Final del juego

46 días de contacto, 27 días de conversación, 92 cruces en un día.

 

La mancha venenosa tocó ahora al fiscal Carlos Stornelli de manera, probablemente, irremontable. Horas después del procesamiento dictado por Alejo Ramos Padilla, uno de los jueces de Comodoro Py se agarró la cabeza. Cómo puede ser que todavía siga acá, dijo. Y repitió como una letanía la fórmula de un procesamiento fulminante: por integrar una asociación ilícita con espías, ex comisarios, un periodista y otro fiscal provincial que utilizó herramientas del espionaje ilegal con fines políticos, económicos y judiciales y tuvo a disposición relaciones estratégicas, entre otros a un importante miembro del ministerio público fiscal como Carlos Stornelli.

Para Ramos Padilla, la relación del fiscal de los cuadernos con el espía no era aislada ni tampoco él era un mero usuario de los servicios de la banda. Stornelli era parte de la organización, dijo. No sólo porque la banda realizaba tareas de interés para el fiscal –particulares o judiciales–, sino porque él mismo llevaba adelante acciones alineadas a los intereses de los espías.

El procesamiento anuda piezas del rompecabezas que hizo estallar los contubernios de Comodoro Py desde el verano pasado. Procesó a Stornelli por 7 hechos. GNL, Brusa Dovat-PDVSA, Terrorismo-Irán, Pedro Etchebest, Ubeira, Castañón y Munín-Talevi. Pidió prisión preventiva con 9 gravísimos argumentos. Desde haber mantenido una relación constante de intercambio con personas que desarrollaban actividades de espionaje ilegal y se presentaban como espías; recibir el testimonio de Marcelo D’Alessio en una causa como la de GNL ocultando que se había presentado como un agente de inteligencia. Y, lo más grave, eludir el accionar de la justicia durante más de nueve meses al colocarse explícita y públicamente en situación de rebeldía, desautorizando resoluciones ratificadas en diferentes instancias hasta por el máximo tribunal penal de la Nación. Dejó la prisión en suspenso por los fueros pero exhortó a la Procuración a expedirse urgente sobre el jury pendiente. Prohibió salida del país y lo embargó por 10 millones de pesos.

El procesamiento de más de 500 páginas es puntilloso, responde planteos de Stornelli y muestra segunda lectura sobre el rol de la organización en una de las varias agendas del espía con intereses compartidos por el gobierno de Mauricio Macri, servicios de inteligencia e intereses geo-políticos.

La cascada descarada

Stornelli sostuvo su defensa en la teoría del efecto cascada. Un hecho para desarmar los siguientes. El problema es que esa línea se trasformó en un bumerán. Dijo que el espía era un charlatán al que conoció en noviembre de 2018 a través del periodista Daniel Santoro en el contexto de la causa GNL. Y que el vínculo era unidireccional: el espía mandaba mensajes, él los pasaba por alto y casi no respondía. Algo muy similar alegó Mario Montoto. Ramos Padilla dijo todo lo contrario. Que el vínculo podría haber comenzado en 2017, aunque analizó los últimos 100 días. Dijo que la relación entre ellos era muy intensa al punto que Stornelli era uno de los contactos con más conversaciones con el espía.

Para sostenerlo, analizó el teléfono del espía con mensajes de noviembre de 2018 a febrero de 2019. El único disponible porque lo cambiaba seguido. Ni el fiscal ni Santoro ni Montoto ofrecieron los suyos. De un total de 46 días, 27 días intercambiaron mensajes. Los mensajes podían empezar a las ocho de la mañana y extenderse hasta la madrugada. Sólo el 28 de diciembre de 2018 intercambiaron 92 mensajes, 44 enviados por el fiscal.

 

Rodrigo

 

«No estamos ante un caso, como pretende sostener la defensa, de conversaciones unidireccionales donde D ́Alessio habla de manera estrafalaria y Stornelli sólo responde de manera cordial», dijo Ramos Padilla. «Sino de comunicaciones entre dos personas que saben perfectamente de qué hablan». Y agregó: «No encontramos acá al D’Alessio obsecuente que se evidencia en conversación con Mario Montoto, por ejemplo. Con Stornelli no sobreabundan las mayúsculas ni los signos de admiración tan reiterados en otros casos. Antes, parece un intercambio normal entre dos personas que comparten intereses comunes y específicos».

Tal era la relación, que, como se sabe, el fiscal le pidió «una mano» para asuntos personales. El espía le ofreció «empomar» al abogado Manuel Ubeira con una cámara oculta y sacar de juego «para que se deje de joder» al ex esposo de la pareja del fiscal a quien ofreció “cortarlo”, “bloquearlo” o “ponerle algo en la valija”. Ese tipo de relación habilitó a que el espía le mande hasta una foto mientras se preparaba para una operación encubierta.

 

D’Alessio encubierto, mensaje enviado al fiscal de los cuadernos.

 

Para explicar el nudo ilegal de ese vínculo, Ramos Padilla trabajó con el artículo 43 de la Ley de Inteligencia Nacional que pena con prisión de tres a diez años e inhabilitación especial por doble tiempo, a todo funcionario o empleado público que realice acciones de inteligencia prohibidas. Para dar cuenta de las zonas grises que parecen escaparse de la enunciación de la Ley salió a buscar el debate ocurrido hace cuatro años en el Congreso. Entre otros, tomó un señalamiento de la diputada Diana Conti que explicó que la reforma tenía en su espíritu plantear que las acciones de inteligencia pueden ser ordenadas únicamente por las autoridades máximas de cada organismo. «Quedan prohibidos y penalizados los actos individuales de cada agente. Se acabó que cada ‘agentito’ haga lo que quiera, invente una investigación, anónimamente la tire en la puerta de un juzgado y se arme una causa. Rompamos entre todos el contubernio” .

 

Teléfonos rotos

Hasta acá, Stornelli había dicho que la causa de Dolores era un complot contra los cuadernos montada por el espía y un antiguo conocido, el empresario Pedro Etchebest. Lo dijo en la tele, en Comodoro Py y en Dolores. Para probarlo pidió una geo-localización de los teléfonos usados por las personas que estuvieron en Pinamar el 8 de enero durante la reunión que mantuvo con el espía, y grabada a varios metros por el hijo de Etchebest. Por ahí pasó el entonces intendente de Salta, Gustavo Sáenz. Stornelli tomó la geo-localización sólo de Sáenz para decir que la reunión duró 40 minutos, y no más de tres horas como sostiene el empresario. Así, buscó generar un efecto en cascada sobre toda la causa: sin espía en una reunión larga, se descartaban mensajes entre espía y empresario y parte del contenido de esa charla como el acuerdo de la cámara oculta contra el abogado Ubeira. Pero no le salió.

 

Ramos Padilla usó las mismas geo-localizaciones para sostener que la reunión efectivamente duró más de tres horas. El celular de D ́Alessio hizo impacto en la antena telefónica que corresponde al balneario CR desde las 10:46 hasta 14:17, dijo. Y el de Etchebest hasta 14:08. Es decir, seguían en Pinamar. Pero el problema de esta revelación que tira abajo el argumento de Stornelli es que también habla del blindaje de Comodoro Py. El juzgado de Julián Ercolini y la fiscal Alejandra Mángano tuvieron enfrente las mismas pruebas, sostuvieron la línea de Stornelli, procesaron a D’Alessio y abrieron una sospecha sobre el empresario. Todo en un expediente espejo al de Dolores en el que Stornelli no es acusado sino denunciante, y evidente operador privilegiado sobre esos espacios.

La agenda de la embajada

Hasta ahora, cada tramo de la causa D’Alessio echa luz sobre las diversas agendas en las que trabajaba el espía y quienes lo rodearon. En 2016, su agenda era la Aduana paralela con la extorsión sobre Traficante. A comienzos de 2018, cuando aún no habían aparecido los cuadernos de Centeno su agenda estaba marcada por la causa GNL. Esa era la única causa todavía en pie contra los funcionarios del kirchnerismo. Hoy se sabe que estaba sostenida por un peritaje de sobreprecios totalmente trucho. D’Alessio tenía en su computadora la agenda de ese trabajo. Archivos que adelantaban que el peritaje se iba a caer y una estrategia destinada a mantener en pie esa causa con un Informe destinado a la AFI, otro llamado Informe Bonadío y otro Stornelli, líneas de trabajo y listas negras. En la línea de trabajo aparecía su colaboración con el periodista Daniel Santoro para el libro El Mecanismo, y los documentos que se había llevado de Enarsa, donde fue introducido como infiltrado.

Este tramo de la causa trabajó con la temporalidad de la agenda del GNL. Mientras, D’Alessio parece haber comenzado a poner en marcha otra agenda con eje en PDVSA, y el hallazgo del ex directivo de la empresa venezolana a quien presenta como El Centeno de PDVSA. Vale la pena detenerse en el rol de Stornelli en esos dos momentos.

En la causa GNL, Ramos Padilla le enrostra recibir el testimonio del espía ocultando que se había presentado como un agente de inteligencia y permitiendo que presentara carpetas con documentación anónima a un expediente. Y le recuerda que lo hizo cuando ni siquiera tenía instruida la causa. Pero en el caso Brusa Dovat/PDVSA se revela su rol como engranaje en una organización con intereses múltiples.

 

 

Macri al tanto vía Mario Montoto.

 

El juez dice que esta es una causa más que la banda le sirvió en “bandeja de plata” para blanquear información ilegal. Y que:

  • D’Alessio le da cuenta de cada paso de la operación de espionaje y de “ablande” a Brusa Dovat y le señaló el provecho que le podía traer la operación de “puesta en pánico”.
  • El imputado Stornelli prestó su anuencia mientras se encontraba de vacaciones y llevó adelante acciones para la concreción y finalmente recibió declaración testimonial a pesar de conocer las maniobras coactivas que se habían llevado adelante.
  • Permitió que D’Alessio, de un modo intimidatorio, presenciara esa declaración.
  • Sabía que D’Alessio no actuaba sólo sino que respondía a una organización que por su carácter de fiscal no podía desconocer que era ilegal. Cuando el espía le propuso llevar a quien denominaba como “el Centeno de PDVSA” le dijo: “trabajamos prolijo! Sale en tapa del domingo en Clarín”. Efectivamente, en dicho trabajo habían intervenido, entre otros, los ex policías Ricardo Bogoliuk y Aníbal Degastaldi.

 

Trabajamos prolijo.

 

Y menciona que sabía que existía una cadena hacia arriba. En ese sentido, el escrito recuerda que D’Alessio le contó que se encontraba reportando la situación a Maine:

–Si es lo q imagino, además del informe q tengo q armar para Maine y enviarlo por valija diplomática, está el factor Argentino qué seguro le vas a sacar mucho provecho.

También dijo: «Si bien, de momento, no se ha podido corroborar la existencia de reportes a Maine, sí se pudo determinar, como ya se mencionó, que existió un permanente reporte a Ricardo Bogoliuk, quien, a su vez, reportaba hacia una estructura mayor posiblemente de la Agencia Federal de Inteligencia. Lo que demuestra que lo que D’Alessio le informaba al Fiscal acerca de un actuar coordinado y plural no era ficticio».

Dicha estructura también es aludida en el caso Irán, donde D’Alessio informa al Fiscal respecto de la cámara oculta realizada: “Se avisó a la Embajada Israelí y felicitaron el trabajo.”

 

Dame una mano

 

 

A sangre fría

Uno de los elementos que retoma el procesamiento es la declaración de Ubeira. Abogado de uno de los imputados de la causa cuadernos, denunció a Bonadío por extorsión. Y se cruzó feo con Stornelli cuando le recomendó que apuraba a su defendido a arrepentirse porque había pocas sortijas en juego. Stornelli le pidió a D’Alessio una cámara oculta contra Ubeira. De eso hablaron en Pinamar. La causa lo tiene probado con mensajes, el testimonio de Etchebest y el famoso cuaderno en el que el espía llevaba sus notas de trabajo. En una página están escritas los nombres alrededor de la vida de Ubeira. Abajo, tiene la leyenda del titulo de Truman Capote, A Sangre Fría.

 

A Sangre Fría

 

Ubeira había hablado de esa hoja en Dolores. Dijo que el título le sonaba a una amenaza a su familia. Y habló de la trama extorsiva de la causa de los cuadernos que el juez recuperó como parte del auto de procesamiento.

«Asumo que las motivaciones para intentar realizarme una cámara oculta, radican en que es de toda evidencia que como abogado defensor de Oscar Thomas y de Federico Elaskar, no seguimos el guión o el libreto que funciona en la causa de los cuadernos, no hay arrepentimientos y he denunciado al Dr. Bonadío por privación ilegítima de la libertad y prevaricato», dijo. Y agregó: «Tengo información bajo secreto profesional que la embajada de los EE.UU tiene interés directo en la causa de los cuadernos y que va en línea con las manifestaciones de su embajador en cuanto venía a ayudar a la justicia argentina y que la participación de este Sr. D’Alessio intentando hacer lo que hizo conmigo y lo del arrepentido de PDVSA va en esa dirección. El plan es someter a la totalidad del empresariado argentino a esta causa, reducir al mínimo exponente el valor de sus activos con el fin de ser comprados a precio de remate por las empresas transnacionales. Y una vez más, como en la causa AMIA, se utiliza lo útil a lo agradable. Lo útil, arrodillar al empresariado y lo agradable es utilizando la excusa de la corrupción, acabar con integrantes del partido de la oposición».

Este plan –continuó–, no puede ser llevado adelante de otra manera que con una coordinación precisa entre el Fiscal y el Juez. Por esa razón y no por otras, el Fiscal Stornelli no filmó ni una sola de las declaraciones de los arrepentidos, las cuales fueron suplidas por actas y convalidado por la Cámara Federal de C.A.B.A. Claramente todos aquellos que hemos tenido un rol de oposición procesal, estamos en peligro».

Tal vez, Ramos Padilla introdujo el apartado porque denuncia el modo en el que Comodoro Py, juzgado, fiscalía y Cámara Federal trataron la prueba de la causa que intentó aniquilar al kirchnerismo. Pero tal vez es algo más. No sólo una denuncia sino la necesidad de amplificar una voz de alerta, urgente, hacia un territorio en el que las pestilencias como decía aquel juez del comienzo, todavía siguen operativas.

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

9 Comentarios
  1. elsa usandizaga dice

    Excelente nota, Alejandra!!
    Fuiste tirando de la soga de Marcelito y fue emergiendo este basural…!!
    Y esto continúa… Ojala mantengas tu entusiasmo alto… tus lectores necesitamios que no decaiga!

  2. Luis Juan dice

    Estimada Alejandra:
    Impecable informe.
    Una digresión, si me permite.
    Si mal no recuerdo, ya he hecho la siguiente referencia en otros comentarios a este prestigioso medio, pero en todo caso, disculpe que me repita, ya que me parece oportuno.
    Un fragmento de la película “I Como Icaro”, donde un fiscal, que lleva adelante la investigación por la muerte del presidente de Francia, conversa con un Jefe de los Servicios Secretos respecto de un sospechoso que habiendo sido juzgado a 5 años de prisión, a través de la intervención de los mismos servicios, queda en libertad:
    -Fiscal: La razón invocada en este caso fue “servicios prestados a la Nación”. ¿Cuáles fueron esos servicios?
    -Agente: Dentro de la palabra servicios secretos está la palabra secreto. Para nosotros la ley primera es la del silencio.
    -Fiscal: ¿esa ley la comparten con la mafia, por ejemplo?
    -Agente: No entiendo.
    -Fiscal: Era una broma.
    -Agente: Usted no aprecia a los Servicios Secretos ¿verdad?
    -Fiscal: Al contrario, me parecen indispensables.
    -Agente: Sin nuestras informaciones, una Nación no puede garantizar la seguridad de su pueblo.
    -Fiscal: Claro, pero, un día los soldados de la información se alejan de su misión y se transforman en un ejército de intervención que escapa al gobierno que cree controlarlo.
    -Agente: Dentro de semejante organización siempre hay fallas.
    -Fiscal: El presupuesto de los servicios es de 10.000 millones para la “información” y 200.000 millones para la “intervención”. Ya no es una falla es una Institución.
    -Agente: Quédese tranquilo. Los Servicios están bajo el control atento del Presidente.
    -Fiscal: Es cierto. Los presidentes y los gobiernos controlan este instrumento tan discreto y a menudo hasta lo usan. Y cuando deja de obedecer les es difícil denunciar a los cómplices de ayer. El único que se opuso a este Estado dentro del Estado fue el presidente Jary (el muerto).
    -Agente: No se deje influenciar por los novelistas que vuelven siempre al tema del espionaje ficción. ¡Por lo menos ellos nos avisan que esos personajes y sus historias son imaginarias!.
    -Fiscal: Cuando “lo imaginario” no se inspira de la realidad, no sirve. No hay “suspenso” sin “lo verdadero” o “verosímil”.

  3. GUSTAVO NUÑEZ dice

    Excelente nota y me da para pensar que hay que enjuiciar al Procurador General de la Nación como cómplice de Stornelli y Bonadío, ya que todos integran la misma asociación ilícita para delinquir en provecho propio y ajeno (político en su momento).Un asco e inconcebible que pasen una Navidad estos tipos con sueldos de privilegio y a costa mía y tuya.

  4. Luis dice

    Excelente informe y que irresponsabilidad de los jueces y fiscales que intervienen en esta trama oculta, de extorsiones, presiones, escuchas ilegales, cámaras ocultas, espionaje etceteraetcetera. Mamita que justicia de la Nacion Argentina. Ojalá les apliquen las penas más duras y que sirvan de ejemplo a los otros integrantes

  5. Helida López dice

    Caramba. qué fascinante descubrimiento sobre las pestilencias de lugares institucionales que siempre creí sagrados, impolutos. Vuelvo a agradecer este estilo periodístico que me enseña a ingresar en lugares que deben recuperar al menos, mi respeto. Gracias, gracias.

  6. Jose Alberto dice

    COMO puede ser que STORNELLI, todavía sea un Fiscal de la Nación-

  7. Oscar dice

    Excelente nota.Clara y precisa con documentación a la vista.Gracias.

    1. Leobodhi dice

      Exelente y muy completa información! Gracias!

  8. Claberna dice

    Excelente y detallada informacion!!

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.