El general no tiene quién le escriba

Repercusiones de la investigación sobre el plan para invadir Venezuela durante el gobierno de Macri

 

El Presidente de la República Bolivariana de Venezuela y los principales miembros de su gobierno dieron cuenta del impacto de la investigación publicada el domingo pasado en El Cohete a la Luna con la firma de Horacio Verbitsky. La repercusión fue diferente en los medios de los países involucrados en el plan de operaciones para invadir uno de los más grandes territorios de Sudamérica. En las naciones que comparten sus más extensas fronteras limítrofes, Brasil y Colombia, no hubo gran eco, lo que difiere con el extenso espacio que sí se le dio a la noticia dentro y fuera del continente.

Desde el Palacio de Miraflores, Nicolás Maduro se refirió el lunes a la “investigación periodística”, al tiempo que instó a las autoridades argentinas a “una investigación objetiva” porque “me parece creíble una denuncia como ésta”.

 

 

 

 

 

Antes, Diosdado Cabello, vicepresidente partidario, había emplazado al gobierno argentino: “El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) exige que quede totalmente claro qué era lo que iba a intentar en territorio venezolano el ejército y el gobierno argentino, y que se establezcan las responsabilidades necesarias y pertinentes; no pronunciarse en este momento y dejar que todo quede ahí, pareciera que fuese un mismo paquete, por eso exigimos que esto se aclare. Nos causa mucha tristeza que se sepa por estas vías, por una investigación periodística. No hemos escuchado ningún pronunciamiento del gobierno de Argentina. Exigimos que quede claro, el PSUV exige que quede claro”.

 

 

 

 

 

El ministro de Defensa, Vladimir Padrino, subrayó que la investigación de Verbitsky “muestra parte del plan de Macri en el 2019, mediante la operación Puma, que contemplaba una invasión a la nación bolivariana por tres corredores, uno marítimo y dos terrestres”, según consignó Radio Reloj de Cuba.

El martes 15 la Asamblea Nacional (AN), con mayoría del chavismo, incluyó el tema como segundo punto de su agenda legislativa, de acuerdo a un punteo informativo de Deisy Martínez para el sitio venezolano EfectoCuyo.

Prensa Latina agregó que a raíz de “una investigación del periodista Horacio Verbitsky, publicada en el portal El Cohete a la Luna”, la AN solicitará al Congreso de la Argentina investigar los planes de invasión. El titular del órgano parlamentario, Jorge Rodríguez –ex ministro de Comunicación e Información– propuso designar a cinco diputados que trasladen la solicitud.

Rodríguez trató de “rata” a Macri: “Hay que ser bien miserable para planificar una invasión a un pueblo pacífico de Venezuela, cuando Venezuela siempre ha tenido su mano extendida, cuando las dictaduras militares sembraron la muerte, desaparecidos, torturas, y con eso paga el gobierno de esa rata, promoviendo ejercicios militares que ni siquiera pudieron disimular en un mapa, creyendo que nunca se sabría”.

Pidió a los funcionarios del Estado argentino recordar que, en la guerra de las Malvinas, lo primero que hizo Estados Unidos fue “prestar su territorio, usar su inteligencia para atacar al pueblo argentino y entregar las Malvinas” a Gran Bretaña. “Voy a solicitar enviar una carta a la presidencia del Congreso de la Argentina para que inicie una investigación rigurosa sobre los hechos denunciados en el artículo”, dijo durante la sesión plenaria, de acuerdo a la transcripción del diario El Universal, de Caracas.

Allí, el titular de la Comisión de Política Interior, Pedro Carreño, detalló el trabajo de El Cohete a la Luna e hizo señalamientos contra los gobiernos de Colombia y Estados Unidos.

El acuerdo contó con el apoyo de la oposición moderada: según el diputado Luis Eduardo Martínez, las sanciones internacionales forman parte de la “guerra continuada contra el país”.

 

Diosdado Cabello, uno de los conductores del proceso bolivariano, junto a Maduro.

 

 

 

En la Argentina

El ex ministro del área, Agustín Rossi, tenía una entrevista pautada para el lunes 14 con la Agencia Paco Urondo, que aprovechó para mechar el tema.

APU: El periodista Horacio Verbitsky acaba de publicar una nota donde se pregunta por qué durante su gestión como ministro de Defensa se mantuvo al general Juan Martín Paleo, que había planificado ejercicios de invasión a Venezuela como solicitaban Trump y Macri.

AR: Esos temas se aclararon en su momento debidamente. Sólo tengo para decir que la relación con el general Paleo fue siempre excelente.

Sin embargo, a última hora del miércoles, el ministro de Defensa Jorge Taiana le dijo a la agencia oficial de noticias Télam que “a raíz de esta información, he solicitado un informe exhaustivo y pormenorizado de todas las actuaciones vinculadas a dicho ejercicio denominado ‘Puma’, verificando si se cumplió con la normativa vigente, la ley de Inteligencia, de Defensa, de Seguridad Interior, así como la naturaleza y objetivos de dicho ejercicio”.

De modo indirecto respondió al planteo político venezolano al asegurar que no le sorprende que “el gobierno de Macri, miembro activo del Grupo de Lima, haya tenido una actitud intervencionista”. En cambio, “el gobierno del Frente de Todos siempre ha defendido el respeto a la no injerencia en los asuntos internos de los Estados, la solución pacífica de las controversias, la integración regional y la preservación de Sudamérica como zona de paz”.

En el Congreso, El Frente de Izquierda y de Trabajadores (FIT) exigió informes sobre el “Ejercicio Puma”, como difundiera La Izquierda Diario, que dio amplio espacio a la investigación de Verbitsky. Sus legisladores Myriam Bregman, Nicolás del Caño, Alejandro Vilca y Romina del Plá destacaron que “la denuncia no ha sido desmentida por funcionarios nacionales”.

 

 

El Partido Comunista (PC) de la Argentina, aliado al gobierno, exigió la destitución del general Paleo y se sumó a los llamados a Casa Rosada: “El gobierno argentino y el Presidente Alberto Fernández, quien ejerce la presidencia pro tempore de la CELAC, tiene la obligación de sostener el respeto a la soberanía de los pueblos”, expresó en un texto que abre su web pero cuya presentación original fue publicada por un medio venezolano.

 

 

Desde el campo gremial, la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) Autónoma repudió la política intervencionista de Macri: “Estas acciones se enmarcaron en la campaña de acoso y aislamiento regional que los gobiernos de las derechas locales coordinaron en función de los intereses estratégicos de los Estados Unidos (…) Manipuló el discurso de la ‘intervención humanitaria’ al caracterizar la situación interna como un amenaza a la seguridad regional, tal como expresó la Directiva de Política de Defensa Nacional (DPDN) aprobada por el Decreto 703/2018, la cual estigmatizaba a la migración venezolana como una potencial fuente de desestabilización regional”.

 

 

La prensa internacional

Los grandes medios del continente tienden a un nado sincronizado que coincide con los intereses de los auspiciantes, corporaciones mundiales que “colaboraran” tanto con los principales diarios como con el Meridian International Center, la organización de enlace con el Departamento de Estado “para responder a los desafíos globales”, de donde salieron quienes extorsionaron a la Argentina a fin de imponer los intereses de los fondos buitre, como relatara Verbitsky en 2015 y 2020.

Con tales auspiciantes, lo que era periodismo cedió a la tentación de ningunear algunos temas o tratarlos con sorna o menoscabo. Esa es una conducta que se intenta combatir desde hace más de medio siglo y fue el motivo del surgimiento de colectivos como la primigenia Prensa Latina o, más acá en el tiempo, TeleSur.

Esos medios no fueron los únicos que contribuyeron a “romper el aislamiento”. Periodistas de las agencias AFP, EFE, Europa Press o la asiática Sputnik reprodujeron esta información y la hicieron circular por los medios a su alcance con la convicción de que millones quieren ser informados.

Desde Sputnik, Kelly Carreño consultó sobre la nota de El Cohete a la analista internacional Laila Tajeldine, profesora de la escuela de Estudios Políticos de la Universidad Bolivariana de Venezuela, quien evaluó las amenazas: “Me atrevo a decir que en este mismo paso andaban las fuerzas militares de Colombia y Brasil”.

En igual sentido opinó el periodista venezolano Sergio Rodríguez Gelfestein: “Bolsonaro en Brasil estaba intentando involucrar en el conflicto a las Fuerzas Armadas, que se negaron a cualquier aventura contra Venezuela”. Agregó, en entrevista con Canal Abierto Radio, que “esta noticia tuvo más divulgación en Venezuela que en la Argentina… fue la principal noticia del lunes en todos los medios de comunicación del país”.

 

RT, el primer medio que desmintió con pruebas que Maduro hubiese destruido ayuda humanitaria.

 

 

 

Gelfestein remarcó: “Hay algo sentimental entre los dos países. Este año conmemoramos el bicentenario del encuentro entre Simón Bolívar y San Martín, no queremos conmemorarlo así, porque nuestros ejércitos se unieron para liberar a América y no es justo que algunos generales intenten que se enfrenten (…) El gobierno argentino, con el envío de armas a Bolivia, mostró mucha intencionalidad en hacer una investigación y, en este caso, hasta ahora, hay mucho silencio. No sorprende que Macri haya orquestado esto, pero sí que el gobierno actual no se haya manifestado cuando ya han pasado 48 horas de que el artículo de Horacio Verbitsky está en los medios”.

Como Gelfestein (aquí su audio en Canal Abierto Radio), varios venezolanos se refirieron a la solidaridad con la Argentina durante los años de la dictadura y el conflicto en las islas Malvinas.

 

 

La gráfica que hizo el sitio Globovisión, de Venezuela, con la información de Verbitsky.

 

 

 

 

Los hermanos latinoamericanos

Como es previsible, Cuba fue el país donde más espacio se le dio a la información, desde el órgano del PCC, Granma, hasta las radios y pequeños sitios.

En cambio, en Brasil, O Folha no publicó nada. Se refirió a Venezuela sólo en relación a la crisis en Ucrania. O Globo aludió a aquel país sólo por la noticia de un aliado de Maduro que fue informante de la DEA, Alex Saab. De él se ocupan la mayoría de las noticias en los diarios de Ecuador, desde El Universo hasta La Hora, donde no es posible hallar la Operación Puma.

Algo análogo ocurre en Perú, donde El Expreso, Diario.21, Correo y La Prensa están más ocupados con Saab. En La República, el director de El Cohete fue noticia decenas de veces, como se aprecia en el buscador, pero por otros temas. Sólo El Comercio mechó su primicia sobre la invasión en una nota sobre el valor del dólar en Venezuela: con información de AFP, dio cuenta de que Maduro se refirió “al artículo publicado el domingo en el portal El Cohete a la Luna, firmado por Horacio Verbitsky”.

En Colombia tampoco es fácil hallar menciones de esta noticia que los tiene de protagonistas, aunque El Tiempo subió un video que cita a Verbitsky en el contexto del reclamo de Maduro.

 

 

 

 

 

 

En Chile, el diario colaboracionista de las dictaduras El Mercurio no publica nada de Venezuela desde el 5 de enero. La población debe bucear en sitios alternativos. El mismo domingo 13, Infogate resumió la nota del “portal argentino de noticias El Cohete a la Luna” y la relacionó con la intención del ex mandatario Sebastián Piñera de liderar la caída el régimen de Maduro. Al día siguiente, la web T13 citó al “portal trasandino El Cohete a la Luna en un artículo del periodista Horacio Verbitsky”. El martes, Leonardo Buitrago citó al autor y al medio en El Ciudadano.

En Uruguay, desde el gran diario La República, hasta el sitio Mercopress citaron al Cohete al levantar la nota de TeleSur o Sputnik.

En Costa Rica, el mismo domingo, El País levantó de Prensa Latina la reseña del diario Últimas Noticias.

México es una excepción desde donde en el reconocido diario La Jornada, Ángel Guerra Cabrera publicó el jueves: “Documentos secretos revelados por el reconocido periodista argentino Horacio Verbitsky (…) confirman la impudicia y el odio con que actuaron contra un pueblo hermano, como el venezolano, el gobierno de Macri y –se desprende de los documentos– los de Uribe/Duque y Bolsonaro. Vale leer la nota íntegra del colega Verbitsky. (…) Con toda razón, el Presidente Maduro ha pedido al gobierno argentino una investigación sobre la grave denuncia de Verbitsky”.

La comunidad italiana se enteró de la investigación por La Voce d’Italia, con 70 años de historia en Venezuela.

 

 

Fuera del continente

En España, el diario ABC publicó la nota de su corresponsal Guadalupe Piñeiro Michel. El sitio Tercera Información sumó las declaraciones del ministro de Defensa de Venezuela.

En Francia, France24 reprodujo las declaraciones tanto de Maduro como de Taiana.

En Inglaterra, la cita “investigations by journalist Horacio Verbitsky” circuló desde el sitio Morning Star.

 

 

En Suiza, levantaron el cable de EFE.

Un sitio para Oriente Medio y Africa del Norte, Middle East North Africa Financial Network (MENAFN) distribuyó en inglés la nota de TeleSur.

La Hispan TV, pro iraní, también se hizo eco

 

 

 

 

 

 

¿Y en la casa matriz?

Ni The Washington Post ni The New York Times habían publicado hasta el jueves nada de esto. Algunos latinos radicados en Estados Unidos postearon algo. El argentino Carlos Montero, ex corresponsal de CNN, retwiteó al Nuevo Herald pero el posteo original desapareció de la red. La última mención que quedó de Macri es de 2021.

 

 

 

 

Otra cara conocida para los añejos televidentes de CNN es la del uruguayo Jorge Gestoso, quien también llegó a twittear que “según investigación del periodista argentino Horacio Verbitsky, Argentina se preparó para una invasión a Venezuela bajo el gobierno de Macri”. Pero el posteo ya no se encuentra.

En el diario Miami Herald trabaja el argentino Andrés Oppenheimer, co-ganador de un premio Pulitzer a finales de los años ‘80. Este especialista en temas latinoamericanos ya tenía una columna trabajada sobre el impacto de otra invasión que no se dio, la de Ucrania, así que no publicó lo más cercano.

También en el gran país del norte, los lectores que optan por los buscadores de internet pudieron hallar su equivalente latinoamericano en medios alternativos como américa-tevé, Multipolarista o VosDeAmérica, que se presenta como “parte de la Agencia de Estados Unidos para los Medios Globales” que ofrece contenido en más de 45 idiomas desde 1942, lo que no parece dar mucha garantía pero al menos dio cuenta de la investigación “del medio digital argentino El Cohete a la Luna” y recordó que “el periodista Horacio Verbitsky, en 1991 tuvo la primicia del escándalo de corrupción en el gobierno del ex Presidente Carlos Menem, conocido como Swiftgate”.

Como Miami da para todo, siempre hay algún sitio donde consiga espacio algún colaborador de Infobae que salga a criticar al mensajero.

 

 

En la Argentina

Aquel rol de menosprecio al tema o a quien lo puso sobre el tapete lo cumplieron los mañaneros que hacen el pase en la radio del Grupo Clarín. Uno llegó a insultar al mandatario, que está muy lejos como para oírlo; el otro aportó su bufonesco descrédito de que “con gomeras vamos a invadir”, como si la capacidad militar desmintiese los documentos aquí publicados.

En una postura más profesional, los diarios La Nación y El Cronista, aunque no se hicieron eco de la investigación, sí lo hicieron con las consecuentes declaraciones oficiales venezolanas. Infobae reprodujo las declaraciones de Taiana.

En cambio, desde un principio contribuyeron al rebote del tema periodistas como Alejandro Bercovich o Héctor Bernardo, especializado en temas internacionales, consultado por TeleSur:

 

 

 

 

 

 

Cynthia García le dedicó varios minutos en C5N:

 

 

 

 

 

Resumen Latinoamericano, la página-revista creada por Carlos Aznárez, dedicó varias notas al caso. El Parlamentario se refirió a la presentación de los diputados. Diarioconvos, el sitio de la radio homónima, levantó la noticia, como el GrupoLaProvincia, RadioGráfica, Infobaires24 o ConTexto, de la Facultad de Periodismo de la Universidad Nacional de La Plata, entre otros.

En el interior hubo adhesiones a la consigna “maten al mensajero”, como en un par de sitios de Mendoza. Más interesante resulta verificar qué se publicó en Córdoba o La Pampa, donde tienen asiento las guarniciones militares que participaron del complot.

La Voz (del Interior) levantó el cable de la agencia AFP, ilustró con foto de HV y linkeó la nota a otras de archivo sobre la vacunación anti-covid pero no mencionó la participación de la brigada de paracaidistas ni de los comandos de la Fuerza de Operaciones Especiales, ambos de Córdoba.

En cambio, sobre la el rol de la Brigada Mecanizada X de La Pampa, el diario de esa provincia, La Arena, exhibió por qué es uno de los que cuenta con los editores de mejores reflejos en el país. Leyeron la nota luego de la medianoche, como todos, pero descartaron la tapa que tenían programada para el domingo a fin de poner en su lugar una que resaltara la novedad local:

 

 

 

 

¿Qué diario estará leyendo el general que se perdió en su laberinto de WhatsApp?