Los olvidados

De mí no se acuerdan, dicen que nunca me vieron. Que no soy de aquí, que no tengo remedio

 

Quizás sea mejor titular “los ignorados”. Adivinen a quién me refiero, pues el mero hecho de haber acertado vale más que las pocas palabras que aquí les destinaré y, sobre todo, que aquellos hechos destinados a hacerles justicia o, mejor dicho, a que la JUSTICIA, dicha así con mayúsculas, se ocupe de ellos.

El tema de las persecuciones políticas en materia penal fue tema central de aquello que supo llamarse periodismo hasta que, por una u otra razón, las figuras principales de la política nacional, incluidos allí la ex Presidenta y el Vicepresidente de la Nación y varios de sus ministros o colaboradores principales, alcanzaron la libertad o, en algunos casos, también la absolución. No me quejo por ello; muy por lo contrario, si aprecio este cambio de gobierno es, principalmente, por haber logrado que ciertos funcionarios judiciales prevaricadores, dado el giro de los acontecimientos políticos, tomaran un rumbo distinto y corrigieran sus errores, si así pueden ser llamados. Varias veces, en presentaciones judiciales acerca de “nuestra” justicia, tuve oportunidad de predecir que esos “errores” se verían reparados sin demasiada intervención de sus víctimas, casi diría, por los mismos hechos y personas que implican “hacer justicia” y hasta por los mismos funcionarios en ciertas ocasiones. Quien conoce desde adentro la labor judicial, no necesita algo más que la experiencia para acertar con esta solución.

Pero, por la misma razón, acierta quien distingue quienes seguirán soportando “el peso de la justicia” criminal. Y a uno de estos grupos quiero referirme hoy en día, a aquellos llamados genéricamente “vulnerables”, o, mejor aún, “vulneradísimos”, para quienes la justicia es sólo la cárcel o la muerte. Nadie ignora, incluso en la misma provincia donde se desarrollaron y desarrollan aún los hechos, que la característica de ser indígena –descendientes directos de pueblos originarios de nuestra región, conquistados, sometidos y luego colonizados por quienes ahora los juzgan—, calificables como pobres y, más aún, mujeres, representan características principales que los colocan en esa situación. Voy a referirme a la asociación barrial Túpac Amaru, con sede principal en Alto Comedero, barrio de la ciudad de San Salvador de Jujuy, a su jefa, Milagro Sala, a sus colaboradores, todos de biografía archiconocida no sólo por los jujeños sino en todo el país, cuyos emprendimientos por ellos mismos, excluidos de su sociedad, son bien conocidos para casi todos: casas dignas para sus habitantes, fábricas que permiten obtener los materiales de construcción, los muebles y la ropa de trabajo para colaborar en el emprendimiento y hasta los conocimientos necesarios para ellos y sus hijos. Yo he tenido oportunidad de conocer sus realizaciones, las casitas distinguidas por la figura de Túpac Amaru, el Che Guevara o de Evita en sus tanques de agua, el parque con su gran piscina para deleite de niños que no conocían antes otra cosa que bañarse en ríos o arroyos infectados, las cuatro fábricas que proveían materiales de construcción y trabajo, las dos escuelas, una a la vera del barrio y la otra en el centro de la ciudad, el centro de salud y hasta el templo a imagen de Tiwanaku, que domina el parque y representa a su cultura, la cultura de los Aimara. Todo eso ha quedado destruido, ya por la misma obra del hombre, liderada por un gobierno, ya por falta de mantenimiento, dado el encierro de sus líderes, que ha trasformado sus logros en ruinas. Cuando pregunté por la razón de esa destrucción, sólo recibí contestaciones clasistas cuando no de odio. Ninguno de los gobiernos jujeños, ni de un lado ni del otro, hizo tanto por esa comunidad; por lo contrario sólo se les ocurrió destruirlo todo antes bien que continuar la obra.

Hoy todavía existen encierros políticos, tanto domiciliarios como carcelarios, pero, rescatado el pensamiento democrático, algo de lo que no dudo y hasta estimulo, siempre la sede exclusiva reside en Buenos Aires y sus alrededores. Sé que es difícil imaginar la solución desde el punto de vista político-jurídico, pero sé también de la existencia de presos políticos, invalorables para una democracia. Difícil es para el gobierno actual de la República, porque resulta evidente que su fuerza depende de una unión de ideas políticas acerca de su ciudad capital y sus alrededores, que, precisamente en el punto, cuesta conciliar, y ello, mal que les pese a muchos de los gobernantes, los transforma en clasistas.

Será que soy provinciano de origen, de cultura y políticamente –como, entre paréntesis, me conocen todos por mi sobrenombre porteño— pero me daña el hecho de que una provincia conserve aún sus “presos políticos”, incluso después de intervenciones extranjeras provenientes de órganos internacionales de los que nuestra nación forma parte. Dar solución a este aspecto de la cuestión democrática debe ser tarea, sino de todos, al menos de la mayoría que ha alcanzado el poder político. Los entonces llamados primeros presos políticos de nuestro país, entre ellos la mayoría mujeres, coyas y pobres, han ingresado en el olvido, aun durante gobiernos que consideramos democráticos.

Quizás tenga razón la inolvidable chacarera del “Duende” Garnica, en una de sus estrofas:

Mi bofe se hinchó,

cuando repartieron

De mí no se acuerdan,

dicen que nunca me vieron.

Que no soy de aquí,

que ya no tengo remedio.

A semejanza de Horacio, aunque con mucho menor conocimiento, sobre todo musical, me gusta escuchar música, cuando escribo. Creo que ella revela todo lo que el autor-escritor no alcanza.

 

 

 

 

11 Comentarios
  1. Sara Berlfein dice

    Gracias Ud me representa este gobierno también peeeeero Tantas injusticias!!!!

  2. Silvia Baralia O´Connell dice

    Espero que más pronto que tarde Milagro y todos los compañeros de la TUPAC sean liberados y su Poder
    Judicial intervenido por su podredumbre y venalidad. No puede tolerarse en un gobierno popular y democratico las rejas y tobilleras yla denigración y tortura que siguen soportando los presos POLITICOS
    del Gobernador de Jujuy.

  3. Beatriz dice

    Me alegro que alguien en El Cohete se haya acordado de Milagro. Era hora.i

  4. Guillermo de La Plata dice

    Comparto el análisis sobre los «ignorados de siempre».
    La Pandemia por lo menos en la zona en que vivo nos impide salir y militar en la calle, lo cual está jugando muy en contra del proyecto.
    Quiero poner el acento en un aspecto de la nota. Los jueces que se dan vuelta como una media cuando cambia el gobierno y empiezan a rebobinar sus decisiones.
    Me parecen abominables, dignos de todo desprecio y merecedores de irse a sus casas a ganarse la vida pedaleando la crisis, como el resto de la población.
    El sólo hecho de sus contradicciones merece recordarlos en la memoria y no hacerlos caer en un saco roto y perdonarles sacarlos de los fundillos, a través de un jury «con ejercicio de defensa en juicio» algo que ellos no dudaron en conculcar .
    Gracias por la nota

  5. Marta Vassallo dice

    En Jujuy hay once tupaqueros presos, tres de ellos, Javier Nieva, Ivan Altamirano y Miguel Angel Sivila en el penal de Alto Comedero; y las ocho mujeres en prisión domiciliaria: Milagro Sala, Mirta Guerrero, Mirta Aizama, Gladis Díaz, Adriana Condorí, Sandra Condorí, Patricia Cabana y Graciela López. Todxs tienen largas condenas como resultado de juicios plagados de irregularidades, y basados en testimonios comprados o arrancados por extorsión. Esperaban ser liberados antes de que terminara el 2019, cuando triunfó en las elecciones presidenciales el Frente de Todos. La pandemia ha postergado sin plazo a la vista los procedimientos que lograrían la evidencia del carácter persecutorio y político de sus prisiones, entre ellos la intervención del poder judicial de la provincia. Trabajadores que lograron avances nunca vistos en las condiciones de vida de los sectores más pobres de Jujuy siguen presos, mientras los responsables del arrasamiento y saqueo del país boicotean impunemente las iniciativas del gobierno nacional. ¿Hasta cuándo podemos tolerar esto?

  6. Marta Vassallo dice

    En Jujuy hay tres tupaqueros presos en Alto Comedero: Javier Nievas, Ivan Altamirano y Miguel Angel Sivila, y ocho mujeres presas en prisión domiciliaria: Milagro Sala, Mirta Guerrero, Mirta Aizama, Gladis Díaz, Adriana Condorí, Sandra Condorí, Patricia Cabana y Graciela López. Todxs ellxs tienen condenas largas, arbitrariamente establecidas en juicios plagados de irregularidades, y sobre la base de testimonios arrancados por extorsión o compra. Esperaban salir en libertad antes de fines del 2019, una vez que triunfó en las elecciones nacionales el Frente de Todos. La pandemia ha postergado sin plazo los procedimientos que desencubran esta flagrante injusticia, como la intervención del poder judicial provincial, y la demostración del carácter persecutorio de estas cárceles y condenas. Trabajadorxs que lograron avances nunca vistos en la condición de los sectores más pobres de Jujuy siguen presos y deshonrados ante la sociedad, mientras los responsables del saqueo nacional boicotean libremente las iniciativas del gobierno nacional. ¿Hasta cuándo podemos tolerar esto?

  7. emilio dice

    Imperdonable que se olvide a Milagro y se trate con respeto al gobernador de Jujuy, responsable de esa iniquidad. Sobran motivos para intervenir POR LO MENOS el poder judicial de esa provincia.

  8. gorilagorila dice

    Quizás, Dios no quiera, se trate de un gobierno federal que sacrificó su autoridad en aras de una «pacificación» derrotista.
    Decisión política y ejecutividad no necesariamente se dan de culo con prácticas democráticas. Sólo se trata de convicción.
    Los costos… Milagro, Vicentín y van a seguir llegando.

  9. FPV dice

    Los olvidados de siempre están secuestrados en las mazmorras del feudalismo jujeño y también en otros feudos, por el odio de clases y el racismo de aquellos que aplauden cuando el sir les pinta una pileta y critican al cabeza que construye una de verdad.

  10. Lujan dice

    La obra revolucionaria de Milagro es haber sacado de la pobreza absoluta a personas que carecían de las cosas más elementales como es un lugar donde vivir, una escuela y un centro de salud cerca y lugares de esparcimiento como las piletas. Lo que se puede ver hoy es el odio de clase y la destrucción absoluta de todo. El logro más notorio de la Tupac Amaru es haber forjado un espacio de territorio independiente del tablero del juego espurio del capitalismo dominante. Sin lugar a dudas -como usted bien dice- al ser conocedor de la labor judicial por dentro, sanear la misma es la asignatura pendiente para garantizar un pleno Estado de derecho a todos los ciudadanos. El aprecio de siempre don Julio Maier por su honestidad intelectual. Abrazo

  11. Viviana Roatta dice

    Como siempre impecable!!!
    Por desgracia ,el poder judicial q debería ser ,la fuente de razón y justicia,es una cloaca q lleva años envenenando adentro ,a los q entran y ahora desbordada también está contaminando afuera… jueces y fiscales destrozando al derecho ,despojados de toda dignidad ,honor y conciencia de lo q deberían representar!!

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.