Cazador de tormentas

 

Corría 2009 y el cazador de tormentas era noticia en la zona (https://goo.gl/xLJfXG ). Había sido contratado por la entonces Cooperativa Agrícola de Ramallo y así lo explicaba. “Nos reunimos el 7 de enero y llegamos a un acuerdo en el cual en enero tenía que llover 50 milímetros, en febrero 50 milímetros y en marzo 50 milímetros”, decía. Consultado sobre su técnica, respondía que “tengo un método para crear tormentas, pero es la naturaleza la que decide”. Javier Pelourson cobraba en ese entonces 50.000 pesos por cada trabajo. ¿Cuánto le costará al pueblo argentino la tormenta que generó Macri desde su asunción en 2015?

El martes, en Vaca Muerta, Macri sostuvo que “necesitamos sacudirnos y darnos cuenta de todo lo que podemos ser capaces de hacer. Y hacerlo a pesar de todas las tormentas que seguimos cruzando”. En su visita estuvo acompañado por Paolo Rocca de Techint, que sorteó la tormenta de la causa de las fotocopias con un argumento que lo asemeja a Macri.

Ante empresarios y periodistas reunidos por la Asociación de Empresarios Argentinos el 16 de agosto, Rocca sostuvo que “hace diez años nosotros operábamos la mayor siderúrgica de Venezuela, que había llegado bajo nuestro control a producir cuatro millones y medio de toneladas de acero; una de las mayores empresas siderúrgicas de América Latina”, señaló y recordó que “en los últimos años, a partir de 2007, el hostigamiento de Chávez fue cada vez más fuerte, hasta que el Gobierno de Chávez decidió la nacionalización de la empresa en abril de 2008… Fue un proceso muy complejo, con amenazas, con mucha violencia, con desplazamiento de nuestra gente. …Todos estaban bajo una carga muy fuerte. Y la retirada ordenada que tuvimos que hacer entre abril y diciembre de 2008 fue muy complicada. …En esta circunstancia, por lo que entiendo, Luis Betnaza accedió a una exigencia del Gobierno de aquel entonces para un apoyo —supuestamente— para el compromiso que conllevaba a toda la gente del Ministerio de Planificación argentino en ese momento”.

La explicación de Rocca fue publicada en Gente del Acero, que es la comunidad online de Ternium en Argentina. Los comentarios de los lectores dejan en evidencia la poca credibilidad de Rocca. “Si no me dan trabajo —dice uno— me presento como arrepentido”; “Podría ser para un stand-up toda esta explicación”; “¿Alguien puede creer que Techint no participó y no sigue participando? Por las dudas ahora también los investigan los italianos”; “Jaja pobre Paolo Rocca invertí la plata en el país y no te la lleves afuera….y nadie te va a expropiar nada”.

(ver en https://www.facebook.com/gentedelacero/ ).

Difícil pensar que Rocca haya sido motivado por el deseo de “salvar” a su gente. El comportamiento de las empresas del grupo no va en esa dirección. El caso de Siderar es un buen ejemplo. Ni bien asumió el intendente de Ramallo, Mauro Poletti, lo convocaron a una reunión donde fue recibido por el CEO del grupo Daniel Novegil y el director general de Ternium Siderar, Martín Berardi. Le pidieron el congelamiento de la tasa de inspección de seguridad e higiene por la que la empresa tributa en Ramallo, haciendo viable la Municipalidad. “Nos apretaron mal”, dijo alguien que participó en esa reunión.

Las presiones que Rocca cuenta que sufrió en Venezuela son las mismas que ejerce su empresa para tributar menos. Por eso fue por más y realizó una presentación judicial donde pretende “la anulación de los actos administrativos municipales de liquidación de deuda de la tasa de seguridad e higiene correspondiente al período fiscal 2017 y al período fiscal 2018”. En su presentación judicial hay algo del amo que juega al esclavo cuando plantea: “Mi Mandante está abonando el equivalente al sueldo íntegro de 718 empleados municipales. En otras palabras, mi Mandante ha abonado durante el ejercicio 2017 el sueldo de más de 718 empleados municipales, cuando, en los hechos, se advierte que mi Mandante recibe en su establecimiento un (1) o dos (2) empleados municipales que realizan, periódicamente, los controles de seguridad e higiene en la planta Ternium”. La empresa se queja de no tener la Municipalidad a sus pies luego de que con su aporte de tasas hace posible su funcionamiento. Aunque, a juzgar por los hechos, logra tener a la mayoría del arco político a sus pies. Prueba de ello fue que el intendente de Ramallo Mauro Poletti firmó un decreto 072 /18 de exención de la Tasa de Seguridad e Higiene en beneficio de la empresa Ternium Siderar, en caso de que desarrolle una planta de galvanizado y de pintado que fue ratificado por el Concejo Deliberante como informamos oportunamente en El Cohete (https://www.elcohetealaluna.com/esfuercito-favor-rocca/).

La decisión política del Intendente de Ramallo fue correr detrás de las declaraciones que había realizado Berardi en diciembre de 2017, durante la edición del Propymes que se desarrolló en Buenos Aires. El director ejecutivo de Ternium expresó que “la reforma impositiva permitirá reactivar muchos proyectos de inversión. Las reformas que está encarando el gobierno son importantísimas. En la Argentina se aplican una serie de impuestos que son regresivos y que tiene que ser cambiados gradualmente. Por ejemplo hoy nosotros pagamos el doble de impuesto que lo que paga una empresa similar en Brasil… Con una carga impositiva aliviada vamos a volver a invertir fuertemente, lo cual se puede traducir en puestos en todas las áreas”. El Intendente de Ramallo y el arco opositor adelantó ese alivio que pedía Berardi, pero del cajón de Rocca no salió la inversión.

De los cajones de los que iba a salir la lluvia de inversiones si había rebaja impositiva, solamente salen reclamos judiciales para tributar menos. ¿Habrá que contratar nuevamente a Pelourson, el cazador de tormentas?

 

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.