EMÉRITO SIN MÉRITO

El visceral antiperonismo de un obispo que usa la teología como pantalla

 

Acabo de leer un resumen de las siempre infortunadas, desatinadas y nefastas declaraciones del ex arzobispo de La Plata, Hector Aguer. Debo reconocer que mi predisposición al leerlas siempre es negativa, pero no puedo menos que reconocer que nunca me defrauda.

Ahora, parece, cuestiona lo que se ha planteado del tema del “mérito” aprovechando para criticar al peronismo al que siempre ha cuestionado (como él mismo lo señala). Él, que siempre se ha jactado de teólogo, omite totalmente, en esta ocasión, el tema, dedicándose al orden político que, reconozcámoslo, es siempre el tema de fondo en su discurso. Lo teológico sólo parece ser su pantalla. Pero, a la hora del mérito, no podría ni siquiera apantallarse, ya que nadie podría argumentar “mérito” ante Dios. “Todo es gracia”, afirmaba Teresa de Lisieux (doctora de la Iglesia). La gracia es, precisamente, el don gratuito de Dios a la humanidad pecadora, y puesto que “todos pecaron”, Dios quiso manifestar su amor a todos enviando a su Hijo para que todos se salven. Difícil hablar de méritos en este esquema.

Pero alguien que llegó a ser obispo por mérito de sus contactos, ascender por mérito de sus palancas, mantenerse por mérito de sus nefastas relaciones de poder, y recibir un sueldo del Estado por mérito de haber sido simplemente obispo, y seguir recibiéndolo por el mérito de ser jubilado de aportes que nunca hizo, haría bien en callar. Pero eso (callar) no está en su ADN que es enseñar desde las alturas, mirar desde la más notable elevación y condenar a todos menos a él y a los pocos, muy pocos, que se le parecen. Su antiperonismo visceral (quizás su familia de Lugano pueda ayudar a entender el resentimiento) ayuda a entender sus espasmos y vómitos semanales, eso sí, desde la impunidad que le da el ser un anciano obispo y la inimputabilidad que le da saber que –a esta altura– nadie quiere discutir con una pared.

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

5 Comentarios
  1. Carlos Alberto Barroso dice

    Digo yo, mientras el pueblo se desgarra en el esfuerzo por sobrevivir a esta terrible pandemia, el gobierno hace malabares para poder asistir a los más necesitados, puede ser que los eclesiástico sigan cobrando del Estado hasta jubilaciones sin aportes. Ahí hay una gran inequidad. A los curas que le paguen sus feligreses ¿ por qué yo -que soy ateo- tengo que bancar estos impresentables. Así como venimos avanzando con temas tipo aborto legal, igualdad de género, etc. alguna vez mis hijos y nietos tal vez vean la separación del Estado de l iglesia. A mis 72 años no creo que lo llegue a ver. Excelente nota.

  2. Ernesto Félix Garavano dice

    Brillante Eduardo!!!! al pan.. pan…y al vino…vino. Lo sagrado que estas expresiones conllevan. Abrazo fraterno !!!!

  3. Gustavo Serrano dice

    Si el Aguer que me dio clases de teología a fines de los 80 («Gracia» era justo su especialidad…) hubiera leído sus actuales declaraciones… lo hubiera considerado un obispo «protestantizado», defensor de las obras de la Ley frente a la gracia divina, tendiente al secularismo y no se cuántos epítetos descalificantes más, arrojados desde su elevada cátedra.
    Pero posiblemente ese Aguer era solo el camino para ascender (por sus «méritos» tan bien descriptos por Eduardo) hasta el trono desde el cual ahora larga sus diatribas…
    Antes y ahora: patético.
    Y es cierto: no defrauda. Uno siempre puede imaginarse de qué lado va a estar…

  4. Gra dice

    En realidad ese obispo representa muy bien a ese argento desclasado que vive del Estado, se cura en el hospital del Estado, se educa a través del Estado y por supuesto reniega del Estado. Además de pertenecer a la Iglesia perimida en la que nadie cree y que representa a nadie.

  5. Leonardo dice

    Genial Eduardo!!!!

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.