Militantes trasquilados

Soy adicto a la radio. La prefiero a otros medios por la velocidad con que informa y porque nada reemplaza a la palabra en su capacidad de desnudar las intenciones de quién la pronuncia. Pero algunos mercenarios de la voz y de la pluma son alcahuetes del poder, pero del poder real y no de un gobierno que circunstancialmente pueda desempeñar la misma servidumbre. Alfredo Leuco y Pablo Rossi son vecinos horarios en la nave insignia del multimedios Clarín: Radio Mitre. Y lo hago con referencia a la posición asumida por ellos con relación al fallo dictado por la jueza en lo Contencioso Administrativo de la Ciudad de Buenos Aires, Patricia López Vergara, para delimitar la actuación de la policía de la Ciudad, en la movilización prevista para el lunes pasado.

Leyó Alfredo Leuco en el editorial de su servicial espacio Le doy mi palabra: “La señal de que había carta libre para las molotov y los morteros criminales la dieron los chavistas K como Mariano Recalde y Daniel Catalano cuando presentaron el amparo para que una jueza ridícula que da vergüenza ajena atara de pies y manos a la policía”, en una clara muestra, entre otras cosas, de su irritante ignorancia… jurídica. Otro tanto intentó el pupilo de Mariano Grondona, Pablo Rossi, en su programa Volviendo a Casa, descalificando a la jueza y convocando en su apoyo al constitucionalista Andrés Gil Domínguez. A Rossi, también por iletrado y charlatán, le salió el tiro por la culata.

Gil Domínguez recordó, durante la entrevista que desconcertó a Rossi, algunos puntos que muestran en qué manos se encuentran los medios de comunicación radial más escuchados del país. El primero, que el fallo de la jueza emanaba de un tribunal con competencia para hacerlo (la justicia contencioso-administrativa de la CABA). El segundo, que el fallo reproducía casi textualmente los términos de la Ley 5688, que regula el sistema integral de Seguridad Pública de la Ciudad y que desde el punto de vista jurídico, era incuestionable por ambas razones; a las que se suma el hecho inusual de que la citada norma fue dictada por la legislatura porteña, con el voto unánime de todos los bloques que la integran, durante la actual administración, el 17 de noviembre de 2016.

Finalmente la jueza ante amenazas provenientes del oficialismo en el sentido de que se le iniciaría juicio político, dijo que estaba tranquila“Hice lo que tenía que hacer. Que se cumpla lo que dice la ley, lo que está dentro del marco constitucional y los tratados internacionales. No es que yo invento que la policía no puede llevar armas letales, lo dice la ley. Si decir esto es motivo de sanción, será que estamos en el reino del revés”

 

Foto principal: Nicolás Rapetti

Hernán Patiño Meyer es abogado, escribano, ex embajador argentino en Uruguay y ante la OEA.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.