Los grupos de tareas de la AFIP

Denuncia por el “hostigamiento fiscal” planificado y sistemático de la alianza Cambiemos hacia CFK

 

Es 26 de octubre de 2017. Cuatro días antes, Cambiemos ganaba las elecciones de medio término y Cristina Fernández de Kirchner accedía a una banca en el Senado por la provincia de Buenos Aires. Toda la estructura del lawfare sobre la que se montó el macrismo para llegar al Gobierno seguía más vigente que nunca. Ese jueves post electoral, la Fiscalía Federal de Río Gallegos le solicita a la AFIP iniciar un proceso de determinación de deuda sobre la ex Presidenta pero con una salvedad, clave para comprender al proceso de persecución político-judicial. La orden especificaba que bajo ningún concepto había que notificar a la contribuyente de esa investigación fiscal. Lawfare al palo.

“Se constituyó un verdadero grupo de tareas que trabajaba en la clandestinidad. Algo no sólo ilegal sino inédito en cuanto a procedimientos de la AFIP”, denunció CFK en febrero de este año, causa que recayó en el juzgado que ocupa Marcelo Martínez de Giorgi tras la muerte de Claudio Bonadio.

“Lo que comenzó con la irregular orden de verificar y fiscalizar de manera secreta a esta parte por parte de la Fiscalía Federal, continuó con el incumplimiento por parte de los funcionarios de AFIP de notificar el inicio de la inspección y la determinación de la deuda sin ninguna participación de esta contribuyente”, denunciaba la Vicepresidente al inicio del año. Clandestinidad al palo.

El macrismo hizo lo que venía a hacer. En el plano económico, el endeudamiento extremo y la cooptación del Estado por parte de una elite económica. En lo político, la persecución a todo lo que oliera a kirchnerismo con el uso de una estructura de espionaje transversal a las diferentes estructuras del Estado, la manipulación de testigos y el armado de causas penales.

Luego de diez meses de investigación interna, la AFIP determinó que bajo las gestiones de Alberto Abad y Leandro Cuccioli –a instancias de una probable decisión política de Macri– el organismo llevó adelante un “hostigamiento fiscal” hacia Cristina, Máximo y Florencia Kirchner, que incluyó búsquedas compulsivas en bases de datos, creación de grupos de seguimiento específicos sin respaldo legal con la utilización de sistemas informáticos instrumentados al solo efecto de la persecución (situación similar a la aplicada contra el empresario Cristóbal López) y la coordinación irregular de dicha persecución con juzgados y fiscalías.

“Se ha constatado la magnitud de las consultas realizadas en las bases de datos del Organismo respecto de los citados contribuyentes, así como la existencia de consultas efectuadas al margen de procedimientos reglados. A nadie puede pasar inadvertido que ese nivel de intromisión de una agencia estatal en la vida de una persona constituye un atropello institucional… (También) se concretaron otros hallazgos que deberán ser materia de nuevas investigaciones, o de la profundización de las ya promovidas, que dan cuenta de una matriz de persecución desplegada durante las gestiones referidas”, sostuvo Mercedes Marcó del Pont, actual titular de la AFIP, en una providencia firmada el pasado 12 de noviembre.

 

 

Antecedente

En 2016 la AFIP inició una persecución hacia Florencia Kirchner. Para hacerlo, investigaron a todos los integrantes de la familia. En ese proceso de pesquisa de los ejercicios fiscales 2012-2015, donde los contribuyentes sí pudieron participar del proceso administrativo a través del contador Carlos Manzanares, se concluyó en la “inexistencia de irregularidades”.

Al año siguiente la AFIP macrista volvió a la carga. En su denuncia de febrero, la Vicepresidenta señaló que el “procedimiento clandestino” no sólo se inició luego de las elecciones de medio término sino que había un antecedente a considerar: el encuadernamiento de Manzanares.

“La necesaria detención ordenada por el juez Bonadío de quien era mi contador, Víctor Manzanares, el 17 de julio de ese mismo año, en pleno proceso electoral y apenas tres meses antes del inicio de las maniobras aquí denunciadas y expuestas. Justamente él, que había participado de la inspección integral previa y que se ocupaba de todo lo concerniente a la administración contable y tributaria de la familia: tenía la documentación y el conocimiento de los hechos. ¿Casualidad? No, causalidad en un marco y método sistemáticos de persecución a opositores”, puede leerse en la denuncia original de CFK.

Para llevar adelante la pesquisa de 2017, calificada ahora como de hostigamiento fiscal, el macrismo no convocó a autoridades y personal de la Regional Comodoro Rivadavia, como hubiera correspondido teniendo en cuenta que la causa se había iniciado desde la Fiscalía de Río Gallegos, sino que trasladaron a funcionarios de la Regional Neuquén.

“Dicha Regional estaba a cargo de Norman Williams, funcionario que recibía órdenes del legendario Jaime Mecikovsky, denunciado por realizar espionaje dentro de la AFIP y traficar información para la diputada Elisa Carrió, denunciadora serial de nuestro espacio político y, en particular, de la suscripta y de mi familia”, sostuvo CFK en su denuncia. Cuando Bonadío necesitaba hurgar en la AFIP, hablaba directamente con Mecikovsky, ex Director de Operaciones Impositivas del Interior.

 

 

 

Sistematicidad

En febrero de este año, durante el transcurso del juicio oral vinculado a OIL Combustibles, propiedad de Cristóbal López, declaró como testigo Jorge Schiaffini, ex jefe del departamento de investigaciones de grandes contribuyentes de la AFIP. El ex funcionario sostuvo que el organismo había montado una suerte de esquema paraoficial para investigar específicamente a ese grupo económico. Es decir, el macrismo puso a la AFIP al servicio del lawfare.

Luego de diez meses de investigación interna la actual conducción del organismo realizó la ampliación de la denuncia de febrero tras constatar efectivamente la existencia del hostigamiento fiscal, planificado y sistemático, hacia la actual Vicepresidenta.

“Entre 2016 y 2019 se desplegaron desde la AFIP acciones ilegales que configurarían un proceder ilícito con finalidad persecutoria contra la principal dirigente política de la Argentina. El hostigamiento fiscal desplegado estuvo compuesto por prácticas arbitrarias, discriminatorias y violatorias, entre otros, del principio de igualdad”, agregó el organismo.

Como parte de este plan sistemático de hostigamiento, la Subdirección General de Auditoría Interna contabilizó la realización de miles de consultas sistémicas sobre información fiscal de la Vicepresidenta y sus dos hijos, “sin fundamento legal siquiera aparente a cargo de un nutrido grupo de agentes del organismo”.

A esta situación debe sumarse –agregó– la probable eliminación de rastros informáticos sobre otras consultas practicadas de manera presuntamente ilegal.

Esta situación se conjugó con la creación dentro de la AFIP de grupos de seguimiento y control de las actividades de contribuyentes específicos, sin respaldo legal suficiente, y “la actuación de un alto funcionario del organismo como auxiliar de justicia sin contar con autorización de las autoridades respectivas y sin haberse siquiera informado formalmente al organismo acerca de dicha actuación”.

La idea de esa Mesa Judicial que existía dentro de la estructura de Cambiemos funcionó de manera transversal. La AFIP detectó la existencia de una actuación coordinada, así como vías de comunicación alternativas, con juzgados y fiscalías federales por fuera de las colaboraciones habituales del organismo.

 

 

Disciplinamiento

Espionaje ilegal, armado de causas penales, apriete a testigos, mesa judicial, coordinación con medios de comunicación hegemónicos. Ese fue (y es) el plan de gobierno del macrismo.

“Cuando no nos pueden parar ni en el Senado ni en la Cámara de Diputados se van a los juzgados. Porque ojo, que nadie se engañe: el famoso lawfare no es solamente para estigmatizar a los dirigentes populares, es para disciplinar a los políticos, para que nadie se anime a hacer lo que tiene que hacer. Les digo a todos y a todas: todos aquellos que tengan miedo, o que no se animan, por favor, hay otras ocupaciones además de ser ministros, ministras, legisladores, legisladoras. Vayan a buscar otro laburo”, les pidió CFK el viernes pasado durante un acto en La Plata.

 

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí