Cada cual atiende su juego

La ofensiva patronal sobre el Estado no mengua y los representantes de los trabajadores siguen a la defensiva

 

Repuntan los casos de Covid-19 con su secuela de muertos —de los que solo los famosos y conocidos gozan de un reconocimiento—  y la actividad económica está muy cercana a la normalidad. Los peligros de contagio y muerte se van naturalizando y todos padecemos el síndrome de los albañiles en el andamio exterior del piso 20 y sin cinturón de seguridad. La adhesión que tuvo la cuarentena hoy sería un contundente rechazo con protesta. Nada más individualista y aburrido que cuidarse solo.

La industria del no cuidado es funcional a los patrones y la exigencia de aplicación de los protocolos es materia de los sindicatos que representan a los que trabajan. Los trabajadores de la salud son los que gozan de la consideración más alta de la opinión pública y de ello no toman nota ni sus propios empleadores —incluidos notorios sindicalistas que manejan o tercerizan las obras sociales—  ni los gobiernos provinciales negacionistas de la pandemia.

 

 

Una pelea por la impunidad patronal

Uno de los reclamos más sentidos de los aceiteros de San Lorenzo es la negativa de la mayor parte de las empresas a pagar el “bono pandemia”, pactado en $10.000 mensuales a partir de abril 2020. Las ex Nidera y Noble Argentina, ambas pertenecientes a la cerealera china Cofco, son las únicas que respetan el acuerdo. Bunge, Vicentin, Molinos Agro, Cargill, Terminal 6, Dreyfus, Renova y las de biocombustible alcanzadas por el convenio colectivo aceitero se niegan a pagarlo.

No es solo ideológico y de clase el empaque patronal. Detrás está la presión por más rebaja a las retenciones, para ahuyentar al gobierno de las exportaciones granarias y por la impunidad de los delitos de contrabando que vienen acumulando desde el fondo de los tiempos. Están amotinados y les resulta mucho más fácil provocar una huelga que declarar un lock-out.

 

 

Unidad gremial y firmeza. Piquetes y aguante en las plantas aceiteras. Una semana de paro.

 

 

Los 17 allanamientos que la justicia dispuso sobre los domicilios de los directivos de Vicentin alertaron a los vecinos de Avellaneda, Reconquista y San Lorenzo. Una patronal de la élite empresaria tratada como una banda de delincuentes. No es solo el volumen de la estafa, cuyo monto equivale a cinco veces lo que pagaron por el secuestro de los hermanos Born en la década del ’70. Por si faltara algo en la novela, la histórica bajante del Paraná del último año dificultó la triangulación de granos y quedó expuesta la mecánica de evasión, su volumen y complicada arquitectura.

Pablo Reguera, secretario general del sindicato San Lorenzo, aseguró que “con el punto de rebaja a las retenciones que están exigiendo, pagan todos los salarios de un año incluidos los premios y los aumentos”. Cuando una huelga adquiere el volumen y la duración de la que están protagonizando la Federación de Aceiteros y el sindicato de Recibidores de Granos junto al Sindicato Aceitero de San Lorenzo es porque el pliego reivindicativo es apenas la punta del iceberg. En ese callejón sin salida, los sindicalistas y sus bases no consideran retroceder de sus justos reclamos y los empresarios no quieren ceder aunque lo que se les demanda sea un pequeño porcentaje de lo que ellos le exigen al gobierno: menos impuestos, manejo sin control de los puertos, impunidad por el pasado.

Una huelga en el núcleo central de la actividad económica argentina no pasa sin consecuencias. La pulseada entre el poder económico y la política se resolverá en favor de unos pocos o aportará alguna perspectiva de futuro para la mayoría de los argentinos.

 

 

 

Paolo juega todos los partidos

Sostener la tasa de ganancia para las grandes patronales es tan importante como lograr que el Estado no meta las narices en sus libros contables. Cuando el gobierno pudo nombrar un representante en el directorio de las empresas donde tenía acciones, les exigía que invirtieran las ganancias en nuestro país y que no las llevaran afuera. Hugo Agotegaray, fallecido dirigente de la UOM San Nicolás, solía contar como anécdota los enojos de Paolo Rocca traducidos en una catarata de insultos soeces contra la entonces Presidenta Cristina Fernández durante su gestión de gobierno nombraba representantes en el directorio que le discutían las inversiones que pretendía hacer la ex SOMISA.

 

 

Uso intensivo de los tubos sin costura. Vaca Muerta, otro meganegocio de Rocca.

 

 

Durante el gobierno de Mauricio Macri, Rocca pudo darse el gusto de inaugurar su planta en Texas y comprar empresas en Rusia. En la misma línea caracterizaba el fallido proyecto de intervención a Vicentin que envió Alberto Fernández al Congreso: “Un gol en contra”. Un hombre de negocios de sólida formación y gran acervo cultural. Un hombre de mundo que recorrió varias veces el planeta y tuvo prohibición de entrar en Colombia por haber pagado el rescate de su propio secuestro en contra de lo que las leyes colombianas indican. Un radicalizado estudiante de los ’70 vinculado a las Brigadas Rojas que cambió de bando.

La constancia en defender sus propios negocios no tiene límites. Cuando la cumbre del ALCA en Mar del Plata pasó horas en la antesala de la reunión de Presidentes, rogando a quien quisiera escucharlo que le hablaran a Hugo Chávez para que no estatizara la siderúrgica Sidor, que Rocca había comprado por monedas años antes, aun cuando Chávez había anunciado su intención de reestatizarla. Esa política de antesalas y lobby siempre le dio resultados. Néstor Kirchner logró que se postergara la estatización y Paolo consiguió una jugosa indemnización por la maniobra. Cuando en la causa de los cuadernos saltó que se habían pagado coimas y sabiendo que no era verdad, nada dijo para no comprometerse. Los hombre y mujeres de negocios son solo eso. Personajes de sus propios intereses.

Qué gran avance cultural significaría que los que relatamos actualidad comprendiéramos que sus intereses de clase no son los nuestros, y que cuando hablan del interés nacional y del bien común estos señores sólo hacen mención a sus ganancias y a sus negocios. Rocca se ha transformado en protagonista porque ya no le alcanza con sus calificados voceros. Esta vez como nunca salió a la superficie y habla por su propia voz. Su diálogo publicado con el ministro Martín Guzmán da cuenta de una nueva etapa de su vida donde se ha dispuesto a poner la cara en primera persona.

 

 

 

Los salarios del hambre

El SEOM de Jujuy venía realizando un planteo a la gestión de Gerardo Morales por la incorporación de los jornalizados de 8 horas al Salario Mínimo. La reparación se hizo realidad a partir de este mes de diciembre, cuando los municipales de toda la provincia de Jujuy volvieron a tener el SMVM en la liquidación de sus sueldos.

 

 

La protesta de los municipales jujeños se extendió con cortes de ruta en toda la provincia.

 

 

Esto significó que 1.150 jornalizados de San Pedro vieran incrementado su sueldo en $5.000, 423 trabajadores de La Mendieta por $6.500, 260 municipales de San Salvador de Jujuy por $3.000, en la localidad de El Talar el incremento fue entre $8.000 a $9.000. Aún existen 3.200 jornalizados de 4 y 6 horas y 2.300 planes municipales, que cobran entre $1.500 y $16.000 mensuales, una miseria total muy por debajo de los $21.600 que deberían cobrar para salir de la indigencia. El sindicato del “Perro” Santillán realizará un paro provincial activo 22 y 23 de diciembre y una vigilia de Navidad el 24 por sueldos dignos para todos los municipales.

Tras meses de conflicto por salarios y otras reivindicaciones, la Asamblea de Trabajadorxs de Página/12 se concentró en la puerta de la redacción en una actividad callejera. Ese mismo día comenzó un paro de 7 días “hasta Navidad”, al decir de sus dirigentes, como parte de un plan de lucha. Meses antes del arribo de Víctor Santa María y el Grupo Octubre a la conducción del diario, el sueldo de un redactor/a superaba a la canasta básica en un 35,9%. En noviembre 2020 quedó más de 19 puntos por debajo de esa línea de pobreza. Más de 50 compañeros/a precarizados/as facturan por sus trabajos y tuvieron sólo el 15% de aumento en los últimos cuatro años, una decena de pasantes cobran menos de 15.000 pesos por hacer el mismo trabajo que el resto y un importante grupo de compañeros/as tienen categorías distintas a las tareas reales que ejercen. Trabajadores de prensa que piden dignidad para ejercer su profesión son acompañados en la lucha por SIPREBA (periodistas).

Un sueldo promedio habitual es de $45.000 mensuales; la línea de pobreza para un hogar tipo es de $50.000 mensuales y subiendo. Lo mismo sucede con las jubilaciones y pensiones y el salario mínimo vital y móvil, cerca de los $19.000 mensuales, mientras que la línea de indigencia es de $22.000. Los hogares pobres ganan $25.000 promedio, la mitad de la canasta de pobreza; los hogares indigentes reciben $10.000, menos de la mitad de la canasta básica alimentaria. Para colmo los formadores de precios de los alimentos son insaciables e ingobernables.

 

 

 

Pase a planta permanente y poder de fuego

 

”Planta permanente”: una dura película sobre la inestabilidad laboral de los estatales.

 

 

Según declaraciones realizadas a Radio Gráfica por los paritarios de ATE y UPCN, se estima que en la Administración Pública Nacional del país hay 180.000 trabajadorxs en total. “La estabilidad es un valor muy importante. Se entendió lo que había sido un error político antaño y se comprendió la necesidad de regularización de los trabajadores que están hace tantos años sin estabilidad”, dijeron. En la paritaria firmada se acordó un 18 por ciento en tres cuotas que se pagarán entre febrero y mayo próximo y un bono de fin de año de 4.000 pesos con los sueldos de diciembre.

El gobierno se comprometió a generar las condiciones para los concursos para el pase a la planta permanente de más de 29.000 estatales contratados de hace cinco años. El acuerdo salarial firmado es la primera paritaria que firman en conjunto UPCN y ATE después de 14 años, dado que desde el 2007 ATE firmó cada año en disconformidad con lo acordado por el otro gremio.

Junto a las declaraciones de simpatía del Presidente Alberto Fernández, todas son flores y respeto al poder de fuego del sindicato de los Moyano. Camioneros acordó un bono de fin de año de $25.000 en cuatro cuotas que se pagarán febrero, marzo, abril y mayo de 2021, informó el gremio. «Defendemos el poder adquisitivo de los trabajadores en este año tan particular, en donde la labor desarrollada de los compañeros esenciales de todas las actividades durante la pandemia tienen su reconocimiento», indicó la organización en un comunicado. Camioneros ya había formalizado un acuerdo de paritaria anual del 30% de aumento, con una revisión en febrero 2021.

 

 

 

Atacan a ciegas persiguiendo fantasmas

El jefe de gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, y su Ministra de Educación, Soledad Acuña, siguen escalando en su ataque a lxs docentes. A las declaraciones ofensivas de la funcionaria, el gobierno porteño sumó el ataque judicial a una treintena de docentes, entre ellos la Secretaria General de UTE, Angélica Graciano, y varixs miembrxs de la Comisión Directiva.

 

 

Angélica Graciano: maestra militante causas populares y perseguida por Larreta.

 

 

Ellxs fueron notificados por el Ministerio Público Fiscal para que se presenten con carácter obligatorio a una audiencia pública a pedido de la Fiscalía Penal Nº 7.  En la misma se aclara la necesidad de contar con un abogado por los hechos ocurridos en una protesta gremial en noviembre de 2019. En aquel momento, en el marco de una medida de fuerza, los docentes se oponían a la violación del Estatuto Docente a través de una designación fraudulenta de cargos. Finalmente el gobierno debió dar marcha atrás y reconocer la legalidad del reclamo. Sin embargo, las acciones judiciales iniciadas por Larreta y Acuña continuaron y fueron acompañadas por sumarios administrativos a 33 trabajadores y trabajadoras. Ese acto de disciplinamiento continuó ayer con la represalia judicial y la citación de lxs docentes.

Larreta ha convertido al gobierno de la Ciudad en un aguantadero, donde se da cobertura a funcionarios que, a raíz de sus pésimas gestiones, han debido abandonar sus cargos en otras jurisdicciones. Entre estos funcionarios se encuentra el fiscal general de CABA, Juan Bautista Mahiques. Si el jefe de los fiscales de la Ciudad está implicado en una red de espionaje y armado de causas, nadie puede sentirse a salvo. Que renuncie sería lo mínimo a lo cual aspirar.

 

 

 

Representación y democracia directa

“La única esperanza del ser humano de escapar de su extinción es a través de la construcción de una democracia real, en la que una ciudadanía bien informada participe plenamente en el debate del rumbo que han de mantener las políticas que se apliquen, y la acción directa”. (Noam Chomsky.)

El fin de año se asoma y los balances se imponen. Un año que quisiéramos olvidar pero que recordaremos inexorablemente. El acumulado de pérdidas y encierro desdibujó la política como espacio de representación. Salvo la patrulla de la salud comandada por el Presidente, el resto de la actividad pasó a segundo plano. La Argentina es menos gobernable que antes. El lawfare al desnudo es equivalente a la impunidad macrista. El Poder Judicial en cabeza de la Corte goza de la peor consideración de las últimas décadas.  El parlamento como espacio de negociación con la oposición es el punto más tensionado del sistema. Funcionó y resolvió pese a las limitaciones de la pandemia. Las demandas del movimiento de las mujeres por el derecho a decidir sobre sus propios cuerpos reaviva la reacción cavernaria de los custodios de la fe con amenazas y escarmientos.

La ofensiva patronal sobre el Estado no ha menguado pese al cambio en la conducción del gobierno, los representantes de los trabajadores siguen a la defensiva y con un alto grado de fragmentación. El sistema de representación está puesto en cuestión y reclama un liderazgo ordenador. «Navidad sin presos políticos» como consigna recuerda dictatoriales épocas pasadas y no democráticos escenarios de futuro. La Argentina es menos gobernable porque los representados delegan cada vez menos. Una nueva normalidad exige otras formas de representación. El Consejo Económico y Social como espacio de debate del país a construir no funcionará si no se limita el apetito concentrador de los grandes grupos económicos. Cuando sea más rentable sentarse a acordar que imponer y chantajear, aceptarán posar sus sentaderas alrededor de una mesa donde estén los otros. Mientras tanto, la realidad impone ejercer –el pueblo unido contra los señores y señoras de los negocios— la mayor presión posible en todos los escenarios.

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí