En vísperas del 17

¿Cómo salir del enorme pozo donde estamos sumergidos como humanidad, entre el hambre y la pandemia?

 

Cuando la muerte pierde su sentido último, todo en la vida se torna relativo. Si el debate nacional es la vuelta a clases al final del ciclo lectivo con la curva de contagios en su punto más alto; si el dilema central es la salud o la economía y se define que las políticas de cuidado atentan contra el crecimiento; si la enumeración de los casos y el número diario de muertos, se transforma en una letanía con la que abren todos los noticieros de la televisión a la que estamos sometidos fruto del aislamiento, la sensación que queda finalmente es que los muertos ya fueron y si no se pudo evitar colectivamente que murieran, mala suerte.

Grande fue el apoyo con el que la primera decisión de aislamiento tomada por Alberto Fernández fue catapultado a niveles de imagen positiva que superaron al propio Raúl Alfonsín cuando anunció el juicio a la Juntas Militares. Las diatribas opositoras sonaban tan ridículas que daban para la cargada, sin embargo, con el correr de los meses y la repetición sistemática, fueron cobrando fuerza de argumentos y se transformaron en razones políticas.

No hay costo político para quienes ignoran la pandemia. Por caso, las ART de la provincia de Santa Fe se niegan a cubrir los gastos de los trabajadores contagiados argumentando que en la provincia se salió de la fase de aislamiento social y se pasó a la de distanciamiento social. La Segunda (compañía de seguros donde “Lo primero sos vos”), se niega a cubrir a los contagiados de la cafetalera La Virginia. Es apenas un botón de muestra de centenares de infortunios generados por la peste.

 

 

Trump no aguanta el tapabocas pero…  “Estoy mejor que hace veinte años”.

 

Son tiempos donde la muerte prevalece sobre la vida y el futuro es un lábil atajo por donde se puede transitar sin mirar hacia atrás ni al costado. La cara patética de Donald Trump respirando con la boca abierta y a punto de perder el aliento es la imagen perfecta del negacionismo más brutal y se conoció urbi et orbi.

 

 

 

Ze dobadon todo

Un informe de la Red Mundial Contra las Crisis Alimentarias afirma que la pandemia producirá los niveles más altos de inseguridad alimentaria desde 2017. Hubo coloridos banderazos “top” a favor de la propiedad privada, la Constitución Nacional, la familia Vicentin, contra el impuesto a las grandes fortunas y todo lo posible y no posible. Los reclamos a favor de lo que dicen en la tele la llenaron de oficialistas y opositores diciendo facilismos. Peligro: quieren “que se vayan todos”, incluso los que votamos el año pasado. “El campo somos todos”. “Todos somos Vicentin”.

Todos parecen no incluir a quienes “ze dobaron 18.000 millones de pesos del Estado”. Una familia que escamoteó a paraísos fiscales y triangulaciones varias 1.350 millones de dólares resulta que es una víctima del gobierno. En la Recoleta porteña y en Avellaneda (Santa Fe), lució fulgurante la obsesión de la clase media: no ser Venezuela.

Durante noviembre de 2019, el Banco Nación le otorgó a Vicentin casi un crédito por día. Más de 86 millones de dólares en un mes que no se sabe dónde están. ¿Los tendrán quienes salieron a proclamarse vicentines en el banderazo patrocinado por Vicentin? El bochorno del balance dibujado dice que la plata no está.

 

 

Alicia en el país del no me acuerdo

Las crisis son el resultado de decisiones tomadas sin valorar las consecuencias que ponen en tensión los principios con los que cada quien se rige en política. No es la primera vez que el actual canciller está parado al borde del cráter que dejó la bomba al estallar con actitud de yo no fui. La renuncia de la embajadora argentina en Moscú, Alicia Castro, lo hace visible. Fue nuestra representante en Venezuela en tiempos en que gobernaba el mismísimo Hugo Chávez, el vehículo en la relación de Néstor con el líder bolivariano y más adelante nos representó en Londres en un momento tenso de nuestra relación con los ingleses.

Su renuncia no puede subestimarse. El mundo está transitando un período de nieblas y de incertidumbre.  Creadora junto a Hugo Moyano y el “Bocha” Palacios en los ’90 del MTA, corriente interna que cuestionaba a la cúpula de la CGT de la época, luego diputada nacional, siempre se caracterizó por mantener posturas de mucha firmeza.

“El diario no hablaba de ti”, diría el cantor. O sea, en Clarín, o en La Nación o en Infobae, no se conocieron los fundamentos profundos de la posición principista de la ex azafata, ex secretaria general del gremio de Aeronavegantes que recorrió el mundo en defensa de la bandera argentina. La ofensiva de la derecha derrotada en octubre pasado no se ha tomado respiro. Su estrategia orientada a fracturar el Frente de Todos no ha conseguido su propósito, aunque tampoco lo ha abandonado. Es esperable una palabra definitiva de parte del Presidente de la Nación.

 

 

Arde Córdoba

Los sindicatos cordobeses se expresaron en un comunicado en solidaridad con la UOM local, a raíz de la amenaza del Ministro de Trabajo de realizar una denuncia penal en contra del sindicato metalúrgico por la política de paros y movilizaciones con la que enfrentan la crisis. El Ministerio de Trabajo de la Provincia de Córdoba anunció que va a denunciar penalmente a dos trabajadores, a varios delegados, y al secretario adjunto del gremio metalúrgico, por “violar las normas sanitarias” en el marco de una lucha que tenían con la patronal en la conciliación obligatoria.

 

 

Basta de Zoom. La UOM denuncia al ministerio y el ministerio denuncia a los trabajadores.

 

 

Rubén Urbano, de la UOM cordobesa, consideró que lo resuelto por el ministro Omar Sereno es una coacción a la “libertad sindical” y que deja a los trabajadores desamparados en una “persecución policial, penal y patronal”, en vez de protegerlos en un contexto altamente desfavorable donde los despidos y las precarias condiciones de trabajo se dan con demasiada frecuencia: “El Ministro Omar Sereno sólo provee de inspectores cuando lo solicitan las patronales y tienen que intimar por el cese de medidas de fuerza o para notificar sanciones. Para nosotros, cuando denunciamos falta de cumplimiento con los derechos de los trabajadores, solamente ofrece audiencias virtuales, donde los abogados patronales se desconectan cuando quieren y ni siquiera son advertidos”.

Librados a su suerte, las seccionales de la UOM deben sortear las consecuencias de la crisis ante la ausencia de respuesta del Secretariado Nacional en cabeza de Antonio Caló. Una vieja disputa que viene del respaldo del “1” de los metalúrgicos al anterior secretario general cordobés lo lleva a desentenderse de los problemas que aquejan a los sindicatos locales.

Los incendios de origen sospechoso en varios puntos de las sierras cordobesas han colocado al gobierno de Juan Schiaretti en una situación complicada: como consecuencia de la inacción inicial los incendios se han propagado y resultan incontrolables debido a la sequía. Con conflictos de larga data como el que mantiene con los trabajadores de Luz y Fuerza, Córdoba es  un ardiente territorio en disputa entre el Frente de Todos y el macrismo. El sindicalismo en las provincias gobernadas por macristas o sus derivados sigue sometido a condiciones similares a las que tenían durante el gobierno anterior.

 

 

Una provincia inviable

En Chubut se sigue agravando la situación donde el hastío y la falta de pago de los sueldos a los empleados públicos motivo una nueva movilización ante la casa de gobierno que terminó con la rotura de la puerta y varios manifestantes lastimados. La judicialización de las protestas sumó 15 nuevos procesados en Comodoro Rivadavia. El detonante se produjo por parte de los trabajadores de salud, la medida de fuerza comenzada este lunes por el SiSaP, por 120 horas, en reclamo del pago de sus salarios, puso en jaque todo el sistema de salud de por sí al borde del colapso producto del crecimiento de los contagios de la pandemia.

El gobernador Mariano Arcioni, tras anunciar que para el mes de noviembre normalizaría los salarios atrasados, se recluyó nuevamente sin recibir a los representantes sindicales que encabezan las protestas. La crisis provincial que viene de arrastre parece no resolverse nunca y la movilización permanente de los estatales con apoyo de importantes sectores de la actividad privada como los petroleros y los camioneros mantiene al gobierno en esta especie de inestabilidad permanente.

Para Edgardo Hompanera, dirigente de ATE en la provincia, el juicio político solicitado por varios gremios no va a prosperar aunque tenga sobradas razones, porque existe claramente una bajada de línea a nivel nacional de proteger la institucionalidad a pesar que el gobernador se merece el despido con causa.

 

 

Haya paz en Buenos Aires

La Federación de Gremios Estatales de la Provincia de Buenos Aires (Fegeepba), incluyendo los gremios mayoritarios ATE y UPCN, aceptó la propuesta salarial del gobierno de Axel Kicillof. “Hemos recibido el incremento a los sueldos básicos. Como así también una mejora para los trabajadores más postergados”, señalaron en un comunicado de prensa. Por otro lado se manifestó la posibilidad de reabrir la discusión en el mes de diciembre del corriente año, “lo que nos va a permitir monitorear de cerca las variables inflacionarias para hacer las correspondientes adecuaciones dentro de la mesa de negociaciones”. En un contexto conflictivo atravesado por el conflicto policial y la toma de tierras, el acuerdo con los sindicatos permite un alivio para la castigada gobernabilidad provincial.

La ministra Mara Ruiz Malec expuso que el acuerdo para todo el año llega al 28,5% y detalló que “para alcanzar ese número otorgamos un 14% hasta fin de año y volveremos a sentarnos en diciembre procurando que los salarios no pierdan contra la inflación sobre todo en los escalones de menores ingresos”. La funcionaria reconoció que “es histórico que ATE firme”. La propuesta realizada por la provincia establece un aumento del 10% en septiembre, 2% en octubre y 2% en noviembre. Además, ofreció un incremento del 30% en las asignaciones familiares y modificaciones en algunas bonificaciones en sectores particularmente rezagados, como auxiliares docentes y personal que cobra por peligrosidad, que recibirán un adicional no remunerativo de $2.000.

 

 

El canuto de la pauta

El Sindicato de Prensa de Buenos Aires denunció que el 47% de los trabajadores perciben salarios por debajo de la línea de pobreza. Viene desarrollando un plan de acción con medidas colectivas y desarrolla acciones en cada una de las empresas de medios. La persistente resistencia de los trabajadores de prensa, donde los jóvenes y las compañeras se llevan las palmas, ha obligado a las patronales del rubro a frenar su ataque sistemático contra las condiciones de trabajo en el área.

La encuesta 2020 realizada por el gremio muestra que la mayoría de la población de mujeres se encuentra concentrada entre los sueldos más bajos. Dentro del total de mujeres y disidencias, el 49,3% cobró en abril por debajo de la línea de pobreza de $41.994, mientras que dentro del total de varones el porcentaje fue de 37,5%. Esto implica una feminización de la precariedad. De ahí la vanguardia femenina en la lucha.

 

 

Sipreba. Periodistas en lucha por el salario en todas las empresas.

 

 

Según el diario Tiempo Argentino, a partir de un plan de acción general del SiPreBA y de medidas particulares en algunos medios se conocieron algunos aumentos parciales: la comisión interna de Perfil denunció que “en 9 meses, la firma recibió $46.6 millones de pauta oficial. Además, va por el sexto ATP y accedió a una licitación para imprimir cuadernos de Educación por $27 millones”. Allí la empresa no concedió aumento salarial alguno.

Agustín Lecchi, secretario general entrante del SiPreBA, señaló que “nosotros planteamos en el Ministerio de Trabajo que para los medios que reciben pauta y/o ATP haya una mesa tripartita (Estado vía ministerio y secretaria de Medios) + empresa + sindicato, para que empresa que incumpla sus obligaciones salariales y convencionales no pueda percibir ayuda estatal. Se conoció el colmo de la avivada en el gremio: en el diario Nueva Era de Tandil, la Fatpren se presentó en el ministerio de Trabajo de la Provincia y logró un aumento de más del 100% del sueldo (la empresa declaraba que pagaba la totalidad de convenio pero en realidad pagaba menos de la mitad); ¡cuando ingresaba el ATP con eso liquidaba todo el sueldo!”

En el diario Clarín de Héctor Magnetto hubo una serie de medidas contra el pago atrasado y en cuotas de los sueldos. Allí se obtuvo un 10% a partir de septiembre sobre el 10% otorgado en enero, además de la recategorización de 26 trabajadores del diario deportivo Olé. Por el lado de la rama televisiva se obtuvieron acuerdos parciales en Canal 13 y TN por un monto del 27% a partir de septiembre, así como una suba del 21% en Telefé en seis cuotas, mientras en América TV se obtuvo un 25%. Por primera vez, las empresas de medios reconocieron la representación del SiPreBA a la hora de negociar y firmar el acuerdo salarial.

 

 

La expectativa no cesa

En la semana del aniversario del nacimiento de Juan Perón y de la muerte del Che Guevara en Bolivia, en vísperas del 17 de octubre, la realidad convoca a una mirada más larga hacia atrás y hacia adelante para recuperar la perspectiva histórica, plena de alusiones a los principios y la política cotidiana. En los lugares de trabajo el runrún de lo que viene se empieza a debatir en asambleas y reuniones para resistir la incesante ofensiva empresaria ante la imposibilidad de manifestar por la pandemia.

El balance es negativo para las conducciones sindicales geriátricas cuyo paradigma parece ser el Barrionuevo que se jactaba de tener secuestrado a un testigo para “ablandar” su testimonio contra CFK. Son indignos traidores que exhiben como blasón la pelea indecorosa entre la hija del Momo Venegas y el difunto Ramón Ayala por la plata “negra” del sindicato de peones rurales. Por fábricas y oficinas circula una definición de la cuarentena cegetista:

  1. En las paritarias no piden nada porque tienen puesto el tapabocas.
  2. Cumplen el distanciamiento social con los trabajadores, y
  3. Ante la ola de despidos y suspensiones, se lavan las manos.

La expectativa que despierta el discurso de Alberto Fernández en el salón Felipe Vallese de la sede de la calle Azopardo tiene que ver con la salida del enorme pozo donde estamos sumergidos como humanidad, entre el hambre y la pandemia, y los fundamentos con los que se abordará el futuro. Las presiones sobre su gobierno son muy fuertes porque está en la naturaleza de la derecha hacerlo. Así jugaron siempre; la mayoría de los argentinos espera firmeza en las definiciones presidenciales y una hoja de ruta que convoque a construir el futuro.

 

 

 

1 comentario
  1. Lujan dice

    Bien por la nota Victorio. Todo juega a favor del poder real destituyente, hasta el maldito virus … por ahora.
    Quizás, el detonante final de la «salida del pozo» se provoque con el pueblo del trabajo en la calle. Falta para eso, y estimando la posibilidad para que ello ocurra – si nada «extraordinario» precipitan- , nos queda más menos 2 años y medio de gobierno. Suficiente.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.