenta de un banco y si ese banco recibe dólares, serán cambiados al tipo de cambio oficial por el BCRA (ingresando los dólares a las reservas internacionales de la autoridad monetaria y emitiendo pesos al tipo de cambio oficial).

Para su implementación se debe modificar el Artículo 766 del Código Civil, se prohíben los contratos nominados en moneda extranjera y los contratos actualmente vigentes en esa moneda se convertirán a pesos a tipo de cambio del día en que se hace efectiva la primera transacción de este instrumento, luego de la entrada en vigencia de esta medida, a partir de lo cual mantendrán su valor en moneda nacional.

Obviamente se necesita de todo el poder político para hacerlo y de todo el apoyo del pueblo argentino que debe tomar consciencia que el huevo de la serpiente es el verdadero cáncer que sufre nuestra sociedad [1] y que se debe extirpar de raíz.

 

Dinero no convertible

Tampoco es una excentricidad sino, por el contrario, un instrumento de política económica autónoma que ha sido probado exitosamente por varios países ante situaciones extremas como la nuestra; entre ellos Alemania (por dos veces) y Francia al término de la Segunda Guerra. Con este instrumento, junto a una serie de medidas concomitantes de raigambre keynesiana, estas naciones pudieron rápidamente poner en marcha su aparato productivo y dar ocupación a los trabajadores que retornaban a sus hogares desde el frente, sin quedar sujetos eternamente al endeudamiento externo.

Quien mejor estudió esta cuestión entre nosotros fue Mauricio Prelooker, un economista independiente del establishment de gurúes profesionales con ambición de lobbistas que dominan en los medios por haber hecho en Harvard o Chicago un cursillo para economistas del «patio trasero». Este estudioso de la economía, que falleció a comienzos del año 2001, presagió la crisis inevitable y propuso las principales medidas para salir de la misma sin incurrir en una brutal devaluación de nuestra moneda y con ello la caída abismal del poder adquisitivo de los salarios, jubilaciones y pensiones, como finalmente sucedió en el año 2002.

Prelooker tenía una propuesta para evitar a toda costa la devaluación con el pretexto de mejorar nuestras exportaciones, devaluación que siempre beneficia a unos pocos y perjudica al conjunto. Una propuesta para superar la asfixiante escasez de dinero a la que nos condujo la convertibilidad y que no necesitaría los gravosos préstamos del FMI y permitiría consolidar al Mercosur-Unasur y CELAC como una fuerza autónoma y pujante.

El primer paso en esta dirección era la creación de una moneda inconvertible (a la que provisionalmente llamó «bancor» o «gaucho») con ciertas características:

a) Sería un billete de banco que, a diferencia de los «bonos» nacionales o provinciales, tendría curso legal de aceptación obligatoria tanto para el sector público como para el sector privado.
b) No se podría comprar con ellos pesos ni divisas u otros valores convertibles (joyas, oro, etc.) ni títulos públicos, acciones, cheques o cualquier otro instrumento bancario sujeto a interés. Sólo se podría comprar y vender en el mercado interno y pagar los impuestos.
c) A medida que el Estado fuera recibiéndolos rescataría esos billetes, reemplazándolos por pesos. El remanente sería rescatado al cabo de cinco años.
d) El respaldo de esta moneda sería un aval inmobiliario constituido por el impuesto a la renta de la tierra, a cobrar cuando la reactivación lo facilitase.

Los detalles del programa son muchos, entre ellos el control del comercio exterior, lo que requiere una fuerte decisión política. Pero baste decir que, con la inyección de liquidez no inflacionaria que implicaría este «autopréstamo», rápidamente podría ponerse en marcha el aparato productivo inactivo y encarar obras públicas de proyección. Prelooker —que conocía bien el país por haber asesorado largamente a cooperativas de producción— tenía en mente el plan integral del Bermejo-Paraná que posibilitaría incorporar a la producción tantas hectáreas de regadío como las actualmente existentes (además de ahorrar los daños cíclicos de las inundaciones), creando inmensas fuentes de trabajo.

Una vez iniciado el círculo virtuoso de trabajo y consumo se irán reemplazando los planes Trabajar y otros subsidios a los que se achaca el permanente déficit fiscal del Estado y el oprobioso Riesgo País. Los únicos que no se verían beneficiados por medidas como estas serían los bancos y demás tenedores de la deuda y su cohorte de voceros profesionales que medran con las eternas refinanciaciones.

 

Síntesis

En los mercados externos descuentan una situación harto difícil para el nuevo gobierno argentino. La tasa de Riesgo País supera los 2.200 puntos y, por ejemplo, el BONAR 2020 en dólares cotizaba el viernes 8 de noviembre de 2019 a 40,71 dólares la lámina de 100. (Este BONAR vence el 8 de octubre de 2020 y se debe pagar los 100 dólares del valor nominal de la lámina más una tasa fija del 8% anual.) Pese a que al final de su gobierno Cambiemos instrumenta un férreo control cambiario, la tasa de interés en pesos que se paga por las LELIQs ronda el 65% anual y el dólar de salida (contado con liqui) es de $ 76,86 para esa fecha.

En ese marco es imprescindible adoptar medidas importantes y centrales que cambien los ejes de especulación y fuga de capitales imperantes.

Para ello existe una amplia gama de variantes y de instrumentos para impulsar el crecimiento y la mejora en la distribución del ingreso, por un lado y, para terminar con este flagelo colonial de depender de una moneda que no es la nuestra, como lo impuso en 1813 la Asamblea General Constituyente al ordenar acuñar moneda de oro y plata con el sello de las Provincias Unidas. Entre esas medidas, estas dos propuestas (cheque cancelatorio y moneda no convertible) de economistas nacionales, así como se deben adoptar otras prevenciones como la de contar con un Banco de Desarrollo, imponer férreos controles en las maniobras de subfacturación de exportaciones (por ejemplo un estricto control de los puertos y de las embarcaciones de la hidrovía del Paraná), sobrefacturación de importaciones, transacciones bursátiles con otras plazas, compraventas de bienes registrables, puesta en funcionamiento pleno del Registro Nacional de bienes rurales, etc. y, sobre todo, un plan explícito que nos diga cuáles son los principales objetivos a lograr, ordenando las prioridades, sabiendo que jamás tiene viento a favor quién no sabe a dónde va y que todo el pueblo argentino tiene derecho a conocer y a discutir, profundizar y colaborar, dada que su participación es condición sine qua non para que se pueda llevar adelante.

La tarea es de gran magnitud, no libre de riesgos y de conflictos. Pero si no se toman las medidas adecuadas, los acontecimientos y la relación de fuerzas harán que tarde o temprano se desemboque en un efecto hiperinflacionario con el consiguiente desprestigio del nuevo gobierno que capitalizarán los grandes beneficiados del modelo impuesto a sangre y fuego en 1976, que ahora incluso cuentan con más de diez millones de votos.  Solo con un plan, decisiones claras y participación del pueblo se puede reedificar una nueva y gloriosa Nación, como dijera Néstor Carlos Kirchner en su discurso del 25 de mayo de 2003, al asumir la Presidencia de la República.

 

[1] La fuga (Formación de Activos Externos) de 82.100 millones de dólares desde el 1 de enero de 2015 al 30 de septiembre de 2019 lo corroboran y lo miden.
--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

19 Comentarios
  1. La Jauretche dice

    Moneda #Descentralizada

  2. Roberto Tamer dice

    La solución está al alcance del gobierno de Cristina y Alberto. Un blanqueo de capitales patriótico que incluya a pequeños y grandes tenedores de dólares. Con más de 500 mil millones en poder de particulares, se puede pagar toda la deuda externa y progresar.

  3. Roberto Pintos dice

    Excelente análisis como siempre Horacio. Es un cambio cultural enorme el propuesto aquí. En parte implica retrotraer la memoria econòmica del pueblo argentino a un año tan lejano como 1973. Lejano porque han pasado tantas cosas terribles en el paìs en ese lapso: la dictadura, Menem, De la Rúa y Macri. Cuatro huracanes, combinados con maremotos y terremotos mas o menos.

  4. Antonio dice

    Claramente una utopía…. Yo les diría a nuestros economistas genios que dejen de leer Alicia en el país de las maravillas y empiecen a buscar soluciones prácticas….. Si quieren desdolarizar la economía… Tienen que hacer que la gente quiera ahorrar en pesos….. Si todo va a ser por obligación.. solo.van a fomentar el mercado negro

  5. Jorge Sierkovich dice

    Quien puede aceptar un cheque en pesos en una economia inflacionaria con devaluaciones imprevistas? Los procesos economicos no se cambian por decretos. Hay que crear instrumentos de canalizacion del ahorro nacional. Si no hay fuga al dolar colchon o cuantas en el exterior o compra de viviendas. Nada a la produccion

  6. Jorge Sierkovich dice

    Serie interesante pensar por ejemplo en una operacion inmobiliaria de 100.000 dolares, un depto medio en CABA quien aceptaria un CHEQUE EN PESOS que se puede devaluar el dia deespues.
    Esto funcionaria en una economia previsible,
    Me pregunto porque no discutimos COMO CANALIZAR EL AHORRO. Hay 1.000.000 de personas que compan dolares mensualmente. Efectivamente el dolar y la compra de viviendas es «refugio de valor». Alguien cree realmente que esto se puede cambiar POR DECRETO?
    La unica solucion es crear alternativas reales de direccionar el ahorro a la produccion. Por ej. via Obligaciones Negociables de Empresas Privadas, Mixtas y Estatales GARANTIZADAS en su capital por el Tesoro Nacional antes de la dsitribucion de la Coparticipacion.
    Puede haber otras, pero si no logramos que los Argentinos inviertan, les parece que alguien extranjero invertira en la produccion ? Solamente pescaremos opotunistas ky buitres

  7. Alcides Acevedo dice

    ¿Estas son la ideas para solucionar el problema económico argentino? ¿qué les parece si mejor estudiamos la forma de aumentar la competitividad sistémica? El día que eso ocurra nos van a alcanzar los dólares y van a quedar atrás la inestabilidad macroeconómica y las crisis de balanza de pagos.

  8. Ricardo Alberto Comeglio dice

    Pesificar la deuda y prohibir al Estado la compra venta de moneda extranjera. No se emite nada y los dólares son los que tienen los privados y el valor el que ellos pueden pagar. Si no consiguen dólares el problema es de ellos, no del Estado. ¿En qué lugar de la Constitución está la obligación de la República Argentina en garantizar la existencia de dólares? Si no los consiguen, no hay forma que esa sea una moneda de reserva de valor alguno.
    Acá habrá pesos y sólo se garantizará lo que la Constitución le obliga al Estado, es decir que hayan pesos. El que no los quiera tener entonces no actúa comercialmente dentro del país.
    ¿Se van a ir? Que se vayan. Pero sólo lo harán en los primeros 5 días porque después no van a conseguir un puto dólar para cambiarlo por los pesos que tendrán en las manos como producto de sus ganancias dentro del país.
    En la Argentina sólo pesos y si alguien quiere cambiar esos pesos por dólares, que se las arregle como pueda, sino que guarde los pesos a la espera de conseguirlo. Eso hace al peso automáticamente como reserva de valor.
    ¿Los acreedores quieren dólares? No se los damos. No negociamos. Les cancelamos el total de lo que le debemos y en el tiempo estipulado, pero en pesos y acá en la Argentina y que ellos después consigan cambiar esos pesos por dólares, si los encuentran. ¿El valor de cambio? Al que determine el mercado al momento de la cancelación de la deuda. Pero emitimos pesos y esos quedan acá porque los acreedores no lo van a poder llevar. ¿Dónde quedarían? En el sistema financiero o en inversiones que a esos acreedores les reporten beneficios.
    Eso crea un gigantesco mercado financiero y bursátil.
    No hay forma de que se puedan negar porque la negociación es fácil, o reciben eso y ahora o nada y nunca.
    Esto mediante leyes del Congreso con la inmediata reforma de la Constitución para blindar la posibilidad de reversión de la situación.
    O lo hacemos rápido y al principio o el Gobierno de Alberto no tiene chances de nada.

    1. Agustin dice

      El comentario más choto e incoherente que leí en el día

  9. Miguel dice

    Impresionante tu artículo, y su recomendación, el cual no es para tibios precisamente. Lo único, ojo porque citás un artículo del Código Civil, Código que ya no está vigente. Desconozco si el actual Código Civil y Comercial contempla el tema.

  10. Juan dice

    Estimo que Alberto debería imponer el «peso mercancía» que es el soporte de la moneda con un valor real. al repecto ya hay varios proyectos sobre el tema Ver: KWH respaldo del peso
    https://perio.unlp.edu.ar/sitios/observatoriodetecnologias/dinero-de-nueva-generacion/

  11. Economista mar del plata dice

    Una solucion http://comogenerarestabilidadydesarrollo.blogspot.com.ar te 2235603398 y lo explico mejor

  12. Jose Gomez Rinesi dice

    Yo he creado una idea ya en mayo de 2018 para salir de la acuciante situacion actual con ina teforma mobetaria y reexpresar a 30 años de plazo todas las deudas del bcra tesoro nacional provincias bancos y emoresas y a tasas del 2 a 3 por ciento anual similar a psises eurooeos Parte de ella fue premio 50 aniversario del bcra que me entrego en 1987 y la escribi en el cemib bcra. Esta ahi. Esta propuesta inicia con un acuerdo en el congreso sobre uba nueva ley de delitos financieros de lessa humanidad que establezca prnas de 20 años a el saqueo a las reservas del bcra desde 1957 hasta hoy para delitos de 1. Fuga de capitales 2 .lavado de dineto 3. Evasion tributaria y laboral. Ademas de la reforma monetsria segun ley 1.130 de 1881 y expresar ennka moneda nacional original el sistema financiero y mercado de capitales. Ley pir usura a tasas superiores al 3 por ciento anual sobre el peso oro argentino como en chile eeuu alemania suiza a 30 años tasas 2 a 3 pir cuento anual. Charlemos mi te 2235603398 y lo explicare en detalle lo puse en una pag web http://comogenerarestabilidadydesarrollo.blogspot.com.ar

  13. Flor dice

    El tema es que esa moneda convertible se «rescataria» en 5 años y se convertiria x pesos si mal no entendi. Lo que significa en el fondo la promesa de emision de una masa monetaria que me parece seria bastante grande. Para que esa emision no genere inflacion necesitas que los stocks crezcan a misno ritmo (via produccion de bienes localmente o importando). No te olvides que los insumos de la industria son todos importados (carburo de tungsteno, diamantes para corte, etc etc hasta rulemanes) y eso se paga con dolares que no se de donde van a salir. O sea, necesitas dolares para crecer y evitar una hiper,quieras o no. Y eso solo te lo puede dar la exportacion. Abrazo

  14. Eduardo dice

    M A G N I F I C O A N A L I S I S H I S T O R I C O E C O N O M I C O.

    El huevo de la serpiente : The Nixon Shock, el momento en que USA abandona unilateralmente el patrón oro y comienza a emitir dinero fiat como moneda del Imperio, de endeudamiento, valorización y financierizacion.
    Todo ello unido a los acuerdos con China.
    Y AHORA ?
    Estamos asistiendo a un cambio profundo en eses esquema ?

  15. Alex dice

    Esperamos alguien en el nuevo gobierno leea atentó el artículo y tenga tu contacto!!

  16. Flor dice

    Mmmmm. O sea q se emitan una suerte de patacones con los q no vas a tener acceso a ningun tipo de reserva de valor? Mmmmm. Si la gente repudia el peso (ya esta para sacarle dos ceros) al gaucho no me quiero imaginar. Aca el problema es q no tenemos saldo exportador. Hasta q no se despierte vaca muerta (nuestro lazaro vacuno) no va a solucionarse esto. No hay confianza ni credibilidad ni nada en el sistema monetario argentino.

    1. Gustavo dice

      Casualmente Flor… la primera objecion que van a propener los monetaristas a ésta propuesta, es el argumento que con la entrada de dólares se soluciona el problema, y lo que el autor propone es cambiar de raíz, el mecanismo perverso de como los bancos y los grupos económicos manejan esa entrada de divisas, para terminar de una vez por todas con el bimonetarismo que mos a llevado a las últimas cuatro crisis de endeudamiento en los últimos 46 años. En el libro Endeudar y fugar de Eduardo Basualdo se propone una tesis similar que genera la fuga tremenda que se produce en nuestra economía

    2. La Jauretche dice

      #MonedaDigital #Descentralizada #AntiInflacionaria #Garantizada en #BlockChain

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.