Encadenados

La Argentina, dependiente de los fondos buitre

 

El capitalismo financiero es una corriente económica caracterizada por el predominio de los fondos y entidades en el mapa económico mundial. Su actividad es centro y nexo de unión de la política socioeconómica a nivel global y condiciona y limita las políticas de sus deudores, sean personas físicas, jurídicas, o Estados.

El capitalismo financiero hace que la economía global sea controlada y se subordine a la banca y al entorno financiero mundial. De hecho, muchas industrias pasan a la propiedad y el control de entidades de crédito e inversión.

La mejor demostración del poder del capital financiero en nuestro país y en nuestro presente es BlackRock.

Es un fondo de inversión, esto es, administra como si fuera un agente fiduciario fondos que le confían porque supuestamente tiene el conocimiento, la técnica y los medios para hacerlos rendir más que en otras inversiones. Fue fundado por su CEO, Larry Fink, y se infiere que administra activos por más de 6,5 billones de dólares [i]. Emplea a más de 14.000 personas en más de 60 países donde tiene oficinas que venden su servicio y tiene importante participación en el capital de empresas de todo el mundo (se estima en unas 17.000 compañías), así como acreencias de países y sociedades.

Sus clientes son fondos de pensiones, gobiernos, aseguradoras, inversores institucionales y fundaciones. Incluso la Reserva Federal de Nueva York contrató a BlackRock para desplegar su plan de estímulo ante la crisis del coronavirus, en una medida que despertó oposición de amplios sectores en los Estados Unidos.

El servicio que ofrece a los capitales le permite comprar títulos públicos y privados (acciones, obligaciones negociables, etc.) por grandes montos que, incluso, lo lleva –en el caso de títulos de deuda pública– a negociar en mejores condiciones con los Estados deudores. Con las empresas logra sumarlas a su corporación al comprar la cantidad de acciones suficientes para tener voto decisivo en el directorio. Esto le ha permitido ser, por ejemplo, el mayor accionista en el grupo Bayer-Monsanto y en Netflix. Erigido en gendarme del capital financiero global en alianza con las empresas de inteligencia artificial, comanda el conflicto de élites en los Estados Unidos, pero, a la vez, traslada ese rol de preservación del valor de los activos financieros al mundo en crisis por el Covid-19 [ii].

En la Argentina es el principal acreedor privado. Se estima que posee títulos de deuda externa del país por unos 2.000 millones de dólares, de los cuales la mayor parte es bajo legislación internacional. A su vez, declara ser accionista del Banco Galicia con el 18,8% de las acciones, del Banco Macro, y ser socio de los bancos españoles Santander y BBVA.

En empresas del país es accionista de YPF [iii] y en el grupo Pampa Energía [iv], Central Puerto, Loma Negra, IRSA, Telefónica, Coca-Cola, Bayer, ExxonMobil, Chevron, Apple, Microsoft, Procter & Gamble, Tenaris, Mercado Libre, TGN, Arcos Dorados y Adecoagro, entre otras.

Declaran poseer el 6% del paquete accionario de Glencore, empresa que en la Argentina compró Oleaginosa Moreno y la bautizó Viterra S.A., que está entre las 10 principales empresas acopiadoras y productoras de granos, harinas, aceites y biocombustible del país. Además, Glencore posee molinos de arroz, crushing de soja (General Villegas, Necochea y Daireaux), realiza siembra directa, produce aceites vegetales y molinos en Chajarí y Paso de los Libres, además de acopios en Bahía Blanca, Conquistadores y Bonpland. Exporta el 25% del arroz que produce el país y maneja la mina Bajo La Alumbrera, un yacimiento de cobre, oro y molibdeno y otros minerales (llamados “tierras raras”) que explota en superficie Minera Alumbrera desde 1997. En este proyecto posee el 50% de las acciones, en sociedad con las empresas canadienses Goldcorp y Yamana Gold que cuentan con 37,5% y 12,5%, respectivamente. También maneja las minas El Aguilar en Jujuy, Agua Rica en Catamarca y El Pachón en San Juan.

BlackRock fue acusada en 2014 por la entonces Presidenta Cristina Kirchner de buscar “desestabilizar” a la Argentina: fue cuando le compró a Paul Singer, cara visible del fondo Elliott y el rostro más conocido de los denominados “fondos buitre”, una participación en la imprenta Donnelley, que ese año presentó la quiebra y despidió a 400 operarios.

La realidad supera a la fantasía y el personaje creado por William Shakespeare en El mercader de Venecia sería un filántropo de nota al lado de los CEOs y administradores de estos fondos que sólo buscan esquilmar a sus deudores, pero no matarlos. De lo contrario, no cobran la “libra” de carne.

La Argentina es dependiente de ellos en tres frentes: la deuda externa, la interna, y las Leliqs y Pases Pasivos del Banco Central de la República Argentina (BCRA). Detrás de los tres activos, está BlackRock.

 

 

BlackRock, el principal acreedor privado de la Argentina.

 

 

Deuda externa

En lo que respecta a los títulos de deuda externa por 66.238 millones de dólares al 31 de agosto de 2020, se presentaron divididos en tres grupos: Grupo Ad Hoc de Bonistas Argentinos (encabezado por BlackRock, Fidelity y Ashmore), el Comité de Acreedores de Argentina (liderado por Greylock), y el Grupo de Bonistas del Canje (liderado por Monarch, HBK, Cyrus y VR) y otros tenedores (tales como Pimco y Prudential). Aceptaron canjear los mismos y conceder cuatro años de gracia, de manera tal que el primer vencimiento de capital es en el segundo semestre de 2024. Esto fue así porque el nuevo gobierno, ante una deuda irracional y sobredimensionada, en el marco de la pandemia de Covid-19, podía no pagarles. Ellos son administradores de fondos, no los dueños (no al menos en parte importante) y hubieran sufrido el reclamo y hasta el retiro de capitales de los que le dieron los fondos para que los administre.

 

 

Deuda interna

En cuanto a la deuda interna del Tesoro de la Nación, que supera en estos cinco meses que restan para que termine el año los 700.000 millones de pesos, sus poseedores pretenden, para renovar los títulos a su vencimiento, una mayor retribución. Por eso, pese a que el roll over fue total, e incluso el Tesoro de la Nación logró tener un financiamiento extra en los primeros siete meses del año, en las dos licitaciones que vencieron en estas dos semanas de agosto de 2021 se renovó en torno al 60%, obligando al BCRA, para financiar al Tesoro, a transferir utilidades por 120.000 millones de pesos. Además, según dicen los medios –pero no lo demuestra el balance semanal del BCRA cerrado el 5 de agosto 2021– el BCRA emitió 40.000 millones de pesos más, sumando una asistencia total en lo que va de agosto de 160.000 millones a las cuentas de Hacienda.

En lo que va de 2021, el BCRA le giró al Tesoro de la Nación 670.000 millones de pesos: 480.000 millones en concepto de utilidades y 190.000 millones en concepto de adelantos transitorios. En paralelo, la Secretaría de Finanzas consiguió una partida de 311.431 millones, al aumentar la colocación de títulos de deuda en pesos, con la peregrina idea de cubrir con recursos del BCRA, cuando no es suficiente el roll over.

 

 

Deudas del BCRA

El stock de Leliqs (Letras de liquidez del BCRA), que son títulos de corto plazo (la mayor parte a siete días) con los que el BCRA remunera a los bancos para inmovilizar esos fondos [v], supera los 2 billones de pesos y devenga intereses en el segundo semestre de este 2021 por casi 900.000 millones de pesos. A eso hay que sumarle los “Pases Pasivos”, que son préstamos de los bancos al BCRA por uno a seis días y que, al 5 de agosto de 2021, alcanzan los 1,8 billones de pesos. La suma de los préstamos de esos bancos al BCRA totaliza 3,8 billones de pesos. Basta decir que los que poseen casi la mitad de las Leliqs, de los Pases Pasivos, y de los títulos de deuda pública en pesos, son los diez principales bancos del país, de los cuales, en los cuatro más grandes por volumen de depósitos, tiene participación BlackRock.

 

 

 

Estados contables de los bancos privados del sistema financiero argentino al 28/02/2021

BANCOS

PRIVADOS

Títulos públicos y privados
Depósitos Préstamos
Santander – Río 789.118.896 371.915.282 197.258.434
Galicia y Bs. As. 735.539.923 443.306.455 180.480.971
BBVA 494.823.902 256.112.538 135.868.716
Macro 466.241.289 262.110.623 260.531.133
Credicoop 360.154.160 67.759.744 190.789.521
HSBC 265.073.816 125.926.636 78.080.655
ICBC 261.057.085 121.010.193 97.202.355
Patagonia 233.950.496 102.535.628 96.218.309
Citibank 210.744.059 53.086.838 42.999.379
Supervielle 195.944.374 96.387.495 60.630.337
SUB TOTAL 4.012.648.000 1.900.151.432 1.340.059.810
TOTAL 8.463.723.600 3.660.313.000 3.103.721.600
Porcentaje $/total 47,4% 51,9% 43,2%

En miles de pesos. Fuente: BCRA.

 

 

 

El hombre, ¿dónde estuvo?

Piedra en la piedra, el hombre, ¿dónde estuvo?, se preguntaba en el poema La revelación de Macchu Picchu el gran Pablo Neruda. Podríamos hacer el mismo razonamiento que el ilustre chileno, dado que en medio de la ola de Covid-19 no se pagó la cuarta cuota del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), que eran unos 90.000 millones por vez, una ayuda a quien no tiene o no pudo trabajar. Por su parte, el Plan Potenciar Trabajo abarca a 870.000 trabajadores [vi]. Si se le aumenta a cada uno de ellos 55.000 pesos por mes (y de esa manera cubren la Canasta Básica Total) significa un costo total de 48.000 millones de pesos mensuales. En cinco meses serían 240.000 millones de pesos. La gran diferencia es que con esa remuneración y los materiales correspondientes, pueden construir, por ejemplo, 260.000 casas por año.

Para poner de pie a la Argentina real se deben utilizar la masa de Leliqs (Letras de Liquidez del BCRA) y gran parte de los Pases Pasivos (que suman 3,8 billones de pesos), en lugar de que estén inmovilizados y paguen interés a sus administradores, porque son depósitos de la población que los grandes bancos usan sin riesgo alguno. Deben ser empleados en financiar un vasto plan de obra pública que genere empleo y reactive la economía nacional. A su vez, que permita apuntalar la construcción de viviendas populares y el apoyo a planes de autoconstrucción que no requiere insumos importados y es un importante multiplicador de la producción local, acompañado de las imprescindibles inversiones de infraestructura (poner en funcionamiento los astilleros y las cooperativas de empresas metalúrgicas recuperadas para hacer barcos y barcazas, por ejemplo). Y finalmente, debe permitir asistir a los beneficiarios del IFE, a los trabajadores y jubilados y pensionados que perciben remuneraciones por menos de la Canasta Básica Total, a los inscriptos en el Plan Potenciar Trabajo, a las pequeñas y medianas empresas y al Estado.

Paralelamente, con intervención directa del Estado nacional, provincial y municipal se deben crear mercados concentradores locales y regionales de abastecimiento de alimentos, evitando los innecesarios gastos de transporte y generando trabajo y mercado en el lugar.

Se requiere de un Estado presente y que asuma los riesgos que el capital financiero no va a tomar. Y lo que es peor, como la economía no crece, la rentabilidad financiera se fuga. Además, los pasivos financieros del BCRA (Leliq y Pases Pasivos), como no pueden pagarse sus intereses, se capitalizan, incrementándose la deuda del BCRA en forma exponencial, hasta que una vez estalle. Hacia ese fin vamos: Piedra en la piedra, el hombre, ¿dónde estuvo?

 

 

Sistema financiero argentino

 

Diferencia Porcentaje
INDICADORES

MONETARIOS

30/12/2019 30/12/2020 05/08/2021 05/08/2021 05/08/2021
30/12/2020 30/12/2020
Base Monetaria 1.829.109 2.470.260 2.972.359 502.099 20,33%
Circulación Monetaria 1.147.080 1.897.825 2.136.845 239.020
Cuenta Corriente en el BCRA 682.028 572.435 835.513 263.078
Reservas Internacionales 45.190 39.410 42.207 2.797 7,10%
LELIQ 758.453 1.633.620 2.047.896 414.276
Pases Pasivos 426.655 1.220.889 1.809.259 588.370
Esterilización 1.185.108 2.854.509 3.857.155 1.002.646 35,13%
Adelantos al Tesoro 792.730 1.260.450 1.450.450 190.000 15,07%
Créditos al sector privado 2.476.189 3.224.544 3.654.500 429.956 13,33%
Crédito /PIB 11,15% 11,09% 11,00%

Nota: En millones de pesos o de dólares, según corresponda. Créditos al sector privado en pesos más dólares. Fuente: Gerencia de Estadísticas Monetarias del BCRA.

 

 

 

 

[i] Si fuera un país, sería el tercer PIB del planeta, detrás de los Estados Unidos y China (y no tiene que mantener ejércitos, ni planes de salud).
[ii] El trabajo focaliza en la disputa globalizadores-continentalistas en torno a la potencial propiedad de las empresas de inteligencia artificial, Google-Apple-Facebook-Amazon-Microsoft (GAFAM), rescatadas con fondos federales, y reseña la constitución de un fondo administrado por BlackRock que protegería dichos paquetes accionarios de una “compra hostil” (“take over”) por parte del gobierno.
[iii] BlackRock posee en YPF 9,77 millones de acciones correspondientes al 5,67% de los papeles en circulación en los mercados de capitales de Buenos Aires y Nueva York. Es el segundo inversor institucional privado luego del fondo mutualista Wellington.
[iv] La venta de su participación a Edenor al grupo Vila-Manzano-Filiberti se explica por la fuerte deuda que la firma tenía con CAMMESA. Según sus cálculos, no justificaba tenerla en su poder.
[v] Esto es para no prestar. El BCRA le paga a los bancos para que no presten.
[vi] El Ministerio de Desarrollo Social aplicará un aumento del Plan Potenciar Trabajo, cuyo montó será de $14.040 desde agosto de 2021. El monto del Plan Potenciar Trabajo equivale al 50% del Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM).

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí