Robo a la luz del día

Repudian en Estados Unidos a Pfizer por cobrar la vacuna 10.000% por encima de su costo

 

Activistas por la equidad en las vacunas repudiaron a Pfizer por anunciar que pronto aumentará el precio de su vacuna Covid-19 financiada con fondos públicos a entre $ 110 y $ 130 por dosis en los Estados Unidos, justo cuando el gobierno de Joe Biden se dispone a clausurar el programa de vacunación gratuita contra la enfermedad por el agotamiento de los fondos para responder a la pandemia.

Reuters informó el jueves por la noche que Angela Lukin, ejecutiva de Pfizer, dijo que el gigante farmacéutico con sede en Nueva York «espera» que la vacuna «esté disponible sin costo para las personas que tienen un seguro privado o un seguro pagado por el gobierno».

El medio señaló que Lukin no dijo si la compañía hará adaptaciones para las decenas de millones de personas en los Estados Unidos sin seguro médico.

La Alianza del Pueblo por la Vacuna dijo en un comunicado que el aumento de precio planeado por Pfizer equivaldría a un margen de beneficio del 10.000% sobre el costo de producción de la vacuna, que se estima en tan solo $1,18 por dosis.

Actualmente, se paga alrededor de $30 por dosis de la vacuna de Pfizer.

«Mientras que los trabajadores de la salud y las personas vulnerables continúan sin vacunarse en los países en desarrollo, Pfizer está estafando descaradamente al público por sumas de dinero cada vez mayores», dijo Julia Kosgei, asesora de políticas de la Alianza. «Este última aumento de precios obsceno desenmascara a uno de los grandes especuladores de esta pandemia».

En el segundo trimestre de este año, Pfizer informó un aumento del 78% en las ganancias generales en comparación con el mismo período en 2021 y dijo que sus ingresos por la vacuna contra el coronavirus fueron de 32.000 millones de dólares. La empresa está lista para informar las ganancias del tercer trimestre a principios del próximo mes.

«Esto es un robo a la luz del día», dijo Kosgei sobre el próximo aumento de precios. «Los gobiernos no deben quedarse de brazos cruzados mientras empresas como Pfizer secuestran al mundo en una pandemia mundial».

«No se trata solo de vacunas», agregó Kosgei. “En este momento, las personas en los países en desarrollo se están muriendo sin acceso a Paxlovid, un tratamiento antiviral para la Covid-19 por el que Pfizer cobra cientos de dólares por dosis. Pero hay una propuesta en la Organización Mundial del Comercio que facilitaría las cosas a los países más pobres. para producir dosis genéricas. Es hora de que los gobiernos se enfrenten a los especuladores de la pandemia y la apoyen».

A principios de este año, los países ricos de la Organización Mundial del Comercio rechazaron una propuesta popular para renunciar temporalmente a las patentes de vacunas contra el coronavirus, un paso que ayudaría a facilitar la producción de genéricos para los países en desarrollo. En la actualidad, solo el 23,3% de las personas en países de bajos ingresos han recibido al menos una dosis de vacuna contra el coronavirus.

Pfizer, junto con otros gigantes farmacéuticos, se opuso fervientemente a la renuncia a la patente, ya que buscaba preservar su control sobre la producción y distribución de las inyecciones, que se desarrollaron utilizando tecnología financiada por el gobierno.

Durante un panel de discusión reciente, el Director de Emergencias Sanitarias de la Organización Mundial de la Salud, Mike Ryan, dijo que el hecho de no garantizar la equidad mundial en materia de vacunas y evitar millones de muertes se debió «a la codicia del norte» y «la codicia de la industria farmacéutica».

«Fracasamos por el interés propio de ciertos estados miembros que no estaban preparados para compartir», agregó Ryan.

La administración de Biden, que ha enfrentado críticas por no cumplir sus promesas de donación de vacunas, está tomando medidas para dejar de proporcionar vacunas gratuitas al público estadounidense.

Como informó el Wall Street Journal en agosto, el cambio dará «más control sobre los precios y la cobertura a la industria de la salud de manera que podría generar ventas para las empresas y costos para los consumidores en los años venideros».

Las primeras etapas de la transición han comenzado en medio de los crecientes temores de un pico invernal de infecciones y muertes por coronavirus. Solo el 4% de las personas elegibles han recibido el refuerzo más nuevo de Covid-19, según datos del gobierno.

Si bien la administración de Biden ha pedido fondos adicionales de respuesta a la pandemia para comprar más pruebas, tratamientos y vacunas de próxima generación, el esfuerzo enfrenta la oposición de los republicanos que han aprovechado la reciente afirmación del Presidente Joe Biden de que la «pandemia ha terminado» para justificar el bloqueo de la Petición de la Casa Blanca.

«Sabemos por nuestra experiencia clínica y de investigación que la pandemia está lejos de terminar y que los esfuerzos nacionales para asegurar la salud y el bienestar del público estadounidense están lejos de estar completos», escribió un grupo de expertos en salud en una carta abierta este mes. “Estamos profundamente preocupados de que el gobierno de Biden esté minimizando el problema en un momento en el que debe redoblar sus esfuerzos para garantizar la financiación y los recursos para evitar otro aumento”.

 

 

 

 

  • Publicado en Commondreams.org.

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí