Es fácil, ¿no, Martha?

La respuesta del cura en opción por los pobres Eduardo de la Serna a la locuaz monja Pelloni

 

En tiempos de medios y pos-verdades, de fake news y marketing, de campañas y macrismo, hablar es gratis. Hablar cuando para “un lado” se trata, claro. Es fácil decir cualquier cosa, nadie repregunta, nadie pide pruebas, nadie –al menos– pide precisiones. Todo vale. Macri es la prueba más evidente de ello, y Carrió no le va en zaga. Habla y da números, dice que hizo, y hasta toca cementos. Nadie cuestiona. Dice que las obras no son relato, y nadie le pregunta si las obras anteriores lo fueron (¿el ARSAT es relato? ¿las universidades, escuelas y rutas?) y –peor aún– nadie le pregunta qué empresa ganó la licitación. ¿Qué tan transparente fue? ¿Cuál fue el presupuesto? Antes, en el relato, lo sabíamos. Se nos dice a cada rato, decenas de veces, que están poniendo cloacas y agua potable donde antes no había. ¿Hay alguna otra posibilidad? ¿Qué sentido tendría poner cloacas donde ya las hay? Hablar es gratis. Y Macri y Mariu, habladores ellos, hablan contra las mafias. (¿Hay algún mafioso preso? Me refiero a preso con pruebas y sentencia, porque presos, lo que se dice presos, hay un montón.) Hablar de “la mafia” es facilísimo, “y garpa”. No conozco a nadie que defienda las”mafias”.

Cuando se encontró con Martha Pelloni en La Rioja, el amigo Paco le preguntó si iba a volver a votar a Macri. “Me equivoqué”, le dijo. Parece que “garpa” decir “me equivoqué”, porque “pasaron cosas”. Pero parece que no ha manifestado “propósito de enmienda” porque se vuelve a equivocar; aunque, en realidad, no se equivoca. Es expreso. Es gorilismo explícito.

El antiperonismo de Martha es evidente para cualquiera que la conoce. Pero… reconozcamos que “garpa” ser antiperonista con Menem. Garpa ser anti-peronista con Saadi. Es muy fácil ser antiperonista en esos casos. El tema es diferente cuando el peronismo aparece como generador de trabajo digno y el macrismo de desocupación; cuando el peronismo “les hizo creer” que podían comer, tener calefacción, vacaciones y hasta comerse un asado cada tanto y el macrismo les hizo creer que era una fiesta que hay que pagar a 100 años. El tema es cuando el peronismo abre las puertas a la Patria Grande y reconoce como hermanos y hermanas a los vecinos y el macrismo expulsa a Vanessa a Perú, cuando aplaude a Bolsonaro y lame las botas de Trump; el tema es cuando los criminales genocidas (como tus parientes políticos, ¿no, Martha?) van presos por crímenes de lesa humanidad, y el macrismo nos repite que son un curro y cosas chiquitas. Cuando pasan esas cosas, se complica, ¿no, Martha? ¡Era tan fácil y motivo de aplausos ser antiperonista ayer…! El tema, Martha, es que cuando vivís de rentas, como vos del caso María Soledad (1990), y pasaron casi 30 años, sos cómplice del hambre, de la desocupación, del empobrecimiento y del genocidio por goteo que es el neoliberalismo. Fue fácil, Martha. Se te hizo fácil y te dio fama y aplausos. ¡Los tiraste a la basura tan fácil!!! ¡Tan rápido!!! Lamento decirte que, en la Argentina de la miseria, podés haber tenido tus minutos de fama, pero ser gorila tiene consecuencias. Y las padecen los pobres. Siempre.

 

 

* Del Grupo de Curas en Opción por los Pobres

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

38 Comentarios
  1. GustavoSerrano dice

    Acuerdo completamente, Susana. Miguelito no salió del 76.

  2. Susana dice

    La frase «Argentina país generoso» es muy trillada. Aún así, es la que mejor le cabe a Miguelito por su comentario, a todas luces -no de sus neuronas, precisamente- muy emparentado con la peor mierda de jineta que sembró el terror en nuestra patria el 24 de marzo de 1976; sin olvidarme de la sangrienta zaga que comenzó allá por 1930 contra nuestro pueblo. Y no dejando de mencionar, que las horribles marionetas torturadoras fueron siempre manejadas por lacras abyectas cipayas de traje y corbata, como las que desgobiernan hoy estos pagos.
    ¿Por qué mi prolegómeno? Pues porque este apologista de la basura – de la que él, se vislumbra, surge- tiene la suerte de poder hacer su comentario sin que se lo busque en un falcon y termine en un zanjón. «Argentina, país generoso»; también con las cobardes alimañas que añoran torturas, desapariciones y vuelos de la muerte. Como Miguelito

  3. LUIS HORACIO dice

    la sra. marta peloni, seguro que es una de las que critica al PAPA, que se puede esperar de esta clase de gente? yo le llamaria sin temor a equivocarme «IGNORANCIA Y GORILISMO»

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.