LA PATADA VOLADORA

Un ojo negro y una leyenda tan breve como críptica

 

El posteo en Instagram mostraba a la víctima con un ojo negro y una leyenda tan breve como críptica. Decía que lo que empieza mal, termina peor. Desde las dependencias oficiales que se ocupan de asistir a quienes padecen violencia de género se comunicaron con la mujer para ofrecerle la asistencia que necesitara que, según la gravedad del caso puede incluir asistencia letrada para una denuncia judicial, atención médica o psicológica y/o mudanza a una vivienda alternativa que le permita independizarse del golpeador. Una situación corriente es que la víctima atribuya las huellas visibles a una caída, ya sea por temor a represalias o por la voluntad de creer en el pedido de perdón y la promesa de no repetición del golpeador. Sin la denuncia de una agresión, que identifique a su autor, las autoridades ven limitada su acción. En este caso, la señora dijo que el golpe se lo había dado su hijo con una patada voladora, durante un juego inspirado en Cobra Kai, una serie de Netflix.

Ante la repercusión del caso, la mujer repitió esta versión en un nuevo posteo en Instagram, que quedó allí en forma permanente.

Lo que omite es la edad de forzudo: tiene 11 años.

 

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí