En el Comité

 

Estamos acá y también no:

la piedra no es piedra, no era y no será,

como el verano en el Comité de Guardia Vieja.

Qué calor hacía o mejor dicho:

qué calor nos goteaba a los dos

de la nuca hasta abajo en el huesito.

En semanas nadie se asomó

porque en verano hasta la Revolución

se toma días. Pero nosotros dos no.

Nosotros dos seguíamos firmes

haciéndole la venia a Lenin.

Una catarata en tu overall azul humedad y

las remeras en las sillas de plástico, blancas.

Dejamos de leer por un momento

los Cuadernos de Octubre y me dijiste:

¿qué pasa si nos torturan? A vos seguro

que te violan con lo lindo que sos.

¿Te parece?, me dijiste y te quedaste

pensando: no debe ser tan terrible,

tendríamos que hacer la experiencia.

Y ahí en el localcito nos violamos

como si fuéramos los torturadores más salvajes.

Después nos fuimos a Corrientes a comer

un helado de naranja entre los dos.

 

1 comentario
  1. Ernesto dice

    Con esa foto me conquistaste!

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.