Un país para pocos

Ganadores y perdedores del último experimento neoliberal

 

Nuestra sociedad ha tenido dos grandes momentos de unidad tras una propuesta común, una en el peronismo de 1945 y la otra, en el kirchnerismo en el año 2003.  No por ello se deja de ponderar lo mucho y bueno que se hizo en la gestión de Arturo Illia —pero se gobernó con el peronismo proscripto— o la gestión del primer año de Raúl Alfonsín, pero fue el mismo mandatario el que desistió de la defensa del mercado interno, del trabajo y de la producción nacional, acordando con los acreedores externos y con grandes empresarios nacionales el reconocimiento y estatización de una deuda externa impagable.

Todas las otras administraciones fueron más o menos funcionales a una burguesía rentista y parasitaria que se beneficia con un mercado cautivo y que acuerda con los capitales externos, lo que les permite acumular ganancias que emplean para perpetuar su dominación en el mercado local y para fugar recursos en forma más o menos sistemática.

Aun así no están exentos de contradicciones y de pujas internas, que en los estertores del gobierno de Cambiemos se reflejan entre los que apuestan a continuar con la depreciación de nuestra moneda y los que creen que la que ya se realizó es suficiente.

Entre los primeros (ganadores) están quienes el 25 de abril de 2018, ante la suba de la tasa de interés de largo plazo (10 años) de los EE.UU. acercándola al 3% anual, compran y fugan divisas del país, encabezados por los mismos bancos que colocaron los títulos de deuda de la Argentina en los mercados financieros internacionales. JP Morgan, HSBC, Deutsche Bank, Morgan Stanley, Merrill Lynch, etc, compraron dólares a $ 20,20 y se llevaron ese solo día 1.225 millones de dólares y continuaron con esa política en el mes de mayo (se fugaron 4.616 millones de dólares) y junio (el FAE fue de 3.074 millones de dólares)[1].  Recién frenaron la huida cuando el precio del dólar alcanzó los $ 38,90 el último día de ese mes de 2018 y lo creyeron, hasta ese momento, un techo.

Ellos y los que fugaron 79.069 millones de dólares, desde el 1° de enero de 2016 hasta el 31 de agosto de 2019, son los grandes ganadores del fin del gobierno de Macri y los que propician la devaluación del peso argentino para comprar por la mitad lo que vale el doble.

Obviamente que entre los fugadores hay grandes empresarios que residen en el país, quienes compraron esos dólares a través de los bancos autorizados a operar por la autoridad monetaria central que, a su vez, los adquirieron al BCRA que sabe fecha y monto de cada operación. Pero amparándose en el secreto bancario, el gobierno de Cambiemos no da a conocer quiénes son esos beneficiados, para preguntarles como obtuvieron esa suma y si pagan los impuestos por esas divisas que sacan del país y que priva al resto de los argentinos.

Entre los segundos (perdedores) encontramos a:

  1. Los que no pudieron irse del país el 25 de abril de 2018 por tener vencimientos a posteriori, que esperaron cierta estabilidad para vender títulos públicos y privados argentinos, y cuando esa estabilidad lograda tras las PASO se perdió, no trepidaron en vender tratando de salir como sea de un mal negocio.
  2. Quienes ingresaron fuertemente a mediados del año 2018, incluso acrecentando sideralmente su posición en títulos públicos y acciones de empresas argentinas, principalmente la aseguradora suiza-francesa Allianz SE (Pimco), el banco de inversión Goldman Sachs, la Financiera Lazard y los fondos Franklin Templeton y BlackRock.

Según el registro de acreedores de títulos públicos argentinos, en pesos y en dólares, a mediados del año pasado sumaban un total equivalente a 28.000 millones de dólares. De este total, la aseguradora suiza-francesa Allianz SE (Pimco) administraba unos 6.400 millones de dólares; el Fondo Franklin Templeton poseía títulos públicos argentinos por el equivalente a 6.200 millones; el fondo BlackRock por unos 3.700 millones de la moneda norteamericana; Goldman Sachs por unos 2.200 millones de dólares y la Financiera Lazard [2] unos 1.500 millones.

Se estima que Pimco poseía entre el 40 al 50% del total de título público denominado por su sigla Bopomo (Bono de Política Monetaria), que es un bono en moneda nacional por 24.000 millones de pesos, atado a la tasa de interés de política monetaria que cerró al 83,205% anual y se pagó el lunes 23 de septiembre. La otra parte de los Bopomo estaba básicamente en manos de otros fondos del exterior. Obviamente, Pimco y tal vez los otros tenedores esperaron la fecha de vencimiento para cobrar e irse, más que probablemente con el mecanismo de contado con liqui, comprando con esa plata otros títulos públicos y privados y vendiéndolos en el exterior a un dólar a mayor precio, que es el costo de volver a esa moneda, por lo que definitivamente no hicieron una diferencia a tener en cuenta.

Cuando ingresaron, el dólar (tipo comprador) estaba a $ 37,90 (24 de septiembre de 2018) y el contado contra liqui del día 23 de septiembre de 2019 estaba a $ 68,64. La depreciación fue del 81,11%, por lo que estuvieron inmovilizados más de 400 millones de dólares y en este caso ganaron solo 2% de interés en pesos.

Peor le fue a Franklin Templeton y BlackRock, que compraron los Bonos del Tesoro (BOTEs) el 15 de mayo de 2018 por unos 3.000 millones de dólares cuando el dólar saltaba a $25,50, por $76.500 millones a tasa fija del 20% anual, con vencimientos en los años 2020, 2023 y 2026.

Con una tasa pactada del 20% anual, hasta septiembre solo por la variación de monedas, llevaban perdidos 930 millones de dólares en esta operación. Como fueron bonos emitidos a medida de estos fondos, no encuentran comprador y su precio de mercado también cae, lo que amplía las pérdidas a casi 1.100 millones de dólares.

Todas las empresas locales que colocan sus acciones en mercados de capitales del exterior valen en dólares mucho menos que hace un año atrás. Por ejemplo, al 25 de septiembre de 2019, el valor de los ADR de YPF SA (que son los certificados de tenencia de las acciones y es la forma de invertir en empresas de todo el mundo a través del mercado norteamericano) es de 9,80 dólares, el más bajo desde que en la gestión de Carlos Menem se hizo sociedad anónima y un 32,1% menor que lo que valía en septiembre de 2018.

El valor de los ADR de Transportadora Gas del Sur (del grupo Werthein) sale 43,5% menos; Central Puerto (presidida por Nicolás Caputo, hermano del alma de Mauricio Macri) descendió un 68,4% en su valor. Las empresas lideradas por Eduardo Elsztain (IRSA) y Cresud cayeron un 59,5% y 52,7% respectivamente; Pampa Energía —cuyo principal accionista es Marcelo Midlin (quien aparentemente le comprara la empresa IECSA a Ángelo Calcaterra, primo hermano de Mauricio Macri)— sufrió una caída del 49,2%; mientras que los valores de Loma Negra cayeron un 51,1%.

Otro tanto los bancos: Galicia (con fuerte participación de los Braun, tíos del Jefe de Gabinete de Macri, Marcos Peña Braun) descendió un 55,2%, Supervielle 66,2% y Macro 44,6%.

 

Como sigue la historia

Cabe destacar que en la Argentina existe una alianza entre los que siguen teniendo bonos y acciones argentinas y las principales empresas locales, representadas mayoritariamente por la UIA (Unión Industrial Argentina) y encabezadas por la transnacional italiana Techint (de los Rocca) y el Grupo Arcor (de los Pagani), que tienen deudas en dólares y que piensan que las devaluaciones realizadas por el gobierno de Cambiemos ya les permiten competir en el mercado interno y hasta en el externo.

Los empresarios industriales locales siempre buscaron y propiciaron que el salario industrial medido en dólares de la Argentina sea menor que el de Brasil… y lo lograron. Y no quieren que se devalúe más porque corren el riesgo que sus activos sean comprados por capitales extranjeros y a precio vil, perdiendo su influencia en el mercado cautivo local. Con lo que sordamente se genera una puja entre los devaluacionistas (los que fugaron capitales) y los que quieren mantener el valor presente del tipo de cambio (los fondos que no supieron cuándo irse o no se pudieron ir).

Quienes poseen títulos y acciones locales (y a mediados del año pasado en pesos y en dólares sumaban un total equivalente a 28.000 millones de dólares) no quieren perder más plata y los industriales, por su parte, saben que con esta paridad cambiaria el costo local es uno de los menores de toda la región.

En síntesis, la puja por arriba de la sociedad es muy fuerte y no se sabe el resultado final (si el dólar se vuelve a disparar y en ese caso a qué precio y cómo impacta sobre el valor de los activos locales y sobre la deuda externa pública y privada), mientras el pueblo espera pacientemente el fin del gobierno de Cambiemos y el inicio de un nuevo gobierno nacional y popular.

 

La verdadera brecha

Si todo esto que relatamos es así, ¿quiénes son los que siguen apoyando al gobierno de Cambiemos o al menos aportan para su reelección?

En su Carta abierta de un escritor a la junta militar, Rodolfo Walsh dice:

«Un aumento del 722 % en los precios de la producción animal en 1976 define la magnitud de la restauración oligárquica emprendida por Martínez de Hoz en consonancia con el credo de la Sociedad Rural expuesto por su presidente Celedonio Pereda: Llena de asombro que ciertos grupos pequeños pero activos sigan insistiendo en que los alimentos deben ser baratos”.

Desde la Sociedad Rural Argentina se organizó la Asamblea Permanente de Entidades Gremiales Empresarias (APEGE) que llamó al lockout (paro patronal) del 26 de febrero de 1976, antesala del golpe militar, y nació como expresión de esa clase dominante que necesitaba sacarse de encima las ataduras de un Estado que pretendía regularla y administrar la economía en favor de objetivos sociales. Celedonio Pereda (presidente de SRA), José Alfredo Martínez de Hoz (socio y descendiente directo de dos presidentes de la Rural), Jorge Zorreguieta (Centro Azucarero) y Jorge Aguado (CRA), entre sus figuras notables, todos altos funcionarios de la dictadura que asolara al país desde el 24 de marzo de 1976 hasta el 10 de diciembre de 1983.

El principal aportante de la Campaña de Cambiemos para la reelección de Mauricio Macri es el hijo de Celedonio Pereda, Marcos Pereda, director del Grupo Bermejo, productores ganaderos. Pereda fue oportunamente denunciado por haber estado vinculado al sistema de ingeniería financiera para el lavado de dinero y fuga de capitales organizados por la Banca Morgan en Argentina.

Está casado con Azul García Uriburu, hija única del premiado y prestigioso pintor Nicolás García Uriburu. Como Mauricio Macri, en su momento quiso declarar insano a su padre para heredarlo antes de que muera. El propio Nicolás García Uriburu denunció ese hecho en una solicitada, diciendo que su hija era tan pobre que lo único que tenía era plata.

Los otros aportantes son Gregorio Pérez Companc; la familia Lacroze (descendientes de Amalita); el Grupo Emes S.A., fondo de inversión sucesor del Grupo Dolphin, que encabeza el empresario y dueño del Pampa Energía, Marcelo Mindlin, quién en apariencia compró la constructora IECSA al primo del Presidente de la República, Ángelo Calcaterra; el Grupo Galicia y La Anónima SA de los Braun (tíos de Marcos Peña Braun); y María Luisa Bárbara Miguens, una de las accionistas de Central Puerto, la segunda generadora eléctrica del país y que comparte el capital con Nicolás Caputo, el hermano del alma de Macri, entre otros aportando en conjunto al 19 de septiembre de 2019 la suma de $ 94.779.286, lejos de los $20.901.848 reunidos por el Frente de Todos que propone a la dupla Alberto Fernández y Cristina Kirchner como candidatos a Presidente y vicepresidente.

Pero la brecha se agranda cuando observamos la negativa de la Unión Industrial Argentina a pagar un bono único de $ 5000  a sus trabajadores. Por las LELIQs (Letras de Liquidez del BCRA) que, a esa misma fecha, 19 de septiembre de 2019, ascienden a un monto de $ 1.126.960 millones, la autoridad monetaria abona $ 76.185,5 millones por mes de intereses (unos 1.270 millones de dólares mensuales) beneficiando a los bancos — a los cuales Macri paradójicamente perjudica, con el riesgo del default generalizado y el consiguiente derrape de valor de su patrimonio.

Entonces vemos que una minoría lucra especulando con Letras del BCRA mientras que la mayor parte de la población trata de llegar a fin de mes y agradece tener trabajo.

Para ponerle fin a esta brecha entre una minoría enriquecida y el pueblo argentino se debe:

  • Cobrar impuestos a la propiedad, que paga muy poco. El impuesto nacional a la riqueza (que es el Impuesto a los Bienes Personales) recaudó hasta agosto 2019 solamente $ 17.722,3 millones de pesos, cuando el IVA, que es el impuesto al consumo y que pagamos todos, a la misma fecha fue de $ 970.112,1 millones.
  • Subir los derechos de exportación (retenciones) para que vuelvan a ser un porcentaje, que Macri dejó para el sector agropecuario en una suma fija de $ 3 por dólar en septiembre de 2018, cuando esa divisa rondaba los $ 40 y, no incrementó cuando ahora vale en torno a los $ 60.

Los derechos de exportación (retenciones) no solo significan ingresos al erario público, sino que sirven para rebajar los precios internos. Esto es, disminuye su valor comparándolo con el exterior. Por ejemplo, la botella de 900 cc. de aceite mezcla que acá producen básicamente tres marcas —Natura de AGD, o sea la familia Urquía; Molinos Río de la Plata, de Pérez Companc; y Arcor de la familia Pagani— se exporta y vende en el mercado de Amsterdam a dos dólares. Si el dólar está a $ 60, acá se vende en torno a los $ 114. ($ 120, menos las retenciones de $ 6.). Si las retenciones fueran el 20% se vendería en el mercado interno a $ 96. ($ 120, menos el 20% que es $ 24.)

¿Cómo puede ser que un país de 45 millones de personas con capacidad para alimentar a 450 millones tenga la mitad de los niños y de los viejos bajo la línea de pobreza? No se está discutiendo el derecho de propiedad. Lo que se debe cumplir es con el artículo 16 de la Constitución Nacional, que dice: “La igualdad es la base del impuesto y de las cargas públicas”. Solo así podremos disminuir la brecha y hacer de un país para pocos un país para todos.

 

 

[1] Siempre medido por el FAE (Formación de Activos Externos del sector privado) del Balance Cambiario del BCRA.
[2] Dicha financiera tenía el mandato de venta de IECSA, la constructora presidida por el primo del presidente Macri, Ángelo Calcaterra, y que en apariencia fuera vendida al grupo liderado por Marcelo Mindlin.

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

9 Comentarios
  1. Eduardo Viel dice

    Impuestos distorsivos, injustos, confiscatorios, de todos los ESTADOS, deberían desaparecer.
    La única manera que conozco en la cual bajan los precios es, con oferta variada y de calidad.
    Los monopolios y oligopolios capturan mercado, clientes cautivos, al no ampliar la oferta.
    Los dolares tambien se van, porque somos un desastre económico pendular, harto del ESTADO metido en todo.
    El 50 % evade porque puede hacerlo, trabajador en relación dependencia paga impuesto a las ganancias, siente que se jode.
    Siendo este impuesto el más justo, se debería conformar el trabajador.
    Las leyes, los reglamentos y la administración deben ser fáciles de entender, entrar en la página de la AFIP es un terreno de contadores.
    El valor más alto de la escala del impuesto a la renta, termina siendo injusto, al no actualizar los valores destruidos por la inflación, alcanzando a una mayoría que no es la real, de alta renta.
    Al final del año, reembolsará los impuestos pagados en exceso. IMPOSIBLE en Argentina.
    Ejemplo; Pago colegio privado, prepaga, doble imposición al ser el ESTADO ineficiente en estas prestaciones. Sin contar ayuda a los viejos, con los salarios de mala muerte que ellos perciben.
    Dónde descuento los servicios que el ESTADO dejó de prestar, colaborando con mis obligaciones a mis progenitores.

  2. Horacio Rovelli dice

    Muchas gracias por los aportes y comentarios, José Martí decía «Pensar nuestra América» y «Pensar es servir” y “Conocer es resolver”, a través de los recursos y esfuerzos propios y sobre la base de la integración de todo el conocimiento que fuéramos capaces de desarrollar en función de nuestros pueblos, con principios éticos y políticos bien definidos. Acuerdo con la voluntad política de Luján y agradezco la clase de historia de Luis Juan, Moreno es consciente de la extrema debilidad de la burguesía del Virreinato y, propone que sea el Estado el que centralice los capitales y comande la organización de la economía para fomentar las industrias.
    Propuso ejercer el control de la política monetaria y cambiaria y confiscar las riquezas de unos “pocos particulares” si ello beneficiaba a las mayorías populares al garantizarles empleo. La ironía de Joe Aubergine y la advertencia de María Costa. A todos muchas gracias por querer una sociedad mejor

  3. Luis Juan dice

    Estimado Horacio:
    Estamos de acuerdo y todavía parece poco cuando se piensa desde el tiempo en que ello está ocurriendo y que, la acumulación de lo fugado está en el orden de los u$s 500.000 millones y, como nunca resulta minuciosamente preciso, en lo personal estimo muy superior.
    Una digresión:
    “Ellos y los que fugaron” desde la campaña del desierto, para no remontarnos a las épocas coloniales, son siempre los mismos, que se repiten generación tras generación.
    Jorge Abelardo Ramos en su libro “Las Masas y las Lanzas”, en referencia a España, entre otras cosas, decía:
    “…Una locura tenebrosa parece gobernar los actos del monarca frailesco. Los magos y charlatanes de las finanzas, que prometen fórmulas providenciales, suscitan su interés. Alguien propone un día de ayuno de toda la nación para dar su importe al rey; otro dice haber descubierto un polvo misterioso que se transforma con un poco de azogue, en plata rutilante. Felipe II escucha a todos con delectación. Durante el gobierno de Carlos V había en Sevilla 16.000 telares de seda y lana; cuando sube al trono Felipe II sólo quedan cuatrocientos16. A comienzos del siglo XVIII, el siglo que asistirá al triunfo de la Revolución Francesa y la Independencia de las colonias norteamericanas, la situación de España podía reflejarse en unas pocas cifras: si dejamos a un lado el ejército de hombres de sotana, había 722.724nobles, 276.900 criados de nobles; 50.000 empleados en la hacienda pública; 19.000 empleados en otros ramos y 2 millones de mendigos.”
    “Toda la España ulterior del chulo y del torero estaba prefigurada en esa desdichada tierra de frailes, nobles y mendigos, envuelta en las miasmas feudales que caracterizaron históricamente el poder de Los Austria. Sobre el imperio en ruinas se eleva el genio de la picaresca. Entre las risas y las ahogadas lágrimas de sus grandes espíritus, la altanera España engendra una literatura nutrida de su propia tragedia.”
    “…El despotismo ilustrado pretendía «aburguesar» el país desde arriba, sin democratizar desde la raíz la vieja estructura; en esa limitación, impuesta por la debilidad de la burguesía, la hostilidad de la Iglesia y la indigencia social del país, yacía el secreto de su fracaso. Hasta las tierras americanas llegó la influencia espiritual de estos borbónicos que eran la versión monárquica y absolutista del progreso de la época. Si en España el Marqués de Esquilache hacía acortar las capas raídas del ejército de mendigos y ordenaba a sus tropas cortar las barbas y los cabellos a esa corte de los milagros que constituía el abismo social de Madrid, enviaba a las Indias los virreyes más emprendedores, como Vértiz; hecho simbólico, Vértiz, discípulo de Campomanes, creó el Colegio de Humanidades en Buenos Aires y el alumbrado público, que había costado en la capital de España una sublevación del pueblo más atrasado incitado por los frailes.”
    “…Desaparecida la función revolucionaria de la burguesía moderna, la masonería la sobrevivió, cayendo en nuestros días bajo el control del imperialismo; su ideología será «liberal» como hace dos siglos, pero este liberalismo ya será la antítesis de aquel otro que cumpliera fines históricamente progresivos. La orientación reaccionaria de la burguesía mundial ha convertido a la masonería en una simple cadena de transmisión de la política imperialista en América Latina.”
    Da una visión de una revolución común en estos términos:
    “…La revolución nacional española llamó a las posesiones americanas a enviar diputados y declaró la igualdad de derechos entre españoles y americanos, del mismo modo que la abolición de los derechos abusivos sobre los indios, reconociendo al territorio de América como «parte esencial e integrante de la monarquía española»”
    “El levantamiento revolucionario en toda América no fue sino la prolongación en el Nuevo Mundo de la conmoción nacional de la vieja España que pugnaba por remozarse. Nuestra Revolución de Mayo, que adquiere casi simultáneamente un carácter continental no fue un levantamiento contra España. ¡Dos Españas había y luchamos con una de ellas contra la otra! No fue para desasirnos de España que Mayo nació sino para liberarnos juntos del yugo absolutista. Americanos y españoles combatieron mezclados en los dos campos. Si las cortes revolucionarias de Cádiz incorporaban a América a su seno como la gran provincia española de ultramar, la otra España, por boca del Virrey del Perú, llamaba a los americanos hombres destinados por la naturaleza para vegetar en la oscuridad y abatimiento”
    “El regreso de Fernando VII y la derrota de la revolución ibérica fue nuestra derrota. La victoria fernandina acarreó a España un siglo y medio de frustración del que aún no se ha repuesto y nos lanzó a la independencia, para no capitular ante la reacción absolutista.”
    “Pero esa independencia, privada de un núcleo centralizador en América Latina, nos costó la unidad nacional.”
    En referencia a Argentina, entre otras, refería:
    “…La Revolución de Mayo fue objeto de las intrigas y maquinaciones de Gran Bretaña. Es un hecho documentado que varios prohombres de la revolución estaban a sueldo de los ingleses, como Saturnino Rodríguez Peña -organizador de la fuga del general inglés Beresford- y que los intereses de numerosos comerciantes españoles, criollos o ingleses residentes, les dictaban la lucha por el comercio libre. No se ha escrito aún el libro que narre los entretelones de la política británica durante la víspera de la Revolución de Mayo. La apertura de los archivos del Imperio británico y su edición comentada, cuando los obreros ingleses tomen el poder, constituirá en el futuro una prueba insuperable del genio político inglés y de su insuperable perfidia.”
    “…El jacobinismo no podía tener vialidad sin la existencia del Tercer Estado, es decir de la burguesía industrial. De ahí el fulgor asombroso del partido morenista y su rápido crepúsculo. Por otro lado estaban los comerciantes monopolistas españoles, encabezados por Alzaga, que veían tanto en el intercambio libre con los ingleses como en el triunfo del partido morenista, la extinción de sus privilegios políticos y comerciales”
    “El tercer grupo estaba constituido por los comerciantes e importadores (apoyados por los ganaderos) interesados en el tráfico con Inglaterra, y con el comercio exterior en general39. Su representante más notable sería Rivadavia, verdadero fundador del partido unitario y precursor del mitrismo.”
    “…La fama que rodea la «Representación de los Hacendados» ha servido para sumir en la oscuridad el «Plan de Operaciones».”
    “…Los modernos apologistas oligárquicos del 25 de Mayo, que no son sino los agentes nativos del imperialismo, los ladinos «democráticos» que sostienen a la clase ganadera y a las fuerzas retardatarias, insisten en presentarnos el año 10como la fecha nupcial de la joven Argentina con su amigo británico. Prefieren pasar por alto la lucha del partido morenista, no por breve y trágica menos significativa, y glorificar los acontecimientos de Mayo bajo el signo del librecambismo más puro. Al mismo tiempo, Ricardo Levene y sus acólitos, tan pudorosos de mezclar la historia con la política, han negado la autenticidad del«Plan de Operaciones»”.
    “…Con criterio certero Piñero, Puiggrós, Rosa y otros autores han demostrado, por el contrario, su completa legitimidad, y la mano de Moreno en su espíritu y en su texto. Sin este «Plan de Operaciones», elemento capital de la revolución sofocada, toda la cuestión de Mayo se vuelve indescifrable, planea en el aire y sólo se explicaría como producto de una alianza entre importadores porteños y exportadores ingleses. Es precisamente el propósito que guía a las apasionadas exégesis de los cipayos”.
    “…Su sistema económico reposaba esencialmente en la actividad de los comerciantes monopolistas españoles, en los criollos e ingleses ligados al contrabando y en los ganaderos que deseaban vender a Europa sus excedentes. No existía virtualmente burguesía industrial, ni capitales, ni técnicos para montar un aparato productor realmente nacional y poderoso. En tales condiciones Moreno concibió el «Plan de Operaciones». No se trataba tan sólo de un esquema de la defensa militar y política de la revolución. Implicaba ante todo una concepción económica de índole americana poseída de un carácter eminentemente creador”.
    “…En dicho Plan, Moreno propone expropiar a 5 ó 6.000 personas pudientes (prestamistas, ganaderos, grandes comerciantes monopolistas) a fin de obtener un capital de 200 ó 300 millones de pesos «que serían puestos en diferentes giros en el medio de un centro facilitando fábricas, ingenios, aumento de agricultura, etc.”
    “Una cantidad de 200 ó 300 millones de pesos, decía, puestos en el centro del Estado para la fomentación de las artes, agricultura, navegación, etc. producirán en pocos años un continente laborioso, instruido y virtuoso, sin necesidad de buscar exteriormente nada de lo que necesite para la conservación de sus habitantes, no hablando de aquellas manufacturas que, siendo como un vicio corrompido, son de un lujo excesivo e inútil, que deben evitarse principalmente porque son extranjeras y se venden a más oro de lo que pesan”.
    “Como vemos, lejos de soñar con un Estado modesto, desinteresado, «libre» y generoso, tal como convenía a los ingleses, Moreno proyectaba compensar la debilidad de las fuerzas económicas nacionales con el fortalecimiento del Estado, asignando a éste una función de empresa, de banquero y de industrial, con el fin de echar las bases para un capitalismo nacional todavía inexistente. La idea de expropiar las fortunas parasitarias no podía ser más audaz para esa época y su medio. Continúa siendo válida en nuestros días. Obsérvese que Moreno establecía expresamente la limitación de importar aquellas «manufacturas» de tipo suntuario, por las que tanta predilección sienten los núcleos oligárquicos de ayer y hoy.”
    “Moreno prohibía en su «Plan» a cualquier particular explotar minas de plata o de oro, tarea que reservaba para la Nación y cuya violación se castigaba con la pena capital. Con el propósito de impedir la emigración de metálico, prohibía asimismo por el plazo de 15 a 20 años vender cualquier clase de establecimiento, salvo por causas bien claras para el Estado. Por otra parte quedaba vedado a los extranjeros, en virtud de la razón anterior, negociar con otros países sin intervención y control estatal, de donde se infiere que Moreno era un totalitario «avant la lettre». Este conjunto de medidas, permitiría al Estado, bien munido de fondos, procurar todos los recursos que sea menester introducir, como semillas, fabricantes e instrumentos, y comenzando a poner en movimiento la gran máquina de los establecimientos para que progresen sus adelantamientos”.

  4. Lujan dice

    Muy bien explicada Horacio para entender la brecha entre una minoría enriquecida -a través de un plan sistemático del poder de turno; aquí no hubo error alguno- contra el pueblo del trabajo. Hasta que no se modifique la tradicional estructura del comercio exterior argentino, -que no supone simplemente producir diferentes bienes o vendérselos a países distintos – no se podrá consolidar ningún proyecto de capitalización y desarrollo autónomo, basado en un mercado interno ampliado y que asegure pleno empleo reduciendo significativamente la debilidad del sector externo. Tienen una única oportunidad de realizarlo el futuro gobierno, en muy difícil tarea ante un actual Estado megaendeudado y que deberá seguir confrontando frente al núcleo de los favorecidos de la espuria devaluación que les permitió multiplicar sus márgenes de beneficios; blanqueo y fuga de divisas aparte. El país y quienes estamos dentro dependen de esa voluntad política.

  5. Horacio Rovelli dice

    Suelo escribir para ponderar la colaboración y al apertura de visión e intereses, pero Alcides Acevedo, además de ser agresivo e irrespetuoso, MIENTE porque no sabe. No le da la inteligencia para explicarse que el mercado interno de la harina, como de muchos productos es cautivo de los grandes productores y comercializadores del rubro, que imponen el precio en el mercado local, pero no pueden afuera y deben aceptar el precio internacional para seguir exportando

    1. Ignacio Noel dice

      Querido Horacio te felicito por el artículo, mantenés una pluma filosa como siempre pero mejorada por el transcurso de los años, un fuerte abrazo! Ignacio Noel

  6. JOE AUBERGINE dice

    Lo curioso es como se les ve el PLUMERO a algunos.. «de Arturo Illia —pero se gobernó con el peronismo proscripto»…La elección fue con el PEORnismo(como nombre) PROscripto; despues los Peornistas peronistas y los de UDELpa y toda la banda se ocuparon durante tres años de negarle el PROsupuesto que al final era facilitador por el senador peronista por el chaco..
    Le cuento; segun el discurso de Perón a la vuelta del exilio ILLIA había hecho crecer al pais al 10,5 PROmedio durante cuatro años(el milagro japonés era del 8%) nacinalizado YPF, nazionalizado los depósitos… (seguro que aura usted pone como escusa la política exterior) y pagado la deuda externa de Frondizi.. y había llamado a elecciones libres.. que se ocuparon de evital los lorenso miguel, vandor es grondonas, neustad nazziones clarines prensas, gelblungs etc etc etc…. No dejo de recordar cuando en el discurso del 2013 en la plaza Cristina evitó(en medio de una ordalía histórica que incluyo su amor por el fusilador de obreros radical..) nombrarlo.. COLA DE PAJA.. el mito de que el peronismo no ha fomentado golpes es tan mito como el que Macri es un Ingeniero.. y si bien yo soy KIRCHNERISTA.-. no como vidrio y se donde le fallan las costuras a la sota..

  7. Alcides Acevedo dice

    «Los derechos de exportación (retenciones) no solo significan ingresos al erario público, sino que sirven para rebajar los precios internos. Esto es, disminuye su valor comparándolo con el exterior. »

    Craso error… los precios internos de los alimentos son altos un diversas razones, veamos esta nota de Página12:

    https://www.pagina12.com.ar/221174-la-harina-mas-cara-adentro-que-afuera
    «La harina, más cara adentro que afuera»

    Todo dicho, el problema es más complejo, fuera del país se venda la harina a un precio en dólares mucho más bajo, el día que entiendan eso van a dejar de decir estupideces.

  8. María Costa dice

    Una tragedia en espera. No veo madurez en esperar. Me genera incertidumbre todo su poder económico y lastima mi inteligencia cierto análisis superficial e inocente. Son capaces de todo

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.