REPARAR PARA CONSTRUIR

Salud y políticas ambientales: una mirada desde los Derechos Humanos

 

Ha pasado un tiempo ya desde que lo inimaginable se volvió real. El mundo entero se sumió en una pandemia que se llevó a más de 1,26 millones de personas. En notas de agosto y septiembre la Iniciativa por el Resguardo de los Derechos Humanos analizó este suceso como potenciador de desigualdades que deriva en que los sectores de más bajos recursos terminen más golpeados. Cada día los datos nos acercan más a confirmar dicha premisa. Una realidad que impone la necesidad de adaptarse, de cambiar hábitos de vida, inclusive de tener que prescindir del trabajo, es posible sólo para algunxs pocxs.

Desde una perspectiva política podríamos definir al contexto de la pandemia como una situación de coyuntura en la cual se reflejan tensiones y problemáticas previamente existentes y estructurales. En este punto cabe la posibilidad de otro análisis que nos permitimos realizar. La pandemia es un suceso coyuntural pero emergente de problemáticas estructurales como la globalización, la urbanización descontrolada y la pérdida de biodiversidad. Esta pandemia es la voz de una naturaleza que comienza a mostrar que se acerca a tiempos de desequilibrio. A esta altura podemos considerar un hecho que gran parte de los cambios y desequilibrios medioambientales tienen un origen antropogénico.

La posibilidad de revertir el proceso de aumento de la temperatura global es aún un tema de debate en sectores científicos. Lo que es indiscutible es que dicho aumento vendrá acompañado de tiempos de mayor inestabilidad medioambiental y, como ha enseñado la historia de la biología, una pérdida aún mayor de la biodiversidad. Lamentablemente este paradigma pronostica un futuro con eventos similares a los que produjo la pandemia y con mayor frecuencia.

Es en este punto donde lo coyuntural se vuelve estructural. Los mecanismos sociales para adaptarse a los cambios, las decisiones que se toman en estos tiempos difíciles y las políticas públicas que busquen prevenir catástrofes se convertirán en un eje fundamental en el futuro cercano. Un eje que deberá contar con una perspectiva de Derechos Humanos con el fin de cuidar y preservar los valores básicos de la humanidad.

La realidad hace que hoy más que nunca las decisiones que se tomen impacten sobre el bienestar de nuestra comunidad y la conservación del medioambiente. Por el contrario las expresiones de derecha que se reúnen bajo las banderas de “libertad” y “republicanismo” se identifican paradójicamente con los genocidas del pasado, teniendo prédica sobre sectores juveniles que son conducidos por una dirigencia conservadora e irresponsable cuya única prioridad es mantener sus beneficios y privilegios, inclusive en los momentos más difíciles donde la solidaridad se vuelve un bien indispensable para garantizar la vida de nuestra población.

La Argentina ha atravesado tiempos muy difíciles estos últimos meses: la pandemia luego de una crisis económica desgarradora provocada por las políticas neoliberales del gobierno de Mauricio Macri ha dejado al país en una situación de vulnerabilidad. Ya ha pasado otras veces y la resiliencia, entendida como un proceso comunitario y cultural de nuestro pueblo, no se pone en dudas. Aun así debemos destacar que es imprescindible aprender de lo acontecido y considerar que este fenómeno se repetirá, tal vez en otras escalas, con otros tiempos, pero siempre poniendo de manifiesto la necesidad del accionar del Estado junto a la población en tiempos de cambios e incertidumbres. Los organismos de Derechos Humanos de este país han enseñado al mundo la importancia de la Memoria. Es preciso comenzar con el proceso de construcción de Memoria de la pandemia con el fin de brindar herramientas frente a escenarios similares que se repitan en el futuro. En otras palabras, brindar resiliencia a nuestra población.

Una vez más vemos a la Memoria como un proceso activo y constructivo. Hoy más que nunca, con la población golpeada, es menester reparar para construir.

 

 

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.