¿Quién pagará la crisis?

No hay dudas acerca de quiénes están en condiciones de hacer un esfuerzo extraordinario

 

El coronavirus plantea desafíos estructurales que demandan definiciones estructurales tanto a nivel global como local. Es imperioso avanzar en un impuesto extraordinario que pueda ser utilizado para financiar la importante inversión que el Estado está realizando a raíz de la enfermedad mundial, que eso significa pandemia. Según información de AFIP, los 23.000 argentinos que declararon mayores ingresos en 2017 obtuvieron conjuntamente ganancias netas equivalentes a 7.724 millones de dólares y alrededor de 6.200 personas declararon ese mismo año bienes personales superiores a los 3 millones de dólares. A través de un tributo especial por única vez a este 0,05% de la población argentina, podría constituirse un fondo de emergencia para afrontar la crisis.

En el artículo anterior que escribí para el Cohete a la Luna planteé la necesidad de debatir acerca del rol del sistema tributario como nivelador de la estructura social, como herramienta para la redistribución del ingreso y la riqueza; y preguntaba: ¿a quién le corresponde hacer un mayor esfuerzo en este momento crítico?

En este contexto, la semana pasada, se convocó a un cacerolazo, motorizado en buena parte por sectores empresariales, que impulsaban el recorte de los sueldos de empleados públicos como mecanismo de financiamiento de la crisis. Ello, con el objetivo de correr del eje de la discusión la posibilidad de aumentar los impuestos a los estratos más elevados de la sociedad argentina o establecer un impuesto de emergencia para los ricos.

Frente a ello, surgieron propuestas muy interesantes, como la de la CTA, que sugirió la creación de un fondo de emergencia, que podría constituirse con un impuesto especial por única vez del 1,5% a las personas de mayores fortunas, considerando que solamente las 50 personas más ricas de la Argentina, según la revista Forbes, en abril de 2018, poseían fortunas valuadas en conjunto en 70.040 millones de dólares.

En los últimos días se ha comenzado a debatir la posibilidad de establecer un impuesto extraordinario a las grandes riquezas, que el propio Presidente ha visto con buenos ojos, tal como se mostró en la entrevista realizada por Horacio Verbitsky. Se han presentado distintos proyectos de ley en el Congreso Nacional que proponen la creación de un impuesto extraordinario a partir de un determinado monto de ganancias netas y otro para bienes personales superiores a cierto importe, cuyos valores varían según cada proyecto.

A continuación, se presentan dos cuadros elaborados en base a información de la AFIP que exponen los tramos más elevados de ingresos de personas físicas y de bienes personales que tributaron por el periodo fiscal 2017.

Allí puede observarse que solamente 22.961 personas físicas tuvieron ingresos gravados mayores a 5 millones de pesos en 2017 (ver último tramo del cuadro), que serían equivalentes a 264.550 dólares de 2017. En conjunto, estas personas obtuvieron ingresos por 263.432 millones de pesos, cuya ganancia neta sujeta a impuesto en conjunto fue de 145.996 millones de pesos en 2017, equivalente 7.724 millones de dólares.

Hagamos un ejercicio teórico. Si solamente se gravara con un impuesto extraordinario del 10% a aquel tramo de ingresos personales, podría ser posible obtener una recaudación adicional equivalente a alrededor de 772,4 millones de dólares. Esto es solamente una aproximación teórica, ya que no conocemos cuánto tributa este tramo de ingresos en la actualidad.

 

 

 

Presentaciones con ingresos gravados de Impuesto a las Ganancias,
Personas Humanas y Sucesiones Indivisas. Año fiscal 2017

 

 

Si repetimos esta simulación teórica para el impuesto sobre los bienes personales, vemos que, si consideráramos el mayor tramo de bienes declarados (ver último tramo del cuadro) —que serían bienes sujetos a impuesto superiores a los 60 millones de pesos, equivalentes a más de 3 millones de dólares de 2017, por los cuales tributaron en 2017 solamente 6.197 personas— y se aplicara un impuesto adicional del 1,5% por única vez sobre aquellos bienes, podría ser posible obtener recursos fiscales equivalentes a aproximadamente 893,5 millones de dólares. Nuevamente, esto es una aproximación teórica porque desconocemos la valuación de los bienes a diciembre de 2019. La última información disponible desagregada corresponde a diciembre de 2017.

Si se aplicara dicho impuesto especial a personas con bienes personales que superan los 15 millones de pesos en 2017, equivalentes a 793.650 dólares, la recaudación adicional, en total (incluyendo lo anterior) podría ser equivalente a 1.438 millones de dólares.

 

 

Presentaciones con impuesto determinado de Impuesto sobre los Bienes Personales. Año fiscal 2017.

 

 

Alejandro Bercovich presentó un análisis interesante referido a los tramos más altos del impuesto sobre los bienes personales e informó acerca del descubrimiento por parte de la AFIP de 950 cuentas de argentinos en el exterior que habrían sido subdeclaradas o directamente omitidas por los contribuyentes y que fueron halladas a través de la base de datos de Intercambio Automático de Información financiera a la que se accede por el acuerdo de la OCDE.

Resta mucho por hacer en materia de fiscalidad internacional. Las estimaciones del stock de riqueza offshore de residentes argentinos con los datos de la Balanza de Pagos alcanzan alrededor de 384.000 millones de dólares, acumulados entre 1970 y 2018. Mientras que la Posición de Inversión Internacional de INDEC registraba, a diciembre de 2018, activos externos del sector privado de 292.967 millones de dólares.

Lo dicho anteriormente es sólo una pequeña muestra de que las grandes empresas y personas con altos patrimonios logran minimizar el pago de impuestos a través de maniobras complejas y vericuetos legales gracias a que cuentan con los servicios de profesionales de cuantiosos honorarios, los “facilitadores”, mientras que las pequeñas empresas no pueden evitar el pago de sus tributos, al igual que los asalariados, que sufren retenciones del impuesto a las ganancias en sus recibos de sueldo y del IVA en sus compras. Es claro que no fue el espíritu del legislador ni es el propósito del ordenamiento jurídico doméstico que aquellos con menor capacidad contributiva paguen mayores tasas impositivas que aquellos con mayor capacidad. Por lo tanto, la creación de un impuesto extraordinario a una minoría con mayores ingresos y patrimonio sería solamente una pequeña compensación por su privilegio y, sin embargo, una gran contribución para el pueblo en estos tiempos de crisis.

Hasta el momento, las medidas adoptadas a partir de la situación de emergencia que desató el Covid-19 han venido desarrollándose por el lado del gasto público. Es momento de que el Congreso Nacional avance en la mejora del sistema tributario y se profundicen las medidas de distribución de recursos hacia los sectores más afectados.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

4 Comentarios
  1. Luis Juan dice

    Estimada Magdalena:
    Si me permite, una digresión.
    Corría el año 2002 y garabateé unas líneas a modo de catarsis y una parte de ellas transcribo a continuación.
    Cuando la niña -democracia le llamaron- cumplió los 15 años, no pudimos festejarlo, éramos mucho más pobres que cuando ella nació. Aunque nos duela reconocerlo, al poco tiempo de nacer había sido violada. Hoy está por cumplir 19 años y algunos creen que no se trata de violación cuando a esta edad la siguen ultrajando en contra de su voluntad.
    Es como un estigma de familia. El álbum familiar nos cuenta que hechos similares ocurrieron con los primeros familiares. Los progenitores primeros de la familia ocuparon estas tierras cuando corría el año de 1810. A la primera niña que nació le pusieron «Independencia». Sus padres verdaderos fueron torturados, negados y desaparecidos (los primeros de una larga saga postrera, por cierto); otros se apropiaron de la niña y le modificaron la historia genética y los sueños. La niña fue violada reiteradamente; alguna de esas violaciones tuvieron como consecuencia hijos (hijas en este caso). Esas niñas nacidas sin amor ni proyecto colectivo (mero fruto del placer caprichoso y unilateral de los violadores) fueron infelices, mal formadas y al igual que su progenitora, reiteradamente violadas. Eran como prostitutas inconscientes de serlo.
    El álbum narra que entre los violadores se encontraban compatriotas de las víctimas e invitados especiales provenientes de otras tierras, pero con la particularidad de ser siempre los mismos. Al parecer, entre los violadores también debió existir un cierto estigma que se proyectaba de padres a hijos.
    Deducimos que los reality shows no son algo nuevo, ya que las violaciones reiteradas siempre fueron presenciales y gente muy importante asistía a deleitar sus más bajos instintos, y luego, en misa, disculpaban sus almas cómplices hasta la próxima orgía y así sucesivamente. La mayoría de los lugareños no lo comprendía porque las muchas e importantes personalidades que participaban, al salir de la fiesta, insospechados de tal cosa, mentían, y aún hoy lo siguen haciendo, pero claro, la tecnología y -a su pesar- los medios de comunicación llevan la imagen por todo el planeta. Cada uno podrá interpretar los hechos como mejor le parezca, lo que no podrá hacer es negarlos.

  2. Adri dice

    Yo creo que mientras el Economista (ciencia social) no contabilice nuevos activos , nuevos ingresos como lo es la educación, defensa y salud, se le seguirá dando de comer a los buitres con su falso fetiche del gasto y el déficit. Yo creo que la expansión de la economía se produce por múltiples medios que todavía no sumaron a un plan de cuentas. Más allá del impuesto a la riqueza, que es un deber, también creo en la evangelización de los ciudadanos acerca de que es el capitalismo y que es el seudo-capitalismo para disolver esa cultura consumida por décadas y generaciones que se vuelven una crítica ante un tilingo aduciendo el déficit, el gasto, el mundo y toda una parafernalia cultural que se consumió sin capacidad de reevaluar la certeza de esos postulados.

  3. apico dice

    Lamentablemente el equipo económico, es bastante lento para hacer los números reales de los transfugas y fugadores seriales. Es tan difícil poner en blanco sobre negro quienes compraron millones de dolares para fugar en los años de la bicicleta financiera?…los registros están, solo que debe existir la voluntad política de escribirlos y hacerlos públicos. Me parece difícil que el congreso logre sesionar en forma presencial en esta época, y ya sabemos que esa es la única forma de hacerlo según la constitución. Basta de circo, se impone un DNU, que AF. no quiere firmar. Un saludo peronista.

  4. gerardo senderowicz dice

    Para no tener problemas, yo creo que todos los que pagamos BBPP deberiamos aportar.
    Hasta cierto numero, el 0,1%
    Ir subiendo pregresivamente hasta el % que se considere.
    Y a esos 950 que sub o no declararon, todo el peso de la ley.
    Pago, multa, recategorizacion retrospectiva como RRII, pago del IVA evadido, tal como le pasó en 2014 a mi viejo jubilado, por ej, que con la inflación se pasó del monotributo (tenia dos taxis de los que sacaba solo para vivir) y lo pasaron, tuvo que pagar el iva, las multas, punitorios, etc…

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.