LA NEGOCIACIÓN DE LA DEUDA

Se debe auditar la deuda para saber en qué se empleó

 

El gobierno nacional con fecha martes 21 de enero de 2020 envió al Congreso de la Nación un proyecto denominado Ley de Gestión de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Externa, encuadrado en el marco de la ley 27.541 de Solidaridad Social y Reactivación Productiva en la Emergencia Pública, respetando el plazo de cumplimiento de 180 días y con el objetivo de administrar los mecanismos para poder negociar el pago de la deuda que está emitida en bonos en moneda extranjera y en poder de bancos y fondos de inversión que, según publica en su página web la Secretaria de Finanzas de la Nación, sobre los 323.177 millones de dólares de deuda bruta de la Administración Central al 30/12/2019, significan 155.416 millones de dólares. Que si le descontamos el crédito efectivamente otorgado por el FMI en DEG pero equivalente a unos 44.200 millones en moneda norteamericana, implican obligaciones por 111.216 millones de la divisa estadounidense.

A su vez se infiere que la mayor parte de esa última suma se encuentra en títulos en poder de grandes fondos de inversión como Black Rock, Goldman Sachs, Franklin Templeton, PIMCO, etc., por lo que el Ministro de Economía Martín Guzmán al presentar el proyecto sostuvo claramente que “la Nación no está pagando el capital sobre la deuda en dólares”. Dejando entrever que tampoco se va a pagar por el lapso que lleve a que la economía argentina crezca y se obtenga el superávit fiscal necesario para comprar las divisas y con ella cumplir con las obligaciones externas, que en principio llevarían unos dos años como mínimo de gracia (período de no pago de la deuda).

Por lo tanto, el proyecto de marras y al decir del Ministro Guzmán, implica que de las tres condiciones que tiene un crédito: monto adeudado, plazos y tasas, se pueda mejorar en el canje de la deuda, al menos dos de esos elementos.

Las cuentas públicas que deja el macrismo en su último año de gestión son elocuentes al respecto, realizando un fuertísimo ajuste sobre la inversión pública, que pasó a ser solamente el 5,15% del gasto total de la administración nacional, cuando en el gobierno de los Kirchner (2003-2015) fue en promedio del 14,2%, terminaron el año 2019 con un déficit primario de $ 95.122 millones (que es el 0,44% del PIB), pero al pagar intereses de la deuda por $ 724.285 millones (3,33%del PIB), se transforma en un déficit fiscal total de $ 819.406,9 millones (3,77% del PIB).

Por lo tanto, de lograrse no pagar los servicios (intereses y amortización del capital) de la deuda por dos años, hecho que permitiría utilizar esos recursos para acrecentar la imprescindible obra pública (en vivienda, en hospitales, en escuelas, en rutas y puertos, etc. etc.), incrementar las jubilaciones y pensiones e impulsar el mercado interno y hasta externos (por ejemplo, con planes promocionales de desgravación impositiva), se debe presentar un plan de sostenibilidad en el tiempo que implica destinar una parte del presupuesto público para comprar las divisas y pagar a los acreedores del exterior.

Paralelamente en el año 2019 se obtuvo un superávit comercial (las exportaciones superaron a las importaciones de mercaderías) de 12.657 millones de dólares, pero se logró esencialmente por una fuerte caída en las importaciones (que fueron por 49.125 millones de dólares en el año, cifra un 25% menor con respecto al año 2018), más que por incremento del ingreso por exportaciones (de solo el 5,4% con respecto al año 2018, lográndose obtener ingresos por las ventas externas de 61.782 millones de dólares).  Por ende, el superávit se debe al menor nivel de actividad interno y a la fuerte depreciación de nuestra moneda que torna más caro los productos del exterior.

Con lo que debe reprogramarse nuestro comercio exterior teniendo en cuenta el crecimiento del PIB y, con ello, de las necesarias  importaciones.

 

 

El trasfondo de la trama

Es obvio que los acreedores en la negociación de la deuda, que implica cambiar títulos vigentes por otros nuevos (canje), van a pedir que se destine, después del período de gracia (que prevemos en torno a los dos años), un 3,33% del PIB  [1] durante muchos años, para hacer frente al pago de los intereses de la deuda. Esto es, la negociación implica como mínimo un alargamiento de los plazos y una disminución de la tasa de interés que sea compatible con destinar el 3,33% del PIB de la Administración Nacional para pagar a lo largo del tiempo los intereses de la deuda.

El problema reside en que el Estado debe fortalecerse, aumentar la inversión pública y mejorar la prestación de servicios, con lo que el camino se bifurca en dos, por un lado, la propuesta del FMI, que es siempre el monitor de los acreedores, que consiste en: a) Disminuir el pago de las prestaciones previsionales totales (erogaciones que en el año 2019 significó el 42,9% del gasto total – ver cuadro) y, fiel a su visión de reducir costos: b)La reforma laboral para reducir el gasto salarial público y privado.

La otra postura, la nacional y popular, es la de cobrar impuestos directos a los sectores con manifiesta capacidad contributiva e impulsar el nivel de actividad, con la convicción de que, si el PIB crece, más que proporcionalmente se incrementa la recaudación tributaria, dado que en crisis lo primero que se deja de pagar son los impuestos y los aportes previsionales, flujo que se normaliza cuando la economía sale de la recesión.

Esa es la principal discusión, el trasfondo de la postura de uno y otros en la negociación de la deuda, de dónde y cómo se van a detraer los recursos para pagar una deuda que el gobierno de Cambiemos incrementó en unos 129.000 millones de dólares, colocando títulos de deuda por unos 35.000 millones de dólares en los años 2016 y 2017 y por 15.000 millones de esa divisa hasta el 25 de abril de 2018 en que los grandes bancos y fondos de inversión que habían colocado títulos de deuda argentina en los mercados internacionales, decidieron irse, y ese día los hicieron por más de 1.200 millones de dólares y a un precio promedio de $ 20,20 por dólar.

Un vez que a partir del 25 de abril de 2018 se fueron de la Argentina grandes operadores, los demás —porque estaban colocados a más plazos y/o porque creyeron que podían seguir ganando fuertes rentas— se quedaron y vino en auxilio el FMI, que le concedió al país un crédito en DEG pero equivalente a 57.000 millones de dólares, de los cuales giró unos 44.200 millones, ante los incumplimientos del acuerdo firmado por Nicolás Dujovne y Adolfo Sturzenegger en junio y en octubre de 2018.

En esto es clave el FMI, que ofrece un plan de repago de mayor plazo, que puede ser de hasta diez años posteriores a concretarse el desembolso. El plan de facilidades extendidas (Extended Fund Facility, EFF, por sus siglas en inglés) exige metas fiscales, pero también la aplicación de reformas estructurales, como la previsional y laboral, que es lo que el gobierno no puede ceder.

Y por otra parte los grandes fondos de inversión y bancos acreedores sabían y saben que la renta real que obtuvieron por los títulos de deuda argentina es una brutal anormalidad, por ejemplo el BONAR 2020 que vence el 8 de octubre de este año, paga una renta fija del 8% anual y la lámina de 100 dólares se compró el viernes 24 de enero por 47,12 dólares. (Con lo que la tasa de interés implícita es del 17% anual en dólares y de cancelarse se recibe 100. Ni la droga paga ese precio.)

Toda esa ganancia realizada debe ser compensada con quita de capital y/o disminución de la tasa de interés y/o alargamiento de los plazos.

Por supuesto que grandes operadores nacionales y extranjeros en el país juegan fuerte e imponen sus condiciones. Esto explica que la cotización del dólar Bolsa y el blue se aproximen cada día más al valor oficial con impuesto, por un lado y que, no se pueda seguir bajando la tasa de interés en pesos y que las LELIQs (Letras de Liquidez del BCRA) sean por $ 1.289.165 millones (el 75% de la Base Monetaria) al día 22 de enero 2020, por más que las autoridades del BCRA planean extender los plazos de los siete días actuales.  Son los grandes bancos los que están posicionados en LELIQs y tienen con ello, si desarman esa posición, la posibilidad de pasarse a dólares, lo que han realizado sin miramiento en el transcurso del posibilista gobierno de Cambiemos, dado que en esos cuatro años y según informa el BCRA se fugaron capitales por 88.371 millones de dólares. (El doble de lo que le prestó efectivamente al FMI a la Argentina.)

Es una situación sumamente compleja y es crucial su resolución, independientemente de que se debe auditar la deuda para saber en qué se empleó, cuando vemos que grandes clientes de grandes bancos fueron los principales compradores de los 88.371 millones de dólares que se fugaron en la gestión de Cambiemos. A la vez, que debe avanzar la Justicia en la responsabilidad de los funcionarios que propiciaron semejante endeudamiento.

Pero el trasfondo es cuanto se reconoce de deuda, en que plazos y bajo que otras condiciones se paga y finalmente, de donde se van a detraer los recursos, para que no se al pueblo argentino, sus jubilados y pensionados, sus trabajadores, los que los paguen con el “hambre y la sed” que decía en 1874 el Presidente Nicolás Avellaneda.

 

 

 

 

[1] Obvio que la crecer el PIB, crece también el pago de intereses, para el año 2019 ese porcentaje representó le equivalente a uno U$S 18.000 millones .

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

16 Comentarios
  1. Eduardo dice

    QUITA …

    El Premio Nobel de Economía dijo que «la realidad es que tendrá que haber cortes de capital significativos». Fue en el Foro Económico de Davos
    https://ecos365.com.ar/noticias/Stiglitz-advirtio-que-Argentina-podria-pedir-una-fuerte-quita-en-la-negociacion-de-la-deuda-20200121-0006.html

    NO QUITA …

    El economista consideró que con una negociación que permita flexibilizar plazos y tasas de interés no sería necesario aplicar una quita nominal de capital. 
    https://www.pagina12.com.ar/244606-es-de-interes-para-todos-evitar-un-default

    ( mientras tanto hay deuda legítima cotizando en bolsa … )

  2. Eduardo dice

    SIGA, SIGA …
    SÓLO LA DEUDA NOS UNE …
    DIPUTADOS, Miércoles 29 de enero de 2020.
    Amplio consenso : 224 a favor, 2 en contra, 1 abstención.
    Y LA GRIETA ?
    A que no saben qué pasará en Senadores ? …
    SÍ, ACERTARON !
    ( O no ? )

  3. Eduardo dice

    ¿Por qué Stiglitz anunció una gran quita de la deuda?
    ( y muchos economistas del establishment ).
    Es sencillo :
    1) Hay una deuda legítima ( aprobada por el Congreso y representada por bonos que cotizan en bolsa como el AO20, el AY24, etc, etc. )
    2) Hay una deuda ILEGITIMA y muy floja de papeles ( como el bono 100 años, y deuda emitida por Macri/Cambiemos excediendo los límites de endeudamiento fijados por el Congreso )
    3) El secreto es LEGITIMAR la mencionada en 2 mezclandola con la 1 , retirando los bonos en circulación y poniendo a rodar bonos nuevos, con una QUITA ( en perjuicio de 1 y en beneficio de 2, que han estado comprando 1) a precio de remate para hacer promedio con 2) , y esterilizar la quita.
    4) Si no entendiste, andá y volvé a estudiar matemáticas.

  4. Eduardo dice

    SIGA, SIGA …
    SOLA LA DEUDA NOS UNE …!

    Amplio consenso : 224 a favor, 2 en contra, 1 abstención.
    Y LA GRIETA ?
    https://www.pagina12.com.ar/244508-diputados-aprobo-la-renegociacion-de-la-deuda
    A que no saben Qué pasará en Senadores ?
    Miércoles 29 de enero de 2020.

  5. Horacio Rovelli dice

    Roberto, provengo del radicalismo y trabajé con 30 años en el gobierno de Grinspun, y el «ruso» como le decían los amigos, intentó hacerlo, nombro a un amigo de él, al Dr. Jaime Baintrub para que dirigiera un equipo con ese fin en el BCRA y nunca le dieron un «paper». Alfonsín legitimó la deuda de la dictadura. Con fecha 1 de julio de 1985 mediante los Comunicados A-695, A-696, y A-697 se reemplazaron títulos de deuda externa heredados de la dictadura militar, a los que la gestión de Grinspun se negó a reconocer hasta que no se supiera el origen y destino de los fondos, por “Obligaciones de Banco Central de la República Argentina”, firmada por las nuevas autoridades.

    Nestor Kirchner pasa a la historia por muchas acciones, pero la negociación de la deuda es una de ellas.

    Nunca nos endeudamos por tanto y en tan poco tiempo, se debe castigar a los funcionarios que o posibilitaron, y la auditoría debe ser pública, la deben realizar las Universidades Nacionales de todo el país, que cuenta con excelentes profesionales

    1. Eduardo dice

      Qué buen comentario !
      Con datos duros que remiten a pruebas concretas.
      Recuerdo las peripecias de algunos estudios de abogados desesperados por hacerse de frondosa documentación sobre la deuda ante la investigación de Grinspun.
      Duro poco …

    2. Eduardo dice

      CITO:

      “De Alfonsín a Menem y De La Rúa (1983-2001)”
      Norberto Galasso
      Cuadernos para la Otra Historia – ISSN 1667-1635

      «Grinspun intenta concretar una política económica dirigida hacia la
      ampliación del mercado interno y la reducción de las rentas financieras, pero
      encuentra enormes obstáculos. Sus relaciones con los emisarios del F.M.I.
      resultan conflictivas dado su intento de resguardar la autonomía de la
      Argentina. Más de una vez, el ministro se opone a las imposiciones del
      organismo internacional, así como denuncia los altos intereses que se aplican
      sobre nuestra deuda externa. En esta porfía, Grinspun no vacila en llegar a
      exaltadas discusiones -inclusive a pleno insulto- con Joaquín Ferrán,
      representante del FMI.
      Respecto a la deuda externa, el gobierno decide una moratoria unilateral hasta
      junio de 1984 (seis meses), argumentando que necesita conocer en
      profundidad la verdadera situación económica y financiera de la Argentina, así
      como también analizar la naturaleza de la deuda. A su vez, los legisladores
      investigan, asumiendo el derecho que la Constitución otorga al Congreso
      Nacional en materia de deuda externa. Así, el 5 de setiembre de 1984, una
      comisión parlamentaria allana el 8vo. piso de Lavalle 1171 -estudio de los
      doctores Klein y Mairal- incautándose de valiosa documentación. Algunas
      carpetas con información comprometedora son salvadas del allanamiento por
      dos jóvenes abogados del estudio: el hijo de Mariano Grondona y el hijo de
      Martínez de Hoz, quienes depositan dos valijas con ese material en casa de
      unos familiares del segundo, pero finalmente la comisión encuentra la pista y
      logra recuperar también ese material.
      Alejandro Olmos señala que se hallaron en dicho estudio “doscientas carpetas
      que revelan de manera inequívoca todos los hilos de la conspiración
      económica que pasaban por las manos del secretario de Estado, Dr. Klein,
      cientos de telex intercambiados entre el estudio y los bancos acreedores
      estableciendo las condiciones de los préstamos, asesoramiento del estudio a
      bancos extranjeros, dictámenes, etc.”1
      De este modo, el gobierno radical se encuentra ante una gran oportunidad,
      pues después de siete años de dictadura genocida en los cuales el país ha
      sextuplicado su deuda externa -sin intervención del Congreso pues estaba
      clausurado- podría denunciarse su carácter ilegítimo. El Congreso Nacional
      recuperaría así su función de contralor de la deuda, tomando a su cargo el
      análisis de la documentación obtenida en el allanamiento. Pero, después de
      diversas dilaciones que concluyen por empantanar el funcionamiento de la
      comisión investigadora, varios legisladores radicales le confiesan a Olmos, que
      “la investigación de la deuda resulta incompatible con la estrategia económica
      del gobierno de Alfonsín.”

    3. Roberto Pintos dice

      Gracias Horacio por tan notable respuesta. He ahí una crítica justa a las limitaciones del «padre» de la democracia. Tal vez podamos decir que hizo lo que pudo.

  6. gerardo senderowicz dice

    «al decir del Ministro Guzmán, implica que de las tres condiciones que tiene un crédito: monto adeudado, plazos y tasas, se pueda mejorar en el canje de la deuda, al menos dos de esos elementos», no entiendo porque no las tres.

    «van a pedir que se destine, después del período de gracia (que prevemos en torno a los dos años), un 3,33% del PIB»…minga. Se pagará cuando el país crezca y lo que se pueda.
    La mejor ley que existe hoy en día es la «doctrina Irurzun», porque no sería legal después del 10/12?
    Al primero de estos chetos que vaya preso, se acabaron los ataques mediáticos, etc, etc.
    Estos impresentables no son como Zaninni, D elia y demas que se la bancan….Llorarían desde el momento que se les anuncia que van en cana, y ahí cantarían hasta la marcha de San Lorenzo en hebreo para salir de la trena.
    La patria esta en verdadero peligro.

  7. Carlos Scirica dice

    Auditar suena muy lindo perooo… ¿Quién realizaría la Auditoría? ¿Se puede confiar en los auditores del Sistema Judicial Argentino? ¿No hubo/hay lawfare desde hace unos cuantos años encontra de las mayorías populares? ¿Los fondos buitres aceptarían una Auditoría que no les fuera 100% favorable? ¿Los tribunales de USA serían imparciales en un juicio con los Fondos Buitres? Encima está el horrible precedente del Acuerdo con el Fondo Eliott (cuyo abogado principal ya empezó a comprar bonos argentinos anticipándose a una nueva reestructuración) del 2016, que hace que aunque no cobraran un peso durante todo el mandato de Alberto, con un futuro gobierno neoliberal recuperarían con ganancia exponencial todo lo no cobrado.

  8. tony dice

    parecemos tontos discutiendo como pagar , hay que pensar quien la paga , si este gobierno al cual yo apoyo NO CONFISCA y retiene los vienes de aquellos que hundieron al pais en esta terrible depresion , pasara a ser conplice de este robo , y a perder el apoyo de muchos de sus votantes

    1. ErnestO dice

      Completamente de acuerdo Tony. Yo espero hasta el 20 de junio. Después veremos.

  9. Juan dice

    ENDEUDAMIENTO Y FUGA DE DIVISAS es el medio de DOMINACION interno y externo que se aplica a paìses subdesarrollados y con elites cipayas como Argentina.
    NO SE RESUELVE con mecanismos jurìdicos NI en el Poder Judicial OLIGARCA (es de ellos).

    SE RESUELVE DE FACTO, SI….SE LOGRA VENCER EN LA LUCHA.

    NADA de «amigable» «negociacion» «dialogo» «pedir»…
    ESTO ES «enemigable» «guerra» «confrontacion» «ANTAGONISMO»…IMPONER (si nos da el cuero).

    veremos

  10. Eduardo dice

    El delito económico vinculado al endeudamiento externo y fuga de capitales es una constante en la élite argentina desde Rivadavia a nuestros días. La formación de cuadros neoliberales en colegios e instituciones privadas y confesionales ( muchas veces con subsidio del Estado ) que inmediatamente pasan a trabajar en instituciones privadas, bancos, fundaciones, consultorías y think-tanks en el exterior, alimentan esa minoría depredadora del Estado estructurador de la Nación, además de transferir los recursos que la sociedad va acumulando a intereses transnacionales.
    ES URGENTE PONERLES UN LÍMITE.
    EL DELITO A ESCALA MACROECOMICA DEBE SER CONDENADO o seguirá repitiéndose.
    Debemos exigir a la Justicia y poner en marcha inmediatamente la CONCIENCIA de un NUNCA MÁS ECONOMICO.

    1. Bachi dice

      Totalmente de acuerdo. Muy claro tu comentario

  11. Roberto Pintos dice

    Excelente artículo como siempre Horacio. Te pregunto, si de auditar se trata, ¿a partir de que gobierno deberíamos empezar? Si mal no recuerdo al ser derrocada Isabelita, el peronismo le entrega a los genocidas un país con mas o menos 6.000 millones de dólares de deuda. Los genocidas le entregan a Alfonsín un país con 45.000 millones de dólares de deuda que incluyen en sus trapisondas la estatización de deuda de los privados entre ellos, el grupo Macri en 1982 por el tristemente célebre y ¡¡aún vigente!! Domingo Felipe Cavallo que inicia su carrera de enemigo jurado del pueblo argentino como presidente del BCRA. ¡¡Qué maravilloso sería Horacio que tuviéramos el poder popular de decirle a los acreedores externos: «Si ustedes quieren cobrar el capital de nuestra deuda, asalten las cajas de seguridad de todos los gángsters argentinos que han estado depositando sus malhabidas ganancias por evasión en paraísos fiscales» !!

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.