La confesión de Bonadío

Ante una audiencia de profesionales y estudiantes del derecho convocada por el Opus Dei, Bonadío confesó que lo único que le interesaba era la política, que tenía abogados que se encargaban de darle forma jurídica a sus decisiones y que quienes quisieran ser jueces se dedicaran a la política y cultivaran contactos. Uno de los asistentes reconstruye esa conferencia para El Cohete a la Luna.

En 1996, el reciente juez federal Claudio Bonadío, entonces de 40 años, fue invitado a dar una charla en el Centro Universitario de Estudios (CUDEs) de la calle Vicente López 1950, residencia universitaria administrada por el Opus Dei. Al Club de Derecho del CUDEs asistían estudiantes y se analizaban y discutían fallos de la Corte Suprema y otras cuestiones jurídicas; también se convidaba a profesores, abogados y jueces para que expusieran y compartieran su experiencia de vida. Uno de esos estudiantes era hijo de un camarista del fuero penal —miembro del Opus Dei y vinculado al menemismo— y trabajaba con Bonadío. Otro era el entonces estudiante Juan Manuel Soria Acuña, actual juez del Tribunal Fiscal de la Nación, quien en 1999 se alejó del Opus. Soria no ha olvidado esa conferencia que impactó a los jóvenes estudiantes de derecho congregados para escucharlo, y me autorizó a reproducir su testimonio:

Bonadío a los 40: lo único que me interesa es la política.

“Empezó diciendo que no había ningún tema jurídico que le interesara en especial, por eso no había querido hablar de ninguno; que prefería hablar de su vida y de su trabajo. Que nunca había tenido demasiado entusiasmo por el derecho; que lo que le gustaba era la política. Que ese defecto no le había impedido ser juez federal; que él tomaba las decisiones en los casos que manejaba y que tenía abogados en el juzgado que, de algún modo, plasmaban en términos jurídicos lo que, con independencia del sistema normativo, él decidía hacer”.

“Que con motivo de la dictadura y por cuestiones personales se había recibido tardíamente de abogado —a los 32 años—, pero que eso tampoco fue impedimento para llegar al cargo de juez federal; que por supuesto había abogados mucho más preparados y con mayor experiencia que él para ocupar su posición, pero que no llegaron y que las cosas son así en nuestro país”.

“Que era juez federal por su amistad personal con Carlos Corach y Carlos Grosso —entiendo que es uno de los principales asesores políticos de Mauricio Macri— y que su único mérito personal para ser juez federal eran esas amistades, a las que les debía lo que era”.

“Que a pesar de que arreciaban en ese momento decenas de denuncias de corrupción contra los funcionarios del gobierno nacional (presidencia de Carlos Menem), muchas radicadas en su juzgado, ni él ni ninguno de los doce jueces federales que debían entender en esas causas tenían intención de avanzar con las investigaciones”.

“Que si nuestra aspiración como estudiantes era llegar a ser algún día jueces, no nos preocupáramos mucho de estudiar derecho, de ejercer exitosamente la profesión de abogado, de la cátedra universitaria ni por los eventuales concursos; que los cargos de jueces los ocupan aquellos que los políticos quieren, salvo raras excepciones: ‘Alguno tiene que saber’, dijo, bromista. Que si aspiramos a tal posición nos dediquemos a la política y a hacer contactos”.

“Al terminar la reunión algunos de los presentes nos lamentamos maliciosamente de no haber grabado la charla para entregar el material a la prensa; la verdad era que nunca hubiéramos podido prever la retahíla de afirmaciones que escuchamos esa tarde de la boca de un juez federal que, según nos pareció, se sintió con la libertad para hablar sin tapujos en un ambiente que habría considerado amigable, seguro o meramente intrascendente”.

“Quiero aclarar que salvo esta anécdota no tuve jamás relación personal o profesional con el doctor Bonadío, no le tengo inquina ni afecto, pero creo importante dejar sentado este testimonio (como dice San Juan en su primera carta) sobre lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado”.

Un problema sistémico

El doctor Glock es apenas el caso más notorio, por su temeridad y su falta de límites, de un problema general que es la degradación de la Justicia en la Argentina. Pero no fue siempre así. Nacido el año de los fusilamientos en el basural de José León Suárez, el adolescente Bonadío militó en la organización de jóvenes de clase media Guardia de Hierro, que disputó con Montoneros su primacía sobre la Juventud Peronista. En 1976, cuando el futuro juez tenía 20 años, la organización se subordinó a la conducción del dictador Emilio Massera, quien designó como interventor primero al capitán de Navío Carlos Bruzzone, que tenía dos hijos en la organización, y luego al oficial de inteligencia Jorge Aguerre, según la investigación del periodista Alejandro Tarruella. Con los guardianes subordinados, el sindicalista Lorenzo Miguel detenido en un barco de guerra y los montoneros secuestrados en la ESMA, Massera creía tener a todas las alas del peronismo en un puño y confiaba en que la ex Presidente Isabel Perón lo designara como sucesor político.

Cuando supo bajo qué jefatura había quedado, Bonadío renunció a Guardia de Hierro y por medio de unos compañeros de la zona sur del Conurbano bonaerense se conectó con Eduardo Vaca y con el Centro de Estudios para el Proyecto Nacional (CEPNA) que dirigía Héctor Muzzopappa. Allí atendía los teléfonos mientras estudiaba derecho. Una vez recibido, en 1988, trabajó como investigador con el Procurador del Tesoro, Alberto García Lema, en un proyecto de reforma de la Constitución. Amigos de entonces dicen que allí nació su pasión por una ley y una Constitución propias, que caracterizó su desempeño como juez. Fue asesor de Marcos Raijer en el Consejo Deliberante porteño, donde fue cesanteado por faltas injustificadas. Casi al mismo tiempo, el Banco Ciudad lo inhabilitó por emitir cheques sin fondos y le cerró la cuenta.

Asesor de Eduardo Bauzá, Subsecretario de Carlos Corach en Legal y Técnica, llegó a la Justicia federal en 1994, cuando Carlos Menem, que ya había anegado la Corte Suprema con una mayoría automática, copó el fuero federal, duplicando la cantidad de juzgados y cuadruplicando la de fiscalías. Ya en funciones, continuó usando un coche y un chofer de la presidencia, según consta en una recusación que presentó en su contra Abel Fatala, a quien había procesado por ser al mismo tiempo asesor de un concejal y de un diputado, lo cual no es un delito. Glock rechazó la recusación alegando que el uso de vehículo y chofer era “de carácter transitorio y hasta que los mismos sean provistos por los canales usuales de una serie de bienes inmuebles de trabajo”, cosa permitida (según Bonadío) “por la ley de contabilidad”. La Cámara Federal sobreseyó a Abel Fatala y dijo que Bonadío actuó con “ligereza”, “poco tino”, “desacierto” e “incongruencia”, por lo que “deberá abstenerse en el futuro de pronunciarse del modo anómalo referido, con el objeto de evitar eventuales dispendios jurisdiccionales y actos desemparentados absolutamente con el debido proceso”. Rencoroso, el año pasado encuadernó a Fatala.

El ex Guardián estrechó relaciones con tres ex montoneros reconvertidos: Mario Montoto, Rodolfo Galimberti y Germán Moldes (uno de los presos liberados en la amnistía de 1973). Moldes, a quien Muzzopappa bautizó como Capitán Garfio por su parecido con el personaje de Disney, fue jefe de asesores de José Luis Manzano en la Cámara de Diputados y luego pasó al estudio de Hugo Anzorregui, justo cuando se sistematizaba el eje 25 de Mayo/Comodoro Py.

Germán Moldes

En diciembre de 2018, el ex secretario de medios de Menem, Jorge Rachid, dijo que «Moldes y Claudio Bonadío no son Macrì. Son la Embajada de Estados Unidos», y le contó a El Cohete un episodio de la década de 1990, en el que Moldes llegó a su consultorio con una valija llena de dólares de parte de José Luis Manzano, para que desmintiera una información cierta según la cual a cambio de un tercio del paquete accionario se entregaría el canal 11 de televisión a Silvio Berlusconi y Franco Macrì.

En cuando Néstor Kirchner llegó a la presidencia, el doctor Glock ordenó la detención de Fernando Vaca Narvaja y Roberto Perdía y ordenó la captura de Mario Firmenich. El argumento para privar de su libertad a los miembros de la ex conducción montonera fue de una gran creatividad, aun para los estándares de su juzgado. Según el juez, fueron partícipes necesarios en la comisión de los delitos de Lesa Humanidad contra el grupo de militantes al que ordenaron “ingresar a la Argentina, a sabiendas de que la logística de la Organización estaba seriamente comprometida” y pese a que no desconocían “los métodos de interrogación que empleaban las FFAA y de Seguridad”. Al cabo de 68 días, los camaristas Horacio Cattani, Martín Irurzun y Eduardo Luraschi declararon nulas por arbitrariedad sus actuaciones y dispusieron que se sorteara otro juez para la causa. El elegido fue Jorge Ballestero, quien ordenó el cese de las detenciones y de la orden de captura. Los camaristas dijeron que no había en la causa ninguna prueba sobre la complicidad de los ex jefes guerrilleros. También formularon una denuncia penal contra Bonadío, quien habría incurrido en el delito de privación ilegítima de la libertad, y remitieron los antecedentes al Consejo de la Magistratura para que determine si corresponde su juicio político. Ningún juez del fuero tuvo más resoluciones revocadas en la apelación ni tantas denuncias ante el Consejo de la Magistratura.

El precursor

Durante los años del menemismo, el control de la Justicia federal se utilizó para viabilizar el desguace del Estado y para proteger a los funcionarios que aprovecharon en beneficio propio esa acelerada circulación de valores. Sólo en pocos casos, ese dispositivo se empleó para perseguir a quienes incomodaban a las autoridades. El doctor Glock fue un pionero de esa modalidad que llegó al cénit en la última década, ahora en contra de CFK y de funcionarios o militantes vinculados con su gobierno, y en simbiosis con la prensa comercial e ideológica, según la técnica expuesta en uno de sus libros por el operador judicial del Grupo Clarín, Daniel Pedro Santoro.

Es parte del folklore nacional la frase del ex ministro de Economía Domingo Cavallo sobre la servilleta en la que su colega de interior, Carlos Corach, habría escrito en 1996 los nombres de los jueces que actuaban de acuerdo con sus indicaciones y que cercaron al economista.

Otra causa menos conocida pero que muestra un temprano modus operandi, es la que Bonadío siguió entre 1996 y 1998 por administración fraudulenta y asociación ilícita contra el ex presidente del liquidado Banco de Intercambio Departamental de Venado Tuerto (BID), Roberto Cataldi, a quien ordenó detener. Tanto la defensa de Cataldi como un grupo de abogados y funcionarios judiciales buscaban incriminar al Banco Central, lo cual hubiera obligado al Tesoro a responder por todos los malos negocios del BID y hubiera generado honorarios de abogados por una suma que se estimaba en unos 30 millones de dólares.

El banquero declaró que Bonadío se reunió varias veces a solas con él, la última en el Hospital Penna, donde había sido internado. Allí lo instó a aportar datos para incriminar a directivos del Banco Central a cambio de mejorar su situación procesal. Bonadío no negó la visita, que atribuyó a su sensibilidad por la salud de un detenido que había sido operado del corazón, pasaba por una crisis emocional y amenazaba con suicidarse. Las autoridades del Central recusaron a Bonadío, quien fue separado de la causa, pero sin más consecuencias. Esta práctica extorsiva es la que se encuentra en muchas fojas encuadernadas en los últimos años por Bonadío, su fiscal Carlos Stornelli y el agente de inteligencia Marcelo Sebastián D’Alessio. Es D’Alessio quien dijo, en una de sus conversaciones con Pedro Etchebest, que su jefe era Montoto (firmante del más conmovido aviso fúnebre de su amigo Bonadío) y en otra que tanto el juez como el fiscal estaban haciendo fortunas a expensas de los empresarios encuadernados.

Montoto, Stornelli y Macri en el Día del Ejército de 2019

Un vaticinio

Hace poco más de un año Bonadío recibió una carta del miembro de la cátedra Plan Fénix de la UBA, Arnaud Iribarne. Colaborador de la publicación peronista Movimiento, el contador Iribarne conoció en el Manifiesto Argentino a Héctor Timerman y, hace trece meses, ante la muerte del ex canciller, decidió escribirle al doctor Glock.

Recordó que tanto el juez Daniel Rafecas como la Cámara Federal sentenciaron que no había delito en la firma del Memorándum de Entendimiento con Irán. “Pero Ud. inventó que había existido traición a la patria, consiguiendo con ello la reapertura de la causa”, escribió Iribarne. Como sólo puede haber traición a la patria en caso de guerra, añade, el doctor Glock “inventó la analogía como interpretación de la ley penal” y sostuvo que “Irán nos puso una bomba y que eso es como si fuera una guerra”. Pero la Argentina nunca rompió relaciones diplomáticas con Irán y la analogía no es una interpretación válida de la ley penal. “Esas minucias dejémosla para los estudiantes de Derecho ya que los reflectores de la TV lo iluminan y ningún periodista amigo hará preguntas que lo puedan incomodar. La cuestión es que Timerman tenía el turno en la clínica en Estados Unidos, el pasaje sacado, la visa de ingreso y el pasaporte al día, pero Ud. le impidió viajar”.

Ante la muerte de Timerman “le deseo que, dentro de muchos años, se encuentre con dos médicos que le ponen cara muy seria y le dicen:

Mi amigo, la ciencia no tiene nada para ofrecerle.

Y el doctor Bonadío con voz temblorosa preguntará:

¿Pero no van a intentar nada?

Y que los médicos le respondan:

—Lo siento, nada podemos hacer.

“Y Ud. tendrá que preparar la valija de regreso sabiendo que está desahuciado. Allí se acordará de Héctor Timerman y dirá a ese tipo yo le saqué las últimas balas del cargador en su último momento. A lo mejor se moría igual. ¿Pero quién me lo garantiza? Ese día estará solo con calmantes. No vendrán ni Clarín ni TN ni Morales Solá ni los que le palmeaban la espalda y le decían doctorazo, Ud. sí que se la juega, Ud. es el Sergio Moro de la Argentina. Ese día ni se acordarán de Ud. Porque un juez moribundo no es noticia, ni sirve para ganar elecciones”.

El vaticinio de Iribarne no se cumplió muchos años sino apenas unos meses después: en mayo de 2019, cuando debieron operarlo de un agresivo neuroblastoma cerebral en estadio 3, que en ocho meses más acabó con su vida. También se equivocó en su pronóstico sobre la soledad en que lo dejarían. Sigue siendo útil después de muerto y ninguno de sus valedores lo abandonó. Como el Cid Campeador, hasta ganó el sorteo para investigar la compra del testimonio de Vandenbroele para condenar a Boudou que investigó Ari Lijalad. La gente del sorteo fue de la última en enterarse de que esa bolilla no iba más.

Seguir la línea

Por cierto, el doctor Glock no fue una rueda loca sino parte de un engranaje. Desde la jubilación anticipada por problemas de salud del gran juez Horacio Cattani, Martín Irurzun perdió el rumbo y convalidó las actuaciones de Bonadío por las mismas prácticas que antes fustigaba. Suya es la doctrina que permitió practicar decenas de detenciones preventivas, alegando un presunto poder residual de los ex funcionarios, que les permitiría entorpecer la investigación. Y por encima de ambos, como garante de las privaciones ilegales de la libertad, actuaba el ex presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Huevo Duro Lorenzetti, ahora reconvertido en un albertista de la primera hora posterior a la caída de Maurizio Macrì, quien aspira a recuperar la presidencia del tribunal.

Martín Irurzun, izquierda: una atenta escucha.

Todo comenzó en Macondo

Es inconveniente olvidar que estas aberraciones comenzaron junto con el gobierno de Cambiemos en la provincia de Jujuy, con la detención de la dirigente de la organización social Túpac Amaru, Milagro Sala. La justificación la dio el entonces presidente de la UCR, Ernesto Sanz, en una entrevista con Cristina Pérez en la radio Mitre del Grupo Clarín. Sanz le hizo lo que denominó “una confesión de real política. Gerardo Morales asume el día 10 de diciembre. Si Morales no hacía lo que hizo, el día 11 de diciembre en menos de 24 horas dejaba de ser el gobernador. Porque en Jujuy lo que gobernaba no era Fellner y la institucionalidad. Gobernaba Milagro Sala con un Estado paralelo y ese Estado paralelo le impedía ser a Morales gobernador desde el primer día”.

Su argumento es idéntico al que formuló cuatro años después el presidente del Superior Tribunal de Justicia de Jujuy, el diputado radical Pablo Baca, quien en 2015 votó la ampliación del tribunal que desde entonces integró. En conversación con una diputada amiga, Baca dijo que Milagro “está presa porque ese bendito tribunal entiende que si ella está suelta es un peligro para el gobierno; no por sus delitos, sino para que no tengamos que volver al quilombo permanente, a los cortes, a la quema de gomas”. Esta semana se difundió la noticia de que para impedir el juicio político promovido por la oposición, Baca había presentado su renuncia. Pero luego se informó que sólo había pedido licencia, y por la tarde comenzó el procedimiento que busca su remoción, a raíz de las afirmaciones acerca de la injerencia del Poder Ejecutivo, es decir Morales, sobre la Justicia, para mantener detenida por razones políticas a Milagro Sala. Pese a que critica al titular del Ministerio Público, Lello Sánchez, Baca dice que todos forman parte del mismo equipo, del que Morales es el jefe.

El carcelero y su rehén.

La versión que circuló es que ese jefe le había advertido que si no retiraba la renuncia quedaría excluido del equipo y pasaría de ser perseguidor a perseguido, pero El Cohete a la Luna pudo comprobar que nunca ingresó al Superior Tribunal otra cosa que la solicitud de licencia. El jueves se abrió el procedimiento de juicio político a Baca y el viernes se conformó la comisión acusadora, con tres legisladores oficialistas y dos opositores, que tendrá un mes para investigar y dictaminar.

En un diálogo con el recauchutado infotainer del Grupo Clarín, Jorge Lanata, Morales dijo que Milagro Sala debería estar en una cárcel común, en contra de lo ordenado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en una medida cuyo cumplimiento obligatorio fue ratificado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, de la que ahora depende la libertad plena de Sala. No se registraron protestas por esta intromisión del Poder Ejecutivo en decisiones judiciales.

Morales mostró el mismo día una veta sorpresiva, al designar como titular de la Oficina Anticorrupción de Jujuy a Diego Capusotto. El gran actor compuso un personaje al que llamó Josefa Herrera.

En su primera presentación, caracterizado como una señora muy modosa, se supo que era militante de la UCR y que había asesorado a Morales. Pedro Saborido concibió este diálogo desopilante para el nuevo personaje de la galería de Peter Capusotto y sus videos:

—¿Va a tener independencia a la hora de investigar hechos de corrupción, dada su cercanía al radicalismo?.

Voy a tener independencia porque esas son las instrucciones del señor gobernador — respondió el incomparable Capusotto.

Después aclaró que «me sacaron de contexto».

Genial.

La música que escuché mientras escribía

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

38 Comentarios
  1. julio Maier dice

    A más de su valor periodístico y político innegables, para mí los dos primeros párrafos de la nota requieren mi atención desde el punto de vista jurídico. Allí Mr. Glock -sobrenombre utilizado por Horacio para referirse al juez Bonadío- señala que él resolvía sus casos tal como le parecía correcto políticamente y un grupo de abogados, a su servicio, le daban fundamento jurídico. Aunque parezca mentira, éste es un tema muy discutido en el Derecho penal de la mano del tribunal integrado por jurados o del juicio por jurados, según lo menciona nuestra Constitución nacional. Sólo que los partidarios del jurado no exigen los abogados juristas que le den al fallo apariencia de tal, no instituyen un juez dictador con libertad para decidir según su idea de justicia del caso, y sólo manejan la decisión con una integración más amplia -ej.: 12 personas que intentan representar todo el espectro social-. sin necesidad de definir jurídicamente el caso, mientras que sus contrapuestos son partidarios de una justicia profesional -sólo abogados, lo mejor formados para interpretar la ley-, con lo cual se apoderan del servicio estatal de justicia y, por supuesto, lo tornan clasista.

    Dicho de este modo el Dr. Glock no mintió; optó de la manera que a él o para él le pareció más eficaz para hacer una justicia a su modo. Por supuesto, a su modo, que no es el modo que plasmaron nuestros parlamentos una vez conocido que los jueces no gozaban de libertad para aplicar la ley, sino que, antes bien, estaban sometidos a las decisiones política parlamentarias, para lo cual es, precisamente urgente, una reforma legislativa de la organización judicial

  2. Luis Juan dice

    Estimado Horacio:
    Impecable crónica.
    Una digresión, si me permite.
    Usted conoce mejor que muchos como funciona ese poder que no elige el pueblo y que resulta la garantía final del statu quo. Escribió libros emblemáticos sobre el particular. Yo, muy humildemente, he dado mi parecer sobre el mismo, a través de distintos comentarios de este prestigioso medio.
    Ese famoso dicho “todo tiene que ver con todo” que parece algo banal como para salir de alguna encrucijada, en realidad, a la luz de los acontecimientos de la historia de la humanidad, pareciera más bien, una confesión o acto fallido de algún dios terrenal o poderoso que conocía perfectamente las reglas del juego.
    Aquella otra frase que dice “todos los caminos conducen a Roma”, es una manera más elegante de significar lo mismo.
    Raúl Páramo Ortega (topia.com.ar/) en su artículo “El dinero y el Poder” refería:
    “…El sociólogo Sheldon Solomon, que se basa en las ideas del antropólogo cultural Ernest Becker, con agudeza especial ha postulado que la exaltación demencial del poder del dinero en la era capitalista convierte a quien lo posee en un dios todopoderoso (cfr. Richter 1979) y, por consiguiente, en un ser que supuestamente vence a la muerte.”
    “…Sumariamente, en la era capitalista, tendencialmente el único poder reconocido es el proveniente del dinero, capaz de comprar hasta lo invaluable, por ejemplo, las dimensiones de la libertad, del honor, del amor o el conocimiento. El poder del dinero y su afán de acrecentamiento pueden tomar caminos violentos y no violentos. Abre las puertas y promueve la pandemia que nos aqueja: corrupción.”
    Una frase de Sherlock Holmes era: “Todo viene en círculo. La vieja rueda se vuelve, y el mismo discurso se repite. Todo ya ha sido hecho antes, y lo será de nuevo”.
    Emma Araújo (lavozdegalicia.es) refería: “Una de las claves para desentrañar el caso Watergate fue la frase «Sigue la pista del dinero» con la que Garganta Profunda encarriló a Woodward. Aquello ocurría en los años setenta, pero esta forma de entender el mundo es tan antigua como la moneda y sirve para explicar muchas cosas.”
    Que Ricardo Augusto Nissen conozca a la perfección las maniobras escandalosas y sempiternas de los poderes económicos de nuestro país (cfr. artículo de su autoría en este prestigioso medio: “Una segunda oportunidad”) y que, a su vez, sea el Inspector General de Justicia, alienta para pensar -de lo que de él dependa-, arremeterá contra esos poderes fácticos cuya riqueza está manchada con sangre y latrocinios recurrentes para desgracia del país y la inmensa mayoría de su pueblo.
    La esperanza surge de las mismas palabras del flamante Inspector General: “…pues no debe existir nada mas frustrante que ocuparse de controlar una actividad donde está en juego el bienestar de la ciudadanía y no hacer absolutamente nada al respecto…”.
    Cuando Max Weber, hace muchos años, definió al poder, dijo: “Poder es la capacidad de imponer tu voluntad a otros, aunque contra su voluntad”. El emblemático empresario Alfredo Yabrán, tal vez haya sido menos sutil pero igualmente contundente cuando lo definió: “poder es impunidad”.
    El Juez Héctor Tizón, ante la pregunta respecto de los culpables de la crisis (2001), dijo: “Bueno, eso se complica. Claro que de ninguna manera podría atribuirse a un designio de los dioses, como en la tragedia griega. ¿No es cierto? Sería más fácil: sale Júpiter, señala con el dedo y arma un lío espantoso.”… “Pero hace mucho que expulsaron a los dioses de la Historia. De modo que los hombres somos responsables de lo que hacemos los hombres…”.
    “…En el fondo ancestral de nuestra cultura judeocristiana está la imagen de un juez que se lava las manos. Es el primer juez que tenemos, el que delega en la muchedumbre, ni siquiera en el pueblo, a quién va a crucificar. Es lógico que la gente tenga desconfianza. Y tenemos que cargar con esa cruz, mientras tratamos de modificarla”.
    Agrega Tizón en una larga entrevista “…Casi todos (obreros, empleados o intelectuales) pensamos igual. Pero después viene la intermediación. Y la intermediación tiene que ver con los mandatarios y los mandatarios tienen que ver con la traición del mandato”. “…El poder nunca se retira sin intentar otra cosa. Incluso sin intentar la cooptación…”.
    Ante la pregunta ¿engañar a la gente es parte decisiva para que el sistema siga funcionando…?, Tizón responde: Sin dudas.
    Stephen Hawking, dijo: “Solo somos una raza de primates en un planeta menor de una estrella ordinaria, pero podemos entender el universo” y, también refirió: “Me he dado cuenta que incluso las personas que dicen que todo está predestinado y que no podemos hacer nada para cambiar nuestro destino, siguen mirando a ambos lados antes de cruzar la calle”.

    1. Franco dice

      Ya wey, dejalo, por favor

  3. Adhemar Principiano dice

    Con todo el material que se fue acumulando en estos inmensos bolsones de la social democracia, del manejo politico, social, economico, de la adminstracion del poder, aun no se tiene la firmeza y la decisión de dar el paso de abrir las compuertas de la claridad. Este poder judicial puede seguir funcionando y lanzar bocanadas de Justicia equilibrada?

  4. JOSHO dice

    genial pero porque no habla de la expoliacion a los jubiladps…

    1. roberto dice

      José, alias pepe, pretencioso Josho, anda suelto. Ojo que tarambanas y farabutes sobran.

  5. Alberto dice

    Un raid delictivo memorable el Dr. Glock. No parece que exista ninguna actuación rescatable. No olvidar el daño causado. Si existe alguna lógica de mal, creo que la cumple con creces. Hagamos votos para no surjan en la justicia gente tan retorcida. No fue tocado por la espada de la justicia. Hay por suerte, estos informes que inclinan justamente la balanza sobre lo actuado. Falta que TODA la sociedad la argentina se le caiga el velo de quien fue. Muy buena síntesis.

  6. Claudio A. Rapoport dice

    Cuanta infamia del ex titular del juzgado 11. Cuanto mal le hizo a la democracia.

  7. Augusto Parma dice

    El caso Bonadío es nada en comparación con el de PATILLAS de Anillaco. Se recibió de abogado con promedio 4 (cuatro). Sabía tanto de derecho como Macri de Ingeniería. Y al petiso CORACH pocas veces se lo ha visto tan enojado como cuando el pelado de voz aflautada deschavó lo de la servilleta (hasta golpeó el micrófono de un cronista en su sacadura).
    Si algo se le debe reconocer al mingo, es su habilidad para sacar a la luz los insectos que se mueven debajo de las piedras, como cuando en su exposición en el congreso habló de las » mafias enquistadas en el poder». Al cabezón de Lomas de Zamora se le torció la jeta como nunca.

  8. Roberto Pintos dice

    A mi humilde entender no hay en la prensa nacional mejor informador-entretenedor que vos Horacio. El mercenario de la lengua filosa a quien sabemos, el satánico Dr. Magnesio aplicó con mucha «efectividad» la célebre sentencia napoleónica, «Todo hombre tiene su precio», quedó muy atrás tuyo. Mas que un «infotainer» el mercenario mayor de toda la historia del periodismo nacional, es un clown, convenientemente iluminado por las rutilantes marquesinas de la gran cloaca goebbeliana de la desinformación argentina, Clarinete. La otra conclusión que saqué de este, como siempre sustancioso y muy ameno artículo, es que mañana cuando vaya a jugar al Loto, también voy a jugar el 11 a la quiniela. Es una fija, va a salir.

  9. gerardo senderowicz dice

    Excelente HV como siempre. Benvenuto al lavoro.
    No habria que investigar las computadoras que realizan los sorteos?
    Seguramente cuando en las denuncias figuran los nombre de CFK o simil, caían en ese juzgado. Si no, ya dijo Paenza las posibilidades estadísticas que existen.
    Imposible

  10. Horacio Raverta dice

    En la charla en 1996 de Bonadio en la sala de neonatologia del opus dei si hubiera hablado de droga, hubiera sido una charla de Pablo Escobar.

  11. Viktor Dellsen dice

    Está claro que hasta que no despedacemos las «instituciones antidemocráticas» como el Poder Judicial, y agrego, los medios monopólicos de propaganda de las clases dominantes, nada, pero nada de lo que se haga, valdrá una mierda.

    El ejemplo más claro, es la ley de medios que Clarín se la pasó por el forro del culo y en veinte días, Macri anuló con un DNU sin más…

    Como un ciudadano puede tomar una decisión trascendental, para él, sus padres, sus hijos o cualquiera que él conozca, si la información que recibe es propaganda lisa y llana?

    Hasta que no «democraticemos estas dos patas del sistema» no vamos a ningún lado; la experiencia macrista lo demostró sin dejar lugar a dudas…

    1. Fanny dice

      …la justicia injusta y la hegemonía mediática matan igual que el hambre…

    2. carlos alberto dice

      Viktor coincido completamente con lo que decís y te agradezco por que tuviste una medida exacta de síntesis de lo que yo pienso…

  12. GUSTAVO PORCU dice

    Aunque pareciera joda la cosa es muy seria, Capusotto y Saborido son los verdaderos culpables del desastre ocasionado durante los ultimos 4 años por el nefasto gobierno de Juan Domingo Perdon , dado que los cambiemitas como plan de gobierno solo se dedicaron a perfeccionar las ideas de cada personaje creado e interpretado por los arriba citados ,carcel a estos GUACHOS .

  13. GUSTAVO PORCU dice

    Aunque pareciera joda la cosa es muy seria, Capusotto y Saborido son los verdaderos culpables del desastre ocasionado durante los ultimos 4 años por el nefasto gobierno de Juan Domingo Perdon , dado que los cambiemitas como plan de gobierno solo se dedicaron a perfeccionar las ideas de cada personaje creado e interpretado por los arriba citados ,carcel a estos GUACHOS

  14. Diego dice

    Capusotto y Saborido, con la designacion de Nissen en la IGJ superan, incluso, al personaje Bombita Rodriguez…!

  15. camila dice

    Qué bueno que volvió tu nota de domingo Horacio, después del sabor amargo de pagina12, la espero desde el viernes en el cohete.

  16. jose dice

    siento asco, temor por lo que pueda sucederle a cualquier argentino si le toca caer en la trama jurídica federal, y solidaridad con los perseguidos por la justicia corrupta. Pero en verdad lo que cuenta HV son anécdotas de lo que es la justicia: la estructura de los poderosos para legalizar el statu quo, acomodar los negocios de las clases dominantes, laudar hacia un lado u otro de las fracciones de la burguesía, ora financiera ora productiva…no tengamos esperanza en jueces probos y honestos: el poder judicial son los amanuenses de las clases dominantes.

    1. Ruben Lombardi dice

      todo lo que acabo de leer es cierto, fui testigo de algunas situaciones y padeci otras. Que nadie trate de minimizar esta historia. Es absolutamente real.

  17. Daniel dice

    Pura coprofilia.

  18. Alejandro Angel Salvagno Olmedo dice

    Por favor cuando puedas, un informe de como la justicia federal » accedió » a ir a comodoro py…… pues recuerdo que hubo muchísimas versiones de que no querían saber nada de dejar sus despachos a metros de Av Corrientes, con sus restaurantes, sus bulos para todo tipo de trapizondas, juego, mujeres, negocios…… y que al final aceptaron ir, a cambio de ………… y bueno ahí viene el pedido….. que les dieron para ir a Retiro ?….abrazo Cro.-

  19. HERNÁN DE ROSARIO dice

    La charla brindada por el juez Claudio Bonadío en 1996 en el Centro Universitario de Estudios (CUDEs) mercería haber sido titulada “El sincericidio brutal de un juez federal”. Lo que narra Bonadío no causa ninguna sorpresa. Para ser nombrado juez los antecedentes académicos no cuentan, al igual que sus condiciones docentes e intelectuales. Un abogado, por más calificado que sea su CV, jamás llegará a ser juez si carece de contactos políticos. Como bien señala Horacio Verbitsky se trata de un problema sistémico. El sistema político necesita contar con jueces que sean funcionales a sus intereses, que sepan adecuarse a los vaivenes de la política, que sean total y absolutamente dependientes del poder. Claudio Bonadío reconoció en su disertación que le debió su carrera judicial a dos oscuros e inteligentes personajes del peronismo dominante de los noventa: Carlos Corach y Carlos Grosso. Fue juez gracias a ellos. En consecuencia, mientras Carlos Menem fue presidente de la nación no fue más que un leal servidor de la “causa”. Si se hubiera atrevido, por ejemplo, a investigar en serio el atentado a la AMIA, las complicidades del gobierno menemista en ese feroz hecho criminal, hubiese sido eyectado del Poder Judicial en el acto.

    Claudio Bonadío supo desde el principio que para ser juez de la nación hay que ser obsecuente de los que mandan, hay que ser “agradecidos” con aquellos políticos que le abrieron las puertas de la “Justicia”. Fue consciente desde el principio que la independencia de criterio y la función de juez son como el agua y el aceite, son incompatibles. Cabe formular, entonces, la siguiente pregunta: Claudio Bonadío ¿merece ser considerado juez de la nación? Desde el punto de vista del derecho escrito, del derecho positivo, sí. En efecto, Claudio Bonadío, como el resto de sus colegas, llegó a ser juez en virtud de las reglas vigentes. Fue juez, pero lejos estuvo de ser un verdadero juez. ¿Por qué? Porque no fue independiente. Fue, por ende, un juez de mentira, de cartón. ¿Cómo puede llamarse “juez” a quien fue cómplice de la corrupción menemista? Lo peor fue que este impresentable no solo no fue expulsado de la Justicia sino que fue funcional a quienes sucedieron a Menem, es decir, fue un fiel servidor de De la Rúa, Duhalde, Kirchner, Cristina y Macri. Todos ellos avalaron a Bonadío por una simple y contundente razón: porque les convenía, les era útil.

    En su libro “El hombre mediocre” José Ingenieros habló del mérito.

    EL RANGO SÓLO ES JUSTO COMO SANCIÓN DEL MÉRITO.

    «No van siempre juntos, ni guardan armónica proporción. El rango se recibe, es adventicio y su valor fluctúa con la opinión de los demás, pues necesita la convergencia de sanciones sociales que le son extrínsecas; el mérito se conquista, vale por sí mismo y nada puede amenguarlo, porque es una síntesis de virtudes individuales intrínsecas. Cuanto mayor es la inmoralidad social, más grande es su divorcio; el mérito sigue siendo afirmación de aisladas excelencias; el rango se convierte en premio a la complicidad en el mal. Los jóvenes que olvidan esos distingos viven genuflexos, rindiendo homenaje al rango ajeno para avanzar el propio: empampanándose de cargos y de títulos medran más que resistiendo con firmeza la tentación de la domesticidad. Cegados por bastos apetitos llegan a creer, al fin, que los funcionarios de más bulto son los hombres de mayor mérito y se acostumbran a medirlos por el número de favores que pueden dispensar. El mérito está en ser y no en parecer; en la cosa y no en la sombra. Construir una doctrina, arar un campo, crear una industria, escribir un poema, son obras cuajadas de mérito, nimban de luz la frente y en ella encienden una chispa de personalidad: nebulosa, astro, estrella. El mérito del pensador, del sabio, del energeta, del artista, es el mismo en la cumbre o en el llano, en la gloria o en la adversidad, en la opulencia o en la miseria. Puede variar el rango que los demás le conceden; pero si es mérito verdadero sobrevive a quienes lo otorgan o niegan, y crece, y crece, prolongándose hacia la posteridad, que es la menos injusta de las injusticias colectivas».

    LA SERVIDUMBRE MORAL ES PRECIO DEL RANGO INJUSTO.

    «En las generaciones sin ideales se advierte una sorda confabulación de mediocridades contra el mérito. Todos los incapaces de crear su propio destino conjugan sus impotencias y las condensan en una moral burocrática que infecta a la sociedad entera. Los hombres aspiran a ser medidos por su rango de funcionarios; el culto cuantitativo de la actitud suplanta el respeto cualitativo de la aptitud. Cuando el mal es hondo, como ocurre entre los diplomáticos de profesión, adquiere la inmoralidad estructura de sistema; los individuos se miden entre sí según su jerarquía, como fichas de valor diverso en una mesa de juego. El hábito de ver tasar a los demás por los títulos que ostentan, despierta en todos un obsesivo anhelo de poseerlos y hace olvidar que el Estado puede usar en su provecho la competencia individual, pero no puede conferirla a quien carece de ella. En el engranaje de la burocracia no es necesariamente economista el profesor de economía política, ni astrónomo el director de observatorio, ni historiador el archivero, ni escritor el secretario, como tampoco es fuerza que sea estadista el gobernante. Las más de esas personas respetadas por su rango, ruedan al anónimo el día mismo en que lo pierden; en esa hora se mide la vanidad de su destino por el empeño conque sus domésticos alaban a los nuevos amos que los sustituyen. El hombre que se postra ante el rango de fetiches pomposos, logra hacer carrera en el mundo convencional a que sacrifica su personalidad; lo merece. Su destino es frecuentar antesalas para mendigar favores, perfeccionando en protocolos serviles su condición de siervo. Desdeñe la juventud esos falsos valores creados por la complicidad en el hartazgo. Burlándose de ellos, el hombre libre es un amo natural de todos los necios que los admiran. Respetando la virtud y el mérito, antes que el rango y la influencia, aprenderán los jóvenes a emanciparse de la servidumbre moral».

    Claudio Bonadío jamás respetó la virtud y el mérito. Siempre se apoyó en el rango y la influencia. Por eso fue juez de la nación durante casi tres décadas.

  20. Roberto Nayar dice

    Mientras leia me acorde de un aviso de hace unos años que salia en TV que decia :Ponga la basura en su lugar.No pude evitarlo .En una disgrecion que me permito me recuerda y por otras causas pero que tienen un mismo patron y efecto a su articulo de la semana anterior en donde aparecia el pianista (Guascardo) pobre de Mar Ddel Plata que volvio segun su version de EEUU y con su esfuerzo fundo su empresa y ahora es un gran empresario y odiodar de Cristina y de todos los peronistas kukas ,negros choriplaneros , a tal punto de no soportarnos y hecharme de su empresa diciendo que ese nombre alli no se podia pronunciar(perdon que insista en el tema al que me referi tambien la semana pasada y del que espero poder algun dia profundizar con usted si usted quiere).Vuelvo al tema de la nota .No decubrimos nada al destacar que la oposicion hoy gobierno hasta el 10 de diciembre del año anterior esta formada por el PRO, la UCR, la Coalicion Civica , la Justicia o mejor dicho gran parte del Poder Judicial,los principales medios de comunicacion todos cordinados en un frente de accion comun liderados por la embajada de EEUU.Asi podriamos decir que unos de sus jefes de campaña fue Bonadio, pero me gustaria (sigo pidiendo) que se haga alguna vez y creo que usted seria el indicado para esto un articulo sobre el jefe de Bonadio que es a su vez el jefe de Patricia Bullrich Mario Montoto (Pascualito)que hoy aun todo lo pasado sigue manteniendo su poder y al cual curiosamente no le afecta el cambio de gobierno.Por mi amistad (hace ya algunos años que no nos vemos) con Alfredo Mercante nieto del ex gobernador que es de La Plata y cuando peleamos para evitar la privatizacion de la empresa de energia de la Provincia de Buenos Aires inutilmente supe y verifique que Pascualito era la embajada yankee , curiosamente dejado de nombrar asi como no veo que se la denuncie a su otra socia Patricia Bullrich encubridora de los asesinatos de Nahuel y Maldonado , corrupta en la compra curiosamente de lanchas y material para la defensa de origen israeli.Seria muy importante ademas hablar de Carlos Grosso y Manzano y el engranaje de los verdaderos traidores a la patria que quizas algun dia un juez el opuesto ( la inversa matematica) de toda esta basura los desenmascare y los condone, en ese momento empezaremos a recuperarnos

  21. Alberto dice

    SIMPLEMENTE EL QUE LAS HACE LAS PAGA. La maldad sale como efervecencia por cualquier parte del cuerpo, hasta por el cerebro.

  22. Jorge Gonzalez dice

    Para el Alberto , Milagros es una presa política.

    1. Elena Pérez de Medina dice

      Poné bien el nombre: Milagro, sin «s»! Por favor.

  23. FPV dice

    Diego Capusotto dice que el no fue sacado de contexto…que el gobernador le dijo clarito que actuara en forma independiente, que no se metiera con el!. Es mas, que el fassso del hijo es medicinal, y el le cree! 😁😁✌

  24. ErnestO dice

    Creo, Horacio, que sólo conseguiremos salir del tren fantasma en el que estamos atrapados después de que nos dediquemos obsesivamente a construir habitaciones decentes para todos los habitantes, en barrios con limitación de altura. Nada de torres de 20 pisos. Viviendas distribuidas en todo el país formando poblados de entre 5 y 20mil habitantes, proyectados por equipos multidisciplinarios (Inti, Inta, Universidades,etc) que determinen qué, dónde y cómo producir. Los niños y jóvenes se educarán en jornada doble desde el preescolar hasta terminar la secundaria.Las instituciones terciarias se localizarán de manera de poder atender a varias poblaciones menores. No se permitirá la tercerización de personal en las empresas. Todo trabajador será registrado y se realizarán los aportes correspondientes a jubilación, cubertura médica, y otras si corresponden. Las empresas de servicios p,úblicos esnciales deben ser administrados por el Estado, Energía, Gas, Agua, Internet, transporte público, el eficiente manejo de estos servicio puede proveer un ahorro muy importante para invertir en otras áreas. Impulsar todos los centros de desarrollo científico y tecnólogico (Conicet, Invap, Inti, Tecnología Nuclear). Establecer oficinas comerciales en todas nuestras embajadas y consulados con personal especializado. Estudiar y determinar que comviene producir en cada momento para abastecimiento interno y para exportación. Reeducar a todo el personal público y capacitarlo para realice sus tareas con conocimiento, destreza y honestidad inquebrantable. La mujer que se casa y elige hacerse cargo de las tareas del hogar tendrá ese empleo y salario a partir de su casamiento y se considerará que una mujer trabaja en sucasa más horas que un hombre en la oficina o fábrica. Y claro quHay que poner desición y firmesa y no parar. Los chinos hicieron 2 hospitales para 1000 pacientes c/u en 10 días. Que un día nos decidamos y arranquemos.

    1. Susy planificadora dice

      Muy buena su idea, y le comento que doña Milagro es una brillante estratega de planificación, mejor inclusive de los profesionales que se dedican a eso. Lo suyo es gral, lo de Milagro es concreto pero además hace falta de mucho derecho administrativo y derecho constitucional para aplicar. Cosa que nuestros gobernantes planificadores no quieren hacer.

    2. Susy planificadora dice

      Muy buena su idea, y le comento que doña Milagro es una brillante estratega de planificación, mejor inclusive de los profesionales que se dedican a eso. Lo suyo es gral, lo de Milagro es concreto pero además hace falta de mucho derecho administrativo y derecho constitucional para aplicar. Cosa que nuestros gobernantes planificadores no quieren hacer.

  25. Gaby Roch dice

    Cuando se somete a un órgano a una función anormal, ese órgano termina degenerando, por ejemplo el alcohólico que termina en cirrosis. Bonadío sometió a su cerebro a todo lo contrario que debe hacer el cerebro de un juez: mintió, conspiró, arrebató causas, truchó sorteos, extorsionó, ajustició matando por mano propia, metió preso al inocente y soltó al culpable, prevaricó, etc, etc. ¿Es de extrañar que haya terminado en cáncer cerebral?

  26. Gala dice

    Leer éste artículo, después de haber escuchado a Cristina en Cuba, es un combo grosso…Gracias! Privilegios de mujer sola, en sábado a la noche.

  27. julio Maier dice

    Vuelvo a insistir. Más allá de corregir la enorme injusticia cometida contra la Túpac Amaru Milagro Sala y sus colaboradores y de la descusión juirídica acerca del tema, resIde en la intervención federal y no tan sólo de su poder judicial, sino de la provincia de Jujuy. el PJ es autor de la injusticia, pero provocada por el gobierno, que no duda en inmiscuirse en causas judiciales y hasta por el parlamento, que tampoco duda en cumplir con sus deberes. Julio

    1. Hugo dice

      Dr. Maier. Por favor aclare que cuando escribe¨PJ» se refiere al poder judicial, porque escrito así se presta a confusiones malintencionadas.

  28. Mario De Rivi dice

    Maestro Horacio Vertbitsky, CUENTAS AL ALCANCE DE CUALQUIER AMARILLO

    A) Cuantos miles de millones de dólares recibió Milagro Sala ???
    B) En cuanto se valúa lo construido y generado por Milagro con esos dineros ???
    Restar A) menos B)
    El resultado negativo puede confirmar la Cárcel. El positivo, si muy grande, EL NOBEL

  29. Ricardo Alberto Comeglio dice

    Claro que la sacaron de contexto y no sólo a ella sino a todos los implicados en la trama antirepublicana que sujeta a Jujuy a la podredumbre institucional. Porque el contexto en el que están es de pésima institucionalidad, entonces cuando la introducen en el contexto institucional es claro que quedan fuera de contexto.
    Yo me reí cuando decidieron sortear quién atendería las causas en las que estaba Bonadío porque estaba seguro que el sorteo recaía en Bonadío y resultó que era verdad.
    Ese antropológico entramado de corrupción y analfabetos legales que es la Justicia Federal se merece una pronta desinfección, tal como ellos mismos lo están pidiendo.
    Que Alberto no los haga esperar y desinfecte pronto ese fétido hueco negro que tiene la República.
    Y que las ideas de Bonadío y de quienes lo utilizaron, DESCANSEN EN PAZ.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.