ACHICAR LAS BRECHAS

Las Políticas con Perspectiva de Género, al fin en el presupuesto

 

El proyecto de ley del Presupuesto 2021 que transita por el parlamento hacia su aprobación contiene por primera vez en la Argentina una innovación largamente propiciada por los movimientos feministas: la incorporación sistematizada de Políticas Públicas de Género (ver también “Presupuesto con perspectiva de Género”).

Se comienza a concretar la conclusión de la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer (Beijing, 1995) acerca de “la necesidad de incorporar la perspectiva de género en los presupuestos nacionales” como pieza “clave para poder garantizar la igualdad de género”.

Para dar cuenta de la trascendencia del proyecto del Poder Ejecutivo Nacional en esta materia agreguemos que ya en 1975 la Convención sobre Eliminación de toda forma de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés) enunció que la no promoción estatal de las políticas con perspectiva de género alimenta los nichos de discriminación.

Más recientes son las conclusiones del informe de la Comisión especial de la ONU (encabezada por el experto suizo Jean Ziegler) respecto de “la cuestión de la deuda externa y sus efectos sobre los derechos humanos y el desarrollo”, particularmente en los países en vías de desarrollo. Allí se pone de relieve que las consecuencias de las medidas de austeridad y ajuste que se les imponen a los países deudores exacerban las desigualdades, especialmente las de género ya que se incrementa la desocupación, las diferencias salariales, la precarización laboral y las situaciones de violencia contra las mujeres.

Destaquemos estas posturas de organismos internacionales porque los movimientos feministas a nivel mundial aportaron a la demostración fehaciente de que la elusión, la evasión impositiva y la radicación de activos en el exterior (fuga de divisas) escamotean fondos públicos que podrían –y deberían– ser destinados fuertemente a políticas con perspectiva de género orientadas a disminuir las desigualdades existentes.

Un ejemplo de acción gubernamental en esa línea es la resolución de la AFIP referida al control de las “planificaciones fiscales nacionales e internacionales” (ver artículo de Magdalena Rúa) que permitirá incrementar la recaudación de la agencia impositiva y destinar más fondos por ejemplo a la reducción de las brechas de género.

Desde la restauración de la democracia se sancionaron en la Argentina numerosas leyes que consagran derechos largamente demandados; algunas de ellas indispensables para deconstruir la matriz patriarcal de nuestra sociedad. Pero en los períodos neoliberales del menemismo y del macrismo el Estado desfinanció parcial o totalmente dichas políticas y programas desligándose de la responsabilidad de la implementación, custodia y supervisión de las mismas. El gobierno del Frente de Todes está generando políticas reparatorias aun en medio de la bancarrota heredada y en el marco de una pandemia que ha agravado notablemente el cuadro de situación.

Cuando hablamos de “brechas de género” nos referimos a desigualdades debidas al género y que la matriz patriarcal de nuestra sociedad reproduce sistemáticamente.

Veamos algunos rasgos de estas desigualdades estructurales. Las mujeres realizan el 75,7% de las tareas domésticas y de cuidados no remunerados. Y por esas tareas no aportan a la seguridad social, no tienen seguro de riesgos de trabajo y carecen de una obra social que no sea medicina prepaga. Para remediarlo se estableció durante el gobierno de Cristina Kirchner la jubilación para las amas de casa.

Esas tareas domésticas y de cuidado insumen unas 6,4 horas diarias. Y sólo el 60% aproximadamente de los varones comparte estos trabajos pero destinan tan solo unas 3,4 horas diarias.

En la senda de la supresión de estas desigualdades se inscribe el Presupuesto 2021 que ya cuenta con la aprobación de la Cámara de Diputados.

 

Etiquetar para ver

Al nuevo Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad se le asigna una partida trece veces mayor que la que tenía el Instituto de las Mujeres bajo el macrismo. Este incremento constituye una clara definición de la prioridad que el gobierno del Frente de Todes otorga a la cuestión. Parte de esos fondos le permitirán al Ministerio aplicar integralmente el Plan Nacional de Igualdad en la Diversidad 2021-2023, que contiene entre otras políticas los Programas Igualar y  Acompañar, además del Plan Nacional de Acción Contra las Violencias por Motivos de Género.

De los gastos totales previstos, 1,3 billones de pesos (equivalentes al 3% del PBI nacional) están destinados a Políticas con Perspectiva de Género (PPG).

Considerando que todo lo que hace a la reproducción de la vida en todas sus dimensiones depende de las mujeres, contaremos con una guía para “leer” el proyecto de Presupuesto.

La mayor parte de esos fondos corresponden a los programas de la ANSES y le sigue Desarrollo Social. El etiquetado permite visualizar dónde hay presupuestadas PPG y dónde no las hay. Esto también facilita a los movimientos y organizaciones feministas organizar sus demandas.

Seleccionamos como ejemplo varios programas que permiten detectar cómo se distribuyen los recursos y las fuentes de financiamiento que modifican situaciones de desigualdad por razones de género.

Se prevé la construcción de espacios de cuidado como lactarios y jardines maternales. Se contempla la situación desfavorecida que sufren mujeres y personas trans en el mercado laboral, promoviendo el cupo laboral travesti trans –recientemente conquistado–. Se destinan mayores recursos para prevenir y erradicar la violencia por motivos de género reforzando la línea 144. En Educación hay incrementos de fondos para la Educación Sexual Integral, lo cual contribuye a generar cambios culturales respecto a relaciones sociales que reproducen la desigualdad. Este Presupuesto, que será aprobado prontamente, no es una grácil concesión sino el resultado de una decisión política del Poder Ejecutivo Nacional que recoge muchas de las demandas de los feminismos.

Faltan en el etiquetado algunas áreas de gobierno. Ello responde más a fallas metodológico-técnicas que a la carencia de formulación de PPG. En definitiva, creemos que se debe a que este camino recién empieza. Además, constituyendo un proceso de construcción colectiva, hubo algunas improvisaciones y algunes funcionaries aún no estarían suficientemente convencides respecto de que el presupuesto con perspectiva de género llegó para quedarse.

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.