El buen ejemplo

Rodríguez Larreta pondera a un intendente que paga sueldos de sus negocios privados con fondos del Estado

 

“La gente a la propuesta nuestra la toma: no quiere más escuelas cerradas, no quiere más inseguridad y quiere que generemos trabajo. Y eso es lo que nosotros proponemos con un mensaje homogéneo, con el ejemplo de la gestión, con el ejemplo de San Nicolás”, expresó el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en la conferencia de prensa que tuvo lugar el martes 26 de octubre con motivo de su nueva visita al distrito de San Nicolás. Es que el intendente Manuel Passaglia sabe cómo generar empleo y quién debe pagarlo. Fernando Daniel Curas, director del diario El Norteempresa periodística en manos de la familia Passaglia, cobra por su labor privada 200.000 pesos del Estado municipal, según consta en órdenes de pago efectivizadas.

 

Manuel, adelantado en crear empleo en su diario privado para que lo pague el Estado. Foto: Zona Norte Hoy.

 

El diario El Norte de San Nicolás se encuentra desde hace tiempo en manos de la familia Passaglia. La prueba burda de ello fue la maniobra espuria que la empresa periodística del intendente quería realizar para sacarse de encima a tres maquinistas gráficos, que constaba en ofrecerles que pasen a formar parte del plantel municipal. Cuando El Cohete a la Luna reveló el plan, la acción no se concretó. Los maquinistas a los que se les proponía canjear su antigüedad en el diario por el beneficio de pasar a ser empleados municipales –para que Passaglia se ahorrarse los costos laborales del diario o los hiciera recaer en el Estado municipal–, siguen en sus puestos en el medio gráfico, pero sin realizar la tarea de impresión, que se desarrolla en otra ciudad.

Lo que ocurre con el director del diario El Norte va en la misma línea. Es el Estado municipal el que debe pagar por la labor que realiza desde el medio privado. Lo que Curas cobra como proveedor no es facturación por publicidad para el diario, ya que no realiza ninguna función periodística en ese sentido. Tampoco se trata de que el destinatario de lo que percibe es el medio gráfico, ya que el diario factura a través de El Norte Editora y Periodística S.A. Por lo tanto, lo que cobra solamente se explica por el desarrollo de su actividad privada en el medio gráfico. Para Passaglia, atender de los dos lados del mostrador tiene la ventaja de pagar sus negocios privados con el dinero de todos. Ese es el ejemplo de gestión que reivindicó Larreta en su visita.

Fernando Daniel Curas figura como proveedor 2.725 en la Municipalidad. Entre las órdenes de pago que se efectivizaron este año está la 2.309, del 15 de marzo, por un importe de 200.000 pesos. También las del 9 y 20 de abril y las de 8 y 28 de mayo, cada una de ellas por la misma suma, por especificar sólo algunas. Curas asumió como director del diario El Norte en marzo de 2019. Anteriormente fue funcionario de Cambiemos como director de Comunicación en el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible durante 2018 y 2019. En los medios comerciales capitalinos se desempeñó en radio Rivadavia, en radio Uno con Ari Paluch y en La Red con Facundo Pastor y Jonatan Viale. En la televisión, su paso fue por América 24 con Mauro Viale y realizó suplencias en TN. Trabajó en la web con Maximiliano Montenegro y fue jefe de prensa de Matías Tombolini en la campaña de las elecciones de 2017.

Como director del diario El Norte, Curas abonó a la crítica virulenta a la suspensión de la presencialidad escolar –decisión adoptada por el gobierno provincial de acuerdo a la fase epidemiológica en la que estuvieran los distritos para evitar contagios en el contexto de la pandemia de Covid-19–, idea que Juntos ahora vende en campaña electoral como “cerraron escuelas”. Así lo repite una y otra vez el candidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires Diego Santilli en los distritos que recorre, al igual que su jefe político, Horacio Rodríguez Larreta. En la portada de El Norte del 20 de abril tituló: “Presencialidad amenazada”, como si la amenaza no fuera el virus que se cobraba vidas y sí la decisión del gobierno de suspender las clases presenciales para resguardarlas. Venderla cambiada fue la tarea como director de Curas. Como si se tratara de un resultado de un partido de fútbol, fue más allá el 29 de mayo cuando tituló en portada: “Fase 2 Presencialidad 0”, ignorando que interrumpir las clases presenciales era una medida de protección para la comunidad educativa.

 

Portadas del diario El Norte.

 

 

“Lo que se está decidiendo en estas elecciones no son los partidos políticos, sino que es el futuro de nuestro país. Es qué ciudad queremos, qué provincia queremos y qué país queremos para adelante”, expresó el intendente en la conferencia de prensa. “Si queremos planes o queremos trabajo, si queremos escuelas cerradas o queremos escuelas con chicos adentro, y en donde los recursos de la educación vayan para mejorarla. Qué futuro queremos para nuestro país, y en eso estamos de acuerdo con Horacio (Rodríguez Larreta), que el camino es el trabajo, la producción y la educación”. Passaglia se anima a hablar de planes o trabajo mientras el trabajo del director de su empresa periodística lo paga el Estado.

Pero también el intendente nicoleño habló de educación, “de recursos que vayan a mejorarla”, dijo. “Justamente él, que recibió del Fondo de Financiamiento Educativo alrededor de 150 millones de pesos que no ha ejecutado, ni lo hemos visto informarlo en la Unidad Educativa de Gestión Distrital (UEGD). No ejecutó nada del Fondo de Financiamiento Educativo”, expresa a El Cohete a la Luna la concejala por el Frente de Todos Bibiana Giglio, con trayectoria en la docencia y militancia en el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (SUTEBA). “El 40% de esos fondos está estipulado que tiene que ir a infraestructura escolar. Pudo haberlo volcado para construcción de salones –ya que aumentó la matrícula en secundaria y hay pedidos al respecto–; podría aplicar el otro 60% para garantizar el derecho a la educación, con luminarias en la calle de las escuelas, Internet en los establecimientos educativos…”, enumera. Todo lo que Passaglia no hace es lo mismo que, en campaña, acusa de no realizar al gobierno de Axel Kicillof.

Un director de la Municipalidad de San Nicolás “de básico, cobra 58.000 pesos, aproximadamente. Pero de acuerdo a la bonificación que perciba y la antigüedad que pueda tener, su ingreso puede complementarse en unos 160.000 pesos”, expresa María Eugenia Bravo, secretaria general de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) San Nicolás, consultada por El Cohete. De acuerdo al monto que percibe, Curas estaría en mejor condiciones que un director del Estado y mejor que la categoría más baja de un empleado municipal, que ronda los 30.000 pesos.

Bravo explica que la gestión como intendente de Ismael Passaglia (padre de Manuel) tenía en su plantilla alrededor de 1.400 empleados municipales y en la actualidad, con la gestión de su hijo, la cantidad de trabajadores ronda en 830. “No es que esos cargos o puestos de trabajo no se cubren, sino que son cubiertos a través de monotributistas. Es muchísima la cantidad de trabajadores en esa condición”, indica. Agrega que la maniobra para precarizar de Manuel Passaglia es dar de baja a los trabajadores con edad de jubilarse y ofrecerles continuidad laboral como monotributistas.

Bravo, que también es candidata a consejera escolar por el Frente de Todos San Nicolás, explica que la lógica que persiste en la gestión Passaglia es que los servicios deben estar en manos de terceros. El discurso de que el empleado municipal es ineficiente, instalado desde hace años, se condice con la prestación de los servicios por parte del sector privado. “Tanto el barrido, la recolección y la disposición final de residuos se realizan a través de distintas empresas privadas”, así como también “los servicios de limpieza y mantenimiento de plazas”. También expresa lo que sucede con servicios básicos como “el agua, que se privatizó, porque la conformación del ente del agua viene a ser eso, y cada vez más se va achicando el Estado”. Se achica para prestar servicios y lo agranda si se trata de pagar sus negocios del diario.

La forma de concebir al Estado del intendente Manuel Passaglia se enmarca en lo aprendido de su padre. En mayo de 2017, una vez que se pasó a Cambiemos, Ismael Passaglia fue nombrado por la entonces gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, al frente del Instituto de la Vivienda. Su hijo Manuel fue quien se quedó con el cargo de intendente. Durante su gestión, Passaglia padre concurría a trabajar una vez a la semana y dejó 5.000 viviendas a medio camino. Certificados de obra que estaban en marcha se dejaron de pagar a partir de agosto de 2019, donde luego del mal resultado electoral se abandonó toda política estatal. Casi a modo de castigo hacia los votantes, al igual que la devaluación realizada por Mauricio Macri. Eso generó que el gobierno de Kicillof se encontrara con obras caídas al asumir en diciembre de ese año.

La irresponsabilidad de abrir muchos frentes de trabajo sin concluir fue la característica de la espantosa gestión de Ismael Passaglia. En San Nicolás había cuatro autos del Instituto de la Vivienda que Passaglia dejó en su ciudad y tarjetas-vale de nafta a disposición. Su manejo en el Instituto era netamente familiar. Si bien él concurría una vez por semana, era su hijo Santiago –actual diputado bonaerense y nuevamente candidato a renovar su banca por Juntos–, quien manejaba el organismo provincial.

A la nueva administración del Instituto de la Vivienda le costó que los Passaglia devolvieran los autos que se habían llevado a San Nicolás. Pero la gravedad fue el desorden de su gestión. En los cuatro años del PRO en la provincia de Buenos Aires se terminaron 7.000 viviendas –de las cuales cerca de 2.000 venían del Programa Federal del gobierno nacional de Cristina Fernández de Kirchner–, lo que significó para la provincia un número ínfimo en relación con el déficit habitacional.

De todo ello aprendió Manuelito, que hoy ejerce el poder y hace que los máximos referentes de Juntos visiten la ciudad y le brinden su apoyo a su hermano Santiaguito, primer candidato en la segunda sección electoral en búsqueda de renovar su banca de diputado provincial. En la tierra de los Passaglia, el poder real tiene todos los beneficios. Es ahí donde los diarios Clarín y La Nación realizan Expoagro, en un predio donde el Estado realizó una millonaria inversión para que los dos diarios se lleven extraordinarias ganancias.

Que el Estado tenga que estar al servicio del privado es el buen ejemplo a seguir que Rodríguez Larreta destacó en su visita.

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí