ENDIABLAOS

Censura y cierre de la repetidora de la AM750 en Salta

 

Una columna de opinión que molestó al gobernador Gustavo Sáenz marcó el fin de La 750 Salta, que desde 2016 reproducía parte de la programación de la AM750 porteña. Los trabajadores resistieron el pedido de censura de un funcionario provincial y aceptaron bajar la nota de la web cuando la orden llegó desde un emisario de Víctor Santa María, quien de todas formas decidió rescindir unilateralmente el contrato que los unía con la Fundación Octubre.

La nota que molestó al gobernador se tituló “Gustavo Sáenz. El Gran Relator”. Horas después de su publicación, el director de la radio, Nahuel Sánchez, recibió un llamado de Martín Plaza, hombre de Sáenz en la Casa de Salta en Buenos Aires, quien invocando a su jefe le pidió bajarla del portal. “Está endiablao”, le explicó, y aseguró que habían hablado con el empresario sindicalista, según el documentado relato que Sánchez y sus compañeros difundieron en un video.

El pedido se reformuló en distintos tonos pero Plaza no logró su cometido. A la noche se reiteró pero de parte de un abogado de Santa María. “Por la presión ejercida, conscientes de la enorme desigualdad de poder, accedimos al pedido, eliminándola de todas nuestra plataformas, entendiendo que estábamos siendo censurados”, relataron los trabajadores frente a una cámara y con barbijos de la 750.

El siguiente llamado del emisario del Grupo Octubre fue para avisar que les rescindirían el contrato, “debido a que el gobierno de la provincia de Salta le solicitó a Santa María que la 750 Salta dejara de salir al aire”, relataron. De inmediato, la carta documento. Santa María, invocando el Día Internacional del derecho de Acceso Universal a la Información, agradecía mientras tanto a quienes conforman el grupo de medios “por defender y promover la democratización de la información”.

 

 

 

Cuando los trabajadores difundieron la denuncia se multiplicaron los repudios y muestras de solidaridad, que incluyeron a dirigentes de todo el arco político, a los sindicatos de prensa de Salta y Buenos Aires, a la FATPREN y a la asamblea de Página/12, el único medio del grupo con organización gremial, que en enero repudió la censura cuando Santa María prohibió informar que Juan Sasturain asumía al frente de la Biblioteca Nacional.

 

 

 

Sáenz acusó recibo, convocó al equipo de La 750 Salta, le soltó la mano a Plaza y aseguró que no había dado ninguna orden de censura. Los periodistas le pidieron por escrito que se comprometiera a garantizar un piso mínimo de pauta oficial para todos los medios salteños, que estableciera un protocolo de acceso a la información pública y que ratificara su compromiso con las libertades de prensa y de expresión. Esa misma noche, el gobernador difundió la foto del encuentro y manifestó su “apoyo” a los flamantes despedidos “para que sigan ejerciendo su profesión libremente y sin condicionamientos”.

 

 

 

En su despedida a los oyentes, los trabajadores lamentaron “el poder de lobby del gobierno de Salta sobre la Fundación Octubre, a fin de que entre ambos avasallen derechos y garantías constitucionales, sometiendo a un pequeño medio de provincia a un claro acto de censura y al cercenamiento de la libertad de expresión”.

Cerraron con un interrogante: “Hoy nos toca a nosotros. ¿Después a quién?”.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

3 Comentarios
  1. Ernesto Oscar dice

    Santa María es una sanguijuela, a P|12 le va quedando el nombre nomás y a AM750 la quiso entregar en Salta,

  2. Juan dice

    Santamary…..una niña, pura pinta. Se lo hizo a un número 1 , no se lo va hacer a unos 4 de copas.

  3. eva dice

    sufrimos una cultura textual violenta podriamos decir lo mismo con otras palabras y superar la censura

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.