Las elecciones en Brasil

Perdió Bolsonaro, ganó la centro derecha y se dispersó la izquierda

 

El último domingo se realizaron elecciones municipales en Brasil. Si bien no se puede asegurar que es el adelanto de lo que sucederá en las presidenciales próximas, si se pueden sacar conclusiones para tener en cuenta el escenario político actual de Brasil. Bolsonaro fue el gran derrotado, ganaron sectores de centro derecha y de derecha, la izquierda y la centro izquierda estuvieron preocupantemente dispersas, y disminuyeron en cantidad de votos y cargos.

El Presidente Jair Bolsonaro apoyó a los candidatos a la alcaldía en seis capitales y en cuatro de ellas fueron derrotados  en la primera vuelta:

  • São Paulo: Celso Russomano, quedó en cuarto lugar con el 10,50% de los votos,
  • Belo Horizonte, Bruno Engler, quedó en segundo lugar con 9.95%,
  • Recife, Delegada Patricia, quedó cuarta y
  • Manaus. Coronel Menezes, fue quinto en la disputa, con el 11,32% de los votos.

Otra derrota importante para Bolsonaro fue en la puja por el Senador de Mato Grosso, una elección extraordinaria debido al juicio político de la exsenadora, Selma Arruda. Bolsonaro apoyó al coronel Fernando Patriota, pero el elegido fue Carlos Fávaro (PSD).

En ciudades importantes los candidatos apoyados por Bolsonaro también fueron derrotados.

  • Santos, Ivan Sartori quedó en segundo lugar,
  • Sobral, perdió su candidato,
  • Cabo Frio, Dr. Serginho obtuvo el 33,7% de los votos, quedando segundo,
  • Cabedelo, Morgana Macena obtuvo solo el 12,2% de los votos,
  • Criciúma, Julia Zanatta quedó en tercer lugar con el 7,03% de los votos.

Entre los aspirantes a alcaldes apoyados por Bolsonaro, solo dos resultaron electos, pero en ciudades medianas. Gustavo Nunes  ganó la disputa por la ciudad de Ipatinga. En Parnaíba  resultó electo Mão Santa. También recibió su apoyo Marcelo Crivella, actual alcalde de Río de Janeiro que obtuvo el 21,90 % y  se postulará para la segunda vuelta contra Eduardo Paes, quien es favorito para derrotar al hombre del Presidente. En Fortaleza, el candidato apoyado por Bolsonaro, Capitán Wagner, pasó a la segunda vuelta con Sarto. Otro dato para dimensionar el fracaso es que de los 69 candidatos con el nombre de ‘Bolsonaro’ en las boletas, solo Carlos su hijo fue elegido. Ningún otro.

Considerando los resultados de los 5.570 municipios, los partidos de centro y centro-derecha, el Partido Social Democratico, , Democratas (DEM ) , Progresistas, Partido Social Cristiano, Avante, Solidariedade, , Patriota y Republicanos (ex-PRB) ya han ampliado su base de alcaldes en relación a 2016.

En el mismo espectro político, el PMDB, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB ) y el PTB fueron los principales perdedores. Los republicanos se duplicaron, de 104 a 208 alcaldias El DEM creció 72%, de 265 a 465. Solidaridad avanzó 47% y Patriota, 45%. Por otro lado, el PSDB  de Fernando Henrique Cardoso ha caído un 35%. El PMDB  del expresidente Michel Temer, que  líderó en  2016 con 1.028 ayuntamientos, disminuyó un 25%. Y el PTB perdió un 20% de votos.  Estos partidos se denominan «centão/centrón», término que se utiliza para referirse a los partidos conservadores sin una clara orientación ideológica, que suelen buscar la proximidad del Ejecutivo a cambio de cargos y otros beneficios. De cualquier Ejecutivo, incluso muchos de ellos acompañaron tanto a Lula da Silva como a Dilma. Mas allá de las subas y bajas este espacio es el gran ganador del domingo.

Los votos para los candidatos del PT a las alcaldías en 2020 aumentaron un 2,53% con respecto a 2016, de 6.795.749 a 6.967.553.

El Partido Socialismo y Libertad  PSOL) pasó de 2.098.633 a 2.233.374, un 6,42% más.

El Partido Comunista do Brasil (PCdoB) cayó un 33,52%, de 1.781.388 a 1.184.243.

La izquierda cayó en la suma, de 10.675.700 a 10.385.170, deslizándose un 2,72%.

En la elección de alcaldes el PT eligió a 254 alcaldes en la primera vuelta de 2016, contra 174 en 2020, una caída del 31,50%. El PCdoB pasó de 81 a 45, menos 44,44%. El PSOL subió un 100%, de dos a cuatro. La izquierda se deslizó de 337 a 223, menos 33,83%.  Aún  queda la segunda vuelta, pero la izquierda disputará en 30 ciudades, con lo que, en cualquier caso, tendrá bastante menos alcaldes que en la actualidad.

El PT gano 2.584 concejales en 2020, frente a 2.815 en 2016, con una caída del 8,21%. El PSOL consiguió 75, contra 56 que tenia, subiendo un 33,93%. El PCdoB gano 678 asientos municipales ahora, contra 1.010 en 2016, menos 32.87%.  La izquierda pasó de 3.881 a 3.337 concejales, retrocediendo un 14,02%.Hay que tener en cuenta que las comparaciones se hacen contra el 2016, después de la destitución de Dilma Rousseff, que fue una elección donde se ya había disminuido muchísimo  la representación de estos sectores  Entre los partidos de centroizquierda aparece el PDT de Brizola Neto y Ciro Gomes, que obtuvo el mando de 311 ciudades, seguido del Partido Socialista Brasilero, que administrará 250.

Mas allá de la sostenida campaña contra el PT y  los demás partidos  y el movimiento obrero (por ejemplo el impuesto sindical, creado en la década de 1940, se extinguió con la reforma laboral en Brasil en 2017 y en los siguientes años  la reducción fue de 951 mil afiliados a los sindicatos), la división de la izquierda y la centroizquierda jugó un papel determinante en estos resultados. En casi todas las capitales se presentaban varias listas de candidatos, con lo cual las posibilidades de ganar se convertían en casi nulas. A pesar de eso, ahora, en la segunda vuelta, se puede pelear y ganar las capitales estaduales, apoyando a los candidatos que se instalaron en  Vitoria, Recife, Belen do Pará, Porto Alegre Fortaleza y Aracaju. Incluso con Guillherme Boulos disputar Sao Paulo.  Puede ser un nuevo comienzo para la unidad.

Con el fracaso del domingo, más la derrota de su idolatrado Donald Trump, Bolsonaro ve hoy complicada la posibilidad de reelección. Los sectores conservadores ya están buscando una figura que pueda nuclearlos y suplantar en la presidencia a quien tuvieron que apoyar para que no gane el PT, pero que no era de su confianza. Puede ser el actual Gobernador de Paraná, Ratinho Junior, o el periodista de O Globo, Luciano Hulk, o Joao Doria, actual Gobernador de Sao Paulo. Incluso hasta el mismísimo  ex juez Sergio Moro. Por supuesto será un candidato alineado con los sectores de poder económicos y financieros.

Los sectores populares cuentan con el prestigio que mantiene el ex presidente Lula da Silva, y el buen recuerdo de lo logrado en los gobiernos del PT, pero deberán empezar un proceso de unidad de los más cercanos y también ampliarse a sectores con los cuales hoy están enfrentados.  Si no se transita ese camino de confluencia será muy difícil pensar en recuperar un gobierno que piense y actúe para y con el pueblo.

 

* Presidente del Parlasur

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.