Don Julio sigue luchando

El peligro por el rebrote de Fiebre Hemorrágica Argentina resignifica la lucha de Julio Maiztegui

 

Trabajadoras del Instituto Dr. Julio Maiztegui decidieron ponerle nombre, apellido y rostro al reclamo por el desfinanciamiento y la imposibilidad de producir la vacuna contra la Fiebre Hemorrágica Argentina, como hemos señalado en otra edición de El Cohete. Las Jefas de Departamento brindan su análisis y reflexión sobre la problemática y suman al diálogo para esta nota a Andrea Uboldi, Ministra de Salud de la provincia de Santa Fe; Florencia Coronel, Jefa del programa de Inmunizaciones del Ministerio de Salud de Santiago del Estero; María Frías, Jefa del Área de Epidemiología de la provincia de Córdoba; y Jorge Bolpe, Director de Zoonosis Rurales del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, quienes hablan sobre la importancia que tiene para cada una de sus provincias el Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas (INEVH).

Silvana Levis, Jefa de Departamento de Diagnóstico Referencial y Laboratorial del INEVH, explica: “Funcionamos y dependemos en gran medida del Departamento de Producción que centraliza servicios que son esenciales para el Departamento de Diagnóstico, como la preparación y provisión de reactivos”. María del Carmen Saavedra, Jefa de Departamento de Producción del Instituto Maiztegui, dice “que cuando una planta productora de vacunas se para, luego es muy difícil volverla a poner en funcionamiento cumpliendo con todas las normativas y exigencias que pide la autoridad regulatoria como planta productora de vacunas virales para uso en humanos”. Vanesa Mesher, Jefa de Departamento de Administración, responde a la consulta por el impacto de las tarifas de servicios en el presupuesto del Maiztegui: “La energía eléctrica nos lleva aproximadamente el 50% del presupuesto neto de sueldos”. La contadora muestra a través de un gráfico la situación del Instituto y aclara que “erróneamente podría interpretarse que hubo en los últimos tres años un incremento del presupuesto, pero cuando observamos el incremento en el costo de los servicios básicos (principalmente la energía eléctrica) vemos que impacta que el presupuesto disponible en pesos es el mismo que en los últimos años”.

 

 

Por su parte, Laura Riera, Jefa de Departamento de Control y Aseguramiento de Calidad del Maiztegui, destaca que algunos diputados presentaron un proyecto de ley con dos puntos relevantes: la necesidad de un presupuesto extraordinario para poner en condiciones nuevamente las instalaciones del Instituto Maiztegui y el sostenimiento de un presupuesto anual que les permita garantizar la producción sostenida  en sus condiciones óptimas de 400.000 dosis de vacunas. Laura Riera apunta a la necesidad “de que se reúnan las comisiones correspondientes en Diputados para que sea tratado el proyecto de ley a la brevedad posible, ya que la partida presupuestaria se solicita para el presente año”.

 

 

Las Jefas de Departamento del Instituto Maiztegui. De izquierda a derecha: Vanesa Mescher, Carmen Saavedra, Silvana Levis y Laura Riera.

 

La Jefa del Programa provincial de Inmunizaciones de Santiago del Estero, María Florencia Coronel, explica que si bien es una provincia que no se encuentra entre las consideradas zonas endémicas para la Fiebre Hemorrágica Argentina —Santa Fe, Córdoba, La Pampa y Buenos Aires—, por una iniciativa del entonces RENATEA, organismo oficial  de Registro Nacional del Trabajador Agrario, “por un caso puntual de un trabajador que murió de Fiebre Hemorrágica Argentina en Buenos Aires que venía de Santiago del Estero, con iniciativa en conjunta con el equipo del Instituto Maiztegui, decidimos comenzar a vacunar a todos los trabajadores golondrinas de nuestra provincia con la vacuna Candid 1”. Recuerda que “en ese entonces —2014/2015— se habían censado 22.000 trabajadores agrarios migrantes o trabajadores golondrinas, de los cuales nosotros pudimos vacunar más de 10.000. Todavía nos falta vacunar a más de la mitad de aquel antiguo censo”. En conjunto con el Instituto Maiztegui en Santiago del Estero, llegaron a vacunar más de 6.000 trabajadores. “Se capacitó a todo el personal para que Santiago sea un lugar vacunatorio fijo de Fiebre Hemorrágica Argentina. Nosotros creemos que todo el equipo del Instituto Maiztegui hace un gran trabajo no solamente para las zonas endémicas sino para todos los trabajadores que se trasladan a esas zonas”.

 

 

La preocupación que tienen en Santiago del Estero es reflejada por María Florencia Coronel al expresar: “El Estado tiene que estar presente protegiendo a las poblaciones más vulnerables, que para nuestra provincia son este grupo de varones entre 18 y 60 años que son los trabajadores agrarios y pasan más de cuatro meses al año fuera trabajando en las distintas cosechas. Esa es la gran ventaja de tenerlos vacunados antes que se produzca la enfermedad”. Desde el equipo del Instituto Maiztegui había proyectos de investigación referidos a la cadena de frío y al transporte de la vacuna que se hacía en conjunto con la provincia. “Todos estos proyectos se han dejado de lado por la falta de presupuesto”, remarca la Jefa del Programa provincial de Inmunizaciones de Santiago del Estero.

Andrea Uboldi, Ministra de Salud de la provincia de Santa Fe, expresa que “la enfermedad por Fiebre Hemorrágica Argentina es una de las priorizadas para nuestra provincia en la zona sur”. Sobre el impacto que genera en su provincia el desfinanciamiento del Instituto Maiztegui, señala: “No podemos concebir que durante estos seis meses no se hayan producido vacunas. Sabemos que las vacunas virales atenuadas son de difícil producción y el Instituto Maiztegui es un ejemplo en Argentina de producción pública de vacunas propias para una enfermedad que ningún laboratorio está interesado en producir”. La Ministra de Salud remarca que la Fiebre Hemorrágica Argentina “es una enfermedad que comparte fiebre, dolores musculares y en un laboratorio con glóbulos blancos bajos se han agregado: dengue; chikungunya; zika; gripe. En este contexto, el tener una estrategia de vacuna, el tener una estrategia de producción a partir del dosaje de anticuerpos de plasma de convalecientes, permite que nosotros podamos trabajar en diagnósticos diferenciales”. No tener producción de vacuna contra la Fiebre Hemorrágica Argentina resulta un peligro en estas condiciones que Andrea Uboldi describe y expone con palabras precisas: “Se abrió el abanico de enfermedades que comparten con Fiebre Hemorrágica Argentina un período estacional y comparten síntomas”. También cuenta que ya no es una enfermedad para la provincia de Santa Fe de zonas rurales, “es una enfermedad de áreas semi-rurales porque la gente vive en countries, vive cerca de los espacios del campo, y este ratón que no se puede controlar es un ratón de campo y por lo tanto esta introducción del hombre a los espacios del ratón hace que ésta enfermedad se presente”.

María Frías, Jefa del área de Epidemiología de la provincia de Córdoba, remarca que “es urgente que el Instituto cuente con los recursos necesarios del Estado, tanto económicos como humanos, para poder producir nuevamente la vacuna, continuar con los estudios de termoestabilidad y la compatibilidad con la aplicación con otras vacunas del calendario nacional”. La zona endémica en Córdoba se extiende a 8 departamentos del sureste provincial, abarcando una proporción de casi más de un millón de personas. “Dejó de ser para Córdoba una enfermedad exclusiva de zonas rurales, ya que pasó a ser parte de las zonas urbanas. Hemos tenido casos en localidades como Marcos Juárez”, dice, y señala que otras de las deudas “es el estudio de la vacuna para niños, ya que también se han conocido casos en menores de 15 años. Esta enfermedad está invisibilizada, no hay información masiva que llegue a los medios de comunicación que ignoran la enfermedad”.

Jorge Bolpe es Jefe de Zoonosis Rurales del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires y trabaja en el tema zoonosis (el griego zoo, animal y gnosis, enfermedad) desde hace 40 años. Tuvo como maestro al doctor Julio Maiztegui, con quien trabajó. “Es preocupante que no haya una continuidad en la producción y en el stock permanente de ese inmunógeno que tanto costó conseguir. En nuestra provincia abarca fundamentalmente el noroeste de la provincia de Buenos Aires, esa es la zona de mayor producción agrícola y donde se generan en gran cantidad los dólares de las exportación. El problema de la Fiebre Hemorrágica Argentina se ha identificado en la zona central, donde ha reemergido en municipios como Olavarría, Azul y el límite con Tandil”. Bolpe dice haber identificado casos “en la zona de la costa aledaña a Mar del Plata, San Cayetano, Chapadmalal, lo que ha incrementado la identificación geográfica”. La relación de la provincia de Buenos Aires con el Instituto Maiztegui “también se basa en el aporte en todas las virosis donde se ha trabajado no solamente en el diagnóstico sino también en la investigación”. El Jefe de Zoonosis Rurales dice “no entender por qué se restringe la actividad de algo importante que logró el esfuerzo de toda una serie de profesionales encabezados por Julio Maiztegui y siendo un ejemplo de lo que es la salud pública apoyada por la comunidad”. Ante la pregunta de qué apoyo económico existe, Bolpe responde: “No tengo conocimiento de qué tipo de gestiones se estén haciendo”.

Nadie defiende lo que no conoce y no son pocos los que creen que la Fiebre Hemorrágica Argentina es cosa del pasado. Tanto las Jefas de Departamento y los referentes provinciales en salud consultados magnificaron la tarea del Maiztegui, dando cuenta de que el problema ya no está solamente en las poblaciones rurales y en las zonas endémicas. Ilustraron la importancia que debería dársele para que cuente con los recursos necesarios para poder producir la vacuna contra la Fiebre Hemorrágica Argentina y retome los proyectos abandonados con las provincias por falta de presupuesto. Que el problema del Maiztegui que afecta la salud pública de todos no sea una nueva muestra de Cambiemos de transformar lo obsceno en aceptable, sigue siendo el desafío en estos tiempos por parte de las y los trabajadores del Instituto que, al igual que Julio Maiztegui en su momento, luchan para poder producir la vacuna contra la Fiebre Hemorrágica Argentina.

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.