Vuelos VIP sin control

Intenso tráfico aéreo de empresarios del entorno de Macri en Villa La Angostura

 

Las condiciones de privilegio del capital no reconocen límites, tal como muestran los vuelos privados en la zona del lago Nahuel Huapi. La unidad de Helipatagonia, nombre de fantasía de la empresa de servicio de transporte aéreo de Tavistock Group en la Argentina, aterrizó y despegó en Villa La Angostura (sur de Neuquén) en sectores no autorizados por la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), la autoridad de aplicación nacional para el transporte aéreo comercial y civil.

Al menos en una oportunidad aterrizó en un minúsculo parque de una hostería. En otra, en un espacio abierto de un empresario local dentro del ejido municipal, muy próximo a la jurisdicción de Parques Nacionales con mayores restricciones para la circulación aérea. De todos modos, las condiciones medioambientales y los impactos negativos no reconocen jurisdicciones administrativas, por lo que los vuelos y sobrevuelos del ex Presidente Mauricio Macri y empresarios de su entorno fueron muy comentados y cuestionados por sectores de la sociedad local. Estos vuelos dan cuenta de anclajes locales de algunas alianzas políticas de gestores de negocios, así como del avance sobre todas las dimensiones de la naturaleza en las prácticas de acaparamiento y mercantilización.

El poderoso motor del helicóptero de Westwind Aviation SA irrumpió el lunes 14 de febrero para dejar pasajeros en el parque de la hostería La Escondida, junto a la bahía Manzano, en la costa norte del lago Nahuel Huapi. A unos metros de distancia, el miércoles 16 volvió la aeronave de color inconfundible para aterrizar en dos oportunidades en el mismo día en el parque de la residencia particular de Jean Pierre Raemdonck, ex titular de Cerro Bayo SA que explotó el centro de esquí local.

La explotación comercial del espacio aéreo es históricamente debatida en la zona por el impacto negativo en áreas de conservación y protección. En 2001, una fuerte movilización conjunta entre Bariloche y Villa La Angostura hizo naufragar un proyecto del grupo Eurnekián de hidroaviones para acceder desde el aeropuerto internacional a lodges de pesca privados.

 

 

Revuelo

Villa La Angostura no tiene ningún lugar habilitado como helipuerto, de acuerdo a la documentación oficial de la ANAC. De todos modos, hay un uso conocido y aceptado de pistas ad-hoc en la residencia oficial El Messidor, la cancha de un polideportivo municipal y el patio del hospital público local para actividad institucional, de rescate, derivaciones médicas, combate de incendios, por citar situaciones típicas. El poder político y económico más tradicional usa la cancha de golf del country Cumelén, de la que parece no disponer Macri, que no es socio aunque es propietario de una residencia allí, inaugurada a fines del año pasado.

Los cauquenes (ave nativa) ocupan el parque de La Escondida, hostería que se comercializa como casa de huéspedes & spa, refaccionado edificio histórico de una partera de principios del siglo XX. A pocos metros funciona el restaurante La Delfina, ambos propiedad de El Manzanito SA. La firma es propiedad de Martín Migoya, quien la adquirió hace unos pocos años a Juan Carlos del Bello, fallecido funcionario y dirigente justicialista. Migoya es el cofundador de Globant Ventures SAS, compañía desarrolladora de software convertida en la estrella del sector; integra el círculo de operadores del entorno macrista al punto que acompañó al ex Presidente a Qatar hace un año, en actividades de la Fundación FIFA. El lugar tiene acceso directo al lago. En enero Macri & Migoya jugaron paddle y recibieron a Diego Santilli, uno de los dirigentes del PRO que hizo política en enero en Villa La Angostura. Salieron a navegar en la embarcación del anfitrión.

 

Martín Migoya, buen anfitrión.

 

Bandurrias y cauquenes volaron al descender la aeronave bordó el 14 de febrero, el día previo a la llegada a la región de Yasir Al Rumayyan, financista saudí. Mercado Libre es cliente de Globant, por lo que Marcos Galperín, creador de esa firma, puede haber sido su huésped durante su última estadía en Villa La Angostura, durante esos días de tantos vuelos bajos.

El mismo helicóptero regresó el miércoles 16, al menos en dos oportunidades, descendiendo en el predio de Raemdonck, en el barrio Las Balsas, ingresando y saliendo por la costa del lago. Los vecinos que documentaron los movimientos creyeron estar ante alguna emergencia, ya que no se recuerdan antecedentes de uso de esos puntos como pista de aterrizaje.

 

Dos de los socios de Globant en La Escondida, de Villa La Angostura, donde aterrizó el helicóptero.

 

Seguridad aérea

El aumento del tráfico aéreo VIP con normas muy flexibles plantea, además, dudas sobre las condiciones de seguridad. Helipatagonia tiene habilitado como base operativa el helipuerto privado dentro de la propiedad de Hidden Lake SA. Aún en los contratos de vuelos privados para terceros, los permisos de aterrizaje corren por cuenta de la empresa. En el ejido municipal de Villa La Angostura no rige la normativa de Parques Nacionales, aunque las aeronaves deben tenerse algunos resguardos especiales por su proximidad a áreas de conservación, tanto en el vuelo como al descender y ascender.

Antes de la creación de Helipatagonia, al menos en dos oportunidades sufrieron accidentes en la región helicópteros propiedad de Joseph Lewis. Pero lejos de los accidentes en zonas abiertas, lo notable es el avance de las condiciones de privilegio para el transporte aéreo en área urbana, con muchos claros en su verde pero urbana al fin. El fin de año, durante un evento deportivo, un helicóptero bajó a metros de la ruta nacional 40. Al parecer, todas excepciones.

 

* Javier Grosso, geógrafo, docente de la Universidad Nacional del Comahue, realizó la cartografía para esta nota.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí