El retorno a las clases presenciales

Cómo planificó el gobierno de Kicillof la vuelta a las aulas

 

A partir de la asunción del gobernador Axel Kicillof y cuando aún no azotaba la pandemia, la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense dio un giro significativo y se planteó como prioridad la identificación de obras requeridas para mejorar la infraestructura escolar. El Plan Escuelas a la Obra contabiliza ya 2.830 establecimientos educativos con obras finalizadas. El Ejecutivo bonaerense destinó también una importante inversión a la creación de programas que, con el objetivo de garantizar el derecho a la educación de los más vulnerables, apuntalaron y fueron claves para garantizar la continuidad pedagógica en 2020, generando al mismo tiempo un impacto en términos de oportunidades laborales.

En noviembre pasado, tras la inauguración simultánea de nuevas instalaciones educativas en los municipios de Moreno, Mar Chiquita y La Plata, Kicillof se refirió a la necesidad de intensificar el programa para tener escuelas seguras y la dificultad que ello implica:

 

 

 

 

Desde Cultura y Educación se priorizaron las urgencias en infraestructura escolar, avanzando en demandas que los sindicatos le habían planteado al gobierno de María Eugenia Vidal y que se hicieron más evidentes luego de que la desidia estatal derivara en la explosión del 2 de agosto de 2018 en la Escuela 49 de Moreno, donde perdieron la vida la vicedirectora Sandra Calamano y el auxiliar Rubén Rodríguez. A fines de enero de 2020, a un mes de asumir, el gobernador presentó el programa Escuelas a la Obra, que no se interrumpió por la pandemia, contó con una inversión de 3.000 millones de pesos y permitió normalizar el funcionamiento de 2.830 establecimientos. Tanto para obras como para equipamientos, en 2021 se proyecta invertir 11.000 millones de pesos.

En paralelo se suman las obras que municipios y consejos escolares ejecutan con los aportes del Fondo Compensador de Mantenimiento de Establecimientos Educativos, que llega por goteo a partir de lo recaudado en el impuesto de Ingresos Brutos y al que el gobierno bonaerense reforzó con mayores partidas. De esta manera se priorizan obras de instalación de gas, sanitarias, eléctricas y refacciones en general. Desde Cultura y Educación se trabajó a través de los consejos en la adquisición de productos de limpieza, higiene y protección como máscaras de acetato para docentes y auxiliares, o termómetros para la medición de fiebre. Durante el último año de la gestión Vidal la inversión en ese rubro fue de 26 millones de pesos, que se elevaron a 640 millones en lo que va de 2020-2021.

 

Kicillof con Agustina Vila, directora de Cultura y Educación.

 

Apenas se suspendieron las clases presenciales en marzo de 2020, la primera medida tomada desde la Dirección de Cultura y Educación a cargo de Agustina Vila fue coordinar y fortalecer el Sistema Alimentario Escolar (SAE), que tiene a 1.772.000 estudiantes como destinatarios y que por primera vez se brindó también en enero. A su vez se desarrolló una política para garantizar la continuidad pedagógica, centrada en el fortalecimiento del vínculo entre docentes y estudiantes, a sabiendas de que la pandemia iba agudizar desigualdades preexistentes. En abril se desarrolló todo un programa de los equipos de orientación escolar, con abordaje territorial, para atender situaciones de vulneración de derechos a fin de que chicos y chicas no perdieran su vínculo con la escuela. En junio comenzaron las discusiones sobre cómo prepararse para la presencialidad. En julio salió el documento consensuado en el marco del Consejo Federal, con lineamientos mínimos para el desarrollo de los planes jurisdiccionales para el regreso seguro a clases presenciales. Desde el primer momento se trabajó en forma conjunta con sindicatos, docentes y auxiliares, con la secretaría de Transporte, el ministerio de Salud y la Jefatura de Gabinete de Ministros.

El Plan Jurisdiccional provincial para el regreso seguro, discutido con todos los actores, estuvo listo en octubre de 2020. En paralelo se realizaron relevamientos distritales para ver el estado de situación de alumnes respecto a la continuidad pedagógica. Se realizó una consulta en mayo y otra más abarcativa en septiembre, que sirvieron como base para el desarrollo del Programa de Acompañamiento a las Trayectorias (ATR) para la revinculación de estudiantes que tuvieron dificultades con la continuidad pedagógica, tanto de primaria como de secundaria, a través de visitas domiciliarias de 35.500 docentes en formación. De esa forma se hacía una inversión mayor, no haciendo recaer más tareas sobre los docentes sino incorporando nuevos actores, como ya lo hacía el Programa de Incorporación Especial de Docentes y Auxiliares Suplentes (PIEDAS).

 

 

En diciembre se realizó un relevamiento provincial en función de los Registros de Trayectorias Educativas. Al finalizar el ciclo 2020, en lugar del boletín habitual, se entregó a cada familia un informe que evaluaba la situación de les estudiantes en relación a lo que se había podido enseñar y aprender en el año, en el contexto de cada escuela y su distrito. La valoración distinguió tres “trayectorias”: avanzadas, en proceso y discontinuas. Quienes se encuentran en ésta última categoría son quienes tendrán que hacer actividades de intensificación de la enseñanza en forma presencial a partir del miércoles 17 de febrero.

El 1º de marzo comenzarán las clases para todos y se pondrá en juego el protocolo del Plan Jurisdiccional para el Regreso a las Clases Presenciales. Durante 2020 se pudo volver a las aulas en 26 distritos bonaerenses con bajo riesgo epidemiológico. Existieron experiencias de presencialidad en 775 escuelas con 21.000 estudiantes que presentaban dificultades pedagógicas. Esto contribuyó a la revinculación y recuperación de saberes, tareas que se realizaron con mucho cuidado, respetando protocolos. La vuelta a clases presenciales no estuvo condicionada por la existencia o no de vacunas, más allá de que los docentes figuren entre los primeros destinatarios.

 

 

Las pautas del plan

El Plan Jurisdiccional tiene pautas obligatorias y orientativas que ordenan el modelo institucional de cada escuela. Entre las primeras está la distancia como gran ordenador: tiene que ser de un metro y medio entre estudiantes dentro del aula, y de dos metros en relación al docente, todos con tapabocas. Los docentes y auxiliares usarán además máscaras de acetato que proveerá la Dirección de Cultura y Educación. Al ingresar se les tomará la temperatura a todos. Habrá horarios escalonados para el ingreso y egreso, para evitar la concentración en la puerta del establecimiento y la circulación pública. La limpieza también está contemplada entre las pautas obligatorias. La idea es que sea cada noventa minutos, por lo que les alumnes tendrán ese tiempo de descanso, que no se llamará recreo. La ventilación también se considera un aspecto importante. Entre las pautas orientativas se contempla que en los establecimientos donde no sea posible albergar a todo un curso, bien porque la matrícula es muy numerosa o porque las condiciones de infraestructura no permitirían cumplir con el distanciamiento, se podrán buscar espacios alternativos de la comunidad.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí