Rendir cuentas al amo

El intendente de San Nicolás utilizó fondos públicos para pagar un predio que explotan Clarín y La Nación

 

El predio que el Municipio de San Nicolás adquirió en 2016 para que los diarios Clarín y La Nación desarrollen desde el 2017 Expoagro tuvo un costo de 1.970.000 dólares. El pago por ese predio se hizo en 2018 y se utilizaron 26.515.756,91 de pesos del Fondo de Financiamiento Educativo y 2.400.000 pesos del Fondo de Fortalecimiento de Programas Sociales para la compra de dólares y posterior pago de una parte del predio. El intendente Manuel Passaglia fue quien decretó la emergencia alimentaria en su distrito y es quien utiliza esos recursos de los más vulnerables para el pago del terreno de 200 hectáreas puesto al servicio del duopolio que lo explota. Se desconoce si pagan algún canon por la utilización.

 

 

Los bloques de concejales opositores rechazaron la rendición de cuentas de 2019 del intendente Passaglia y en un comunicado fundamentaron su decisión por ver “con preocupación los límites de legalidad que ejerce el municipio”, expresaron. “En años anteriores, en esta misma instancia denunciábamos la no utilización del Fondo de Financiamiento Educativo. Nos preocupaba que no sea utilizada esa herramienta destinada a mejorar la infraestructura de las escuelas y a garantizar que todos  los alumnos y alumnas nicoleñas puedan seguir asistiendo s clases”. Señalaron que durante 2019 “dicho fondo fue utilizado para la compra de dólares destinados al pago del terreno del Predio Ferial y Autódromo, sede de la Expoagro. También el Fondo de Fortalecimiento de Programas Sociales se desvió para esta compra. Cabe aclarar que éste último sirve para asistir a personas en situación de vulnerabilidad y no para lo que fue destinado”, sostuvieron.

 

 

Predio Expoagro 2020.

 

 

Los fondos afectados corresponden a los girados por la provincia, pero también hay fondos afectados municipales con el mismo propósito. “De las cuentas bancarias municipales faltan 390 millones de pesos correspondientes a saldos de recursos afectados. Como ediles no podemos saber qué pasó con ese dinero debido a la falta de presentación de Decretos respaldatorios de las reasignaciones de partidas por parte del gobierno local”, señalaron los concejales de la oposición ante el rechazo de la rendición de cuentas. “Sumado a esto, el crecimiento exponencial de la deuda flotante, la falta de respuestas de los funcionarios de primera línea ante los requerimientos del Concejo, la presentación tardía e incompleta de la documentación respaldatoria, la cuantía y el carácter del déficit municipal dejan al descubierto la nula transparencia del Gobierno municipal”, concluyeron.

 

 

Intendente Manuel Passaglia en cena inaugural Expoagro 2020.

 

Como lo señalamos en El Cohete, fue cuando era intendente Passaglia padre que el Concejo Deliberante de San Nicolás —el 11 de agosto de 2016—, autorizó a suscribir con el Comité Organizador de la Expoagro un convenio para la instalación dentro del Partido de San Nicolás de una feria permanente por el plazo de 10 ó 15 años. También autorizó a iniciar los trámites expropiatorios y/o suscribir un convenio con los propietarios para la adquisición de los predios identificados como parcelas. Ismael Passaglia, que había llegado a la intendencia de San Nicolás por el peronismo, saltaba a Cambiemos y su muestra de amor hacia el duopolio le permitía mostrar fidelidad en aquello que su espacio político venía a fundar: transferir recursos a los que más tienen. Ismael Passaglia explicaba mejor que nadie esa muestra de amor hacia las empresas organizadoras.

 

 

Papá doc Ismael Passaglia.

 

 

En mayo de 2017, Ismael Passaglia fue nombrado por María Eugenia Vidal al frente del Instituto de la Vivienda. Si la pandemia mostró la desigualdad en la construcción de viviendas en diferentes municipios y en barrios como Villa Azul, la explicación no solamente debe buscarse en la mediocre gestión del cocinero Molina que estuvo al frente de Quilmes, sino en una política de viviendas que ejecutó Ismael Passaglia al frente del Instituto de la Vivienda, con una mirada reducida hacia su tierra, que iba de la mano de un gobierno para pocos como el de Vidal, al que nada le interesó la problemática del hábitat.

Al frente del Instituto de la Vivienda, Passaglia padre concurría una vez a la semana. 5.000 viviendas quedaron a medio camino en su gestión y con la particularidad que los certificados de obra que estaban en marcha se dejaron de pagar a partir de agosto de 2019, generando que el gobierno de Kicillof al asumir se encontrara en diciembre con las obras caídas. La irresponsabilidad de abrir muchos frentes de trabajo sin concluir fue la característica de su espantosa gestión. Lo que el gobierno de Axel Kicillof está discutiendo ahora con el gobierno nacional es la búsqueda de que esas obras paradas puedan ponerse en marcha, con planes de trabajo que contemplen que lo caído se pague.

En San Nicolás había cuatro autos del Instituto de la Vivienda que Ismael Passaglia dejó en su ciudad y tarjetas-vale de nafta a disposición. Durante su gestión se ejecutaron más viviendas en San Nicolás que en La Matanza. Su manejo en el Instituto era netamente familiar. Si bien él concurría una vez por semana, era su hijo Santiago —diputado bonaerense—, el que manejaba el Instituto de la Vivienda. Aunque costó, la nueva administración pudo recuperar los autos del Instituto que Passaglia había dejado en San Nicolás. Pero la gravedad fue el desorden de su gestión. Obras paradas que tienen que ser nuevamente puestas en marcha, negociando la deuda que se debió ir actualizando y no se hizo. En los cuatro años del PRO en la provincia de Buenos Aires se terminaron 7.000 viviendas., donde cerca de 2.000 venían del Programa Federal Nacional del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, lo que significó para la provincia de Buenos Aires —que tiene un millón en déficit habitacional— que lo realizado en los cuatro años de Cambiemos no represente ni el 1%.

 

 

Desvío

Desviar fondos era una práctica que ejerció Ismael Passaglia como intendente. 2.249.874 pesos de los $ 6.599.786,53 del Fondo de Financiamiento Educativo en 2013 fueron desviados para la concreción de una carpeta asfáltica para el barrio Somisa, hecho que fue denunciado ante el Poder Judicial. Ahora su hijo Manuel, que heredó el poder municipal, transita el mismo camino desviando los recursos del Fondo de Financiamiento Educativo. “Nunca se dejó de recibir por goteo el Fondo de Financiamiento Educativo, que para nosotros es una bandera de lucha ganada por CTERA”, dice la concejal Bibiana Giglio del Frente de Todos con toda una trayectoria de militancia en SUTEBA San Nicolás. “Los primeros dos años con el intendente Ismael Passaglia, peleando porque hacía lo que quería. Peleando, logramos un ámbito democrático para definir ese destino y que se ejecutara en las cuentas de las cooperadoras escolares con obras. Pero eso se frenó, vinieron cuatro años donde la desidia fue la bandera y ahí empezó acumularse el Fondo de Financiamiento Educativo de San Nicolás”. Bibiana Giglio explica que el Fondo Educativo no es solamente para infraestructura: “Se puede pavimentar la calle de la escuela para que llegue el colectivo, poner más luminarias, varias cuestiones para mejorar el acceso a la educación pública como derecho humano. El mejor ámbito para discutirlo colectivamente es en la Unidad Educativa de Gestión Distrital (UEGD)”, sostiene.

La Concejal del Frente de Todos señala que en San Nicolás no hay articulación entre Municipio y Consejo Escolar. “No entregar en cantidad necesarias los elementos de seguridad para las compañeras y compañeros en los establecimientos educativos, y con el dinero acumulado que tienen, es una verguenza”, dice. Hay dos escuelas con problemáticas notables. La escuela primaria 47 tiene riesgos de inicio desde 2018, allí funciona también la secundaria 6. La escuela presenta la cubierta destruida, también rotura de vidrios. Sus pisos con baldosas que faltan son un peligro para el tránsito. Necesita el cambio de toda la cubierta de su techo y reformar los baños. Una reforma estructural que no se hizo, porque las prioridades son otras y ahí van a parar los fondos del Financiamiento Educativo. El gobierno de Passaglia está al servicio de los agronegocios. En enero de este año describimos cómo Clarín y La Nación explotan a los gobiernos municipales  en favor de su negocio Expoagro.

 

 

Escuela 47.

 

 

La otra escuela con problemas notables es la primaria 15. En esa escuela se fue desmoronando su tapial. Les niñes no podían salir al patio por seguridad. Sin su tapial perimetral no hay resguardo de los animales que pueden entrar al patio, sumado el peligro que se cayera parte del tapial sobre les alumnes. “Sobre esto hemos realizado denuncias varias y públicas, la respuesta: desidia y destrato”, dice Bibiana Giglio, también secretaria general de CTA San Nicolás-Ramallo. “Queda claro con la rendición de cuentas a dónde está la plata. La sociedad de San Nicolás tiene que tener en cuenta estas cosas y nosotros como oposición interpelarnos y trabajar para que esto cambie en la ciudad, para que tengamos un gobierno que realmente la plata la ponga en el pueblo y en sus derechos: derecho a su educación, a la vivienda”, señala.

 

 

Escuela 15.

 

 

“Hay muchas otras cosas que con el Fondo de Financiamiento Educativo se pueden utilizar para mejorar la educación, que las escuelas tengan buena conectividad y que en los barrios haya conectividad para que pibes y pibas puedan también tener ese derecho a acceder a Internet”, expresa Giglio. Pero la prioridad de Passaglia es utilizar esos fondos para pagar parte del predio que entregó al duopolio Clarín y La Nación para su explotación. ¿Cuál es el canon que pagan a la ciudad las empresas beneficiarias que desarrollan desde 2017 la Expoagro? “Todavía no han respondido nada, ese pedido de informe fue desaprobado”, dice Muriel Engelbrecht, concejal por Unidad Ciudadana. “Al Fondo de Financiamiento Educativo tienen tiempo de devolverlo hasta diciembre, de otro modo constituiría un delito. Si no dan respuesta de eso, mucho menos nos van a contestar cuáles son las regalías —si las hay— que le quedan al Estado municipal por los negocios que hacen con Exponenciar”, sello de Clarín y La Nación que organiza Expoagro.

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

1 comentario
  1. Olga Marta Prieto dice

    La nota describe los manejos del intendente Manuel Passaglia con fondos públicos que se invirtieron en beneficio de privados (¡y de qué privados!) así como los manejos de su padre Ismael quien asumió como intendente con el Frente para la Victoria en 2011 y se incorporó luego a la gestión de María Eugenia Vidal. Y buscando un poquito nomás encuentra que la justicia está investigando a la familia, desde 2018 por enriquecimiento ilícito y lavado de activos con allanamientos en sus propiedades en 2020, y si a lo anterior le sumamos los reclamos de transparencia en las cuentas públicas de parte de Concejalas de la oposición, nos encontramos con claridad frente a la antipolítica. Una familia poderosa denunciada por enriquecerse en la gestión, el poder(acceso a cargos ejecutivos y legislativos) que se “pasan” en familia, el uso de fondos públicos en beneficio del poder concentrado. Entonces la pregunta del millón es ¿por qué nicoleños y nicoleñas votan a estos personajes? ¿será el encanto del macrismo de quiénes creen que los que tienen dinero no necesitan robar? Creo que a esta altura de nuestra historia, y leyendo otras notas de Fernando respecto a comunidades vecinas los argentinos y las argentinas tendríamos que hacernos esas y otras preguntas si deseamos vivir en sociedades más democráticas e igualitarias.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.