El camino elegido

Entre el reperfilamiento y el default

 

El gobierno de Macri se endeudó irresponsablemente. El 9 de diciembre de 2015, último día de gobierno de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, la deuda pública bruta alcanzaba el 52,6% del PIB, de los cuales, solamente alrededor de un 9% del PIB era con bancos y fondos de inversión y conformaba un total del 16,5%  del PIB con el resto del sector privado, un 6,4% del PIB con organismos internacionales de créditos, tipo Banco Mundial, BID, CAF, etc. y la mayor parte era intra sector público (el 29,7% del PIB)

En los cuatro años de gestión de Cambiemos se revierte la lógica de desendeudamiento que había sido adoptada hasta entonces. El 30 de diciembre de 2019, según informa la Secretaria de Finanzas de la Nación, se adeudaban 323.177 millones de dólares que significan el 91,7% del PIB (PIB que se estima en 352.300 millones de dólares) y modificó drásticamente su composición donde, al deberle más de 44.000 millones de dólares al FMI, los organismos internacionales pasan a tener acreencias por el 21,4% del PIB en 2019 y, la deuda en poder del sector privado el 38,9% del PIB. Que se agrava por los vencimientos que se superponen este año 2020 y los próximos.

En ese marco de exigencia y magnitud de vencimientos de la deuda, el gobierno nacional apuesta a que el conjunto de los acreedores acepte un plan de pago que permita un sendero de crecimiento del PIB y de las exportaciones. El ministro Martín Guzmán sostuvo el miércoles 12 en la Cámara de Diputados que las exportaciones (que en el año 2019 fueron por 65.115 millones de dólares) deben crecer a una tasa del 4,5 al 5% anual y el PIB en torno al 2% anual.

Para ello deberían diversificarse las ventas externas y sin nombrarlas se refirió a Vaca Muerta, a la minería y a darle mayor valor agregado a las exportaciones agrícolas.

De esa manera, dijo, se generan una macroeconomía consistente que debe ser apoyada por el acuerdo de precios y salarios coordinados por el Estado nacional y una política fiscal que debe tender a equilibrar sus cuentas, en un escenario que denominó “alcanzable y realista”, que implica alcanzar el equilibrio fiscal primario (antes del pago de los servicios de la deuda) para 2022 y un superávit entre el 0,6% y 0,8% del PBI (unos 2.600 a 2.800 millones de dólares) en 2023, cuando el total del gasto público nacional (que es en pesos) sea el equivalente a 85.000 millones de dólares (un 24% del PIB).

También concedió otro escenario, en el que se podría alcanzar el equilibrio fiscal primario, con una economía en recuperación, en 2023 un superávit fiscal primario del1% y en 2024 de 1,2% del PIB.

Recordemos que en 2019, según la Secretaría de Hacienda de la Nación, los intereses de la deuda ascendían a $ 724.285,3 millones de pesos que eran el 3,33% del PIB y a la vez representaban el 18,13% del presupuesto de la administración nacional. Por ende el gobierno está proponiendo suspender el pago de los intereses y del capital adeudado por lo menos por tres años (hasta equilibrar el superávit primario que es antes de pagar los servicios de la deuda), y utilizar esos recursos para apuntalar la inversión pública, mejorar las jubilaciones y pensiones y estimular el mercado interno.

Por eso el ministro Guzmán no dio detalles de la oferta oficial. Sí anticipó la necesidad de “una reestructuración de deuda profunda», que causará » frustración por parte de los bonistas». En otras palabras, dejó entrever que, además de un amplio período de gracia, el gobierno buscará un fuerte recorte en los cupones de intereses y una quita de capital. También adelantó que no habrá un mejor tratamiento para la deuda bajo ley Nueva York que la local, porque «cuidar a la ley argentina es fundamental para el desarrollo del mercado de capitales doméstico».

 

 

Los fondos de inversión

El lunes 27 de enero vencieron los Bonos BP 21 de deuda externa de la provincia de Buenos Aires, por un valor total de 249.975.000 dólares, que tenían un plazo de 10 días corridos para no incurrir en default, que se cumplía el miércoles 5 de febrero. El martes 4 de febrero la provincia pagó la totalidad del vencimiento más los intereses, suma que debe detraer de sus escasos recursos de la provincia y que implica un menor gasto en obra pública y en las prestaciones de salud, educación, asistencia social. Esto se debió a que el Fondo Fidelity no le permitió hacer valer la “cláusula de acción colectiva” que dice que si el 75% de los acreedores aceptan deben aceptar todo el resto. En directa o indirecta, Fidelity poseía más del 25%, lo cual equivale la capacidad de bloqueo.

Al aproximarse el final del gobierno de Macri, muchos inversores trataron de salir de las posiciones argentinas, pero los principales acreedores de la Administración Nacional y de algunas provincias, como Fidelity, compraron esos bonos a precios muy por debajo de su valor nominal. Esto explica que, pese a las fuertes órdenes de venta en los mercados internacionales, no derrapara tanto su valor.

Por supuesto que en el ínterin ganaron fortunas, por ejemplo, el BONAR 2020 que vence el 8 de octubre, paga una renta fija del 8% anual en dólares. La lámina dice 100 y la compraron a menos de 45 dólares, por lo que obtuvieron, hasta hoy, una renta de más del 17% anual en dólares

Ese es el verdadero estado de situación y esos acreedores tienen un solo fin, maximizar sus ganancias a como dé lugar.

El jueves 13 de febrero vencían los Bonos Dual (AF 20) por 105.000 millones de pesos, que se habían constituido mayoritariamente en dólares (y se ajustaban en pesos y en dólares, y el dólar creció un 300% de $ 20,20 a $ 63 por unidad), pero se pagan en moneda nacional. El 3 de febrero renovaron solo el 10% del capital. El 10 de febrero el gobierno debió declarar desierta la colocación de bonos del Tesoro con los que intentaba juntar dinero fresco para hacer frente a los 95.000 millones de pesos restantes del vencimiento del bono dual AF20. Por lo tanto, el martes 11 de febrero el gobierno nacional decidió pasar el vencimiento del capital al 30 de septiembre de 2020. Obviamente al día siguiente descendió en un 30% ese título que se paga en pesos, cuando esos bonos estaban a un 80% de la paridad. (Recordemos que  la paridad de los que están en dólares es el 45% o menos.)

El Ministerio de Economía y después el ministro en la sesión de la Cámara de Diputados, dijeron que el Bono Dual es un caso atípico de la deuda en pesos y que los dos grandes fondos tenedores (Black Rock y Templeton) pretendían que se los canjeara por otros títulos similares (ajustados en pesos o por valor dólar, el mayor de los dos) y en menos plazo. De habérselo pagado en su totalidad en pesos, si el bonista no renovaba (le reconocen un valor de $ 63 por dólar) y quería comprar dólares debía pagar el Impuesto PAIS (del 30%), con lo cual el precio era de $ 82) con lo que el Estado cobra el impuesto y el bonista gana menos.

La decisión del gobierno es una jugada de riesgo. Por un lado se demuestra lo que dice el comunicado del Ministerio de Economía: que no están dispuestos a dejarse chantajear por los fondos, en este caso Black Rock y Templeton, pero, por otro lado, se está perjudicando a los bonos en pesos en general por el temor de que no se paguen en tiempo y forma en el futuro inmediato. De allí que el gobierno insista en que es un caso especial.

Guzmán dijo en la sesión de Diputados que el stock de dólares es escaso, se están utilizando reservas internacionales de libre disponibilidad del BCRA, pero que dada la magnitud de la deuda y de los vencimientos, esto no puede seguir haciéndose por mucho tiempo más.

El miércoles 12, el Ministerio de Economía adjudicó 6.400 millones de pesos en dos tramos de Letras del Tesoro con tasa Badlar (titulo Lebad), en una licitación que contó con baja participación de inversores privados y en la que se obtuvo bastante menos de los 10.000 millones de pesos que se esperaba recaudar (Básicamente lo compraron la ANSES y los bancos públicos).

 

 

Cómo sigue

El gobierno está jugado a plantear una reestructuración de la deuda para poder asumir compromisos en el tiempo que se puedan cumplir. Y los grandes fondos de inversión han decidido tratar de cobrar lo máximo posible, a como dé lugar.

En la resolución de esa problemática se debate nuestro presente y nuestro futuro.

Si no se le paga en tiempo y forma a los acreedores es obvio que el valor del título público va a descender. Esto lo hace apetecible a fondos especulativos (que en mayor o menor sentido lo son todos), que incluso pueden no haberle prestado nunca a la Argentina. Si con los bonos que adquieran en los mercados internacionales llegan al 25% de las acreencias, con jurisdicción extranjera, revivirán la historia del juez Thomas Griesa y el negarse a tratar el “caso argentino” de la Corte Suprema de los EEUU.

No haber pagado o “reperfilado” los títulos en pesos agrava el cuadro, con lo que el dólar pasa a ser una moneda codiciada y se van a ir desarmando posiciones en pesos para pasarse a la divisa norteamericana, vía el CCL (Contado Con Liqui) que es la venta de títulos públicos y privados en los mercados internacionales. Así se generan dos fenómenos, por un lado la fuga de capitales y por otra parte, la extranjerización y el aumento de la especulación incluso sobre activos de empresas argentinas, que se venden a precio vil, cuando el que los compra sabe que esa empresa vale mucho más. La inconmensurable deuda externa y la depreciación de nuestra moneda tornan muy barato el patrimonio de empresas privadas y públicas argentinas, favoreciendo su extranjerización. Los trascendidos periodísticos dicen que el grupo “Los Grobo”, que tras la devaluación del dólar en 2018 presenta fuertes pérdidas en sus balances, pide un reperfilamiento de su deuda. Lo mismo ocurre con otras grandes empresas que se endeudaron en divisas pensando que el gobierno de Cambiemos iba a atrasar el tipo de cambio y durar al menos dos períodos.

También se suma al pedido de reperfilamiento de la deuda de la Unión Industrial Argentina a través de su vicepresidente, Daniel Funes de Rioja, abogado laboralista que representaba a los industriales en la OIT (Organización Internacional del Trabajo) durante la dictadura militar, todos elementos que van configurando un cuadro cada vez más complejo.

Eso sí, quiénes fugaron 88.371 millones de dólares en los cuatro años de gestión de Cambiemos y qué se hizo con la deuda tomada por el macrismo, es un secreto no revelado.

Debe acordarse con el conjunto de los acreedores y con los poseedores claves de cada título, misión que le cabe a los bancos colocadores de deuda que se debe contratar para posibilitar la reestructuración  y negociar en los términos que planteó el ministro Guzmán, primero el país, su gente, los que no participaron de la deuda y de la fuga.

Hay un Plan B. Defaultear toda la deuda y que esperen para cobrar, pero también nosotros atenernos a las consecuencias, que son fundamentalmente la presión a la corrida cambiaria y el cese de inversiones presentes y futuras del exterior “occidental y judeo-cristiano” y el riesgo, siempre presente, de que el Departamento de Estado de los EE.UU. nos incluya en el “eje del mal”

Mientras tanto Mauricio Macri y sus ministros de Hacienda y presidentes del BCRA están de vacaciones, como si no tuvieran ninguna culpa del país que dejaron.

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

8 Comentarios
  1. Eduardo dice

    La única propuesta seria de los últimos 60 días:

    Bercovich: “Hay que meter presos a los que endeudaron al país y permitieron la fuga de ese endeudamiento”

    Si no vamos por todo y no exigimos esto, nos vacunan en 6 meses.

    AUDITORÍA YA !
    NO A LA SUSTENTABILIDAD DE LA DEUDA !
    NUNCA MAS A LA DEUDA !
    CARCEL A LOS ENDEUDADORES !

  2. Roberto Pintos dice

    En su formidable obra «Estudios de Historia Económica Argentina», Eduardo Basualdo explica que, entre abril de 1981 y octubre de 1982 el BCRA otorgó diversos seguros de cambio a las empresas privadas por medio de los cuales, utilizando un ejemplo sencillo, explica que, una empresa que por cada U$S 1.000 de deuda que tomaba, recibía del BCRA un seguro de cambio por U$$ 923, pagando éste al acreedor externo del deudor privado por capital mas intereses U$S 1.150. O sea que el BCRA afrontaba por cada mil dólares de deuda privada un quebranto que alcanzaba al 80,3% de dicha deuda. ¡¡Así cualquiera es un empresario exitoso!! Así se formó la espantosa deuda externa que la dictadura le dejó al gobierno radical. Estos datos escalofriantes avalan si o si, que en algún momento cuando las relaciones de poder lo permitan, podamos iniciar esa imprescindible auditoría.

  3. José Ruiz dice

    No es simple disponer de los conocimientos, la información y en general de los instrumentos y herramientas que permitan auditar con certeza este asunto de la deuda. Sin embargo, me parece, sugiero comenzar el siguiente itinerario de la última etapa: evasión, blanqueo 2016, compra de bonos para no pagar impuestos con el dinero blanqueado, venta de bonos y conversión a pesos, compra de lebacs, fuga de intereses y capital y ………….Simplemente empezar a seguir a los blanqueadores, las cifras de blanqueo, incremento de deuda y fuga son muy equivalentes.

  4. Juan dice

    Excelente. Todo. Y muy especialmente: «Hay un Plan B. Defaultear toda la deuda y que esperen para cobrar, pero también nosotros atenernos a las consecuencias, que son fundamentalmente la presión a la corrida cambiaria y el cese de inversiones presentes y futuras del exterior “occidental y judeo-cristiano” y el riesgo, siempre presente, de que el Departamento de Estado de los EE.UU. nos incluya en el “eje del mal”»

    Ya es el hemisferio «occidental y sionista-ateo-financiarizado».
    Y el dpto de estado yanki YA nos incluyó en el «eje del mal» con las causas embajada de israel, amia, «cuadernos» y MEMORANDUM CON IRÀN; Y PERSIGUIÓ Y PERSIGUE A CFK.

    Estamos en guerra y NO ES «choque de civilizaciones» NI sòlo lawfare: ES DOMINACIÒN FINANCIERA Y GOLPE (blando y duro como en Bolivia).

    Saludos muy cordiales Kirchneristas.
    juan

  5. Horacio Rovelli dice

    Roberto muchas gracias, ojala se pudiera evitar el sobre endeudamiento, en EEUU la deuda no puede superar el 100% del PIB (que es una barbaridad, aunque ellos tienen plazos largos, por eso necesitan todos los años la autorización del Congreso de los EEUU porque la deuda supera ese límite) pero es la banca internacional la que se beneficia con los intereses y son los Estados de los países centrales los que tienen la deuda como instrumento de dominación para comprar nuestro trabajo y nuestros activos por deuda.

    Coincido con vos y con Juan Manuel que se debe realizar una auditoria para saber a donde fue cada dolar tomado, si un millón de dólares es plata, el gobierno de Cambiemos nos endeudó por 129.000 millones de dólares

    Y se debe hacer público, desde el 25 de mayo de 1810 que nuestro pueblo quiere saber de que se trata

    Gracias a los dos y seguimos en contacto

  6. Ricardo Daniel dice

    Coincido con Juan Manuel, aunque no se pueda hacer nada porque esta gente lo hace «legal» si contamos con el detalle de lo hecho, quienes, como, cuando, cuanto por lo menos podremos usarlo en las clases de historia y difundir las razones por las que padecemos estas reiteradas crisis.
    Lo padres de la patria no son santos todos, separemos la paja del trigo.

  7. Juan Manuel dice

    Se me ocurre que podría crearse una Conadep para investigar con detalle el sobreendeudamiento y la fuga de capitales en los últimos años y cómo fue ocultado este despojo por el anterior gobierno y los medios hegemónicos. Si llegamos a la aplicación del Plan B es necesario que lo antes posible haya un amplio debate público y señalización de los responsables. Si no, la bronca por los perjuicios que va a causar el default, direccionada por el poder mediático recaerá en gran parte sobre el nuevo gobierno.

  8. Roberto Pintos dice

    Horacio, como de costumbre tus artículos son diáfanos. Mi pregunta de lego absoluto, ignorante total es esta: ¿no tenemos formas, leyes mediante para que periódicamente cuando vuelven las lacras liberales al poder, haya algún tipo de freno para estos escandalosos endeudamientos? Leyendo «Estudios de Historia Económica Argentina» del gran Eduardo Basualdo he aprendido que el problema con la deuda arranca con la dictadura, en especial con la estatización de la deuda de los privados y el problema principal parece, es que la presión de la burguesía trasnacional y sus secuaces nacionales han tornado imposible siquiera, una auditoría de esa estafa. Y vos que lo viviste trabajando con Grispun podés guiarnos para entender esto. Como siempre gracias por tan excelente artículo.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.