Siempre se vuelve al primer amor

La música que escuché mientras escribía

 

Después de varias semanas de jazz, conmovido por la sublevación masiva que desató el asesinato de George Floyd, sentí que necesitaba otra música. Pero no sabía cuál. Hasta que recibí la nota de Mati Mauricio conmemorando los 85 años de la tragedia de Medellín.

Paro acá y hago un test: ¿cuántos años tenés, sabés qué es la tragedia de Medellín?

Por supuesto todos los vejestorios te vamos a contestar que fue la muerte de Gardel cuando su avión no pudo despegar y se estrelló contra otro en la pista de tierra del aeródromo de Medellín, el 24 de junio de 1935. Algunos hasta sabemos que el piloto era Ernesto Samper, abuelo o tío abuelo del homónimo Presidente colombiano.

Sobre los jóvenes no me animo a apostar. Tal vez algunos ni siquiera sepan quién fue Gardel.

Mati Mauricio dice que los discos de Gardel y Le Pera ensayan de noche, que es la forma más ingeniosa de repetir la obviedad de que El Mudo canta cada día mejor, pero asociando esta vez al poeta y los guitarristas, en un acto de estricta justicia.

No se si te conté que una madrugada de mi adolescencia llegué a mi casa de la provincia de Buenos Aires sigiloso para no despertar a nadie, pero me encontré con mi vieja, soldador en mano, asegurando cables y transistores sobre un chasis metálico. Y de repente, se hizo el milagro y apareció Gardel cantando Soledad, el tema con letra de Le Pera que eligió Mati Mauricio, y que vamos a repetir aquí porque lo merece. Lo interpretamos como un buen augurio y nos quedamos un buen rato escuchando. Recién al día siguiente ella pudo embutir esas tripas dentro de un gabinete de cartón y cuerina, con aspecto de radio portátil y manija para transportarla.

 

 

 

 

Mati había programado una versión de Goyeneche, pero por suerte el video había sido retirado. No porque tenga nada contra el Polaco, sino porque se me ocurrió que era más lógico buscar el mismo tema cantado por Gardel.

Lo encontré y me inundó de recuerdos. Uno de los primeros libros de Menchi Sábat fue dedicado a sus insuperables dibujos de Gardel. Cada uno, a página entera, ilustraba algún  verso de sus temas. Cuando Noemí se volvió a Nueva York donde la esperaba Martha Graham y yo me quedé haciendo el periodista en Buenos Aires, cada uno atesoró un ejemplar del libro. Lo usábamos para decirnos las tonterías propias de un amor imposible. En las cartas que me escribía de madrugada con tinta verde o roja, ella incluía un número. Yo buscaba en la página correspondiente y me unía a la caravana de fantasmas que creaba mi ilusión. Cuando lograba reponerme le contestaba, con otro número, y ella entendía que las horas que pasan ya no vuelven más.

Me puse a buscar otras grabaciones de Gardel sobre letras de Le Pera y preparé esta selección.

De la potencia de estos temas dan cuenta algunas recreaciones posteriores, como estas, de María Elena Walsh (Cuando tu no estás) y Liliana Herrero (Soledad, que con Mónica rebautizamos como Cenizas en mi corazón).

 

 

Si no te gusta o no te interesa, seguí de largo, que esta edición del Cohete rebosa de material apasionante. Para mí es una parte hermosa de la vida, que me acompaña desde la cuna y que me hará vibrar mientras respire.

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

14 Comentarios
  1. ALBERTO SCARPINO dice

    soy del 41, ergo estos temas no me son ajenos ni hallazgos, sino reencuentros. Siempre lo pensé y expresé, nunca lo escribí: porque Gardel me gusta tanto? porque me convence lo que me cuenta y como me lo cuenta. El farolito de la calle en que nací/fue centinela de mi único querer, me confiesa y yo lo creo de pe a pa.
    Lo demás es puro cuento…
    Un amigo de mi viejo, militar retirado y borracho, me contó que pudo hablar con Gardel a la salida del Broadway y le preguntó sobre el secreto de su pinta a prueba de años: «Pibe, cuidá la flauta, que la sonata e’ lunga».

  2. Roberto José Riesco dice

    Estimado Horacio,
    Al periodista con ideología y enorme capacidad, sin dobleces ni renuncias a su pensamiento y a sus convicciones. Virtudes de muy pocos.
    Me deja muy gratamente impactado su preferencia por CARLOS GARDEL que comparto plenamente.
    El que llevó por el mundo al porteño pleno de un Buenos Aires orgulloso con su esencia centrada en el tango y esa voz maravillosa y su estampa únuca que hizo que un tango de esa época dijera (en tu esquina rea, cualquier cacatua sueña con la pinta de Carlos Gardel), no lo grabó por esa referencia a el.
    Volviendo a ese recuerdo imborrable de tu vieja arreglando ese tesoro que era la radio y escuchar al ídolo máximo y eterno, que prendió en vos, como en mi y en todos de la mano de los viejos que hicieron sentirlo nuestro por siempre.
    Horacio, descubrir tu sensibilidad en un periodista fundamental en los tiempos que nos tocan y justamente por Carlos Gardel te unen a mi y a millones de personas, no solamente en lo político si no en los sentimientos.
    Gracias por lo que representas, te saludo con un cordial y sincero abrazo, siempre dispuesto a tomar un café; con alguien como vos.
    Esasensibilisad

  3. Jorge dice

    ¡Oh, sorpresa! Verbitsky manda un oasis en medio de sus comentarios, siempre atildados e irónicos, pero no exentos de acritud.

  4. Lucas Ocariz dice

    patrimonio cultural… que viva el tango!

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.