La batalla de los jueces

El juez Augé pidió el juicio político a su colega Villena, un protegido de Majdalani

 

El primer día hábil de esta semana, el juez federal de Lomas de Zamora Juan Pablo Augé resolvió hacer lugar al planteo de nulidad del sobreseimiento ordenado el 28 de enero, en plena feria judicial, por el juez Federico Villena respecto de Karina Moyano, hija del referente del gremio de Camioneros, Hugo Moyano. Augé ordenó además a Moyano devolver los 436.670 dólares y 600.000 pesos que Villena había decidido restituirle luego de haber pedido él mismo su secuestro a fines de 2018.

El juez Augé además pidió el juicio político de su colega Villena, expediente que ya ingresó a la comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura, donde el magistrado enfrenta otras dos denuncias, una de 2019 y otra de 2020. El pedido de juicio político, así como la nulidad del sobreseimiento habían sido solicitados por la fiscala federal de Lomas de Zamora Cecilia Incardona y el titular de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar) Diego Iglesias.

La causa que –por impulso de los medios masivos— puso a Karina Moyano en el centro de la escena se inició por una investigación por venta y tráfico de drogas en la que, hasta el momento, Karina no tiene nada que ver.

La historia comienza en septiembre de 2018 pero tuvo su summum de actividad el mes pasado, en plena feria judicial. La causa “madre” que dio origen al allanamiento del domicilio y secuestro del dinero de Karina Moyano es una investigación a una organización criminal dedicada al tráfico ilícito de estupefacientes, que lleva como carátula “Rojas Tenorio, Efracia y otros s/ Infracción Ley 23.737”. Hoy está elevada a juicio.

Incardona e Iglesias investigaban –dado que tenían la instrucción delegada— el accionar de una presunta banda narco. En septiembre de 2018 se solicitaron allanamientos y detenciones y Villena ordenó la “formación de legajos patrimoniales por cada una de las personas imputadas”. Uno de los domicilios que exigió allanar fue el situado en la calle Inclán al 3700 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Allí residía la hija de Hugo Moyano. El tema es que Villena pidió el expediente a los fiscales con urgencia, le dijeron que no y aún así tomó decisiones sin tener la causa a la vista, lo cual es una irregularidad grave.

La ligazón de Karina al expediente surge a partir de la imputación de dos chicas: Daiana Acevey y Macarena Acevey. En el DNI de Macarena figuraba la dirección de la casa de Karina Moyano. El papá de las Acevey, Jorge, había sido pareja de Karina y Macarena había vivido un tiempo con ellos.

El 17 de septiembre de ese año, además del allanamiento, Villena dispuso el secuestro del dinero. “Al ver el apellido Moyano, Villena ordenó los allanamientos. Su padre Hugo era por entonces archienemigo de Mauricio Macri”, señaló a El Cohete a la Luna una fuente con acceso a la causa. Y recordó que por esos días Villena, en otra causa, ordenaba intervenciones de las llamadas que entraban y salían del pabellón IRIC del penal de Ezeiza. “Septiembre fue el mes más intenso del año 2018 en cuanto a las tareas de inteligencia”, indicó la fuente consultada por El Cohete.

El Sistema de Intervención para la Reducción de Índices de Corruptibilidad (IRIC) había sido creado por el Subsecretario de Política Criminal del Ministerio de Justicia en la era Garavano, Juan Bautista Mahiques, hoy fiscal general de la Ciudad. Dicho programa alojaba a ex funcionarios públicos imputados de haber cometido actos de corrupción, en el marco de la mediatizada causa de los Cuadernos.

 

 

Actividad frenética en feria

Durante la última semana de enero, el juez Villena estuvo subrogando el juzgado federal criminal y correccional 2 de Lomas de Zamora porque su titular, Augé, estaba de vacaciones. El primer escrito de los abogados de Karina Moyano es del viernes 22 de enero. Villena tomó la causa el lunes 25 y a partir de ese día comenzaron una serie de presentaciones de los abogados de la hija del referente de Camioneros, pases a la fiscalía, emails y llamados telefónicos. Una actividad frenética. El jueves 28 de enero fue un día clave:

  • A las 10:39, la defensa de Karina Moyano presentó en el sistema Lex 100 un nuevo escrito, reiterando el pedido de sobreseimiento y que la resolución sea realizada bajo la impronta de pronto despacho.
  • A las 11:38 la letrada Marina Coler, abogada de Karina Moyano, subió otro escrito en el que afirmaba que el plazo de 24 horas impuesto a la Fiscalía había vencido y reiteraba el pedido de sobreseimiento.
  • Obedeciendo a ese pedido, el mismo jueves 28 de enero el juez Villena dictó el sobreseimiento de Karina Moyano e inmediata entrega del dinero secuestrado.
  • El dinero se retiró ese mismo jueves 28 a las 15, según informaron autoridades de la entidad bancaria.
  • Los fiscales Incardona e Iglesias advirtieron que “recién luego de que se materializara la entrega [del dinero] el juez notificó” a la fiscalía su decisión.

La primera semana de febrero, Incardona e Iglesias emitieron un dictamen en el que pidieron la nulidad del sobreseimiento dictado por Villena y el juicio político al magistrado. En el escrito dan cuenta del frenesí impuesto por Villena la última semana de enero. Afirman que la urgencia del magistrado fue “desmesurada e incomprensible”. Consideran que Villena habilitó la feria judicial “sin que exista ninguna razón jurídica”. “Como si esto fuera poco le impuso al Ministerio Público Fiscal el novedoso plazo de 24 horas para responderlo”, sostienen en un lenguaje llano y sin estridencias, en el que dan cuenta de lo atípico del proceder de Villena.

“Nos encontramos frente a una decisión desprovista de sustento. Pero la circunstancia por demás llamativa es el apartamiento del criterio otrora adoptado por el juez natural en cuanto a la negativa de devolución del dinero incautado. Sin que hubieran variado las circunstancias de hecho, el juez Villena resolvió de modo contrario, sin contar con la contestación de la vista fiscal, sin conocimiento del expediente, sin urgencia y notificando –casualmente— luego de que se hubiera hecho efectivo el retiro del dinero”, advierten los fiscales.

La notificación a la fiscalía luego de retirar el dinero del banco, agregan, constituyó “una grave irregularidad” pero además impidió que el Ministerio Público Fiscal pudiera interponer a tiempo un recurso. Para Incardona e Iglesias la resolución de Villena fue “claramente contraria a derecho”. Además postulan que hubo “orfandad de sustento” probatoria y consideran “arbitrario” lo resuelto por Villena respecto de Karina Moyano.

En su fallo Augé profundizó en esta línea y dijo: “Debe recordarse en este sentido que el vicio de arbitrariedad ha sido definido por el Máximo Tribunal como aquel que caracteriza a las sentencias que no significan una derivación razonada del derecho vigente, con aplicación a las circunstancias comprobadas de la causa”.

Los fiscales enumeran que la resolución de Villena, a la que consideran “precipitada”, se dio sin contar con todos los antecedentes del caso, sin la intervención del Ministerio Público, apartándose de la dirección que se había impreso al proceso y empleando una “justificación meramente aparente”. Y subrayan que el “apuro injustificado” que Villena le imprimió a esta causa tuvo que ver con el “inminente fin de su designación como juez de feria el 31 de enero”.

Incardona e Iglesias enfatizan que pese a que la defensa de Karina Moyano lo había solicitado, el juez Augé, que venía tramitando esta causa, no hizo lugar a la devolución del dinero porque “su origen no se encontraba acreditado y la investigación se encontraba en curso”.

En su fallo el juez Augé destacó que si bien la causa por narcotráfico había tenido comienzo en el año 2018, la causa actual –que lleva el número 14808/2020— se formó “recién” en agosto de 2020 y busca “investigar, eventualmente, el delito de lavado de activos”

 

 

¿Una bomba en un banco?

El abogado José Manuel Ubeira, uno de los defensores de Karina Moyano, recurrió una analogía para solicitar el recupero del dinero secuestrado: “Imaginemos que hay una amenaza de bomba en un banco y que según un anónimo el artefacto estaría dentro de una caja de seguridad. Los bomberos y expertos en explosivos revisan todo, abren una por una todas las cajas. No encuentran ninguna bomba. Siguiendo el criterio de los incidentistas se deberían clausurar o prohibir el uso de las cajas, decisión que resultaría absurda por constituir marcada violación a la garantía constitucional de la propiedad privada”.

Ubeira sostuvo que a su clienta la buscan “por una sola razón: No se trata de Karina “X”, es Karina Moyano”. Y en modo retórico se preguntó si “los apelantes buscaban sumar más luces a costa de los derechos de mi clienta por portación de apellido”.

El abogado histórico de Hugo Moyano es Daniel Llermanos. Fuentes con acceso a la causa deslizaron a El Cohete a la Luna que la decisión de Villena de ordenar la devolución del dinero a Karina habría tenido que ver con un acercamiento entre dicho abogado y el magistrado.

 

 

Quién es Villena

Villena ganó el concurso del Consejo de la Magistratura para el juzgado federal de Moreno cuando aún no había sido creado. El director de El Cohete a la Luna, Horacio Verbitsky, escribió en este medio que Villena contó con el padrinazgo del último secretario de Justicia de Cristina, Julián Álvarez, el camarista y consejero Luis María Cabral y Hernán Ordiales, el hombre que desde Vicente Saadi en adelante fue el monje negro del peronismo judicial.

De inmediato Villena pidió el traslado a Lomas de Zamora, donde asumió como subrogante en el juzgado federal 2. “Al cumplir dos años como subrogante debía renunciar y asumir en la jurisdicción para la cual contaba con acuerdo del Senado. Justo en ese momento presentó la renuncia el histórico titular del otro juzgado de Lomas, el 1, Alberto Santa Marina, quien ocupaba el cargo desde 1991. Santa Marina hubiera preferido seguir al frente de ese juzgado poderoso, con jurisdicción sobre la cárcel y el aeropuerto internacional, pero su amiga Silvia Majdalani, que necesitaba el cargo para su protegido Villena, le hizo una oferta imposible de rechazar: representar a la AFI en España, acompañado por su esposa, que obtuvo un cargo en la embajada argentina en Madrid. Persuadido por Majdalani, el ministro de Justicia Germán Garavano dispuso que en la última sesión de 2018 del Consejo de la Magistratura con su composición previa, Villena fuera trasladado al otro juzgado de Lomas, pese a que no cumplía con el requisito de los cuatro años previos en la jurisdicción. El 6 de enero de 2019, Macrì firmó el regalo de reyes y lo trasladó, sin nuevo acuerdo del Senado”, informó Verbitsky. En diciembre de 2019 Villena logró el traslado definitivo al juzgado 1 de Lomas.

Desde ese juzgado investigó el seguimiento, durante el gobierno de Mauricio Macri, de agentes de inteligencia a la actual Vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, su hijo Máximo e incluso a dirigentes de Cambiemos como el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y su vice, Diego Santilli. Eran tiempos en que la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) era conducida por el tándem Gustavo Arribas-Silvia Majdalani.

En julio de 2020 Villena fue apartado de la causa de espionaje por su tribunal de alzada, la Cámara Federal de La Plata. La causa pasó al juez Augé. El camarista federal platense Roberto Lemos Arias admitió el planteo realizado por varios de los espías imputados, quienes dudaban de la imparcialidad del magistrado. Los espías sostuvieron que el propio Villena había dado órdenes a la AFI sobre actividades que él mismo se puso a investigar.

Además de la denuncia que le hizo esta semana su colega Augé, Villena acumula otras denuncias ante la comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura. La primera es de octubre de 2019. Los denunciantes son Jorge Castillo, conocido como “El Rey de la Salada” y su esposa Natalia Luengo. La segunda es de julio de 2020 y la formularon el dirigente Alberto Assef y el diputado Gonzalo Del Cerro (UCR-Santa Fe). La instruye Juan Manuel Culotta, consejero-juez, titular del juzgado federal en lo Criminal y Correccional de Tres de Febrero. Para esta tercera denuncia, aún no se sorteó consejero instructor. Eso se hará cuando se reúna la comisión de Disciplina del Consejo, que aún no tiene fecha prevista.

Lo que resulta ostensible en la carrera de Villena es la sobreactuación de su simpatía por el gobierno de turno, sea cual sea: con Macri allanó a la hija de Moyano y con Alberto le devolvió el dinero.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí