Nunca tan adorable

Antes de la ‘Lovely Rita’ de Los Beatles hubo otra Rita, que rompió el molde.

En 1942, Fred Astaire filmó con Rita Hayworth You Were Never Lovelier, literalmente Nunca estuviste tan adorable, que aquí se llamó Bailando nace el amor. Una curiosidad es que está ambientada en Buenos Aires, con tomas documentales de la ciudad, algo que ya era frecuente antes de Fangio, Evita, el Che, Maradona y Messi. La Argentina y su capital ocupaban un lugar destacado en el imaginario gringo. Además es una remake de Los martes orquídeas, donde empezó la carrera de Mirtha Legrand. Astaire hace su eterno papel de enamorado romántico que termina montando un caballo blanco con armadura de caballero andante para seducir a Rita Hayworth, una rica heredera caprichosa que al final cae. Su padre es un rico oligarca, el señor Acuña, a cargo de Adolphe Menjou. Este número se llama Shorty George y dirige la orquesta Xavier Cugat, por desgracia sin Abbe Lane en esta secuencia. Una anécdota personal: mi hijo mayor, ahora de 50, se enamoró de Rita Hayworth viendo en televisión sus viejas películas. En los 70 ella vino a Buenos Aires contratada por uno de esos crueles programas de la telebasura, que le pagó dos mangos para pasear su decadencia. Nunca vi tan desolado a ese chico, hasta entonces no había entendido el paso del tiempo. Por la misma época ella escribió unas memorias, que cito de memoria: “En mi vida sólo hubo dos auténticas joyas. Las dos películas que filmé con Fred Astaire”. Compruébenlo por ustedes mismos y enamórense como chicos (o chicas).

11 Comentarios
  1. Monica Elisabeth Arias dice

    Hermoso!

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.