UN PEDIDO QUE SOPLA EN EL VIENTO

La Fiscalía quiso imponerle sus abogados a la madre de Facundo.

 

Un acierto y un error coincidieron en un párrafo escrito en esta columna hace veinte días

«La corporación judicial parece estar gritándole a esa morocha de allá abajo: ‘Mujer, sus abogados nos tienen cansados; sobre todo ese que viene jodiendo ya desde la muerte de Katherine Moscoso. Mientras siga teniendo ese letrado, no cuente con nosotros’. Nadie ha dicho eso, claro…». 

El error estuvo en creer que nadie podría haber dicho tal barbaridad. El acierto fue corroborado en la visita de Cristina Castro al centro del poder político nacional, donde se sintió más resguardada para contarlo. Ante la Procuración General de la Nación, este miércoles 26, denunció por escrito que la doctora Silvina Pasquaré, quien trabaja en la Fiscalía de Ulpiano Martínez, le planteó: “Flete a sus abogados, acá tenemos abogados para ofrecerle”.

Cuánta razón tenía Rodolfo Walsh al postular que siempre debía dársele una oportunidad a los hechos, que suelen superar las expectativas.

La madre de Facundo, ‘re caliente’, según sus palabras, pidió hablar con el fiscal; pero el hombre había salido en helicóptero. Aquel trámite aéreo fue interpretado como una desconsideración más. Ahora la Procuración deberá analizar si tan conveniente ausencia no fue parte de un complot por el que la querella considera al fiscal federal como “el mejor abogado de la Policía”.

 

 

Los detalles de la denuncia pueden ser leídos en la web de Luis Cano .

 

Otra ocasión en la que hicieron salir de la casa a Cristina fue para un rastrillaje. Cuando ella regresó al hogar se encontró con que le habían matado a su perro Felipe, al que dejaron tirado junto a un desagüe. Justo a ella, que tanto había insistido en que trajeran perros para la búsqueda.

De eso hablaron con el Presidente de la Nación, en su reunión a solas. Fue entonces que Alberto Fernández tuvo el gesto de regalarle un sobrino de su mascota Dylan. “No creo en la política, pero me traigo un perro”, se consoló.

Así comenzó la octava semana de febril actividad desde que el caso fuera difundido por la Comisión Bonaerense por la Memoria (CPM).

Este lunes 24, durante la conferencia de prensa en Amnistía Internacional, Leandro Aparicio insistió con que “para que haya desaparecidos en democracia es necesario el aporte de periodistas”. Desde hace meses, el abogado ha señalado a Germán Sasso como quien ensucia la causa desde los medios. Ahora, señaló también un vínculo de su web, La Brújula24, con el ex todopoderoso jefe de los servicios de Inteligencia, Antonio Jaime Stiuso.

El Cohete consultó en privado al letrado, quien señaló información pública de tiempo atrás. 

En efecto, hacia diciembre de 2016 (dos años después de la disolución de la Secretaría de Inteligencia) la revista Noticias publicó que Stiuso consiguió empleo como asesor en materia de narcotráfico para Gustavo Fabián Elías, vicepresidente de la Unión Industrial y dueño del periódico La Nueva y LaBrújula24.

Es curioso que el buscador interno de Labrujula24.com no permita hallar notas sobre Stiuso, si bien su rastro permanece en Google. 

Tampoco es posible hallar la noticia 39864 que Labrujula24.com había publicado el 26 de diciembre de 2017: “Encontraron a dos policías durmiendo adentro de un patrullero”, en que habían informado “…se puede observar cómo un hombre y una mujer se acercan a un móvil (patente OMP 782) para alertar a los policías” . 

El intento arroja como resultado que “la página que estás buscando no existe o cambió de lugar”.

 

 

El patrullero supersónico

El vehículo con esa patente es el que este martes 25 se mandó secuestrar a partir de que la CPM pidiera los AVL (Automatic Vehicle Location) de las patrullas que pudieron haber estado en el cangrejal donde se halló el cadáver de un joven de 22 años.

 

 

 

 

Según confirmó Margarita Jarque, de la CPM, Asuntos Internos brindó la información por la que el fiscal Ulpiano Martínez admitió “anomalías en los registros, en cuanto a que en la rutina que estaba cumpliendo el móvil la secuencia de georreferenciación da un ‘salto’ de más de 10 kilómetros en 41 segundos, para volver con otro ‘salto’ luego de tres horas 38 segundos al recorrido de rutina en apenas 28 segundos”.

 

 

La Fiscalía empieza a señalar incongruencias en el relato policial.

 

 

Esos saltos lo acercan a los 1.200 km por hora, que es la velocidad del sonido. Ni Sergio Berni se animaría a vociferar que tal cosa fuera posible.

Respecto a sus tripulantes, Jarque dijo en la CPM que “están los nombres (pero) no los hemos visto los querellantes”.

A partir de las novedades de esta semana, el fiscal pidió a la Comisión Nacional de Actividades Espaciales fotos satelitales de alta definición sobre el lugar. Se centrarán en el 8 de mayo, día en que el patrullero se convirtió en supersónico, la misma jornada en que Xiomara Flores, una de las cuatro fantásticas policías que “ayudaron” a Facundo Castro hasta con vehículos particulares, de repente se borró de sus redes sociales y desactivó de su celular el programa WhatsApp. Fue luego de este intercambio de mensajes:

“Quedate tranquila Janita, nadie va a saber que fuimos nosotros, además como dice el jefe nosotros hicimos nuestro trabajo” (del policía Mario Sosa a su camarada Jana Curuhinca). 

“Sí, pero como dicen que tres testigos vieron cómo lo subíamos al patrullero y lo llevábamos, cómo los hostigábamos y toda esa cosa, digo yo, para no verme venir el sogazo y estar alerta, y aunque sea tomarme unas vacaciones”, le contestó la hermanastra de Xiomara, según reveló el abogado Luciano Peretto, quien se preguntará irónico:

“¿Cuántas veces la Policía se ofrece a llevar en sus vehículos particulares a personas en violación de la cuarentena? ¿O Facundo tuvo la suerte de encontrarse con los cuatro policías más piolas de la Provincia?”

Ahora, hasta el fiscal Martínez debió admitir que hay que peritar el teléfono de quien atestiguó haber visto a Facundo en Bahía Blanca, Jorge Galarza, quien olvidó referir a su condición de oficial de policía.

Peretto también señaló que el Presidente de la Nación “ha puesto a disposición la totalidad de las garantías que la querella hemos solicitado. Estamos conformes con el acompañamiento institucional que representa el hecho de los mecanismos que el Presidente ha dispuesto: Independencia y celeridad”.

Se refería a la segunda reunión, de más de dos horas, en la que los abogados se sumaron a la de Cristina y el Presidente, más la ministra Sabina Frederic.

 

 

Retaliaciones

 

Los policías no quieren propaganda negativa.

 

 

No todo el arco político actúa en igual sentido.

En Villariño, el pueblo del crimen, su intendente Carlos Bevilacqua se ofende y amenaza con que la Municipalidad accionará contra el abogado de la familia, y adelantó que “el doctor Sebastián Martínez es patrocinador del Municipio de Villarino”. Por eso se ganó que siete concejales le pidieran explicaciones sobre otros “asesores” o “apoderados” del Municipio, al tiempo que le sumaron al repudio una advertencia: si avanza contra el letrado, “debe hacerlo de manera particular, cargando él con las costas de todo procedimiento judicial”.

Marcelo, el hermano de la ex novia de Facundo, le hizo saber a El Cohete que se encuentra “bien”. No obstante, la CPM presentó un habeas corpus preventivo para que no sufra más estas situaciones. La jueza Gabriela Marrón se ha exhibido más predispuesta en ese sentido y “reconoce las circunstancias intimidatorias”, según la querella, que no deja de señalar que el joven “tuvo que dejar su entorno y su trabajo debido al acoso policial intimidatorio”.

La fuerza azul se lo toma como una afrenta colectiva, como si todos debieran hacer causa común con los denunciados. Prueba de ello es que salieron a arrancar los afiches que los manifestantes pegaron en la dependencia.

La pintada en el Cabildo, motivo de una detención.

 

 

 

Un detenido en CABA

Uniformados que no tienen relación con la Bonaerense hacen causa común. Durante una movilización hacia Plaza de Mayo por la desaparición forzada de Facundo Castro, la Policía de la Ciudad se lo llevó detenido hasta una dependencia en Floresta por escribir con aerosol en el Cabildo. No se supo que hubiera otras detenciones durante la movilización de derecha en que se atacó a la prensa.

 

 

 

 

Luego de su liberación (“soltura”, dice la diligencia oficial), El Cohete se comunicó con Carlos Gabriel Canessa. Este artista que se gana la vida en un hotel, milita en Convergencia Socialista y, con autorización de su abogado Pablo Paolini, le dijo a este medio: “Fui detenido a la Alcadía 10 de Floresta. ¡Estuve 18 horas por pintar una pared! En la Fiscalía me sacaron fotos con barbijo y sin barbijo, con boina y sin boina, con bufanda y sin bufanda… hasta escaneo de retinas. Me dijeron que las fotos las pedían ‘las altas cúpulas’. El legista que tomó las fotos me dijo, como desligándose, que ese procedimiento no era necesario para la Policía. Todavía estoy esperando notificaciones, me imputaron daños agravados”.

 

 

 

 

Sin merma, continúan las movilizaciones para subrayar el contrato social por Nunca Más. En la simbólica Plaza de Mayo se suman otras madres a nuclearse en torno de Cristina Castro, para visibilizar casos de abusos y muertes en una democracia donde el Poder Judicial no garantiza Justicia.

En torno de Cristina danzan intereses contrapuestos: la entente político-judicial-policial-delictiva de su ciudad y aledaños; un ministro interesado en  construir sobre la fuerza policial su futuro político; una prensa interesada en mantener el caso en agenda con fines partidarios; una militancia oficialista que se sentiría más segura si se construyera sólo desde la centro-izquierda y una oposición por derecha e izquierda más atenta a endilgar culpas al gobierno que en aportar a la solución de un problema que también padecieron gobernaciones cambiemitas, socialistas o de otro signo.

Quizá una excepción sea Santiago del Estero, donde la gobernación defiende a los policías implicados en el crimen de Mauro Coronel, cuyo caso fue citado aquí la primera vez que se mencionó a Facundo. Mauro también tenía 22 años. Un ministro provincial aseguró en mayo que su muerte fue por causas naturales, pero en los últimos días se conocieron los videos grabados por los efectivos que lo torturaron.

Lo que hicieron en la seccional 10ª, apodada “la comisaría de la muerte”, no es nuevo. Allí, en 2013, Ramón Vázquez fue torturado hasta morir. En 2018, Darío Pérez, de 40 años, murió en su celda por asfixia. También Julio Ávila y Lucho Corbalán fueron asesinados allí.

 

“Gentileza”: Policía de Santiago del Estero.

 

 

En Misiones acaba de suicidarse Cristina Vázquez, liberada luego de 11 años de estar presa cuando era inocente. El Poder se desentendió de ella antes y después, como recordara Nora Cortiñas este jueves en la presentación del Informe El Sistema De La Crueldad (CPM).

Allí, horas antes, Leandro Aparicio resumió todo lo que había para responder al recordar a Honoré de Balzac, el escritor francés que hace doscientos años legó una conclusión universal: “Los gobiernos pasan, las sociedades mueren, la policía es eterna”.

Un siglo más tarde, un joven judío que tomara el nombre de otro poeta sumó nuevas preguntas igual de universales:

¿Cuántos caminos debe recorrer un hombre, antes de que le llamen hombre?

¿Cuántos mares debe sobrevolar una paloma, antes de poder dormir en la arena?

¿Cuánto tiempo deben volar las balas de cañón, antes de estar prohibidas para siempre?

 

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

11 Comentarios
  1. Jorge dice

    Muy buen trabajo de investigación, Alberto Moya, debería dar un paso al costado el fiscal,y declararse incompetente el juez.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.