EL FANTASMA Y EL PORTERO

Buenos muchachos detrás de bambalinas en Canal 9.

 

La jueza Morgan Zurn, del Tribunal de Cancillería de Delaware, paraíso fiscal de los Estados Unidos, ratificó con un segundo fallo que el abogado Carlos Eduardo Lorefice Lynch no es el verdadero dueño de la empresa que controla a la licenciataria de Canal 9. La resolución posee varias implicancias: por un lado expuso la estafa de Lorefice Lynch al empresario mexicano Remigio Ángel González González, apodado El Fantasma;  dejó en evidencia lo permeable que era (y es) la autoridad de control de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (Enacom) para evitar la proliferación de testaferros; y a su vez puso bajo la lupa los últimos movimientos del abogado, como por ejemplo su intento de monetizar la venta de una parte del canal (el porcentaje que le corresponde a HFS Media SA) así como su alianza con el titular del Grupo Octubre, Víctor Santa María, quien está a punto de lanzar una señal de cable en asociación con Canal 9.

Lorefice Lynch trabajaba en el estudio jurídico de su tío, el abogado Santiago Lynch, conocido por su condena a tres años de prisión por intentar coimear a Héctor Recalde para que bajara el proyecto de ley que eliminaría los tickets canasta como pago encubierto de salarios. El ignoto abogado escaló rápidamente: de empleado del tío –que asesoraba a Telearte SA– saltó a asesor legal directo de González González en el momento en que éste comenzaba a negociar con Daniel Hadad la compra de Canal 9.

“La historia de la licencia de Telearte SA es un jeroglífico –sintetiza el doctor en Ciencias Sociales Santiago Marino–. Cuando (Alejandro) Romay vendió el canal a los australianos (Prime), la operación nunca quedó registrada en el Comfer. Luego pasó a Hadad”. Por entonces, el propio Romay creía que, en realidad, detrás de su venta no estaban los australianos sino el CEI Citicorp Holding con Raúl Moneta a la cabeza. Y no se equivocaba.

Cuando el dueño de Infobae vendió el canal, la señal quedó bajo el paraguas del Grupo Albavisión, propiedad del Fantasma González González. Un informe del diario Tiempo Argentino publicado el 19 de abril de 2019 especificó que dicho grupo contaba con una amplia presencia en toda América latina, con 45 canales de televisión, 68 emisoras de radio, un medio impreso y 65 salas de cine.

“La red de Albavisión se extiende en México, Guatemala, República Dominicana, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Ecuador, Perú, Chile, Uruguay, Paraguay, Bolivia y la Argentina. En cada país, los medios del grupo funcionan bajo una estructura de propiedad diferente”, indicó el informe de Media Ownership Monitor Argentina para Tiempo Argentino.

En el caso de Canal 9 la propiedad quedó dividida entre la sociedad Belleville (Delaware) y Televideo Services (Florida). Y Lorefice Lynch se las arregló para figurar como el representante legal del “Fantasma” o, mejor dicho, su testaferro.

 

Estafa

Lo curioso de esta historia es que Lorefice Lynch ¿convenció? al Fantasma para que le traspasase sus empresas (sólo en los papeles) con la excusa de que era condición necesaria para saltear las limitaciones impuestas por las normativas locales, que impiden a un extranjero ser propietario de más del 30 por ciento de un medio de comunicación. Entonces González González, un ávido empresario de medios, aceptó el consejo del abogado y en paralelo se cursaron correos electrónicos –como una suerte de resguardo legal– donde dejaban por escrito que la maniobra era a los únicos fines de quedar afuera del radar de las autoridades locales.

Lorefice Lynch escribió en diferentes correos electrónicos que las dos sociedades que controlaban Canal 9 seguían perteneciendo al empresario mexicano, nacionalizado norteamericano según la información que dejaron correr entre los actuales trabajadores del canal.

Según el fallo de primera instancia, el abogado argentino redactó en 2009 un documento para simular una especie de transacción de las sociedades Belleville y Televideo Services a su nombre ocurrida dos años antes de la sanción de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Lorefice Lynch indujo fraudulentamente al empresario a ejecutar esos documentos y ha procedido con alevosía y de mala fe», sostuvo la jueza en su primera resolución. Tras la apelación del abogado la magistrada fue más contundente: “Lynch nunca fue el titular (de las empresas dueñas de Canal 9); llevó adelante este juicio con la intención de confiscar y no retener algo que era de él”.

 

 

Lorefice Lynch: “alevosía y mala fe”. Foto: Perfil.

 

 

¿Quién demandó a quién? La pregunta es relevante. El fallo no llegó porque El Fantasma haya interpuesto una demanda penal sino porque Lorefice Lynch buscó una suerte de declaración de certeza que certificara que la empresa mayoritaria controlante de Canal 9 era de su propiedad. Pero… pasaron cosas: la jueza no sólo determinó que la movida del abogado argentino era una truchada sino que también estaba a punto de monetizar la estafa. ¿De qué manera? Con la venta de HFS Media SA, una de las sociedades que forman parte de Telearte SA.

¿Y a quién le quiso vender un porcentaje de una empresa que no le pertenecía? La misma magistrada aclaró que no tenía jurisdicción sobre dicha operatoria pero que claramente llamaba la atención en el marco de la estafa pergeñada por Lorefice Lynch. ¿Habrá sido al Grupo Octubre? Según sostuvo Víctor Santa María, también titular del Sindicato Único de Trabajadores de Edificios de Renta y Horizontal (SUTERH), en un reportaje radial realizado en el programa “Por si las moscas” (La Once Diez), su relación con Lorefice Lynch en Canal 9 llegaría sólo a un acuerdo de producción de contenidos.

 

Expansión

El acuerdo entre Telearte SA y el Grupo Octubre se habría rubricado en noviembre del año pasado, según reconoció el empresario sindicalista en la entrevista citada. Dentro de ese convenio de coproducción de contenidos, Santa María posee injerencia en el noticiero de Canal 9, cuenta con personas designadas en el área de Recursos Humanos –según detallaron a este periodista los trabajadores del canal– y los integrantes de la gerencia de contenidos de la nueva señal IP conviven con el resto de los trabajadores y trabajadoras de Telearte SA.

 

¿Un acuerdo de producción de contenidos?

 

“Hay gente del Grupo por todo el canal”, indicaron al Cohete, lo que hace suponer –para los trabajadores y trabajadoras– que la participación del Grupo Octubre podría ser algo más que un convenio de coproducción de contenidos.

Según sostuvo el propio Santa María en el reportaje de la Once Diez, la nueva señal de cable IP (que no necesita contar con una licencia del Enacom) no tiene nada que ver con Canal 9, por lo que el fallo de la justicia de Delaware, que ordenó reponer a González González al frente de la sociedad controlante de Telearte SA, no tendría ninguna incidencia en su proyecto.

El Cohete consultó a los responsables de la nueva señal por la posible repercusión de esa decisión judicial: “El fallo no tiene ninguna implicancia en la Argentina. Es una jugada que está impulsando el PRO acá” (¿?).

 

 

El portero levanta la mano

La jueza Morgan Zurn ordenó que González González sea repuesto en la conducción de la empresa que Lorefice Lynch pretendió apropiarse. ¿Esta decisión pone en riesgo la nueva señal IP del Grupo Octubre? En principio no, ya que sería independiente de Canal 9 por más que utilicen su infraestructura.

¿Qué buscará el Fantasma luego de este fallo judicial en Delaware? Según un texto que hizo circular entre los trabajadores y trabajadoras del canal, él estaría en condiciones de hacerse cargo de la señal no sólo porque las empresas que la controlan están radicadas en Estados Unidos sino también porque González González se habría nacionalizado ciudadano norteamericano.

Esto quiere decir que el empresario fantasma estaría alcanzado por el tratado bilateral de inversión con Estados Unidos, con rango constitucional, que le permitiría como extranjero saltar la limitación de nacionalidad de la ley argentina. Así fue como la empresa norteamericana Viacom se quedó con Telefé.

Marino escribió en su tesis doctoral que, originalmente, el acuerdo internacional chocaba con la norma de facto 22.285 que impedía la participación del capital extranjero en empresas licenciatarias de servicios de redifusión hasta que en la reforma constitucional de 1994 se estableció que los tratados internacionales contaban con rango superior a las propias leyes nacionales.

“Con este marco legal se encuadró el ingreso de capital extranjero oriundo de los EEUU (el único acuerdo de inversiones bilaterales vigente) en el mercado de la radiodifusión argentino. El resto de los capitales extranjeros podrán desarrollar inversiones conformes a la legislación argentina, ya que los propios acuerdos subordinan sus alcances a la normativa interna de nuestro país”, indicó el también investigador de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQUI) y la UBA.

Se trataría de dilucidar bajo qué persona jurídica está la licencia de Telearte SA para que el Estado nacional determine, llegado el caso, si González González puede quedarse con la titularidad de todo el canal o debe iniciar un proceso de desinversión.

En ese caso, gracias al decreto 267/2015 de Macri, de ocurrir un cambio en el directorio de la sociedad el Enacom puede no decir nada y dar por consumada cualquier modificación en la composición accionaria de la empresa. El Cohete consultó en el ente regulador y para sus autoridades el dueño de Canal 9 sigue siendo –en los papeles– Lorefice Lynch.

Algunas preguntas que surgen de esta historia:

Si Lorefice Lynch se apropió de una empresa a través de una maniobra fraudulenta, ¿qué ocurrirá con todas las decisiones que tomó, ya sea el acuerdo de coproducción de contenidos con el Grupo Octubre o la posible venta de HFS Media SA?

La otra arista que se abre sería más favorable al portero: ¿El Fantasma habrá llegado a esta instancia para ser él quien venda los activos de Canal 9? En este caso, el Grupo Octubre aparece en primera fila como un posible comprador. ¿Y si se llegase a cuestionar la nacionalidad del grupo Albavisión? Nuevamente aparece Santa María con la mano levantada.

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

6 Comentarios
  1. Martin dice

    Almas de cristal, no entristezcan. Si Santa Maria se queda como sea con el Canal 9 o abre un Canal de Noticias, será uno más de este lado. Es una guerra muchachxs. Es la batalla cultural por el sentido. Estanos peleando contra una organización global mediática. No me vengan con las formas y los modos en medio de los tiros. Lo digo con respeto sin querer ofender a ningún compañerx.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.